Insaciables


El Cabildo Catedralicio de Córdoba interpondrá un recurso contencioso-administrativo contra la resolución adoptada por el Banco de España de denegar a este órgano de la Iglesia la participación en la tramitación de activos y pasivos de Cajasur, tras su intervención por la autoridad financiera.

Se llega a sentir auténtica vergüenza ajena. El Cabildo ha llevado a la más completa ruina a Cajasur, le ha hecho perder tan sólo en 2009 mas de mil millones de euros, a los que hay que sumarle cerca de ochocientos mas en lo que llevamos de año,  ha obligado a una intervención del Banco de España que llevaba años advirtiéndole del mal empleo de recursos y de importantes irregularidades en la gestión, se ha negado a una fusión con Unicaja por una auténtica pataleta de mantener unos anacrónicos privilegios y todavía, en pleno ejercicio de irresponsabilidad, vuelve a poner en peligro la estabilidad y  lo que queda de su antigua caja de ahorros por una tasación, arriba o abajo, de unos activos, testigos de lo que debiera su bochorno.

La jerarquía eclesiástica española vuelve a mostrar su desmedido apego al dinero, aunque sea ajeno, su permanente afán de lucro y su mas que notable incapacidad para administrarlo lejos del derroche y el ombliguismo que le caracteriza.

La Iglesia Española ha estado lustros lucrándose con una actividad y una legislación que le permitía tener una caja de ahorros con todos los pronunciamientos favorables, manteniendo un consejo de administración hecho a su medida, ejercitando una política de amiguismos y subvenciones sin control a todo lo que podía oler a incienso, financiando sin límites un vocero radiofónico al servicio de la reacción política y del sectarismo integral de sus dirigentes y realizando una gestión suicida de recursos en favor de una especulativa e insolvente clase emergente.

No sólo han tenido la menor respuesta autocrítica ante el desaguisado, que debería conllevar mas responsabilidades que las estrictamente administrativas, sino que después de rechazar irracionalmente una ventajosa fusión con otra entidad todavía continúa, en su ceguera, negando la realidad y enfrascándose en una dirección que solo puede ser aun más perjudicial y dañina para los trabajadores y la ciudadanía.

No es nuevo el enfrentamiento entre Iglesia y Realidad. Entre cirios y estampitas, la jerarquía eclesiástica española ha vivido siempre de espaldas a lo real, ha venerado, por encima de cualquier otro dios, al dinero y a quienes lo tenían y ha organizado sus acciones al enriquecimiento patrimonial y la usura. Nunca ha tributado nada y sus castas dirigentes han vivido en la opulencia y el derroche. Ahora, en la ruina una de sus empresas talismán, se apegan, ridículamente, al recurso, para defender el huevo, perdidos por insolventes y manirrotos, todos los fueros.

Tal vez ese era el último milagro de Fátima: perder al mismo tiempo el dinero y la dignidad.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Insaciables

  1. Juan J. Giner dijo:

    Son insaciables en proporción a los que se les da y se les permite. Cuanto más se cede más exigen. O sea, cuanto más te agachas… El último despropósito es lo de la compensación de 1 €. Una vez que se admite por la Autoridad monetaria que no solo no deben (dinero y cárcel) sino que se les paga, lo que queda en discusión es el importe. O sea, señorita, lo principal ha quedado claro, ahora lo que estamos acordando es el precio.
    Porque lo más lamentable, Lucas, es que también hay milagro en el otro lado: hasta aquí nos han llevado los unos, los otros, y la otra. Hemos perdido el dinero y la dignidad. Lo primero ya no tiene remedio y lo segundo va a requerir un esfuerzo importante de la “sociedad civil” para recuperarlo.

    • Gracias Juanjo por tu respuesta. Estoy bastante de acuerdo, sobretodo en lo de los “otros”. Es el famoso “plato de lentejas”. Han claudicado y se han hecho cómplices por una recomendación para el vecino o un puestecito para “el hijo”. Muy divertido lo de la “señorita” y el acuerdo por el precio. En cuanto a la “sociedad civil” no se si queda la suficiente. Se ha “jartaó” de lentejas.

  2. Demócrata dijo:

    Le puedo garantizar amigo Lucas que esos señores no tienen fe en aquél que dicen creer. El Maestro ya lo advirtió. ” Por lo hechos los conoceréis”. ¡Vaya escándalo! para el pueblo llano. Lo que pasa es que todavía hay meapilar y acólitos que los siguen. No los cristianos que han comprendido que junto a ellos no puden ser auténticos seguidores de Jesús de Nararet. En el pecado llevan la penitencia, serán mal vistos y rechazados.

    • Lo sé, amigo Demócrata. Aprecio el esfuerzo y la integridad de personas, seguidoras de Jesús de Nazaret, que han aportado tanto a los demás y que hacen de sus vidas un auténtico compromiso con su fé y con su entorno.

  3. Tenti dijo:

    Han hecho realidad en el planeta tierra esas palabras que parecía que eran metáfora para los cielos y un dios benéfico. Ellos (utilizo el masculino aposta pues el club es de varones en exclusiva), le antepusieron el nuestro, cambiándolo por el tuyo y así qudó la cosa:
    Nuestro es el reino, nuestro el poder y la gloria por siempre

  4. Manuel Delgado Milán dijo:

    Lucas, le recuerdas, a estos del cuello alzado, el evangelio. Contramente el de tu colega Mateo, en 6. 24: “Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s