Le llaman democracia y no lo es.


Parece muy evidente. A “esto” que tenemos le llaman democracia. Y no debe serlo reducir el espíritu y el concepto de una norma convivencial a una escuálida participación electoral cada cuatro años, para decidir, dentro de un sistema electoral manifiestamente injusto, entre dos listas cerradas y bloqueadas, preparadas con antelación por “aparateros” de ambas formaciones quien va a decidir por nosotros y gobernarnos (recórtanos) durante un período tan amplio.
No puede ser democracia que los partidos mayoritarios alienten de manera descarada el bipartidismo imperfecto que nutre nuestro desfasado sistema electoral, acaben con el menor resto de pluralismo y reduzcan, hasta la extinción, a formaciones teóricamente minoritarias, en pos de una uniformidad de las cámaras de representación que se aleja a pasos agigantados de la realidad social.

No es democracia que una vez celebradas las pasadas elecciones autonómicas y municipales, 600 electos estén, a la vez, imputados, procesados e incluso condenados por delitos de corrupción, tráfico de influencias o simplemente por robo de bienes públicos.

Le llaman democracia y no lo es que los partidos mayoritarios, “pincen” convenientemente cuando se trata de iniciativas populares como la dación de viviendas en pago de hipotecas que lastra a amplias capas de nuestras población, sometidas a estafa y extorsión por parte de bancos, a los que tan siquiera se quiera “molestar”.

No puede ser democracia que, por ejemplo, la alcaldesa de Fuengirola se suba el sueldo un 60 % a la semana de haber tomado posesión transmitiendo la imagen, bastante real, de que los políticos son unos profesionales aprovechados, al margen de la realidad de la sociedad y las personas que representan.
Parece que democracia, es una actitud mental, un ejercicio de libertades y prioridades, donde el bien común, la austeridad y el respeto a todos los demás deben quedar enaltecidos, no, como ocurre, vilipendiados.
Claro, que no nos van a engañar. No son demócratas, son herederos directos del autoritarismo y es su herencia lo que, en el colmo del simulacro, llaman “democracia”.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Le llaman democracia y no lo es.

  1. Antonio Rodríguez Navas dijo:

    Esta frase tan bien utilizada por el movimiento 15M, toma mayor fundamento si además le anteponemos todo lo por ti expuesto en este explícito artículo. Corroboro: “Le llaman democracia y no lo es”.Perdona Lucas que no participe más comentando tus escritos,ando un poco liado últimamente … pero eso sí,con tu permiso y por supuesto invitando a leer tu blog,difundo …

    • raromerol dijo:

      Como tantas otras cosas, como la llamada a la indignación, a la participación juvenil en las protestas ciudadanas, la frase en cuestión fue anticipada hace varios decenios por las Juventudes Comunistas. Y ahora hay quienes se arrgan la autoría precisamente para utilizarla en perjuicio de sus creadores, para pasar por novedosos y pedir la abstención en las votaciones, intentar conseguir cosas pero ahorrándose emitir el voto. Que haya democracia sin votos, que se aprueben o se rechacen los presupuestos autonómicos sin votarlos. En Sevilla, mientras estuvo Izquierda Unida en el gobierno municipal, se ha llevado a cabo el más importante experimento de democracia participativa, ciudadana, que se haya hecho nunca en el Continente europeo ¿Cuántos participaron en ella? ¿Tres mil? Y, por cierto, algunas de las propuestas aprobadas por la ciudadanía participante, como el adhefesio de la Alameda de Hércules, eran estimuladas por el Partido Popular, que luego, junto con los medios de desinformación en masa que le apoyan, utiliza sus resultados para criticar al Ayuntamiento y mofarse de la democracia participativa ¿Han valorado los electores el futuro que significaba tal experimento? ¿Tampoco se quiere que se vote en las asambleas? ¿Qué democracia?

      • Sin embargo, otra de las propuestas de los Presupuestos Participativos en Sevilla ha sido un gran éxito: la red de carril bici.

      • raromerol dijo:

        Es cierto que los carriles bici, no propuesta de las asambleas de participación ciudadana, aunque apoyadas por éstas, sino del programa electoral de Izquierda Unida, ha sido un gran éxito, a pesar de la oposición violenta del Partido Popular y los medios de desinformación en masa que le apoyan. Basado en éstos, grupos fascistas, entre los que se sospecha que está el gremio de taxistas, se han dedicado consciente y continuadamente a robar y destruir bicicletas, pincharlas, arrojarlas al río o romper los puntos de estacioamiento y anclaje. El Partido Popular se comprometió, reiteradamente, durante años, a acabar con todos los carriles de bicicleta si conseguia la alcaldía. Aunque, a la vista del coste que ésto iba a suponer, durante la campaña electoral ocultaron sin continuaban o modificacan tal compromiso público, para, sólo tres días antes de las elecciones, publicar que no iban a destruir ni los carriles de bici, ni el tranvía, contra los que tanto habían despotricado, que sólo iban a mejorar las deficiencias de los primeros. Y que incluso iban a aumentar los trayectos del ferrocarril suburbano metropolitano (que, ya está aprobado, como hacen siempre: demagogia con lo que hacen otros, utilizando los medios de desinformación en masa a sus órdenes, que ocultan o propagan, según les interesen, como hacían con el plan de reurbanización de los barrios, que criticaban lo que estaba mal cuando ya se había aprobado la concesión de obras para mejorarlos) al que también se habían opuesto siempre, como todo. Y, como somos tontos, vamos y les votamos.

  2. raromerol dijo:

    En los países en los que no hay opción a escoger la culpa (o el acierto) es siempre de los que deciden en su nombre: el pueblo es irresponsable e inmerecedor. Donde se puede elegir, por muy truculenta que sea la elección, la cuelpa es siempre de quienes eligen. Cuando se llegó al consenso de la actual Constitución (por cierto, se nos ha “olvidado” festejar el centenario de la primera Constitución Española, la de Bayona, una de las mejores, más progresistas, más laica, con mayor separación e independencia entre Iglesia y Estado que hemos tenido) el Partido Comunista hizo propaganda de que pretendía el voto imperativo, se explicó que las elecciones no podían significar “patente de corso”, derecho de “corsario”, de hacer lo que le diesen la gana hasta las siguientes elecciones, que debía articularse exigir judicialmente el cumplimiento de las promesas y compromisos electorales, como ocurría con los representantes populares en las Cortes de la Edad Media. Pero los electores eligieron otra cosa. Y, hasta ahora, no han rectificado.

    La Ley Electoral no obliga a votar por sólo dos alternativas. De nada sirve que se permita que los Partidos puedan presentar listas abiertas (es decir, incompletas) si los que pueden las presentan completas y obtienen la mayoría, la minoría mayoritaria o la segunda minoría ¿Qué más les da a los que obtienen uno o dos escaños o ninguno que puedan presentar listas incompletas? Al contrario, porque se podrían presentar muchos más Partidos, siglas, y aún se desparramasen más votos críticos, inútiles para obtener ningún escaño y dificultando aún más a los que pudiesen cambiar algo. De nada sirve que se pudiese tachar nombres de las listas si el resto de los que queden en la lista pertenece al mismo Partido, con los mismos objetivos y los mismos intereses, cómplices de los mismos latrocinios y amenazando con continuar haciéndolos. Pero los electores son masoquistas: les gusta elegir a los que congelan o reducen los salarios o los derechos de los trabajadores, a pesar que los trabajadores o nuestros familiares somos mayoría ¿Quién va a preparar las listas electorales, los militares, los obispos, los que no pertenecen a los Partidos, los que no pagan la cuota de militante, los que no asisten a las asambleas del Partido? Lo importante no es quién prepara las listas, sino que los electores no elijan a los que han demostrado que defienden los intereses de nuestros enemigos de clase, o a los Partidos que demuestran que carecen de democracia interna. Independientemente de lo que propaguen los Partidos mayoritarios la culpa es siempre de los que deben elegr, si se dejan guiar por lo que propaguen. Ninguna Ley Electoral sería buena si los que deben elegir no saben elegir, si se dejan engañar. Una vez, y otra, y otra… Fueron los liberales los que impusieron que la mera elección liberase de la cárcel a los condenados. Era una forma de evitar que los que controlaban las leyes, la policía, la “justicia” y el ejército pudiesen utilizar los medios represivos en perjuicio de sus oponentes, también durante los procesos electorales.

    Son los electores los que deben elegir qué tipo de delitos pueden tener consideración de represión política, cuáles tienen visos de credibilidad, cuáles son infundados, qué condenas no se deben permitir a los que manejan los caudales públicos. Pero a los electores les gusta que las zorras “cuiden” de sus huevos. Sabemos quiénes se suben los sueldos y quiénes presentan propuestas para rebajar el sueldo de los políticos y quiénes para rebajar el sueldo de los trabajadores. Quiénes presentan propuestas para rebajar la jubilación de los políticos o renuncian a ella (como Felipe Alcaraz o Julio Anguita) y quiénes presentan propuestas para aumentar las jubilaciones de los políticos, hacerlas compatibles con “trabajos” activos como capitalistas administradores de grandes empresas y para reducir las del “resto” de trabajadores no capitalistas. Y los que deben elegir lo hacen en contra de sus verdaderos intereses.

    Será democracia o no lo será, dependiendo de cómo la definamos o con qué nos comparemos. Por ejemplo, en Estados Unidos es mucho peor: es voto mayoritario, nada de proporcionalidad, todo para el que gane. Y siempre ganan los gansters, los militaristas, los imperialistas, los que definenden a las grandes empresas y las grandes corrupciones en contra de los intereses populares. En un libro sobre la deriva política en Hungría me topé con una cita que comparaba que en la Unión Soviética había un único partido político dividido en dos facciones, la izquierdista, progresista, demócrata, reformista, y la derechizada, conservadora, stalinista (más o menos disfrazada) tradicionalista, continuista, mientras que en Estados Unidos había dos partidos políticos pero una sóla facción, y que en el primero había más diferencia y enfrentamiento entre las dos facciones del mismo Partido que en el segundos en la única facción aparentemente separada en dos partidos políticos distintos. Según Churchill se puede engañar a todo el mundo durante algún tiempo, a algunas personas durante todo el tiempo, pero no se puede pretender engañar a todo el mundo durante todo el tiempo. El problema, tal como yo lo veo, es que aquellos predispuestos a que los engañen todo el tiempo sumen votos suficientes para otorgar las mayorías. Podrá ser democracia, pero el resultado, al menos a corto plazo, es desesperanzador. Y luego pasa lo que pasa.

  3. Carmen dijo:

    Si el pueblo no fueramos borreguitos no les votarian a ninguno de los dos partidos corruptos, ese es el problema.

    • raromerol dijo:

      ¡Magnífico! Escueto y contundente. Enhorabuena.

      • Begoña Rotaetxe Jaureguizar dijo:

        No creo que los partidos sean corruptos, son algunos mienbros que lo integran y no se puede generalizar tan arbitrariamente, es verdad que tenemos que conseguir todos los partidos tengan las mismas oportunidades y es tarea árdua y dificil…el pueblo es menos borreguil de lo que piensas..si es verdad que se repiten los mismos errores…pero cada vez somo mas conscientes de lo que esperamos ……y fanàticos existen pero en minoria…dejar de votar es dar pie a que la derecha haga lo que le dé la gana, e incluso ” destruya” logros progresistas…conseguidos a pulso…..hay gente con mmucha valia que vota porque todavia espera que podamos convivir en una democracia cada vez mas “real”
        de realidad no de realeza… Ojal algun dia podamos pedir la vuelta de la republica!!!!!!!!

      • raromerol dijo:

        Yo sí creo que los partidos políticos mayoritarios sí son corruptos, porque no son individualidades las que obtienen dinero en su propio beneficio. Si fuese así sus “jefes” no se lo permitirían. Igual que ocurrió con el “caso Antonio Guerra”, el dinero iba, mayoritariamente, para su Partido. Y lo mismo ocurre en la trama “Correa” (en alemán “Gürtel”) a mi juicio. Son fondos para financiar las campañas electorales, que comienzan cuatro años antes mediante enemas a periodistas y medios de desinformación masiva, comprando lavadores de cerebros y divulgadores de falsas encuestas. Lo que ocurre es que cuando se entra en la delincuencia, cuando se utilizan delincuentes, cuando por sus manos pasan miles de millones, es muy difícil evitar que se les pegue nada en las manos, que no se cobren comisiones por los riesgos que corren, que pueden llevarlos a la cárcel. Y todo el Partido se arremolina para defenderlos antes de que hablen. Hasta que las evidencias se hacen insostenibles y deben echar carne a los tiburones.

        La única solución sería votar por quienes llevan decenios demostrando día a día su honradez, haciendo política sin aspirar a ningún cargo público, permitiendo que les descuenten de sus emolumentos la parte proporcional de la financiación y la campaña electoral del Partido o coalición , o realizando labor sindical, sin estar implicados en ninguna trama corrupta, y no al primero que se le ocurre inventar unas siglas, cambiar las del Partido que antes le ha estado dando cargos públicos, o hacer discursos en una plaza pública. Y dejar de hacerlo en cuanto dejen de favorecer los intereses ciudadanos, Más aún si son corruptos. No continuar apoyándoles en contra de nuestros intereses. Pero nos da cangüelo. Preferimos que nos roben antes de apostar por posturas algo más radicales ¡Tenemos lo que nos merecemos!

  4. Begoña Rotaetxe Jaureguizar dijo:

    Lucas es la democracia que tenemos…y por supuesto no podemos aceptarla porque el bipartidismo tenemos que desechar y “abolir”, pero dentro de las reglas y los buenos modales.
    A veces la guerra de palabras, rabietas, insultos son incompatibles con una democracia
    sana y auténtica. Es verdad que en los últimos tiempos, es lo que se lleva en nuestro pais, estoy de cuerdo en muchas cosas que dices…pero me parece las formas te pierden!!!!
    Y encuanto a la máquina de fabricar capitalidades, tu lenguaje es cada vez mas insultante..el calvo Como denominas a Edon Elorza, mal que te pese ha sido un alcalde fuera de serie, admirado querido y respetado con diferencia por loa gente excepto claro ….a los que ne les gusrtan que son los menos. Seria mejor que te hagas una autocritica personal para reconocer que solo “escupes” en vez de argumentar tu enfado…estas consiguiendo echar piedras en el precioso tejado de tu ciudad de la cual puedo decir desde hace años que es una de las mas bonita de España !!!!
    Te lo digo con pena porque me gustaba tu página..pero hemos tenido que soportar una oposicon y un gobierno que solo han dado la imagen del insulto !!!!!!
    saludos de Begoña

    • Muchas gracias por tu comentario. ¿Insultos? Te adjunto una muestra de lo que hemos tenido que leer en estos días. No es de una persona cualquiera. Es del nieto del admirado poeta Gabriel Celaya. Dice así ” vascos, luchando con el hierro, con lo terco, con el cansancio y la rabia y allá en el Sur los flamencos, los enanos asexuados que gorgotean y bailan” Gabriel García Celaya. Hay una diferencia entre llamarle a alguien “alcalde calvo” y que llamen a todo un pueblo “enanos asexuados que gorgotean y bailan”. Saludos.

    • raromerol dijo:

      A mí nunca me convenció Don Edón, que trataba de jugar en la cuerda floja entre en separatismo terrorista y la integración en la estructura del Estado, deambulando de un lado a otro, siempre desequilibrado. Aunque su demagogia comprendo que atrayese a muchos: por eso se mantuvo tanto tiempo en la alcaldía, causando problemas a unos y otros, alternativamente. Todo es relativo: depende con qué o con quiénes se compare. Pero lo cierto es que últimamente parece que la gente que le han admirado y querido (no entro en lo del respeto, que parece que no entra en las urnas) no han sido suficientes para mantenerlo de alcalde ¿Han fracasado sus piruetas, finalmente, o las siglas importan más que las trayectorias personales? En todo caso Don Edón se quedó en minoría, sin que pudiese sacar partido de su apuesta por la capitalidad cultural europea, su última demagogia, que aprovechará a otros, tal vez acabando con tanto desequilibrio favoreciendo el separatismo, que puede volver a ser terrorista si recupera fuerzas y apoyo, si concluyen que la gente es tonta y no saben por qué decidirse ¿Hubiese merecido más la pena esforzarse por la integración ciudadana, por la educación democrática, por indicar e intentar la superación de los verdaderos problemas y contradiciones sociales?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s