¿Por qué somos idiotas los andaluces?


Hay un magnífico artículo de Jesús Sanz que se titula: “Los españoles, ¿Sois idiotas? Sus conclusiones son demoledoras. A modo de ejercicio local  quiero responderle desde el Sur.

Los andaluces somos idiotas porque siendo 8.300.000 ciudadanos, el 17, 8 del conjunto de la población española, tenemos un peso real y político en el Gobierno y en la toma de decisiones que nos afectan, muy por debajo de esas cifras.

Los andaluces somos idiotas porque no utilizamos los 61 escaños que tenemos en el total de 350 en el Congreso de los Diputados para hacer una política que defienda los intereses de Andalucía y vemos como los nacionalistas vascos y catalanes, con mucha menor representación, obtienen mucho mejores resultados.

Los andaluces somos idiotas porque votamos mayoritariamente a dos partidos que tienen e imponen a sus diputados andaluces una obediencia centralizada y “ovejuna” a los dictados centralistas de ambas formaciones.

Los andaluces somos idiotas porque en las elecciones autonómicas seguimos supeditados –hasta en la fecha de celebrarlas- al mismo poder centralista y reproducimos miméticamente esquemas, intereses y políticas, sin tener en cuenta la realidad andaluza, el grado de desarrollo (sub) y las necesidades reales de una población secularmente empobrecida y sometida al caciquismo de distintos pelajes.

Los andaluces somos idiotas porque en cada convocatoria electoral hemos dado mayorías parlamentarias a quien no se le ha merecido de cara al progreso real de sus ciudadanos, y ha fomentado el clientelismo, cuando no la abierta corrupción, y llevado a la  degradación política, cultural y ecológica que padecemos.

Los andaluces somos idiotas porque cuando se plantea la necesidad de un cambio de ideas y modos de gobernar, la moderna demoscopia dice que los andaluces pueden dirigir sus votos a los herederos directos de los responsables directos de su subdesarrollo. A la derecha insolidaria, continuadora del señoritismo absentista, terrateniente y latifundista que ha lacrado nuestro pasado, parasitan nuestro presente e hipotecan nuestro futuro.

Los andaluces somos idiotas porque no repudiamos con vigor a los que nos ridiculizan por nuestro habla o nuestro acento, nos esquematizan con clichés folclóricos y conservadurismos sin ningún fundamento, a los que trivializan y reducen a pandereta una idea de Andalucía, reñida con la categoría intelectual y artística de sus numerosos hijos ilustres.

Y en definitiva, los andaluces somos idiotas, porque teniendo unas señas de identidad perfectamente definidas en el tiempo, la historia y el espacio, nos dejamos embaucar por los que no la tienen.

Y, los andaluces somos idiotas, porque sin serlo, hacemos que las ideas de los que lo son, nos gobiernen.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a ¿Por qué somos idiotas los andaluces?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hay por lo menos una contradicción. La existencia de numerosos hijos ilustres es una antítesis de somos.
    Si uno por haber nacido en Arrigorriaga tiene un conflicto, y queremos que el nacido en Estepa piense que también lo tiene. Mal vamos.
    Si el que gobierna piensa en beneficiar a sus paisanos. o a su hija Paulita. Mal vamos.
    Si en vida del anterior Jefe del Estado eramos rojos, y ahora somos de derechas. Entonces en Córdoba había muy poquitos rojos. Mal vamos también.
    Si como indicio, vemos que los periodistas de deportes de Prisa se han pasado en masa a la Cope, y que van a despedir en Prisa a no se sabe cuantos. Que en Público deben también la intemerata y que pasará en el futuro lo mismo. Mal gestionan la Res Pública.
    Volveremos a ser rojos, los que lo fuimos. Es la ley del péndulo. Los rojos actuales seguirán con sus áticos y con sus lujosas residencias en Marruecos. Para que se vayan votaremos a la derecha.
    Los sindicatos volverán a ser lo que eran, no subvencionados, y sus dirigentes sobrios y de secano.
    Deseo que los andaluces no seamos ni ninis, ni gilis, ni etc. Que pensemos, meditemos, y decidamos, que es lo mas bonito, y así aprenderemos que uno es lo que quiere ser, y que no nos va a dar nadie nada. Tal vez Caritas si.
    Saludos.

  3. Sigo tus argumentos con dificultad. Me pierdo algo. Solo puedo opinar sobre mi, no advierto la actuación del péndulo. Era “rojo” -y andalucista, cosa que no sabía mucha gente- y sigo siendo ambas cosas. No vivo en ningún ático, ni tengo ninguna mansión, ni en Marruecos ni en ningún sitio. ¿Qué el PP, si gana, va a quitar las subvenciones a los sindicatos? Con su pan se lo coman. ¿Acabará también con el fraude fiscal que es infinitamente superior a las subvenciones a un instrumento vital de una democracia como el sindicalismo? Si el PP gobierna no va ser por ningún mérito suyo – la mayor concentración de corruptos y “chupasdelbote” de nuestra historia- sino por los amplios deméritos de algunos que no están, ni han estado enfrente de su política, sino al lado. Sus iconos -Aznar y Felipe” cumplen aquello de “Dios lo cria y ellos se juntan”.

    Te veo muy obsesivo con lo de Cáritas. Es mucho mejor la Justicia que la Caridad.

    Saludos.

  4. Pingback: ¿Por qué somos idiotas los andaluces?

  5. Batelglass dijo:

    Es curioso derspues de leer tu artículo comprobar que hay muchas sensibilidades que nos unen a los andaluces que no son debidamente aprovechadas y puede que esto se lo debamos a l soplagaitas de Rojas Marcos que se empeñó en quemar el sentimiento andalucista y no hay la menor duda de que lo consiguió aunque ardiese el mismo con su engendro.

    ¿votar en las próximas elecciones? .. Pues me lo estoy pensando y al dia de hoy, estoy enredado en la doble tesitura de radicalizarme (politicamente) y hacer algo por esta tierra y este pais o retirarle definitivamente definitivamente mi confianza y aportación a este inutil sistema que nos viene engañando una vez tras otra y no nos merecemos, sobre todo, aquellos que nos hemos chupado los cuarenta años de dictadura y encima nos los tuvimos que currar muy duro, para llevar al pais a un estado de bienestar que tanto nos costó conseguir y que ahora nos quieren rebajar nuestros derechos al nivel de los trabajadores asiaticos e hindues por aquello de la competencia … En definitiva, que estoy muy mosca con la clase política, que vienen demostrando que son todos unos “zampabollos” al servicio del capital y pienso que a mí, los mios (los que he votado en las elecciones ) no me representan. Mis dudas para las proximas elecciones no las tengo definidas y están entre darle mi voto a un partido o personaje folclorico o la abstención y la pedorreta definitiva al sistema.

  6. La sociedad va cada vez de tumbo en tumbo, por los “ideales” que se convierten en grandes batallas, llenas de pasión, odio y violencia. ¿Qué más da que hay rojos, azules o blancos o negros?
    Mientras el corazón del hombre no sea regenerado siempre tendremos casta parasitaria sea roja blanca o amarilla. Mientras sigamos esperanzados de los gobernantes van a salvarnos, seguiremos peleando entre nosotros mientras los otros se llevan la pasta. En todo tiempo ha habido quienes quieren vivir de los demás sin cumplir con sus obligaciones.

    “Así ha dicho el Señor: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de mi.
    Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.”
    Jeremías 17:5-6

  7. eduardo dijo:

    Buenas andaluces, los valencianos también somo idiotas, y creo que también un poco tontos. La Generalitat está en quiebra técnica y no hacemos nada, seguimos en la comunidad en la cual es todo de luz y color.
    Un abrazo.

  8. Pingback: ¿Por qué somos idiotas los andaluces? | PHP SPain

  9. Patxi dijo:

    Efectivamente. Y los aragoneses. Y los cacereños…
    Cuando desde muchos sitios se critica a los nacionalismos (normalmente, los medios de la cuerda de PPSoE) lo que no se dan cuenta es qeu el puñetero bipartidismo hace que un monton de territorios voten al “partido” nacional y su diputado o senador NO VALEN PARA NADA! Esos diputados (no olvidemos, representantes de un distrito provincial o similar) venden el voto de su provincia a las prebendas del partido.
    La diferencia con los nacionalismos es mucha. Ellos venden su voto al partido tambien, pero con un rango de actuacion menor.
    Pero no os engañeis, son todos iguales. Un parlamentario del gobierno vasco (del pnv, de hb, de quien sea) vende su voto igual igual ..Imaginaos un parlamentario vasco de Amorebieta votando a favor de poner en su pueblo una incineradora de basuras, cuando el 99% de su propio pueblo esta en contra… es de locos.

    No, los andaluces no sois tontos. Ni los demas. Simplemente, votais (votamos) en un sistema electoral corrupto.
    LISTAS ABIERTAS YA!
    QUE CADA DIPUTADO RESPONDA DE VERDAD ANTE SU ELECTORADO, no ante el PARTIDO!

  10. Eroma dijo:

    Solo puedo decir una cosa: ¡Qué gran verdad y qué dolorosa a la vez! Y estoy totalmente de acuerdo con Patxi encuanto a lo de las listas abiertas.

    Acabo de descubrir el blog y creo que no sera mi última visita. Felicidades por el blog.

    Saludos :D.

  11. Manuel Bermúdez dijo:

    Muy bueno el blog porque invita a la reflexión y aporta sentido común.
    He leído su entrada sobre Julio Anguita y esta de un tirón.
    He sido un votante de izquierdas, del PC en su momento, después de IU, pero no le engaño si le digo que siempre con una sensación extraña. En lo personal, como con Julio Anguita, siempre he confiado en los principios, en la capacidad de análisis de la realidad, en las propuestas desde un programa de acciones, sin embargo cuando los aparatos de partido han terminado imponiendo a personajes, o maneras de hacer casi todo se ha derrumbado, creándose situaciones irreales, cosas que teóricamente deberían hacerse pero que no se tienen en pie cuando la realidad en su contexto no lo permiten. Creo que a esto se le ha dado en llamar propuestas utópicas e irreales propias de IU, y sin ser purista en este sentido, creo que es una crítica bastante acertada. Pero el problema tal vez no resida en la dificultad de convertir en práctico lo utópico, sino en que el sistema de partidos, como el sistema electoral por ejemplo ya van siendo caducos. Sé que las gestiones en aquellos ayuntamientos en los que IU tiene representación, a la hora de convocar a los ciudadanos en asambleas etc no tienen malos resultados, aunque la implicación de la ciudadanía sea minoritaria; que hace falta educación y pedagogía, pero los tiempos son lo que son y los contextos no permiten y obstaculizan esa implicación. ¿Qué podemos hacer?, ¿qué debe cambiar en el sistema para que se afronten los problemas y las soluciones con eficacia real, para restablecer valores de izquierda y humanos como la honradez y el trabajo de lo público? ¿Cómo hacer para que los ciudadanos vuelvan a entender que en lo público nos va todo sin que los distintos aparatos de partido o la representatividad de nuestros parlamentarios y senadores sean un obstáculo en vez de una oportunidad?

  12. argeles39 dijo:

    ¿ Idiotas los andaluces? No sé, pero ésos no me parecen idiotas :

    http://www.marinaleda.com/datosgenerales.htm
    Un saludo de un francés de origen española (mi familia se exilió para evitar la represión franquista).

  13. José Antonio dijo:

    Lucas, acabo de descubrir tu blog al que me sumo, en primer lugar como andaluz, (aunque en la diáspora hace tantos años ya que ni me acuerdo), por convergencia de puntos de vista, que también, pero especialmente porque. al igual que a ti y por lo que se desprende de tus escritos, me duele comprobar que mi tierra y la de mis ancestros no acaba de ser vista desde fuera como lo que es en la realidad y, porque al igual que tú, pienso que somos idiotas, en este caso en la medida que no gritamos !basta ya¡ a tanto abuso y menosprecio.

    El andaluz emigrante, allá adonde ha ido, especialmente en esos países de fuerte economía histórica fuera de nuestras fronteras nacionales, se ha ganado el respeto por su laboriosidad, espíritu colaborativo, ingenio, por su afán de superación y muchas otras manifestaciones positivas de su carácter. He sido testigo de ello.

    Sin embargo, de los Pirineos hacia abajo se nos sigue viendo bajo el prisma de los mismos tópicos de siempre, ya erradicados de la visión de muchos ‘europeos de toda la vida’ que, ya sea porque nos han visitado y conocen nuestra realidad, o porque su cultura les permite vernos de forma fidedigna y sin prejuicios. Tal vez también influya el hecho de que esos europeos no están sometidos, no ya a la falta de información, sino a la deliberada desinformación que se da en los medios generalistas patrios respecto de la realidad andaluza.

    Debemos exigir a los políticos andaluces que allá donde nos representen, expongan sin complejos nuestra realidad. nuestra poderosa realidad, no solo demográfica sino económica y cultural y que, al mismo tiempo, exijan lo se nos niega pero que, sin embargo, es otorgado a otros graciosamente. Los andaluces dejamos de ser, hace muchos años ya, los ‘Parias de la Tierra’ y nuestros políticos deben manifestarse en cualquier tribuna con el orgullo, convicción y fuerza de representar a un pueblo emprendedor y luchador como el que más, a un pueblo fuerte y con futuro y que ha superado largamente los atavismos históricos que han lastrado su pasado.

  14. makarenko dijo:

    Pudiera estar contigo de acuerdo en lo sustancial, y del mismo modo me he planteado personalmente mi voto desde este paradigma que expones, de tal modo que la contradicción que has expuesto me ha llevado a justo lo contrario de lo que venía haciendo: dejar de votar tras casi 30 años de ser usado corruptamente por esta supuesta democracia.

    Sin embargo, creo que el problema que planteas, de una sociedad cohesionada y andaluza que apoya el gobierno de un partido, y este partido no revierte en desarrollo o equilibrio territorial sobre una Andalucía pobre, está mal planteado. Y este enfoque erróneo es el que dificulta su solución. El primero problema es que la democracia no es un juego de decisiones tras un debate dialéctico de los problemas, sino que esos mismos que han estado acaparando poder durante la mayor parte del tiempo desde la transición se han preocupado por que el poder ‘democrático’ se base en una red clientelar y económica que influya sobre la decisión de una sociedad supuestamente libre. En segundo lugar es que Andalucía es una fantasía como región, una irrealidad del poder que usa en su beneficio, una maquiavélica maniobra de la transición andaluza para, otra vez más, conseguir mayor poder político por parte del partido que quería arrebatar el poder a la UCD de aquellos tiempos. Basta dejar de lado la emoción de la bandera blanca y verde, y volver la mirada hacia las páginas de historia para saber que la censura corre a la orden del día (por ejemplo, léase detenidamente esta página http://es.wikipedia.org/wiki/Usuario:Jadelmo/Historia_del_autonomismo_en_Andaluc%C3%ADa_Oriental ). Esta irrealidad de Andalucía es la que hace que los andaluces no vayamos en sinergia, y si en Sevilla se vota al PSOE, en Granada al PP, no porque el granadino sea de derechas, sino porque así percibe que defiende su diferente realidad regional. Y estoy completamente seguro que si proyecto nacionalista andaluz es abrazado por una futura y posible Junta de Andalucía del Partido Popular, desde Granada se volverá hacia el PSOE como referente de identidad que choque sobre la imposición de los centralistas.

    Sin embargo, seguro que el que me lea concluirá que posiblemente el PP y el PSOE se comporten políticamente con Andalucía de la misma forma, de la expuesta en el artículo de esta página, sin mirar el origen del voto y más a sus intereses por perpetuarse o acaparar más poder político y económico de sus organizaciones. Y que en el fondo es un ilusión óptica la que tanto los ciudadanos de la Alta Andalucía como los de la Baja Andalucía proyectan en las urnas, deseosos de ser tenidos en cuenta.

    Personalmente creo que no todo en democracia es negativo, y que el hecho de poder destapar las mezquindades de algunos dirigentes es algo que me interesa de este sistema, y que otros no me dan. Finalmente creo que aún tengo esperanza en usar la vías políticas que tenemos los ciudadanos para dar la dimensión correcta a ambas Andalucías y luchar desde la honradez, la solidaridad con España, y valorando el origen del voto, por el progreso de nuestra tierra y gente.

  15. maria teresa dijo:

    hola a todos no por que los andaluces seamos humanitarios,solidarios, pensemos en positivo aunque tengamos el agua al cuello no sabemos que nos estan robando entre unos cuantos bribones que se las dan ….?esos listillos que piensen de los andaluces que somos jilipollas ,tontos ,ipocritas ,y de vagos nada que trabajamos pero sabemos divertirnos sabemos estar aun que nos tomen por analfabetos cada uno que se mire sus faltas que las tendran seguro una andaluza con orgullo de ser andaluza por que es mi tierra donde naci.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s