Homilia sobre la familia y otras intoxicaciones etílicas


Imaginen a un obispo de provincias en una homilía navideña sobre la familia diciendo cosas como esta: “que la Unesco tiene un plan para los próximos 20 años hacer que la mitad de la población mundial sea homosexual”.

Imaginen que ese mismo obispo dijo hace unos meses que debían rotularse todos los indicadores turísticos con el nombre de “Catedral” donde antes ponía “Mezquita” y que el principal templo de la ciudad era una “Catedral con una mezquita dentro, y no al revés”.

Imaginen que ese mitrado ha sido el principal componente de un Cabildo que ha llevado a la más completa ruina a una Caja de Ahorros que reunía los principales activos de la ciudad durante doscientos años y diez generaciones de ciudadanos.

Inmediatamente nos acordaremos de la gran cantidad de alcohol que se consume por estas fechas o de los coeficientes de intelectualidad e inteligencia que se exigen para ser obispo, aunque sea de una diócesis de provincias. O de la idiocia generalizada que invade a amplias capas de la Conferencia Episcopal del desgraciado país de la desgraciada ciudad de referencia.

No se tiene constancia de que los servicios psiquiátricos de la provincia, la autonomía o el estado hayan intervenido pero el aún obispo remató su homilía desde el púlpito catedralicio con estas otras palabras: “Es decir, según la ideología de género, -explica- uno no nacería varón o mujer, sino que lo elige según su capricho, y podrá cambiar de sexo cuando quiera según su antojo”. Todo se trataría de una estrategia destinada a romper con el “plan de Dios” para la familia, que consiste, evidentemente, “en la unión estable de un varón y una mujer”.

 Hasta ahora habíamos conocido algo de las conjuras judeomasónicas o de la “pérfida Albión”, ahora sabemos algo de una conjura de … ¡la UNESCO! y, además, contra el “plan de Dios”. Menos mal que nos ha avisado el obispo.

 El desgraciado señor obispo, digo, el obispo de la desgraciada ciudad, no se ha referido para nada al brutal ataque que las clases populares de su iglesia y de los que no lo son sufren por parte del capitalismo mundial, cercenando todo tipo de conquistas sociales en nombre del dios Mercado y amenazando con convertir en desheredados de la fortuna a la población del planeta que no sean banqueros o políticos de derechas.

 No, el desgraciado, digo el obispo, ha visto, antes que nadie, una conjura de la UNESCO, para convertir en homosexuales a la mitad de la población mundial, que para entonces serían homosexuales pero, irremediablemente, tan pobres como las ratas de su Catedral, antes Mezquita.

Y es que hay inteligencias, y prefecturas, que no son de este mundo. Me voy corriendo a comprarme una medalla de una virgen muy milagrosa, no sea que sea verdad lo de la UNESCO. Y nos os quiero decir que operado de vesícula y de próstata y encima…

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Homilia sobre la familia y otras intoxicaciones etílicas

  1. àngels dijo:

    Buena entrada, Lucas. Si me permites, no corras a comprar ninguna estampita. Para mi, el final ideal es: “Y es que hay inteligencias, y prefecturas, que no son de este mundo”. Un saludo!

  2. Juan J. Giner dijo:

    Corre Lucas, porque si es por el índice de aciertos este menda ya lleva el 100%. Fué salir con lo de “S.I.Catedral, antigua Mezquita” y ya está en calle en los carteles de nuestro Excmo. Ayuntamiento. Ha demostrado ser inculto y exhibicionista, pero como le sigan haciendo caso…

    • Gracias Juanjo. Creo que al Deme ya no le hace caso nadie. En poco tiempo ha puesto muy bajo el listón de capacidades e inteligencias que exigen para ser obispo. Parece que lo unico que le importa a Rouco y cia. es que sean muy integristas y reaccionarios.

  3. Estás en plan vigía.
    Los dirigentes cada vez son mas incompetentes.
    Me viene a la memoria Ortega con la cosa esa de las masas, en la que decía que las élites se habían convertido en masa.
    Podía haber sido mas agudo diciendo que de Reserva espiritual de Occidente hemos pasado a Gran Burdel.

    • No me ha quedado claro quien “podía” haber sido más agudo. Ortega era un buen “traductor” – como Mourihno- de la la filosofía alemana de su tiempo.
      El hombre-masa orteguiano es incapaz de otro esfuerzo que el estricto como reacción a una necesidad externa. El obispo desgraciado de Córdoba ya ni siquiera es “masa”, es jeringo. Su reserva espiritual de Occidente se ha corrompido en los toneles. Es un ectoplasma del ridículo gitantesco al que camina la Iglesia. RIP.

  4. Demócrata dijo:

    Personajes semejantes sólo demuestran su visión miópica. No saben mirar a la profundidad de las cosas y de los hechos. Ellos se lo pierden. Creo que están estreñidos toda su vida.
    Qué pocos inteligentes van quedado en la Iglesia, aquellos que pueden aportar algo a este mundo cambiante los amordazan si continúan en ella, y si no están en ella se les ignora al ser demoníacos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s