La Mafia gana siempre las mociones de censura


Poder, mafia, corrupción y sexo: ésta era una fórmula eficaz para disecar a la sociedad antes de que llegara Wikileaks. En los parlamentos, en las judicaturas, en la dirección de los medios informativos, había hombres justos, pero eran los menos. Una mayoría de ungidos, “tocados” por las manifestaciones tentaculares del poder acampaban en las sinecuras.

El don  pasa por empresario, publicista y hombre de estado. Pero los que los conocen bien- cincuenta y nueve millones de ciudadanos- saben muy bien que no, que es pura y simplemente un capo, un corleone de los sistemas mediáticos, un invento de una logia para perpetuar a la derecha y al crimen organizado en la más alta instancia de aquel  país.

Se inventa leyes que lo blindan, compra escaños y voluntades, desinforma y distorsiona la verdad informativa desde sus rotativos y canales, y navega, como un monstruo orgiástico, por cumbres de jefes de estado y dirigentes, todos, casi igual de corruptos.

Tiene dos centenas de procesos pendientes, encauzamientos, querellas, prevaricaciones, sobornos…  Vive atrincherado en el cargo. Para el no existe la ley, solo su compra-venta.

Son una gran familia. En adelante ya no podrá entenderse el poder y la política como una función social en el espacio y en el tiempo, ahora son solo un cheque caducado en manos de algún conseglieri  o juez, a punto de recibir un yate como regalo.

La política actual es un gran mercado. Ya no se puede decir ni siquiera que persa. Demasiado musical y romántico.  Es como un mercado de pescado al mediodía. Sucio y oloroso.

Todo consiste en hacer de las personas una papeleta de voto, que consuman televisión, sexo y basura informativa a todas las horas del día y cuando sean un simple borborigmo universal, saquear el poder y todo lo que lo rodea. Una fortuna personal de 6.500 millones de dólares avala el método.

Es el reto de la diferencia. Con contumacia y sobornos se superan todas las mociones de censura. Nadie le puede capturar en su océano de irregularidad. Muerde, tritura y fornica. Sus comprados usan los puños en los hemiciclos y sus tele-basuras lo encumbran al Olimpo.

La Europa casposa, la de los mercaderes y vendepatrias, le ríe las gracias.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Mafia gana siempre las mociones de censura

  1. Demócrata dijo:

    Con tufillo neofacista. Saben perfectamente utilizar los puños o las porras cuando sus intereses están en juego o son discutidos.

    Estoy llegando a la conclusión que los eremitas eran los más sabios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s