El Sur tambien existe (a su pesar)


 

Los habitantes de una ciudad del Sur de España deben ser inmortales. O si no lo son lo merecen. 

La coincidencia  en las coordenadas espacio-tiempo  de un ególatra absoluto, dominando, bendiciendo  y vampirizando  a la ciudad desde la presidencia de una caja de ahorros, con una narcisista en forma de alcaldesa, que solo apreciaba a su ombligo y que elevaba a la categoría política una inmarcesible ambición personal, sumados a un fundamentalista peligroso, subido a un báculo y una mitra, donde anatemizaba a todos los que no eran de su secta, es una ración superior para las neuronas y la Historia.

El de los fundamentos, situado ahora en una dignidad cercana pero superior dice, desde un púlpito, perlas como ésta: “El mundo puede llamarlo estupidez. Yo lo llamo valor. Pero matar a un niño indefenso, ¡y que lo haga su propia madre! Eso le da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer”.  Y nadie, ni siquiera las organizaciones feministas han reaccionado. Ni lo han destituido fulminantemente. Y rigió durante años la diócesis de la ciudad de la desdicha.

Enfrentando al anterior por aquello del magnetismo entre polos iguales, estaba un adorador del culto a la personalidad que pobló a la ciudad de edificios, instituciones, asociaciones o premios que, sin ninguna impudicia, llevaban su nombre. Todo por que mal administraba unos fondos que eran fruto del ahorro de todos durante siglos y que, finalmente, ha llevado a la ruina y quiebra más absoluta. Como no podía ser de otra manera, porque no se pueden mezclar negocios y amiguismos, rentabilidades y favores, plantillas y enchufes.

Y rigiendo el municipio una persona que, por sus últimas actuaciones, habrá sorprendido sólo a los sorprendibles. A los que la conocían desde su tierna juventud, no. El egoísmo y la ambición personal en forma de demagogia populista. La actuación oportunista en el momento oportuno e intentar quedar bien con todo el mundo, romanos y cartagineses, como praxis política.

Esta indumentaria de los poderes civiles, religiosos y económicos eran acompañada por unos cuantos sandokanes y noriegas sueltos y el panorama de la desgracia queda completo.

Entre ruinas y despojos, la ciudad se asombra hoy de seguir viva. Sus bienes han sido su botín y su destrucción. Lo que queda de ciudad, es decir los vecinos, las peñas, los peroles y el Corte Inglés, viven un sueño que ya nunca tendrá final.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El Sur tambien existe (a su pesar)

  1. Es un análisis político, económico, o social.
    Tal vez no.
    Es un lamento.
    Tal vez si.

  2. Demócrata dijo:

    No sé si en otras ciudades existen personas como las indicadas. La verdad que en Córdoba ha tenido la suerte folklórica de hacerlos tenido como mandatarios. Creo que es fruto de nuestro carácter senequista, por decir un tópico. Así nos va.

    Resultado: si la cosa no se remedian, (y no hay nada a la vista ni acorto y medio plazo que pueda ser optimista) Córdoba envejecerá, dado que los jóvenes la abandonan de una forma callada hacia otras tierras menos domesticadas. Aún nos queda la capita dulzona de ser descendientes de los Califas; por lo menos alimentamos la mente, no así el estómago.

  3. gorilon dijo:

    Amigo Lucas , como muchas veces coincidimos , y lo mas grave de todo lo que expones es que NADIE clama clama publicamente por ese deterioro , es , que no existen partidos es que los sindicatos estan domesticados es que el tejido social esta adormecido o sin objetivos , de vez en cuando sale alguien clamando , pero pronto es silenciado porque no obtiene apoyo clamoroso , un saludo amigo Lucas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s