Cien días del PP en los ayuntamientos: la prueba de la langosta


Se acaban de cumplir cien días de que el Partido Popular gobierne en mayoría en muy numerosos ayuntamientos de nuestro país. La derecha patria basó su programa electoral, que le llevó a un éxito rotundo, en la conjugación, más o menos demagógica, de tres ejes fundamentales: austeridad, congelación de impuestos y creación de empleo.
Veamos, tomando el Ayuntamiento de Córdoba como ejemplo, que han hecho con la aplicación práctica de estos conceptos.

La austeridad saltó por los aires el mismo día de la toma de posesión de sus cargos cuando, para celebrarlo, se fueron al restaurante más caro de la ciudad, obligando a toda la flota de vehículos municipales, con sus correspondiente conductores, más a una treintena de taxis a taxímetro abierto, a esperar a sus señorías hasta altas horas de la madrugada.

La austeridad siguió “muy comprometida”, cuando el señor alcalde viajó en un jet privado a Nueva York, para “traer” a Rafael Nadal a Córdoba para jugar los partidos de la copa Davis. No fuera que se perdiera en el camino.

Y se quedó definitivamente es las raspas cuando en los palcos VIP instalados para presenciar el evento, se sirvió langosta a los “importantes” invitados.

Recientemente se ha revisado la ordenanza que regula las tasas e impuestos municipales. Todas han subido un curioso IPC, el que va de los meses de septiembre a agosto, por la simple razón que es siempre más alto que el que se produce de enero a diciembre. Y prácticamente, se paga por todo, como por acceder a la “Ciudad de los niños” o por las ceremonias de bodas civiles. Que antes no se pagaba. Nada de congelación.

¿Y de la creación de empleo y de acabar con el paro? Aparte de que en un fenómeno tan severo y complicado como el desempleo, las políticas municipales apenas tienen incidencia, no se entrevé ningún índice, movimiento o señal de que haya disminuido, ni de que se haya creado, ni se vaya a crear, ningún tipo de nuevo empleo, aparte del temporal de los camareros que han servido la langosta.

Es decir, ni austeridad, ni congelación de impuestos, ni creación de empleo, ni disminución del paro. Y una clara secularización de fiestas y actos públicos, pregones civiles convertidos en religiosos, visitas al obispo e impedimento a los ciudadanos que no tengan cara de capillitas de asistir a determinados actos municipales. Cómo si no hubiéramos tenido bastante con la actuación del Cabildo Eclesiástico en la muy ruinosa gestión de Cajasur.

Esta comprobación entre ofertas electorales y formas de gobernar es extrapolable al conjunto de ayuntamientos, y es más, parece que también lo pueda ser, en pura nube de trascendencia, a nuestro acongojado país.

El Partido Popular no pasa la prueba del algodón. Quiero decir de la langosta.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cien días del PP en los ayuntamientos: la prueba de la langosta

    • raromerol dijo:

      Aunque en su momento no me pareció necesario, ni siquiera conveniente, añadir nada a un artículo de tanta contundencia, quizás “para la posterioridad” sea útil insistir en que Popeye “El Marianico” y sus muchachos se presentaron a las elecciones asegurando que iban a crear empleo como lo habían hecho cuando dominaron el Gobierno anteriormente. Y, realmente, lo han hecho. Exactamente igual quecuando estaban en el Gobierno: no han hecho nada, no están dispuestos a hacer nada. Todo lo basan en regalarles dinero y derechos, incautados sin indemnización ni expediente expropiatorio, a los desgraciados trabajadores -los que no saben votar, los que votan por su enemigo- y dejarse arrastrar por las tendencias cíclicas internacionales. Con todos los errores que se están cometiendo, con la política de “austeridad” del Partido Popular Europeo, no sólo no acabamos de llegar a la crisis económica sino que retrocedemos, pasando de la depresión económica en la que estábamos, a de nuevo la recesión, retrasando la llegada de la recuperación económica. En toda Europa ya se han dado cuenta de ello y la derecha está perdiendo voto por todas partes, en Alemania, en Italia, en Francia, en Gran Bretaña o en Irlanda, excepto los ultraderechistas polacos y los españoles, que siempre vamos con el paso cambiado. Decían los pepero-populistas que la situación económica era sólo cuestión de credibilidad del Gobierno, y que bastaba que ellos tomasen los Ayuntamientos para que todo cambiara, por arte de magia. Pero resulta que la magia no funciona. Ni siquiera porque las encuestas “cocinadas” profeticen su triunfo electoral parece que haha “credibilidad” (¿credulidad?) para el cambio de tendencia.

      Aznar, como Rodríguez Zapatero durante su primer mandato, eran tipos suertudos, y se aprovecharon de las tendencias internacionales.. Rajoy es un desgraciado, experto en hundir prestigios, en atendados terroristas epopéyicos, en batir las marcas de muertes por terrorismo cuando fracasó, también, como Ministro del Interior, y nos puede llevar a todos a la desgracia colectiva. Cuando el articulista indica secularización quizás debamos leer desecularización, deslaicización (¡qué palabrota!) es decir, misticismo y vuelta al integrismo religioso, a la dirección eclesiástica de los poderes civiles. Y lo de la nube de trascendencia a la extrapolación de los resultados municipales a las elecciones generales, que es lo que quiere la Banca y los medios de desinformación masiva, que controlan.

  1. Carmen dijo:

    Pues imaginaros el tiempo que llevan en la Comunidad Valenciana……………………….Urbanismo, La Cam…………………….uffffffffffffffff para que contaros, estaria un año entero contando sus innumerables fechorias, pero eso sí, la gente les sigue votando. todavía quieren más parece ser.

  2. Paco Dédalo dijo:

    Totalmente de acuerdo contigo, aquí a los únicos que se les aprieta el cinturón son a los de siempre.

  3. Beatriz Ruiz dijo:

    Vamos… se me permita la expresión!!!…

    “Son unos chulos de playa”… A ustedes, los votantes del PP… fíjense bien en lo que apuntan en la papeleta el 20N, no hicieron si no empezar con sus desmadres…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s