Aznar: la cumbre de la idiocia política


Tal como se hace antes de decir una barbaridad o de pasar un video que puede herir la sensibilidad de los espectadores, el ex presidente Aznar López ha llegado al punto de la toxicidad. Todo lo que dice es inconveniente, inoportuno, retrógrado, rebuscado y dañino. Aznar es fruto de una continua decadencia personal y nos pone a todos en la duda y en el temor de haberlo tenido alguna vez por presidente de este país.

Vive en el despecho de sus sonados errores como mandatario. Busca una complicidad que nadie le presta y su identidad es tan laxa que asume, sin problemas, el papel de traidor a los intereses de su nación desde una transición de ultra patriota.

Con una visión anacrónica de la realidad, se declara comprensivo con dictaduras y guerras colonialistas, aplaude medidas económicas que nos dañan colectivamente y anuncia reformas futuras de la Constitución en función de sus arbitrarios gustos políticos.

Por lo demás creo que Aznar ya ni siquiera es un peligro. Nadie se lo toma en serio, porque antes de que hable ya se sabe que va a decir: lo que sea contrario a la sanidad y equidad política. Aznar habita, con armas, bagajes y bigote, en la idiocia. Su secuencia ideológica le lleva cada día más cerca de lo ultramontano y esperpéntico.

Sus adversarios políticos deben desear que sea prolífico en sus declaraciones en inglés macarrónico, en sus pies encima de la escena política, porque cada vez que habla sube el pan. Su línea de deriva mental le lleva directamente al psiquiátrico.

Por antonomasia, Aznar es hoy un referente de lo que no se debe hacer. Una foto que desprestigia por una eternidad y defensor de dos mentiras (las armas de destrucción masiva y la autoría de ETA en el 11 M) que ya nadie, y la verdad entre ellos, defiende.

Se ha convertido en un personaje que molesta hasta a los suyos. Incompatible con cualquier ideología, Aznar ha superado a Mayor Oreja. Que ya es decir.

Oficia en un inventado altar, cínico ante cualquier valor y al borde de todos los abismos. La mentira, no lo hará libre.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Aznar: la cumbre de la idiocia política

  1. Fotón dijo:

    Estimado Lucas, leído tu artículo me ha venido a la memoria una relativamente reciente intervención mía en un foro de opinión y que a continuación ‘pego’.

    A tenor de más recientes ‘intervenciones’ en los medios de ese ‘prohombre’, observo que fui bastante mas misericorde de lo que un individuo de ese pelaje merece y que tú estás mucho mas cerca del ‘personaje’ que yo; o que tal vez mi conciencia apeló a su más que plausible enajenación mental….

    <>.

  2. Fotón dijo:

    Estimado Lucas, leído tu artículo me ha venido a la memoria una relativamente reciente intervención mía en un foro de opinión y que a continuación ‘pego’.

    A tenor de más recientes ‘intervenciones’ en los medios de ese ‘prohombre’, observo que fui bastante mas misericorde de lo que un individuo de ese pelaje merece y que tú estás mucho mas cerca del ‘personaje’ que yo; o que tal vez mi conciencia apeló a su más que plausible enajenación mental….

    «Con independencia de que Aznar siempre me ha parecido un caso típico de Estudio Clínico, es a su vez un claro ejemplo de como la mediocridad puede llegar al Poder. Para ello se selecciona a un oportunista sin escrúpulos y con una inmensa ambición, se le “ubica”debidamente en la cumbre y se le alecciona para que actúe de forma absolutamente connivente con nuestros espúrios intereses. Sí, eso es lo que hicieron quienes antes se habían encargado de “triturar” con todos los medios a su alcance y falacias inimaginables a un gobierno socialista que por méritos propios merecía un correctivo social pero no un intento de “liquidación” de facto cuando en la práctica solo había sido en continuador de un terrorismo de Estado iniciado por gobiernos de derechas.

    No debe interpretarse esto último como eximente de una grave responsabilidad política. Para la penal era obligado el mayor ahondamiento en los orígenes pero, eso hubiera sido bastante “molesto” para los mentores de esa “nueva derecha” que intentó vendernos Aznar.

    No me voy a extender de nuevo sobre su maniqueismo en la Magistratura “colocando” en los más altos estamentos a los jueces de la misma “cuerda” que sus “representados” y a cuyas consecuencias asistimos con absoluta perplejidad cuando no sufriéndolas de un modo u otro; a su Ley del Suelo que sirvió de base para el enriquecimiento sin precedentes de unos pocos a costa de una más que instrumentalizada crisis que ahoga a una sociedad con un futuro a medio plazo muy, pero que muy poco optimista pues el desprecio de Aznar y sus gobiernos por cualquier otra alternativa de desarrollo y crecimiento ajena al ladrillo fue de magnitudes olímpicas.

    Y ya alejado del poder formal, su constante y falaz verborrea en cualquier foro, especialmente en los internacionales, siempre a la orden de sus amos y “curiosamente”, coincidente en su apreciación con las “calificaciones” de las denunciadas Agencias de Rating, cuando no más apocalípticas si viene al caso, me parece un delito de Lesa Patria o Alta Traición si se prefiere pues el daño que causa al Estado y todos quienes lo constituimos es incalculable.

    Es difícil encontrar un mandatario y por extensión a su situación actual, ex-mandatario, más amoral y nefasto para los intereses de un Estado; solo se me ocurren casos extremos como pudiera ser en la actualidad Berlusconi o los dictadorzuelos que rigieron en el pasado los destinos de las diversas repúblicas bananeras de centro y sudamérica que constituyeron el patio trasero de los yankis y de las que aún perdura alguna con la cara lavada con el ‘jabón democrático’ de su poderoso vecino del Norte.

    Es increíble el daño que un pobre diablo, eso sí, muy malintencionado, puede ocasionar a un país, a una sociedad, desmontando logros sociales muy duramente conseguidos; adulterando la esencia misma de la democracia instrumentalizándola en favor de esos grupos de poder o poniendo a todo un Estado en una actitud de beligerancia contra otro para satisfacer un enorme ego o, ¿tal vez en un intento de superar un grave complejo de inferioridad?».

    • Rafael Romero Luque dijo:

      Recuerdo que, cuando perdió las elecciones su delfín, Popeye “El Marianico”, que él y sólo él había nombrado, sin más respaldo democrático, ya que en su Partido no existe, prefiriéndolo a los más inteligentes Javier Arenas, Manuel Pimentel o Alberto Ruiz Gallardón, se fue a charlar con su amigo (am)Bush IIº de Estados Unidos de (Norte)américa para que rompiese relaciones con España, no accediese nunca a hablar con el legítimo y democrático Presidente de nuestro Gobierno e, incluso, durante algún tiempo, cortase el suministro de algunos artículos, como medicamentos, hasta que el proclive Rodríguez Zapatero aceptó colaborar en la invasión de Afgganistán como compensación por haber sacado a nuestras tropas de Irak, según había prometido en su programa electoral.

  3. Manuel Bermúdez dijo:

    Querido Lucas, tuve que buscar en la Rae qué significa idocia, gracias por ayudar a que mi vocabulario se amplíe. Me encantan las palabras.

    Yo creo en el perdón, en la comprensión, en la empatía, firmemente, como creo en el bien y en el mal en medio de toda la gama de grises que se puedan imaginar. Y este no me parece un caso de trastorno mental. Sólo creo que es un caso de maldad. Aznar es un ser mezquino y en el buen sentido de la palabra, malo. Pernicioso. El hombre calcula, medita y dice y actúa. No es un verso libre, quiere ser una granada en la línea de flotación, el arma que la lanza. Pero sabe lo que quiere y lo hace. Distinto es que se haya convertido en un peligro tan grande hasta para sus correligionarios.
    La historia está llena de gentuza así, que si se lo permites llegan a hacer aborrecer la condición humana.
    Este hombre debería estar cumpliendo condena por el mal que ha causado al mundo y en España debería revisarse la ley o la norma que aplica a los ex presidentes. El hecho de haberlo sido no puede privilegiar la maldad, la codicia, la verguenza, la insensatez, la difamación. Ser ex presidente es casi tanto como ser presidente. Cuántos hombres lo serán en la historia de la democracia? Un hombre malo sigue suelto. Atrápesele, juzguesele, encarcelesele y olvidesele.

  4. Beatriz Ruiz dijo:

    Al igual que a Manuel, me parece malo, muy malo… Pero también pienso que perdió hace tiempo el norte… Es ridículo y esperpéntico hasta el aburrimiento… Pero lo peor es que no todos le vemos así… eso es lo malo… El inglés pidió perdón, el americano dice estar arrepentido (algo que pocos creemos)… y este ilustrado???… Esa foto y los que en ella tan plácidamente salen, deberían ser juzgados por Crímenes contra la humanidad…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s