Los nuevos popes y aprendices de Torquemadas


Crecí leyendo periódicos. Bueno, había pocos, pero los leía mucho. Hambre, represión, frío y ausencia de noticias. En mi primera juventud llegó “Triunfo”. Diseccionaba los artículos de Eduardo Haro, Miret Magdalena, Hormigón y sometía a liturgia a “La Capilla Sixtina”, donde Sixto Cámara (Manuel Vázquez Montalbán) nos daba cátedra de ironía, sutileza y estilo. Me hice íntimo de Pepe Aumente, al mostrarle mi solidaridad cuando secuestraban a la revista por sus artículos. Decían menos que los otros pero molestaban más.

Seguí leyendo periódicos toda la vida. Yo pecador, hasta Emilio Romero y sus columnas de “Pueblo” me gustaban. Después Joan Verdú, Rosa Montero, Manuel Vicent y el, yo pecador otra vez, hasta Pérez Reverte me gustaban.
Ahora, Millás y Escolar. Por leer a Escolar me he aproximado a “El Público” y sus columnistas.

Hace unos días, con medio país con las pelotas hinchadas entro en un artículo así llamado y en el foro de sus comentarios. Pobre de mí. Creyendo aportar algo inserto un post de mi blog llamado “La central lechera”. Una jauría insultante, agresiva y gazmoña me saltó a la yugular. Comprendo que mi silogismo, madridismo=franquismo no guste a quizás, una mayoría de este país, pero es mi opinión. Sufrí tanto “las glorias deportivas” al lado mismo de la “unidad de destino en lo universal” que mis pobres neuronas no lo disocian.

Cuando la catarata de insultos se me hizo insoportable, intenté, balbuciente, defenderme. Apunté a uno que decía que “chocheaba” que a lo mejor quien “chocheaba” era él o algún miembro de su familia. Y el espíritu de la colmena se me vino encima. Descalificaciones, amenazas, improperios… Lo de siempre. Si le contestaba a una mujer era “un machista ibérico”, si lo hacia a un varón, yo era un “catalán separatista”.

El motor de aquella furia desatada era el forofismo, primario y encubierto, que adorna aquellas mentes en malos tiempos para sus filias. Lo mal disimulaban con citas filosóficas, mal leídas y peor digeridas. Conflictos de identidad no resueltos entre su presunto izquierdismo y el fragor de las banderas nacionales inconstitucionales que acompañan las gestas de determinados equipos.

Entendí que era un problema suyo o de sus psiquíatras y decidir abandonar el foro. Al día siguiente el morbo me hizo entrar de nuevo, sólo a leerlo, y me encontré en que a pesar de que no participaba seguía siendo objeto de la ira compulsiva de los intervinientes. Pasado casi un día con la misma tónica, mí pobre hígado no pudo aguantar más e hice una reflexión escrita apoyado en un texto de Maurice Maeterlinck y daba un repasito a quien, impunemente, me había estado insultado en mi ausencia. El texto duró un minuto colgado. El “checkmaster” me “banneo” y muy ufano apareció en el forito para decir que “estaba en el infierno de los trollers”.

Maniatado, amordazado, silenciado, asistí a ver como la “autoridad entelequial” que me había banneado, dejaba que continuara la catarata de insultos, alejados el y los insultantes, del más aproximado principio de ética o equidad.

Reflexioné sobre que en mi larga andadura política me he encontrado con “comunistas” que eran perfectamente homologables a las más duras formaciones de la derecha. En este caso, el periodista de un periódico de la teórica progresía del país es un aventajado alumno de la censura franquista, de Cela y por extensión, de esos expertos del infierno y la gloria que fueron Torquemada y sus autos de fe. Su ínfima y miserable parcela de poder la administra como el tirano de una república bananera y se cisca en todo lo que denuncia en sus soflamas sobre la política nacional e internacional.

Regresé enternecido a mi infancia. Cuando volvía a mi casa con la ropa desgarrada y los zapatos destrozados de tanto jugar en la calle, en la que tanto aprendí, mi madre se enfurecía y me decía, cambiando sobre la marcha el tono y el significado: “¡Vete a tomar …por saco!

Pues eso, Don Manuel Saco.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Los nuevos popes y aprendices de Torquemadas

  1. arcángeles dijo:

    Ya sé que mal de muchos, o sólo de algunos, es consuelo de tontos, pero como creo que de tonto no tienes un pelo te apunto la dirección de mi blog en el que, si quieres, hallarás una serie de post sobre el inefable Saco que te consolarán.

    http://jlpalazon0.blogspot.com/

    Te anticipo que tenemos muchas coincidiencias, entre ellas la que tú plasmas en esa ecuación madridismo=franquismo, creo que yo he ido un poco más lejos cambiándole el nombre al club de nuestros amores: el Franco Madrid.

    En fin, amigo, compañero, camarada, ha sido un placer leerte.

    • Muchas gracias. Tengo la impresión de conocerte personalmente, de haberte leído antes y de coincidido en alguna cosa. En cualquier caso, amigo, compañero, camarada, un saludo cordial.

  2. Eroma dijo:

    De derechas o de izquierda, la libertad de opinión siempre molesta.
    Hay una frase que todos hemos escuchado alguna vez: “la verdad duele”. Y como dolorosa que es no la queremos escuchar, y ante esto hay dos opciones, o aceptarla o censurarla.
    Otro aspecto que usted señala es que le tachen de algo que no es. Somos demasiado prejuiciosos y no entendemos que las cosas no son ni blanco ni negro, sino grises y ademas de muchos tonos.
    Yo me considero una persona comprensiva, que intenta entender y respetar todas las opiniones, incluso a veces mediar entre ambas, pero como en los partidos, el árbitro es el que sale peor parado y a veces prefieres dejar de mediar, que se peguen palos entre ellos y vean que ni uno ni otro dicen la verdad absoluta.
    Asi es nuestra sociedad, o estas conmigo o estas contra mi.

    Saludos desde Sevilla.

  3. Fernando Mora dijo:

    Me apunto a tu blog.
    Un saludo,

  4. Beatriz Ruiz dijo:

    Mi amigo… Tengo que apuntar primero que no me gusta el fútbol. Dicho esto me avergüenzo como ser humano de las guerras verbales que se emprenden cuando el rifirafe es entre el Barsa y el Madrid… No entiendo que un deporte no termine justo allí, en el campo… Pero lo más lamentable es, sea el tema que sea, que no se respete la opinión de otro y se le insulte en un blog. Claro que por salud mental me parece que lo más adecuado es pasar de ese blog y no hacerles ni caso…

    Y ahora la de cal… Ya he dicho que no me gusta el fútbol, entre otras cosas por lo fanáticas que parecen volverse personas que son bien tratables, hablales mal de “su equipo” y te llevas una morrocotuda… Dicho esto, no estoy de acuerdo con la afirmación de que todos los que siguen al Madrid sean fascistas… Mi hijo es seguidor de ese equipo y de fascista tiene lo que yo de cura… así que excepciones siempre tenemos para contemplar… Y además en esta casa se respeta el buen fútbol que sabe hacer un equipo como el Barsa, y otros que no viene al caso nombrar…

    Y sigo sin entender tanta pasión por una pelotita y once hombres en pantalón corto, corriendo detrás de ella… de verdad…

    Saludos desde Tenerife…

  5. Gracias, Beatriz. La pasión por el fútbol es un tontem. Debajo de ella hay otras cosas que la animan y fermentan. Por ejemplo, la legítima pretensión de soberanía de algunas comunidades históricas, habría estallado de otra manera de no existir los equipos de fútbol. De esta manera, que no digo que sea buena, queda contenida. No digo que todos los seguidores del Madrid sea fascistas. Lo que si digo es que “el madridismo” como fenómeno social y de masas se apoya en la simbología y el status del franquismo: el centralismo, el hipernacionalismo españolista, el desprecio de lo periférico…Lamentablemente, el eje de lo que debiera ser el fútbol, el fútbol por si mismo, es apenas considerado. Conceptual y estéticamente, creo que el Barça ha logrado el máximo nivel en este juego, deporte, alienación o negocio. Pero casi no se tiene en cuenta. Importa alentar victimismos, falso agravio y conspiraciones oníricas.

    Saludos desde Córdoba.

  6. Begoña Rotaetxe Jaureguizar dijo:

    Bueno ya está todo esto pasado…pero si lo leees estoy contigo… Madrid es un feudo
    franquista… duro de pelar..pero el dia que toda la izquierda consiga ser una piña……
    encontraremos un resquicio para arriconarlos!!!!!! Un sdaludo Begoña

    • raromerol dijo:

      Lo importante no es que “toda la izquierda” sea una piña, sino que la gente sepa votar, que no se desvíen votos hacia la derecha, sea la pretendida Unión para el Progreso (de Rosa Díez) y la Democracia fuera de dicho Partido, en la que no la tienen, expulsan a sus militantes e incluso a sus dirigentes por mandato personal de la “jefa”, o al Sandokan de las corrupciones y especulaciones inmobiliarias y se concentren realmente en opciones algo izquierdistas. A propósito ¿se puede considerar que este PSOE, que robó el nombre a un partido republicano que descansaba en el exilio dorado, es de izquierda, a pesar de todos los desaguisados derechistas que ha hecho, yendo mucho más lejos, en algunos sentidos, que la más extremista derecha cuando estaba en el poder, deshaciendo derechos obreros que habíamos conquistado incluso bajo el franquismo? ¿Es eso lo que se pretende por “ser una piña” toda la “izquierda”, darle todo los votos al enemigo de clase, simplemente porque se autoproclamen, y los derechistas, y algúnos estúpidos pretendidos izquierdistas, lo recalquen una y otra vez, como socialistas? Como decía Fidel Castro: “No porque un hombre se apellide Aguila tiene necesariamente que brotarles plumas y echar a volar. No porque un Partido se denomina socialista tiene necesariamente que serlo”.

  7. raromerol dijo:

    Sobre los nuevos Torquemadas, o, más exactamente, el ascenso del fascismo, estoy completamente desmoralizado con la Red Internacional de Telecomunicaciones, en abreviatura inglesa “Internet”. Y algunos ilusos tenían grandes esperanzas de ella. Está dominada por una serie de desocupados fascistas. MI experiencia en Wikipedia ha sido muy dolorosa. Me han cercenado artículos sobre Solidaridad, rectificando que los “experimentos” de Joseph Mengele de ninguna forma se podían considerar científicos, entrando en polémica sobre un artículo de Queipo de Llano (creo que esto fue en otro foro) me parece que con un heredero suyo, por lo cual he sido “condenado” en varias ocasiones prohibiéndoseme que pueda incluir o rectificar artículos hasta durante varios meses, con la amenaza de expulsarme para siempre del cielo eterno de la red internáutica. También en las páginas electrónicas de Qué! Diario he sufrido persecución. No es extraño que las elecciones las gane Popeye “El Marianico”. Sobre el balompié, que a mí no me interesa, que considero mucho menos importante, basta considerar que, si el Sevilla es el primero de la Liga, aunque sea durante 11 semanas seguidas, es puramente anecdótico, aunque en cuanto el Madrid se pone el segundo es que ya (¿ya?) tiene la Liga ganada. Si el Sevilla está el segundo lo importante es la lucha entre el 3º y el 4º. Si el Sevilla se pone el 4º lo importante es la lucha entre el 5º y el 6º. Siempre con el Atleti entre medias. Los demás somos colonia, de provincias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s