Ángeles González Sinde: Mentiras y gordas


Ahí donde la ven, este señora con cara de desnortada, es nada menos que ministra de Incultura de un fuego fatuo llamado “gobierno de ZP”. Nació en Madrid en 1965 y durante mucho tiempo ejerció de churrera, es decir que escribía guiones que eran auténticos jeringos.

En sus juveniles y delgados años mozos fue becada por la fundación Fulbright para estudiar en la raíz del imperio, distinción que, como todo el mundo sabe, sólo obtienen los que por ascendencia, expediente o inclinaciones no tienen la más mínima sospecha o veleidad izquierdista.

Luego ya titulada perpetró auténticos bodrios cinematográficos, infumables incluso como serie televisiva, como “La casa de los líos”, que le dio una pose de “guionista”, versión grandes almacenes.

Oiga, joven, ¿Sabe usted lo que es un enchufe?
– No, pero mi papi José María, sí.
– ¿Y por qué tenemos que aguantarle sus pestiños?
Porque es presidente de la Academia de Cine y otros Goyas.

La churrera siguió con su masa y se puso de estupenda con “La buena estrella”, por la que le regalaron un Goya, cuando planeaba la sombra pelotera de su papá, hasta que llegó su obra maestra -¿?- “Mentiras y Gordas”. Todo un signo de lo que vino después.
Se alió con un mafioso llamado Teddy, un Belcebú de las narices, y se inventaron aquel atraco llamado “canon digital” que durante años ha estado engordando ilegalmente las arcas de la Sociedad de Autores o el bolsillo de don Teddy. O ambas cosas a la vez.

Oiga, Sinde, ¿por qué tiene usted tan poca güenza?
Es que se me han juntado las letras.
¿Y se la ha caído la ver?
Debe ser.

Pero a la churrera le faltaba su fritada más importante. Fue nombrada menestra de verdura, digo ministra de incultura y, en agradecimiento a ZP, preparó y perpetró lo que se conoce como “La Ley Sinde”. Un batiburrillo insufrible contra la libertad, internet y la conciencia libre. Y se quedó tan pancha.
Después hizo cama redonda con los cuatro ministros donostiarras de su mismo gabinete y birló a Córdoba la capitalidad cultural del 2016 para dar cumplimiento al pacto secreto con los nacionalistas vascos por el plato de lentejas de que se abstuvieran en el debate presupuestario.

Es maravilloso, Cristina, lo hemos logrado.
Gracias a Deusto y Odón
Y a ti, Cristinita, que nos has ayudado mucho dentro del Jurado con “tus hojas de ruta”
Que se jodan los cordobeses.
Eso.

La doctrina neocon le ha caído de maravilla. Tras perder las elecciones quiere firmar un nuevo jeringo sobre las mentiras institucionales y otras investigaciones ministeriales. Se puede llamar: “Más mentiras y más gordas.” Salud.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ángeles González Sinde: Mentiras y gordas

  1. raromerol dijo:

    Aunque estoy en contra del impuesto revolucionario digital, que quede claro, creo que debemos situar las cosas en su contexto para no perder la perspectiva. El susodicho cano digital ya existía en toda Europa y también en España. Por ejemplo, lo llevamos pagando desde hace decenios en los K-7 (incorrectamente transliterado desde el danés y afrancesadocomo “casettes) musicales de audio, y nadie se ha dado cuenta ni ha protestado por ello. Aunque para mí no es justificación que un latrocinio se venga haciendo por tradición. Yo soy antitradicionalista cuando la tradición van en contra de la justicia, el derecho o la libertad. Estoy completamente de acuerdo con todo lo que se indica en el artículo sobre enchufismo paterno-filial y contubernio-asoción para la delincuencia en la Sociedad General de Autores de España. Normalmente no acostumbro a apostillar sobre lo que estoy de acuerdo con esta serie de artículos ni con ninguna otra, porque me parece una pérdida de tiempo y espacio inútil, limitándome a señalar sobre lo que discrepo o matizo. Pero, en esta ocasión, quiero dejar claro que la tipa en cuestión no me atrae en absoluto.

    Sin embargo “leyes Sinde” hay por todo el mundo, y parece que las desconocemos o no nos queremos dar cuenta. Lo que se está haciendo en Estados Unidos es terrorífico: penas de cárcel por bajarse canciones por ordenador, incluso hay un proceso judicial increible contra un estudiante de un “maestro” (en inglés, “master”) por visitar páginas gratuitas de publicaciones periódicas, imprimirlas o rescortar, seleccionar y copiar párrafos, multas por grabar karaokes o cualquier otro video en el que aparezca música de fondo en “Youtube”. Si no os lo creéis podéis verificarlo en http://act.demandprogress.org/act/support_aaron/?referring_akid=a1848168.431560.WA1P8z&source=auto-e (en inglés) y en todos los enlaces relacionados con dicha página. Basta sumarse a la protesta, rellenando las ventanas adecuadas (en “ZIP” se puede borrar y poner España o Spain) y pulsar sobre la ventana roja para, si se quiere, recibir información actualizada. Que la extrema derecha estadounidense, que, según las últimas elecciones parciales en Nueva York va ganando espacio de forma agigantada, y, con ellos, su sucursal española dirigida por Popeye “El Marianico” y su ABC, que Aznar tramita su compra por el delincuente de extrema derecha Murdock, que corrompe e interfiere en la democracia, van mucho más lejos.

    En comparación con todos los disparates contra las libertades, llos derechos universales de las personas y los ciudadanos, la pérdida de la intimidad, la violación de la correspondencia (especialmente la electrónica) o del domicilio, con la excusa del terrorismo de distinto signo al del Imperio del Mal Globalizado de los dueños del mundo, que intentan perpetuar su exclusividad, la legislación española es de las más garantistas. Gracias a la intervención de Convergencia y Unión Democráticas por Cataluña, de Cataluña y sólo para Cataluña, en España debe intervenir la judicatura, aunque se le da un efímero plazo de tres días para posicionarse, con lo cual, dado el increíble retraso que llevan en todos los demás temas, de mayor trascendencia, lo esperable es que den el “sí buana” a la policía sin ni siquiera leerlo.

    Y, por último, insisto, la designación de la efímera, anual, Capital Europea del negocio comercial de la Cultura, se hace en Europa, con toda lógica. Que puede que esta vez “tocara” a España y que el Gobierno haya apostado por la propuesta vasca, pero que también hay algún Vicepresidente e incluso una Ministra presuntamente andaluces en el Gobierno, que también se merecen su palito. Y que los pepero-populistas en absoluto se han opuesto a dicha designación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s