Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores


 

 

Ya, de muy jovencita, le crecían los colmillos. Tenían la misma sonrisa dental que ahora y ya le sacaba rendimiento, antes de cerrarse cualquier lista. Reinó, como miembro de la izquierda clandestina, en la Facultad de Leyes, mientras otra parte del elenco cumplía turnos desde las seis de la madrugada en la Electro. Su caudal ideológico era siempre el cero y el fuego siempre alcanzaba a la ceniza.

Fue elegida áurea en todo lo elegible. Concejal en el Ayuntamiento, Portavoz en la Dipu y ante el cartílago transparente de los leones del Congreso. No levantaba las alfombras que pisaba y permanecía encima, con su sonrisa de dentífrico, formando un solo río con muchos brazos.

“Está siempre de camino”,  fue una definición que le aplicó, mesándose la puntiaguda barba, un conmilitón de importancia califal.

Un buen ideólogo es aquel que sigue sin ideología después de verificar que nadie la tiene y la marea lo arrastra hasta los puertos donde anida el poder: Hace mucho frío fuera de las poltronas, dijo el Vinagres, antes que su hermano reinara en las cuentas corrientes. Doña Rosita, como el inmortal personaje de creación lorquiana, siempre estaba deshojando la margarita de adonde dirigir sus acomodaticios pasos. Y siempre sacaba provecho de sus dudas.  

Lo mismo iba a un  perol vecinal que lucía la vara en el Santo Entierro, que apoyaba a candidatos internos, campeones en la Desunión de la Izquierda. Le iban a dar el premio a la inmortalidad cuando inició su travesía del desierto.

Había cargos perfectos, profundos, limpios y en la pantalla aparecían sólo los frustrados aspirantes. Pero ella estaba por encima y por debajo de un ordenador con mando a distancia. Era la única superviviente.  De ella se podía decir como de Luis XIV de Francia o Alfonso Ceballos de Villafranca que no era de izquierdas  ni de derechas, que era la única militante del partido de si misma.

Fulmina, recobra, llama, arbitra y devanea. Mantiene íntimas confidencias con su microondas. Su alma era una variedad de sustancia política a la hora de la siesta. Pensionista del cargo, se vio obligada a subir en la escala de su Jacob preferido. Estaba a punto de iniciarse el combate en la Isla de la Cartuja. Una fuga de Bach al órgano de Capitulares.

Griñan es a griñones como cojón es a equis. A ella le importan tres equis que los lobos gobiernen. Antes del cerrar el trato, se guardó las cucharillas de plata, para los amigos.  El público huyó despavorido.

Y aún hoy, cuando los zapateros desnudan a los pensionistas y funcionarios se ignora si el profiden de la doña les dará para nuevas y rentables sonrisas en las poltronas.

Entre tantos geranios.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores

  1. Demócrata dijo:

    Pues verdad, esa sonrisa mueve a las “masas compactas”, llámese: perolistas, peñistas, las vecinas vestidas de gitana bien entraditas en años, los caballistas romeros, los que llevan con majestuosidad en las procesiones las varas de mando forradas en plata, los verbeneros del rebujito, los folclóricos de las cruces y patios, y un largo etc. … al final, como decía un sátiro humorista en una viñeta periodística de los años treinta: “tal señor, mueve con agilidad a las masas con patas”.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s