¿Y si la CIA nos hubiera engañado otra vez?


 

Cuando comenzaron los sucesos revolucionarios de Túnez los recibí con emoción. Podía estar iniciándose una nueva era para la humanidad, podía estar acuñándose una nueva formar de deponer a los tiranos, una participación popular soportada en las nuevas tecnologías para imponer nuevas formas de democracia, ágil y juvenil.

El desarrollo de los acontecimientos en Egipto ya me hizo sospechar. Todo el esfuerzo de las concentraciones populares terminaba con la salida del poder de Mubarack, el ejército se mantenía incólume en el poder y la visualización de cambios políticos era casi nula.

Tuve la certeza cuando comprobé las reacciones de los gobiernos occidentales a los primeros sucesos en Libia. ¿Cuando se han preocupado los EE.UU, el Reino Unido o Francia del desamparo de la población civil de ningún país? Sin ir más lejos, el ejército de Arabia Saudita está masacrando a los manifestantes en Bahréin y no se mueve una queja ni una línea de apoyo o defensa.

Gadaffi es uno de los muchos desalmados que proliferan en política. Ególatra, lunático y corrupto. Pero el asalto a Libia, con el amparo de la ONU, de las democracias occidentales es, o lo parece, una jugada maestra de la CIA.

Escarmentados de la impopularidad y los  costes con la ruin guerra petrolera de Irak, la CIA puede haber diseñado toda la estrategia desde el inicio. Ganarse la adhesión de la izquierda con el derrocamiento de dos sátrapas de la zona y hacer creer que es oro todo lo que reluce.

A cincuenta años de su total desaparición, el petróleo soporta a dos importantes lobbys: el automovilístico y el propiamente petrolero. Contentar a ambos y garantizarse el consumo es un objetivo número uno. A las bravas en Irak y maquiavélicamente en Libia.

A la coalición que mantiene una zona de exclusión aérea en Libia les importa un rábano los rebeldes, sospechosamente armados y organizados a escasos días del inicio de la revuelta, sus vidas y sus derechos humanos. Pura hipocresía. Lo que les interesa es el
petróleo y el gas libio a buen precio y los 166.000 millones de dólares, depositados y congelados en sus bancos.

Puro latrocinio armado. En está desafortunada y rapaz coalición participa un desafortunado gobierno español con mucho mayor descaro que vergüenza, y ya no es que no sepamos si somos de izquierdas o de derechas, es que nos toman por tontos los unos y los otros.  ¿Qué queremos garantizar nuestro contratito por la aportación de dos cazas, unas bases y un submarino?  Aquí lo resistimos todo.  Jubilarnos a los 67 años y decir si en Libia donde decíamos no en Irak.

El mundo se ha convertido en la cueva de Alí Babá. Y hay muchos más de cuarenta ladrones. ¡Manos arriba, esto es un atraco!

 

 

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a ¿Y si la CIA nos hubiera engañado otra vez?

  1. José A. L.Oliveros dijo:

    Estimado Lucas:

    Tal vez sea por la especial ‘hipesensibilidad’ que dan los años pues, al igual que tú, también ya en un temprano momento del desencadenamiento de los hechos que de nuevo ha llevado nuestro Gobierno a involucrarnos en una guerra, percibí que en esas ‘espontáneas’ revoluciones populares había algo que no encajaba…, máxime conociendo Egipto y la idiosincrasia de los ciudadanos de ese país. No, no me cuadraba..

    En realidad no hay que ser ni muy listo y, ni mucho menos adivino. La metodología de la CIA , al igual que en las varias ‘revoluciones de los colores’, está implícita. Y me temo que Libia no será el último bastión de esta nueva campaña de expolio….Seguro que en las cocinas de la “Agencia” ya han preparado el menú específico para Irán….

    • Muchas gracias José A. por tu comentario. Da pavor pensar en las “cocinas” que citas. Irán puede ser, como se dice en Galicia, un duro hueso para”roelo”. Pero nada nos puede asombrar ya.

  2. También me parece que ha sido una cortina de humo para tapar el monotema del epeligro de las centrales nucleares demasiado presente en los medios.

  3. Montserrat Olivella Nadal dijo:

    Duele que no hay ni que esforzarse para creerlo. Se mantiene la coherencia más absoluta. ¡Lástima, una vez más!

  4. Antonio Rodríguez Navas dijo:

    Cuando los tanques iraquíes de Sadan Husein invadieron Kuwai se pusieron el grito y los bombarderos yankies en el cielo;ahora, Arabia Saudí,sin ninguna resolución internacional,invade Bahréin y esto es la felicidad perfecta,una balsa de aceite ¡¡vamos,vamos!! No creo que esto esté recogido como legal en ningún tratado,más, cuando se trata del ejercito de un país vecino que cruza la frontera con el beneplácito del tirano que gobierna a golpe de petrodolar para machacar a un pueblo que, se supone, pide lo mismo que los tunecinos,los egipcios,los libios,los yemeníes,etc… Pero claro,el petroleo del golfo pérsico en connivencia con los jeques árabes esta bien controlado.Ahora toca controlar la riqueza norteafricana,luego,ya veremos …

  5. NICOLÁS PUERTO BARRIOS dijo:

    Amigo Lucas, de acuerdo con tu análisis con una salvedad, y es pensar que la CIA sea capaz de plantearse una estrategia a largo plazo. Va a fracasar. Como explicaba Marx en su ley de la contradicción, cada hecho lleva en si mismo su contrario. No creo que los jóvenes, tanto occidentales como del mundo árabe, vayan a tragarse que ahora Occidente quiera matar a más personas que un dirigente sáprata ha hecho para ayudar a la democracia como ha sucedido en Afganistán e Irak. Si con pocos medios los jóvenes de otras épocas han descubierto las artimañas de los que querían confundirnos, los de ahora, con los medios de telecomunicaciones que se han puesto a su alcance con idea de integrarlos en la red de consumo individual, a poco que se den cuenta de que, aunque es posible para algunos no es probable para la mayoría, poder integrarse en el sistema para no ser marginales, van a reaccionar. Pienso que el proceso no va a ser lineal en el tiempo sino logarítmico, y los efectos no vamos a tardar en verlos. Los centros de poder del pensamiento imperialista no han sido capaces de detectar que no están preparados para mantener múltiples conflictos militares, tanto por recursos como por los efectos que pueden provocarse en sus mismas poblaciones. Pueden mantener guerras una a una, pero no tantas a la vez; y esto por el efecto de aprendizaje de los pueblos de que pueden movilizarse para remover a los dictadores, antiguos aliados del poder económico imperialista, puede suceder. Los chinos, los rusos y la Merkel creo que lo vislumbran. Los norteamericanos, en su papel de gendarmes del mundo van a la cabeza pero se denotan ciertas reticencias.
    Para entender los conflictos que se avecinan no tenemos unas referencias fidedignas, pero aparte de la componente etico-humanista clásica, quizá habría que introducir la Malthusiana y la que aún no conocemos como opera, cual sería la de la una globalización de la conciencia.
    Un abrazo

    Nicolás

    • José A. L.Oliveros dijo:

      Nicolás, no sabes cuanto me gustaría que estuvieses en lo cierto.

      Si tomamos como referencia a la juventud de nuestro país, y no es en el único de nuestro entorno geopolítico con ese problema, es masivamente analfabeta politicamente hablando y aquellos jóvenes que se involucrarían, la falta de objetivos y de referencias les está llevando al desencanto más absoluto, al ‘pasotismo funcional’.

    • Gracias Nicolás por tu “esperanzado” artículo. Se nota que eres un optimista, pero esa alusión a la “globalización de la conciencia” debería darnos alas.

  6. alejandro dijo:

    Yo siento discrepar: la salida de Mubarak del poder en Egipto es lo más incómodo que le ha pasado a EEUU y a Israel en Oriente Medio en los últimos años, y además no creo que la CIA (los servicios de inteligencia más torpes del planeta) tenga capacidad para organizar una revolución con millones de personas ocupando varias semanas la principal plaza del El Cairo, la verdad.
    En cuanto a Libia, tampoco creo que desestabilizar un régimen que se había vuelto afín a los intereses petroleros occidentales sea un objetivo para occidente.
    Yo, modestamente, pienso que la gente que vive en estos países (si bien cada país es un mundo, es un error aplicar los mismos parámetros a Egipto que a Bahrein) ha alcanzado, por un lado una madurez y una autoconciencia de su represión (y del saqueo sistemático al que sus dirigentes les somenten) y por otro, un nivel de falta de perspectivas económicas tal, que explican perfectamente un levantamiento contra sus gobernantes. Y occidente debe estar con esta gente, no quiero ni pensar lo que estaríamos diciendo si Egipto o Túnez hubieran aplastado las rebeliones y no hubiéramos hecho nada.

    • Muchas gracias por tu fundamento comentario. Quizás en un tic histórico sobrevaloremos las capacidades de la CIA. Creo que la caída de Mubarak lan han “digerido” bien. Sale Mubarak pero nada cambia.

  7. argeles39 dijo:

    Sin duda alguna, en Libia una guerra neocolonial está en el camino, porque hay petróleo y Kadhafi es una presa fácil, de otro modo habría habido “no INTERVENCIÓN”, como en 1936 en España.
    ¿ Pero por otra parte, había que dejar a Kadhafi masacrar una parte de la población libia? No lo creo personalmente.
    En 1936, Blum y Chamberlain tenían la elección entre el deshonor (no sostener a los republicanos españoles) o la guerra (respetar el tratado de 1935 sobre la entrega de armas a España republicana y intervenir militarmente para ayudar a la república española a dominar la rebelión fascista); optaron por el deshonor, los republicanos españoles pagemos las consecuencias, pero también todos los pueblos europeos. Escoger el deshonor jamás evita la guerra y tiene consecuencias terribles.

    • Muchas gracias por tu comentario. Estoy contigo en la referencia a la elección del deshonor que hicieron Blum y Chamberlain, pero creo que ahora se quiere revestir una nueva guerra de intereses -colonialista como dices- con un supuesto apoyo al pueblo oprimido y masacrado.

  8. Carmen dijo:

    Sigo creyendo que la mayor arma que hace que el pueblo se rebele es el hambre, la pobreza y por supuesto las nuevas tecnologias que hacen que toda esta gente vean como viven sus opresores.
    Aquí en España están masacrando los derechos fundamentales de los trabajadores que tanto ha costado conseguir y nadie dice nada, NO HAY HAMBRE. La gente joven tiene algún euro para salir de marcha y la gente mayor está cómodamente sentado en sus sillones viendo el fútbol o TV basura.
    Al margen de todos los intereses de los paises desarrollados que algo harán para su interés.
    En fin el cuento de nunca acabar, a lo largo de los años siempre es lo mismo, el pez grande se come al chico.
    Será quizás que los humanos somos así de bárbaros a pesar de los avances de todo tipo pero ¿para quien y para qué?
    Seremos en algún momento solidarios y maduros?

    • Al ritmo que vamos jamás habrá una guerra contra el hambre y la ausencia de derechos fundamentales. Pero creo que la desfachatez mas absoluta predomina ya en las relaciones internacionales. Si alguien tienen fuentes de riqueza se les arrebata si no tiene fuerza para defenderse. Fijáte, como, de momento, no se atreven con Irán o Corea del Norte.

  9. Me parece que falta un comentario sobre el llamado “Maquiavelo de León”. Parece ser que con motivo de haberlo así calificado ha leído ” El Príncipe”, y se ha enterado que cuando un aliado va a la batalla hay que acompañarlo, porque si el aliado pierde por no haber acudido, este piensa que podría haber ganado si su aliado no le hubiera fallado y por lo tanto le toma inquina a partir de dicho momento, pero si hubiese ganado piensa que para que le hacía falta aquel aliado y a partir de dicho pensamiento decide invadirlo y someterlo a su autoridad.
    Por eso su cambio del no al si, en la guerra.
    La derecha , mucho mas culta, por boca de Rajoy ha dicho, nosotros siempre hemos apoyado al gobierno en todas las misiones que ha hecho el ejército en el exterior. Se ve que había leído a Maquiavelo hace mucho tiempo.
    El comentario de Don Lucas lo puede suscribir sin sonrojarse, todo el espectro político, y además felicitarlo por su inferencia deductiva. Y como hay que estar con los aliados, votar si a la guerra, sin sonrojarse.

  10. Muchas gracias por tu comentario -en especial por lo de la “inferencia deductiva-. Cuando era pequeño y asistía a los primeros partidos televisados en un bar, conoci a un interesante personaje. No era, a priori, del Barça o del Madrid. Se guardaba los comentarios y exclamaciones hasta casi el final de los partidos y se hacía del que “ganaba”. Igual que votar a los aliados en Libia. El ejercito argentino era muy eficaz cuando se trataba de hacer desaparecer y torturar a inocentes desarmados. Cuando se enfrentó, en la guerra de las Malvinas, a un ejército profesional, se las dieron todas en el mismo lado. ¿Porqué no se ponen estos “aliados” igual de chulos con Irán o Corea del Norte? ¿Armamento nuclear?

  11. Fenicia dijo:

    Enhorabuena Lucas. Yo, que soy libanesa, viviendo en España desde hace 14 años, lo he pillado desde el principio. Todavía ha personas que creen que la Otan no entrara en Libia… Error. La otan acabara entrando en Libia… Y apropiandose del petroléo de Libia y de las riquezas del publo libio. como lo han hecho en Irak, en Afghanistan, en Vietnam, etc….Desgraciadamente, poco se dice sobre ese asuntos. Los medios de comunicación tiene mucha culpa de intoxicar a las masas hablando de ayuda a los rebeldes. De qué ayuda hablan? de que rebeldes hablan?
    A Gaddafi, toda Europa le pusó la alfombra roja hace 3 años…. y hoy, esa misma Europa de hace 3 años quiere eliminarle… Que raro y extraño…. Mientras tanto, como bien dices, España se ahoga un poco más en sus deudas y sus gastos. El pueblo español se aguanta de tener que trabajar hasta los 67 años, los funcionarios aceptan, en silencio, la reducción de sus sueldos, y la Moncloa, participa en una nueva misión de paz en Libia, con material de guerra.
    Dónde está la verdad??? la verdadera verdad?
    Europa se pone de rodillas delante de Arabia Saoudí, por 3 gotas de petroléo. La naturaleza nos dió sol, viento, agua. Por algo será….
    Enhorabuena otra vez por tu texto.

    • Muchas gracias por tu fundamentado y sentido comentario. Creo que los poderosos lo primera que hacen es controlar a los medios informativos. Para sus “misiones” tienen siempre una sobrada cobertura de voceros y vendedores de humo. No se cuenta la verdad de Libia, ni la de Palestina, ni la del pueblo saharaui. Se cuenta los que “ellos” quieren que se cuente. Gracias, otra vez,por tu atención.

  12. Rafael Romero Luque dijo:

    Soy de los que piensan que a la C.I.A. no se lo podía pasar por la imaginación lo ocurrido. Creo que la maniobra tenía otros objetivos y partía desde un centro de poder diferente, y mucho más torpe aún: lo que se pretendía, a mi entender, era la “revolución” (la contrarrevolución) en Grecia y en España, los dos últimos Estados europeos que se habían atrevido a votar por la presunta izquierda, contraviniendo los designios de Alemania. Recordemos que el Deutsche Bank ha reconocido que estuvo especulando contra las cotizaciones de los Bancos españoles, es decir, contra la Bolsa española. Igual de torpe que la estrategia contra Yugoslavia, a la que debieron acudir Felipe González, como manijero europeo, para pedir que se bombardease Belgrado, y los Estados Unidos para “solucionar” el lío en el que se habían metido.

    En este caso la situación reventó por donde menos esperaban: por Islandia (donde la derecha ha sido desbancada por la izquierda real, con consecuencias imprevistas, por ejemplo la nacionalización de la Banca y el impago de la deuda exterior, lo que los medios de desinformación +IVA nos ocultan bellacamente) Irlanda (donde, de forma tan incoherente como en Cataluña, el pueblo ha votado por la derecha, aunque en aquel caso, con gran inteligencia, sin darle la mayoría absoluta, obligando a pactar con los laboristas, insospechadamente) o incluso, durante algún tiempo, con los estudiantes y la juventud asaltando las calles en Gran Bretaña contra la subida de las tasas académicas y los precios, y la indecisión sindical tras años de colaboracionismo con los laboristas de la “tercera vía”, la de la aceptación de todos los postulados derechistas, al estilo de Felipe González.

    Y en el Norte de Africa y Oriente Medio creo que debe haberles sorprendido exactamente igual. Aunque sí estoy de acuerdo en que todo está por ver. Que la situación en Túnez sigue sin aclararse, por mucho que propaguen, como hicieron en Méjico, que la revolución ya había terminado y triunfado. Y menos aún en Egipto, donde a la dictadura anticomunista de Mubarack (no sé si nadie ha caído en la cuenta que, al contrario de las imágenes habituales de El Cairo, los manifestantes, incluso la mayoría de las mujeres que participaron en las concentraciones, iban vestidos a la europea, y que aparecían muchas banderas del Partido Comunista) le ha sustituido una dictadura plenamente militar, con etéreas promesas que aún no han cristalizado en nada.

    El estúpido de Gadafi ha conseguido aterrorizar, tras la demostración del riesgo de guerra, a todas las posibles rebeliones contra regímenes autoritarios conservadores de la zona, e incitar contra los más progresistas gracias a la intervención militar de los imperialismos estadounidense y europeo. Cuando leí el “Libro Verde” de Gadafi, auspiciado y propagado por el entonces Partido Socialista de Andalucía, a cambio de generosa financiación, comprendí que era un fascista. Le ha dado la oportunidad a los imperialismos de retomar las riendas de la situación. Han permitido que se machaque a los rebeldes, que, al contrario que en el resto de levantamientos, contaron con el apoyo de parte del ejército y de antiguos gadafistas, se hicieron con armas y dejaron de ser pacíficos. Y sólo han intervenido cuando ya éstos no tienen la menor opción de triunfo.

    Igual que hizo la Unión de Repúblicas Socialistas Asamblearias durante el levantamiento de Varsovia contra Hitler, si bien entonces quien incitó a los polacos y los armó, para cortarle el paso a los soviéticos y que no pudieran presentarse como libertadores, no fueron estos mismos, sino el conservador Churchill, que pretendía el dominio sobre Polonia y Grecia, en lo que fracasó a medias, lo que costó a los griegos una guerra más internacional que civil, que acabó con la intervención de la 10ª División Acorazada de Estados Unidos, la misma que utilizó el General Patton para cruzar el Rin. Nos han reiterado que se estaba bombardeando a la población, pero los extranjeros repatriados sólo han testimoniado haber oído disparos, y una bomba tiene un sonido muy distinto.

    Tras muchos días de debate la resolución de las Naciones Unidas es tan inconsistente como para permitir cualquier cosa. El eufemismo “exclusión del espacio aéreo” (nacional, soberano) significa aniquilación de la defensa aérea y el Ejército del Aire libio, bombardeo de ciudades, como pedía Felipe González y se hizo en Yugoslavia (¿por el bien de los ciudadanos que estaban siendo masacrados?) y el intento de asesinato “selectivo” al más puro estilo israelita, es decir, fascista, que, como todos sabemos, se dirige en represalia (50 por uno, proporción propiamente nazi) contra la población no combatiente, representantes políticos legítimamente elegidos en las únicas elecciones que ha habido en Palestina, y que ganó Jamás con el 75% de la representación, lo que no gustó a los falsos “demócratas” de nombre, mujeres y niños.

    ¿Por qué no se bombardea también a Israel, se “excluye el espacio aéreo de los invadidos palestinos”, acabando con la fuerza aérea israelí, sus cobardes aviones terroristas no tripulados y sus no menos cobardes ni terroristas, asesinos cohetes teledirigidos contra teléfonos móviles identificados por la C.I.A., en vez de permitirle que masacre, de modo genocida, a cuantos palestinos estime conveniente? En Europa ya no hay Estados de Derecho. Desde que desapareció la Unión Soviética ha considerado que ya no necesitan aparentar nada. Se incumplen las Constituciones, las leyes, el derecho a voto o los Convenios Colectivos Sindicales, y no pasa nada.

    Así nos hemos implicado en una guerra sin previa declaración como tal, al más puro estilo “yankee”, sin aprobación parlamentaria ni sanción por el Jefe del Estado. La “Trini” no hace una a derechas ¿O sí? No sólo perdió “sus” primarias con todo su juego sucio, nos compró millones de vacunas más que inútiles, peligrosas, que se ha demostrado que han provocado parálisis y enfermedades mentales, contra unos herpes que, estadísticamente, tienen la misma relación con el cáncer de “hocico de cerdo” que la falta de higiene, la promiscuidad sexual, la pobreza o e analfabetismo, o contra la gripe estacional de toda la vida de Dios, la gripe A, proteínas H1N1 (¿o era una variante de las pestes aviar y porcina, tal vez manipulada genéticamente por laboratorios militares o la C.I.A., que el Consejo General de Colegios de Veterinarios y su presidente quieren ocultar porque siguen valorando más los beneficios de los ganaderos que las vidas humanas, como ya demostraron haciendo falsas profecías respecto de la encefalopatía espongiforme bovina o “tembladera de las vacas locas”?) sino que nos mete en una guerra, no en el otro extremo del mundo, sino a orillas de nuestro mar, a la misma distancia de Rota y de Morón, de Málaga o Sevilla, que los aeropuertos que se están bombardeando desde nuestro territorio a nuestros aeropuertos y ciudades.

    Respecto de otros comentarios creo que se insiste en la personalización sin terminar de comprender que, desde hace año y medio, en España, en el PSOE, el que manda es Felipe González ¿A quién obedece Pedro Solbes, Joaquín Almunia, Helena Salgado, Jorge Sevilla, Luis Yáñez? ¿Por qué se defenestró a Teresa Fernández de la Vega o a Cristina Narbona? También hay que recordar que para aprobar las medidas antiobreras resultó imprescindible la abstención de Popeye “El Marianico” o de Convergencia y Unión de Cataluña, por Cataluña y sólo para Cataluña, no obstante lo cual, los obreros resultan que han votado o dicen que van a votar por ellos.

    ¿Revolución?

    • Me parece muy razonado y fundamentado tu comentario. Realmente he aprendido de él visiones y argumentos que no había considerado. Me ha llamado la atención esa argumentación de quien manda en el PSOE desde hace año y medio. De ser cierto sería la mas evidente confirmación de la involución de nuestra democracia.

      Revolución siempre.

    • Rafael Romero Luque dijo:

      “Cuando en 1989 la OTAN anunció que acudiría en defensa de los albaneses kosovares contra el publicitado “genocidio” perpetrado por Yugoslavia, también la misión era destruir a las fuerzas armadas “de Milosevic” en Kosovo. Pero cuando el conflicto terminó con la derrota yugoslava, el periodista británico Robert Fisk se instaló en una colina y contó uno a uno los tanques y cañones que se retiraban del Kosovo, y constató que estaban virtualmente intactos. A Fisk lo acusaron de “traidor”.

      Lo que los aviones norteamericanos de la OTAN destruyeron no fueron las fuerzas armadas de Milosevic, sino la infraestructura productiva de Serbia, lejos del Kosovo, asegurándose de que aquel Estado industrializado no pudiera sobrevivir, como lo estaba haciendo, a la marejada neoliberal de los 90. Eso y no Milosevic, era el objetivo.”

      Alejandro Kirk, periodista de la Radio del Sur, “Libia: El imperio contraataca”

      Primero dijeron que no era necesario que hubiese ataques ni guerra, que bastaría con la amenaza de exclusión aérea para que acabasen los presuntos bombardeos (los occidentales que retornaban no los confirmaron: sólo habían oído disparos, que suena de modo muy distinto a un bombardeo) a manifestantes pacíficos. Después que lo “arreglarían” en un mes. Posteriormente que estaban bombardeando Trípoli y el palacio presidencial ¿Es esto exclusión del espacio aéreo? ¿Se evitan muertes así?

      ¿O se incrementan y se estimulan las represalias, como ya ocurrió en el conflicto Yugoeslavo? Más tarde dijeron que habían eliminado la fuerza aérea libia. Posteriormente que sería cuestión de dos meses. Después que necesitarían tres meses para “solucionar” la situación. Más tarde que la solución sólo podía ser política ¿Por qué se (y nos) metieron, entonces, en una guerra? ¿Es que se (y nos) han metido en un lío sin sopesar las consecuencias? Posteriormente dijeron que no sabían cuándo podía acabar todo. Más tarde que se trataba de un conflicto a largo plazo.

      ¿No recuerda esto mucho a las experiencias de Irak o Afgganistán? Dijeron que un gobernante no puede asesinar a su propio pueblo, que para eso están los gobernantes de otros pueblos, para asesinar a otros pueblos. Pero nadie ha hecho nada para impedir o vengar las matanzas del jeque de Bajreim con la colaboración del ejército de Arabia saudí. Después dijeron que habían destruido el 50 % de las Fuerzas Armadas libias. Posteriormente que habían eliminado entre el 30 y el 40 % del Ejército de Tierra libio. Y que la aviación continuaba bombardeando a los insurrectos ¿Qué aviación?

      ¿No habían acabado con la aviación libia? Y que dichos bombardeos habían causado tres muertos. Pero un bombardeo aéreo causa más de tres muertos, como habitualmente nos demuestran los israelíes. Ahora dicen que la Organización del Tratado (Pacto de Washington) del Atlántico Norte (¿no queda dicho Mar muy lejos de Libia?) no tiene medios suficiente para acabar con Libia y que requiere mayores compromisos ¿Se (y nos) metieron en una guerra sin evaluar adecuadamente los medios de que disponían y con los que contaba “el enemigo”?

      ¿Han acabado con toda la Fuerza Aérea y, al menos, el 30 % de las Fuerzas Armadas libias, cuando éstas estaban al completo, y ahora resulta que no pueden rematar al resto? ¿Decían que podían repeler un ataque del Tratado Militar del Consejo de Ayuda Mutua Económica (denominado Pacto de Varsovia por los semánticos de la C.I.A.) encabezado por la extinta y desintegrada (algo que Popeye “El Marianico” decía que iba a pasar con España, y que sería malo para nosotros, por culpa del Estatuto de Autonomía de Cataluña) Unión Soviética y no son capaces de exterminar a los libios?

      ¿A quiénes pretenden engañar? Será a los tontos.

  13. Manuel Bermúdez dijo:

    Estimado Lucas, siento disentir también de tu hipótesis. Como otros lectores pienso que no existen mecanismos en la CIA que amparen una concatenación de intervenciones, sucesos y reacciones a largo plazo. Lo han demostrado suficientemente a lo largo de la historia, concretamente en la más reciente. De todos modos no pongo la mano en el fuego acerca de lo “sobrevenido”, pero esto ya no es tema exclusivo de la CIA, sino de cualquier servicio de inteligencia (?) occidental, medio u oriental, así como de los intereses de cualquier tipo que puedan estar tras la economía, religión, etc a cada paso del reloj de todas estos sucesos.

    Para mi, humildemente, la navaja de Ockham sigue siendo el mejor modo de entender muchos porqués, y sobre todo hace más creíble una opinión, aunque sea bloguera, de un periodista. He leído como todos los meses el número de marzo de Le monde diplomatique en español, concretamente el artículo de Ignacio Ramonet sobre el asunto: Cinco causas de la isurrección árabe, lo recomiendo a todos. Efectivamente no agota la posibilidad de causas, para él no són LAS, sino cinco causas. Pero qué bien argumentadas todas, que razonables todas, qué lejos de escenarios melodramáticos propios de Cuarto Milenio.
    ¿Cuándo no han existido conspiraciones? A mi no me cabe duda que el sistema económico y social occidental influye determinantemente en cualquier sociedad, que genera frustraciones e injusticias gravísimas, al tiempo que en la poca capacidad de autocritica existen elementos de peso que en manos de pueblos esclavos se rebelan iniciadores de revoluciones. El viejo asunto de que las clases medias y los estudiantes en particular siempre han sido los autores intelectuales, a veces algo más, de los movimientos revolucionarios.
    A estas alturas, este infantil erre que erre antinorteamericano y las consiguientes conductas serviles europeas al amo universal ya no cuelan. Los gobiernos son responsables no sólo de servilismo a este o a aquel país o interés particular o regional, del mismo modo que los teóricos de las conspiraciones sirven más a ideas preconcebidas e interesadas que a la difícil verdad poliforme.
    Creo que los análisis basados en teorías conspirativas al uso hacen flaco favor a la verdad cuando son opiniones, cuando son información bajo patente de algún consejo de redacción son deleznables y cuando se utilizan en política tan fatales como la conspiración que anuncian. Lo peor para el ciudadano de a pie es que así no hay manera de sentirse representado, porque realitas (no tengo diccionario de latín a mano, estoy con un cafelito) sed dura realitas, y hay que bregar con ella, ayer, hoy y mañana, de la mano de la utopía, pero manchado hasta el entrecejo de realidad cotidiana.
    Sin mayor acritud, porque te sigo y me interesan tus puntos de vista.

  14. Muchas gracias Manuel por tu comentario y en especial con el tono y la elegancia con que formulas la diferencia. Estoy igualmente interesado en seguir conociendo tus puntos de vista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s