Maquiavelo tenía carnet


Estoy a mitad de un puente festivo. Llueve y llueve trás los cristales. Se han sucedido los acontecimientos. Al principio tuve sólo la sospecha. Leo noticias. Opiniones. Veo la televisión. Oigo la radio. Y me llega una certidumbre, una lucidez inesperada. Maquiavelo tenía carnet de militante.

Con independencia de que una elite de privilegiados laborales, una casta –dicen algunos-  haya jodido y fastidiado el puente a 600.000 personas, veo, con claridad una mano, torciendo y manipulando acontecimientos para su mayor rentabilidad política.

No se puede entender de otra manera que Pepiño Blanco y Rubalcaba lleven desde febrero negociando con los controladores aéreos y que en la mañana que se inicia un puente festivo publiquen un decreto que violenta el punto más sensible de la disputa: el no cómputo para la obligación de trabajar 1670 horas al año de cualquier hora de baja laboral, formación o sindicación.

Parece muy claro y muy estratégico, que el Gobierno quiere precipitar la respuesta. Se anticipa a la que ya si estaba anunciada huelga por el mismo motivo para Navidad, pone a los controladores en el disparadero de la opinión publica, establece una cortina de humo sobre otro aspecto esencial del tema, la privatización de la gestión de los dos principales aeropuertos del país y aumenta la imagen de eficacia y solvencia de Rubalcaba, como ya, el descarado candidato de su partido para las próximas elecciones.

Se instrumentaliza el cabreo y la sensación de caos generalizado manipulando con una técnica cuyo calificativo se, pero que me  ahorro precisar, y se hace una pasada –con parada y fonda-  por el pensamiento y la técnica del genial florentino del siglo XV.

El fin justifica los medios. Y aunque resulta grotesca la imagen de un gobierno que se inspira en el humanismo, el socialismo y en Pablo Iglesias, obligando a trabajar, manu militari, a unos privilegiados, pero trabajadores al fin y al cabo, lo cosa se completa con la declaración, por primera vez en democracia del  “Estado de Alarma”, en una auténtica chapuza jurídica que claro, se declarará como tal, pasados unos buenos años.

Sin importar que nuestra democracia se debilite y fragilice, que se haya abierto la veda y que en el futuro, cualquier gobierno de neocoms o simples nostálgicos, con o sin tricornio, lo tengan fácil para hacer lo mismo, sacar los tanques a la calle y poner a un país de cara al paredón.

El deterioro de nuestro escenario político es más que evidente. La reacción ya pide en sus sistemas mediáticos “un golpe de timón”. ¿De timón o de otra cosa? La máscara ha caído completamente de la faz de bastantes vendedores de colorines, de paraísos naifs o de rosas de propaganda simple. Son la derecha. Tan pura y tan dura como la que se presenta con esa propia identidad.

Dijo el florentino “todos estos príncipes nuestros tienen un propósito, y puesto que nos es imposible conocer sus secretos, nos vemos obligados en parte a inferirlo de las palabras y los actos que cumplen, y en parte a imaginarlo”.

Lo inferimos y lo imaginamos.  Ahí están sus  palabras y sus actos.

En la batalla entre ética y razón de estado, han hecho trampa, y le han dado el carnet a Nicolás.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Maquiavelo tenía carnet

  1. lucia dijo:

    Totalmente de acuerdo con usted. Yo no lo habría podido expresar mejor. Ha ido explicando punto por punto las distintas fases por las que yo misma he pasado este fin de semana, tan trágico, tan triste … para la democracia, que ha caído herida de muerte. Si no lo había hecho ya porque ……. ¿quién nos dice que no lo habían hecho antes de otras maneras?

  2. Demócrata dijo:

    Amigo Lucas , veo que en su escrito describe perfectamente la personalidad torera e intensiones del experto diestro cántabro “Rubalcaba” . En él están puestas las futuras expectativas de la afición sociata, ya que el matador “Pipiño el Gallego”, no tiene nada que hacer por alcanzar la “Plaza de la Moncloa”. Me hace pensar que su figura de torero calculador y de estilo “Maquiavélico” se asemejar aquellos diestros de los años treinta que tanto exito tuvieron en los ruedos de la malograda temporada de la República. Claro salvando las diferencias de estilos caducados por el tiempo y espacio.

    Puedo decirle, y creo comparte mi opinión, (pues usted fue un diestro sindicalista inteligente) que lo los torerillos llamados de la “Cuadrilla de los Controladores” han querido llevar al morlaco llamado “Gobierno” a las tablas, para así, rematar la faena con el verduguillo. Pero el astado ha reaccionado pegado cornadas a diestro y siniestro a toda la “Cuadrilla del Sindicato Amarillo” con el beneplácito de la afición puesta en pie y pidiendo la cabeza de 420 componentes de esa “Escuela Taurina”. Tengo que añadir que en las “Escuelas Sindicales de Toreros de Clase” ( y usted ha participado en ellas a través del “Ruedo de CENEMESA”) han enseñando durante varias centurias de cómo lidiar sin agotar ni humillar hasta el extremo a su enemigo, para así poderle corta orejas y rematar la faena con los aplauso del respetable. De lo contrario, el no sabe medir y mandar demuestra una vez más que las clases taurina de esos torerillos/as vienen impartidas por diestro provenientes de más rancio estilo de la “Escuela Sindical Verticalista” llamada también “Franquista” , donde lo primero que se aprender es exigir y chantajear al empresario con contratos millonarios.

    Sólo queda añadir esa frase tan taurina: ¡Qué Dios reparta suerte! . Que a todo nos hace falta.

  3. Estoy desconcertado.
    Al leerlo pensé: Estoy saliendo de la Caverna. Al poco rato, cambié y me dije: Lucas está entrando en ella.
    La Caverna es un sitio cultural muy empleado recientemente por ellos.
    Mañana , precisamente, cantaremos: ” Nuestro anhelo es tu grandeza….”. Ellos presidirán los actos.

  4. Antes de (presuntamente) entrar yo, habían entrado ellos (si es que algunas vez habían salido). Yo no cantaré.

    Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s