Prefecto


La palabra prefecto tiene dos acepciones. Una en el ámbito civil, identificable con el término “policía”, y otra en el seglar, que sin abandonar su significado secular, nos traslada al concepto de “superior” de una orden o congregación.

El cardenal Joseph Ratzinger fue nombrado en 1981 “prefecto” para la Congregación de la Doctrina de la Fe, nombre maquillado del antiguo Tribunal del Santo Oficio y de la no menos antigua y ominosa Inquisición.

Ratzinger permaneció en este cargo 24 años y dado que la actividad principal de sus actuaciones es obtener información interna y ejercer la correspondiente disciplina en este ámbito, se puede afirmar que adquirió un profundo conocimiento de la Iglesia y de la forma de ser y actuar de sus integrantes.

El actual Papa había sido entre 1939 y 1943 miembro de las Juventudes Hitlerianas y entre abril de 1943 y septiembre de 1944 soldado del III Reich, especializado en la defensa antitanque y sólo desertó tres días antes de la claudicación militar del nazismo.

A mediados de 1980 llegaron a la “Congregación” quejas de los familiares de más de doscientos niños sordos por supuestos abusos sexuales cometidos por el obispo de Milwaukee, Lawrence Murphy.

La orden eclesial que dirigía Ratzinger obvio el tema, abrió y cerró una investigación sin exigir responsabilidades. En 2005 el periódico norteamericano New York Times completó una espeluznante investigación sobre este asunto.

Mañana, Benedicto XVI, visita nuestro país con un alto coste presupuestario.  Recibimos a un Papa que negó vinculación alguna con la tolerancia u ocultamiento de la pederastia galopante de su institución y que ha tratado de ocultar, también, sus inclinaciones políticas de juventud.

En consecuencia, recibimos al Jefe de Estado de un país extranjero, que mintió a sus súbditos y a la opinión pública mundial, que ha ocultado, protegido y exculpado a delincuentes de la peor calaña, que vistió la camisa parda de una ideología que ha costado 30 millones de muertos a la humanidad y que ahora, entre los tópicos y parafernalia de rigor, querrá enviarnos su mensaje de Paz y Amor.

¿Paz para quien? ¿Para los treinta millones de cadáveres que pueblan los camposantos de Europa? ¿Amor para quien? ¿Para el obispo Murphy o para sus víctimas?

Esta es la nueva teología.  Te pido perdón – a duras penas- pero sigo siendo el antiguo “prefecto”.

Voy a trazar una desesperada línea de resistencia. Voy a navegar en otros mares. Nunca me han interesado los “prefectos”. Ni los policías. Ni los pederastas.  Ni los nazis.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Prefecto

  1. Rafael San Martín Ramón dijo:

    Milhaukee me parece incorrecto, la hache debe ser una uve doble, como W, simbolo de una empresa norteamericana que desapareció en 1988 aproximadamente.
    El resto puede tener también algunas imprecisiones, la luz es blanca, pero se descompone en siete colores fundamentales, y el color del comentario no es blanco, solo tiene un color.
    Saludos cordiales.

    • Gracias por la indicación. Tomo tan buena nota que ya lo he corregido. ¡Que bien sabes las cosas americanas que empiezan con W! Aunque es un postulado de la física -en realidad la longitud de onda de la luz llamada “blanca” es tan imprecisa como su descomposión en siete subconjuntos de longitudes de onda afines a otros sietes colores- nunca he estado seguro de esto. ¿Por ejemplo la luz llamada “azul” no ha producido ya demasiados excesos -nazismos, fascismos, asesinos con camisas negras o pardas- ? Creo más en otro tipos de luces y de colores. ¿De que color es la visita del Papa? Diran que del blanco de la paz. Pero a mi me parece mas que es de color violeta -o violado- de tantos violadores a los que ha encubierto.

      Cordiales saludos rojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s