La Espe, la cultura y la ortografía


Esperanza Aguirre, que quiere ser la “Sarah Palín” de las Españas, se ha retratado. En una carta dirigida a 21.000 profesores de la comunidad madrileña para intentar justificar su política de recortes y tratar de evitar una posible huelga, comete un ingente número de faltas de ortografía. No acentúa donde debe (palabras más y está en varios párrafos), acentúa donde no debe (cómo) en otros, pone coma donde van dos puntos, redunda sintácticamente (“profesores de educación”) y pone un número exagerado e inoportuno de palabras con inicio en mayúscula.
Parece un ejercicio de redacción de un mal alumno de secundaria y lo ha redactado o escrito la presidenta de la Comunidad de Madrid y su numerosa cohorte de asesores. Todo un ejemplo. De lo que somos y de lo que podemos ser.
La identidad iletrada de muchos políticos sirve para lo que sirve. Para que nos gobiernen los asnos. Y las asnas, por muy “grandes” de España que sean.
Esperanza fue, nada menos, que ministra de Educación en el gobierno de Aznar. Y así hemos quedado. De educados. La pila bautismal de esta logrera de la política ha marcado su huella. Su marido fue interceptado circulando a 160 kilómetros por hora y alegó que los aparatos de medida estaban estropeados. La Espe dice que “su” carta ha sido manipulada por CC.OO. Y la han recibido 21.000 profesores. Naturalmente, educadores. Hasta la próxima, en que la culpa será del empedrado.
Es verosímil que la Espe aspire a ser presidenta de nuestro país. Visto lo visto, sería como el fin de la historia. Y nombraría a su marido-marques, director general de tráfico. Ya hay un pirómano del PP como concejal de medio ambiente.
La historia de este país está casi concluida. Se vuelve a loar a la División Azul, las calles vuelven a tomar los nombres de eximios fascistas, los analfabetos gobiernan.
Ya sólo falta volver a quemar los libros.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a La Espe, la cultura y la ortografía

  1. jajaja es lo que es demasiao chula para preocuparse de la ortografia ya tiene bastante jodiendo trabajadores

  2. Carmen dijo:

    Leí la carta corregida, me la mandó mi hijo, alucinante, tenemos unos politicos muy inteligentes así nos va. En fin es lo que hay, si no nos espabilamos el conjunto de los españoles tendremos lo que nos merecemos un nutrido número de incultos sin escrupulos que solo miran por su interés personal sin importarles en absoluto el trabajo honesto que nos deben.

  3. Lo siento pero el “cómo” está bien acentuado en la carta de Aguirre. Esto no le quita razón a todo lo que se dice aquí, pero da mala imagen que quien se atreve a corregir cometa errores.

  4. Beatriz Ruiz dijo:

    La cosa podría tener gracia… pero la realidad es patética…

    So burraaaaaaaaaaaaaaaaa…………

  5. Antonio Rodríguez Navas dijo:

    Ese “como”, si es comparativo, no lleva tilde.Sólo lleva tilde si es pregunta directa o indirecta.Pero vamos,que una carta oficial de una presidenta autónoma tenga todas esas faltas y tan mala sintaxis es para que se lo haga mirar.A ver si alguno de los profesores interinos que se quedan en el paro debido a sus recortes,se le ofrece baratito para darle unas clasecillas … falta le hace un repasillo …

  6. Los americanos escriben sin acentos.
    Así no hay controversias.

  7. Hay unos 250 millones de americanos que escriben en castellano y con acentos. Creo que te confundes en algo, convendría que aclararas el sentido de tu comentario.

    • La ironía no necesita ninguna explicación.
      Por eso los chistes no se explican.
      Hay una copla de Carlos Cano que dice: “Sudaca no , latino che”.
      No hace falta aclarar que los americanos escriben en inglés.
      Si escribo farmaceutico se me entiende?. Hace falta que escriba farmacéutico.
      Ha leído farmaceutiiico que es lo que indica la falta de la tilde. Me parece que no.
      Abajo los acentos y otras cosas.

      • raromerol dijo:

        Si quieres escribir sin acentos puedes utilizar el inglés, el latín del imperio romano (no el eclesiástico, que terminó incluyendo un tipo de tilde horizontal) el vascuence o el árabe, salvo la palabra “al-Laj”, que lleva una especie de acento en forma de “s” en la A inicial para distinguir el artículo del nombre de Dios. Pero el castellano lleva acento ortográfico, que en bastantes casos, como en el cómo, sirve para que determinados fonemas pierdan su ambigüedad. Por ejemplo, en este verso que se atribuye a Petrarca, aunque, de ser cierto, él lo escribiría en italiano, con lo que pierde mucho:

        Cómo como me preguntas,
        con interés bien fingido.
        Cómo como te respondo:
        Como como como, amigo.

        Si uno desea comunicarse tiene que respetar los códigos establecidos. Si uno quiere inventar un idioma nuevo, romper los cógidos, se queda sin interlocutores, distorsiona el modulador-de(s)modulador y deja de emitir mensajes para propagar ruido, interferencias. Es como las pintadas callejeras que resultan ilegibles ¿Qué mensaje piensa propagar? Pues ninguno. Que no tienen nada que comunicar, ni deseo de hacerlo, sólo de emborronar paredes. O como los empleados a los que no se les ha hecho una prueba de escritura para darles el puesto de trabajo y que sólo pueden comunicarse a través de la voz o del ordenador, porque sus escritos resultan ilegibles. Como decía un jefe mío a quienes así escribían: “Mientras escribe sólo lo entienden Dios y usted. Cuando haya que leerlo ¡ni Dios ni usted!”

      • raromerol dijo:

        “Los americanos escriben sin acentos” no es una ironía, sino un error o una falsedad. No utilizar los acentos ortográficos adecuados a la palabra y el contexto utilizados no evita la controversia, sino que la puede aumentar con el error y la mala interpretación. Pero para los que buscan la comodidad lo importante es no trabajar, no la exactitud ni la inteligibilidad de lo que indican. La canción de Carlos Cano (¿era de Carlos Cano?) sí era una ironía de cómo el inglés había llegado a dominarnos, a imponer el insufrible error (¿error o imposición del imperio dominante, desprecio y anulación de la hispanidad?) de que fueron los romanos, los que hablaban latín, los que colonizaron Hispanoamérica. Hay quienes no entienden lo que es una ironía. No saben de Historia, se someten al dominio imperialista anglosajón, sin saberlo, no saben escribir, pero intentan imponer su cómoda ignorancia a los demás.

  8. Eroma dijo:

    Pues si así es la educación privada que propone… y si a esto le sumamos los recortes en educación, apaga y vamonos con el futuro de la sociedad de este pais.

    Saludos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s