Terrorismo de Estado


 

La preocupación por el terrorismo ocupa un lugar preferencial en la encuestas de opinión de cualquier país.  En alguna ocasión por delante del desempleo o las consecuencias económicas de las crisis. Los medios de comunicación han conseguido trasladar a los ciudadanos una trascendencia superior de los actos terroristas.

También, la mayor parte de las veces, la preocupación se dirige al terrorismo producido por grupos marginales o nacionalistas, iluminados varios o detonadores de petardos feriales.

El verdadero terrorismo, el que provoca cruentas guerras por el dominio de los mercados o la energía, el que produce crisis económicas mundiales con su corolario de ruina y desempleo, pasa casi desapercibido.

Valgan como ejemplo tres recientes manifestaciones.  El pobre Bush dice en “Decisión Points”, su libro de memorias que “él no quería” la guerra de Irak, que era un “disidente” de los belicistas del Pentágono. Aunque también confiesa que pidió a sus especialistas un “plan de ataque contra Irán”  y un “ataque (encubierto) contra una de las centrales nucleares de Siria a petición de Israel”. En cambio se sumerge de pleno en la aceptación de las torturas de Guantánamo y Abú Graib porque, según dice, sirvió para salvar vidas.

Felipe González ha dicho que “pudo dinamitar a toda la cúpula de ETA y que dijo no”, pero que aún no sabe si hizo “lo correcto”.

Y el turco Ali Agca, que atentó contra el Papa Juan Pablo II en 1981, ha afirmado que la “cúpula del Vaticano” y en especial su Secretario de Estado, Agustino Casaroli, estuvieron detrás de la organización de su atentado.

Es decir, que el más funesto terrorismo de estado, el que más daño y víctimas produce han estado campando por sus respetos en las más importantes chancillerías de nuestro entorno.

Hemos estado en manos de un deficiente mental, de un ególatra absoluto y de los eternos conspiradores de todos los tiempos en decisiones que comprometen nuestro presente y han  marcado el rumbo de nuestro pasado.

¿Donde quedan los conceptos de justicia, democracia, derechos humanos o estados de derecho?

Hay una pesada inmoralidad en todo esto. Y más aún cuando advertimos en sus principales interpretes una absoluta falta de contrición. Un subnormal nos quiere comunicar su estulticia, un arrogante sus delirios de grandeza y una revelación nos sumerge de nuevo en los oscuros designios del poder de todos los tiempos.

El terrorismo, el de verdad, el de Estado, es mucho más que una demoscopia. Todo el planeta es víctima de una asfixia simulada.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Terrorismo de Estado

  1. Rafael San Martín Ramón dijo:

    Como el protagonista de La Feria de los Discretos, Quintín me parece que se llamaba, cuando se marcha de Córdoba, pronuncia la frase: ” Ahí queda eso”, pues eso es lo que hay, aquí y allí.
    Me alegra que estés animado y que escribas.
    Saludos cordiales, con color blanco.

  2. Alberto Díaz-Villaseñor dijo:

    Estoy muy de acuerdo. Muy buen artículo.

  3. Demócrata dijo:

    Amigo Lucas a eso le llaman sus ejecutores “Mediadas Precautorias”, pues para ellos suena mal Terrorismo de Estado.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s