El fenómeno mundial de la cleptocracia


No es casual que los recientes acontecimientos en Túnez nos hayan desvelado la trama que tenía organizada la familia Ben Alí-Travelsi, que entendía el gobierno de su país como la administración de una finca privada y que le había reportado una fortuna de 18.000 millones de dólares, con el también conocimiento de las andanzas del dictador de Guinea, Teodoro Obiang Ngema, al que se le calcula una fortuna personal de 35.000 millones de dólares, al parecer, depositada en el banco de su buen amigo, Emilio Botín.

Todos los dictadores se desenvuelven en el mismo caldo de cultivo. Pinochet no fue, básicamente un sanguinario dictador que asaltó a un gobierno legítimo, prioritariamente fue un ladrón a gran escala. Como Fuji Mori, Somoza, Marcos, Mobutu, Duvalier y, por encima de todos, Hassam II, que como muy bien señala el economista Arcadi Oliveres, es el “mayor ladrón de todos”.

Hassam II, que mantuvo en la pobreza extrema a la mayoría del pueblo marroquí durante décadas, tenía al morir una fortuna personal de 50.000 millones de dólares, dos veces y media la deuda externa de su país, que ya era de por si elevada.

Quiere decir que esa tenaza de los escuadrones de la muerte haitianos, nicaragüenses o del ejército marroquí sobre la vida o la libertad de sus conciudadanos no es sino un recurso para desviar la atención sobre el expolio y el robo organizado que se hace en su país.

El partido de Ben Alí o Ali Babá y sus cuarenta ladrones, estaba perfectamente homologado por la Internacional Socialista como integrante de pleno derecho y era saludado y bien recibido en todas las cancillerías occidentales y un  gobernante muy próximo a nosotros se jactaba de llamar a Hassam II, “mi hermano”.  Como ahora con Mohamed VI, su sucesor en todo, en el trono, en la represión, la dictadura y el robo.

Parece como si nuestra sensibilidad contemporánea se hubiera hecho insensible a ciertas cosas y admitimos la cleptocracia y el latrocinio con la mayor naturalidad. Así, por ejemplo, en España, al apretar la crisis, miramos los emolumentos de funcionarios, pensionistas o reducimos o quitamos los subsidios de desempleo y no articulamos, ni siquiera debatimos, una sola medida para atajar los 80.000 millones anuales que hay de fraude fiscal.

¿Paraísos fiscales? ¿Qué mayor paraíso? El robo y los ladrones no provocan mayor alarma social, incluso hay gente que los identifica con la inteligencia.

En esta elección soberbia, la cleptocracia su burla de todos nosotros y siguen prefiriendo que los juzguen como dictadores. Son otra cosa que su retrato, pero sus bolsas siguen creciendo. Y al final siempre tienen un dorado exilio en Arabia Saudí o en los genitales de su santa madre.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El fenómeno mundial de la cleptocracia

  1. José Antonio dijo:

    !Qué sorpresa ha supuesto para muchos el tema tunecino….¡ Se pone de manifiesto una vez más que el poder acaba corrompiendo y cuando se controlan todos los resortes del poder ésta pudredumbre puede llegar a límites inimaginables con la casi total impunidad de los corruptos que, como en el caso que nos ocupa, siempre encuentran el adecuado asilo de oro.

    Lo más sangrante es que los intereses espúrios de las pseudo-democracias no solo propician y amparan a los corruptos, son los corruptores por definición que se sirven de sus títeres -colaboradores necesarios- para expoliar y esclavizar a los pueblos que tienen la desgracia de poseer recursos naturales.

    En definitiva, los poderes fácticos, amparados en la entelequia democrática son los responsables, la causa y efecto de que la esclavitud, la injusticia y la muerte sea el destino de prácticamente un tercio de la población de este planeta.

  2. Manuel Caballero Castilla dijo:

    Te has dejado atrás al reciente occiso, el compañero Carlos Andrés, que ha pasado al otro barrio -según los medios decentes- como un exiliado político en lugar de como un fugado de la justicia, y al que el nuevo fichaje de Gas Natural, el compañero Sabio de Europa le redactó la necrológica en nuestro periódico -decente- de mayor tirada.

  3. Pues si, se me ha olivdado el occiso Sr. Pérez. No quería ser exhaustivo, que luego salen algunos diciendo que ponga a Ceascescu, Pol Pot o Fidel. Pero se me ha olvidado el amigo de Felipe, y Perón, Estela, Bordaberry, Trujillo, Noriega -no el de la plaza de Colón- … Es que hay y ha habido mucho y es fácil olvidarse.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s