Chaqueterita de Córdoba


Rosa Joaquina Aguilar, “Chaqueterita de Córdoba”, nacida en la ciudad de su apodo el taurino día de San Fermín de 1957.  Torera de gran versatilidad con ambas manos, derecha e izquierda, pero que durante mucho tiempo tuvo embaucados a los tendidos de la solanera haciéndoles creer que su lidia tremendista iba dirigida al proletariado de las localidades baratas.

Con 17 años entró en la escuela taurina del PCE, pero ya, los jóvenes aspirantes a fenómeno, empezaron a oler un cierto tufillo a sacristía y maneras eclesiásticas en su manejo del capotillo.

Actuó mas tarde como becerrista en la Asesoría Jurídica de CC.OO. y los entendidos empezaron a advertir su “gran recorrido” y camaleonismo dialéctico, capaz de llevarse bien con obreros despedidos, empresarios y jueces de camisa azul, cualidad que desarrollaría ampliamente a lo largo de su carrera taurina, dando pases de pecho a perolistas, peñistas, cofrades, folclóricos con sombrero y varas de mando en el Santo Entierro.

Debutó con picadores en 1987 como concejala de “Disciplina Urbanística” del ruedo de su ciudad natal y le sobraron los dos vocablos, pues en poco tiempo dejó cubierto de telarañas el ejemplar trabajo que había hecho su antecesora, Teresa Álvarez, “Mano de Hierro” y se dedicó a lo suyo: quedar bien con el Cabildo Eclesiástico, los constructores y los señoritos de los tendidos de sombra, que hacían, sin licencia alguna, de un depósito de bombonas de butano un gran almacén de electrodomésticos, antes de que Rosita (ya se había cambiado de nombre de pila, antes era Quina, de Joaquina) se adornara, de farol, en el albero municipal.

Rosita se presentó en Sevilla en 1990, en el ruedo del Hospital de Las Cinco Llagas, sin llegar nunca a cautivar por su toreo, aplatanado y equidistante de polos y trópicos y sin por supuesto, salir a hombros por la Puerta del Príncipe, que eso ya lo hacía Julio Anguita, “El Califa Rojo”, que debió quedar prendado de sus cualidades “diplomáticas” pues mas tarde, actuó de padrino en su presentación en Madrid en 1993 en la Monumental de la Carrera de San Jerónimo.

Fue “primera espada” en esta arena hasta el 2000, dando lugar a espectaculares “mano a mano”, como el que tuvo con Felipe González, “El Perfume del Gal” al que llegó a llamar “responsable moral” de un morlaco llamado “Terrorismo de Estado” que llenó de sangre y cal viva algunas plazas del Norte peninsular y del Sur de Francia. Como no podía ser menos, mas tarde, se arrepintió y pidió perdón por el galleo.

El poco apoyo que tuvo su línea torera en la plaza de los Madriles le hizo afincarse de nuevo como espada de cámara de la ciudad de los Califas, donde con sus habituales tics lidió entre 1999 y el 23 de abril de 2009, cuando haciendo un gran (y esperado) desplante se cambió de escuela y chaqueta taurina.

Pasó a formar parte de la cuadrilla de José Antonio Griñan, “El Inspector”, que le encargó cuidara los toritos de carril de las Obras Públicas, escasos de trapío y cornamenta a consecuencias de la crisis, hasta que sin tiempo a manchar la chaquetilla, le ofrecieron, de nuevo, un contrato de conveniencias en la plaza de Madrid.

En efecto, en un  gaje del destino, el líder del escalafón, “Zapaterito de León”, abochornado por la escasa enjundia de sus pases con la mano izquierda  y de recibir los tres avisos en la lidia de los miuras,  Crisis y Reforma Laboral se acordó de que “La Chaquetas” había dado algunos naturales, mediocres y escurriendo el bulto, pero naturales.

Y en esas estamos, Rosa (o Joaquina) se encarga ahora de la suerte del volapié del Medio Ambiente. Y todos los “aficionaos” rurales, pesqueros o ecologistas rezan ahora porque se produzca el milagro de Lourdes: que al menos se queden como estaban.

No se descartan nuevos cambios de chaqueta, chaquetilla o estoque. Magistral la Joaquina en la suerte de “cambiar”, recibiendo.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Chaqueterita de Córdoba

  1. Manolete cuando toreaba en Bilbao, iba a un restaurante famoso por sus ostras, que le gustaban mucho a Manolete. Las ostras en aquella época en Córdoba eran prácticamente desconocidas. A Manolete se le ha conocido como califa del toreo.
    Por aquella época ocupaba la primera plaza del escalafón, uno que era mas que califa. Se llamaba Francisco “El Califisimo”. A un paisano suyo le dio el titulo de conde de Fenosa. El que no sepa lo que es Fenosa, que vaya a Salamanca, que se decía antiguamente, por ser tierra de toros y toreros, y tal vez por una Universidad.
    Ahora tu amiga, si tiene suerte y apoyos, le pueden dar también un titulo, y por eso de la materia en la que trabaja, podría ser , “marquesa del estiércol ecológico”, por similitud con lo de Fenosa.
    Animo y al toro.
    Por cierto el otro día vi por televisión, a la ministra de Defensa en la base de Albacete, y la imagen era la ministra con el capitán piloto, y al fondo un avión de combate, que llevaba en el morro la frase: ” Suerte, vista , y al toro”. Haz memoria, histórica, a ser posible.
    Saludos , y que Dios reparta suerte.

  2. Muy buen retrato el que has hecho de nuestra anterior alcadiosa, la ahora ministra “de los 3 medios”.
    Y tienes toda la razón en que lo mejor que podemos esperar es que nos quedemos como estamos en todo lo relacionado con lo que ella vaya a tocar.

  3. Gracias Juanma. Me intriga algo eso “de los tres medios” pero lo sospecho. Saludos.

  4. Excelente publireportaje el dedicado a la ministra de los Medios en el suplemento de el País Semanal de hace 2 semanas. Me enternecí con las vivencias infantiles y juveniles de la ministra, con su compromiso creyente católico y con ese desacuerdo profundo con la jerarquía que no ha impedido que en Córdoba se le conociera por su buena amistad con sucesivos obispos.
    Hay que ver el daño que le ha hecho su antiguo partido y las heridas que ha sentido. Recuerdo los numerosos puestos que Izquierda Unida le ofreció y a los que ella se negó por seguir de alcaldesa. Hasta que la llamada fue del partido socialista y entonces en cuestión de microsegundos su compromiso con Córdoba se desintegró, se evaporó. Vuelvo a escucharla en la entrevista del EPS hablando de Rosa Joaquina en tercera persona como hacía aquí tantas veces en Córdoba provocándonos la presencia de varios personajes simultáneos.

  5. marauder dijo:

    Tu antigua compañera ha llegado lejos, màs de lo que tú esperabas. Se nota cierto halo de envidia en tu comentario, camarada.
    Unos salen del ostracismo, y los otros, casi todos, se quedan nadanda en la más nauseabunda de las realidades.
    Lo siento, camarada.

    P.D. Por mí no te preocupes, borra el comentario como haces con todos los que no te alaban y ensalzan, compañero. Me la trae al pairo lo que hagas.

    • Salud desconocido compañero o camarada.

      Pairo por Pairo. ¿Me podrías prestar el aparato de medir “halos de envidia”? Es que me ha llegado un comentario anónimo y quiero medirlo en ese pecado capital. Tambien parece que estás muy ducho en medir y valorar “nausebundas” realidades. Pero me parece que no te ha funcionado conmigo. Vivo como quiero y tengo una libertad para mi esencial: poder opinar como quiero y de lo que quiero. Nadie piensa por mi ni me dice a lo que tengo que decir amén. Creo que hay realidadades bastante más nausebundas. Entre ellas la de cambiar de opción y actividad política cada vez que algun poder te dora tu teatral píldora.

      Cuando en 1987 me fui de la política activa tuve siempre en el horizonte alcanzar esa tranquilidad, algo no muy al nausebundo alcance de muchas nausebundas personalidades de nausebundo “éxito” o “llegar muy lejos”.

      Nunca he construído mi vida sobre las loas y alabanzas. Lo que no hago es debatir en público cosas tan personales como la educación de mis hijos en absoluta desigualdad de condiciones. Es decir con comunicantes de los que se solo que tienen un mal pseudónimo en una pseudónima I.P. Ni si tienen hijos ni en que colegios los educan. Seguramente les enseñen muy bien a medir los “halos”. No sería de demócratas, seria de gilipollas.

      No tienes nada que sentir ni llevarte al pairo, compañero.

      Salud y forç al canut.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s