¡Que se besen, que se besen!


No tengo arreglo. He malgastado una espléndida mañana de invierno, fría, pero muy soleada, viendo el puto debate de investidura. Comprobando la obsolescencia de nuestro sistema político, tan alejado de la realidad como de la razón. A un candidato, con mucho mas miedo que vergüenza, taimado, escondido, que hace esperar a todo el mundo un mes para no concretar nada, para decir vacuidades, lugares comunes y mal recitarnos el programa de su partido.

¿Y la oposición? ¿Qué oposición? Otro señor aun más taimado, más críptico, tenebroso, salido de las entrañas de las más negra de las Españas.

Se dirigían mutuos arrumacos. Uno decía que aunque su voto iba a ser negativo, estaría cargado de positividad, de pactos, de colaboración, de tejemanejes…

Me recordaron a ese punto en que los invitados a una boda, un punto borrachos, se ponen horteras y pesados y solicitan a los contrayentes que se besen, que se besen.

Pues eso, que se besen. Tenía pocas dudas que los dos partidos más votados de este desgraciado país eran dos caras de una misma moneda, en realidad una misma y entregada banda, a los mercados, a la banca y al capitalismo mundial, pero ya no me queda ninguna. Duda. Que se besen.

Todos los recortes, esfuerzos y sacrificios apuntan en la misma dirección: la reforma laboral (¿otra?), el aumento de los impuestos indirectos (IVA), los funcionarios, la socialización de las ingentes pérdidas de los bancos (el banco malo) y la defunción de la negociación colectiva.

Ni la más mínima mención para abordar el impresionante fraude fiscal de los “profesionales” de este empeño (87.000 millones anuales), nada que hable de esfuerzos a las clases adineradas y defraudadoras, puente de plata a la corrupción más ultrajante y generalizada. Eso si, palo al absentismo laboral, como si no hubiera “absentismo patronal” y político, y arreglar este problema nos fuera a sacar de la crisis.

Tienen tan poca capacidad como ingenio. Son mansos subcotizados con los poderosos y fieros con los débiles, “merkozyles pret a pòrter”, productos biopolíticos adulterados. Ilegibles e intercambiables.

Una norma veterinaria del siglo pasado exigía que para considerar sanos a los animales que sacrificaban en los mataderos entraran en los mismos por su propio pie. Los traficantes de carne, en su mayoría de etnia gitana y con grandes gafas de sol, se las apañaban para que los burros moribundos, apoyados uno en el otro, entraran andando al sacrificio.

¿Rajoy y Rubalcaba? Creo que los burros tenían más salud.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Que se besen, que se besen!

  1. raromerol dijo:

    Desde luego no tienes arreglo. No sé cómo no aparentan más salud con los buenos sueldos que tienen. Por cierto, a Rajoy, el político mejor pagado (bien pagao) de España, con sueldos oficiales superiores al del Presidente del Consejo de Ministros en funciones, ya que su Partido paga más, lo hemos visto con unos trajes del estilo y la elegancia de Camps ¿Ya empezamos? Puesto que empezaste debías haber visto más televisión, porque oposición sí que la hubo, poca pero la hubo. Lo que ocurre es que a los “diestros” los ponen a las horas de mayor audiencia, y dejan para las más intempestivas a los que quieren ocultar, que no nos enteremos de lo que plantean ¿Qué se iban a decir el uno al otro? Con lo que han votado algunos españoles no hay posibilidad de más oposición que reiterar los planteamientos de cada uno desde la minoría. La única opción, para los que les gusta, es el pasteleo. Cuando yo era joven e iba a las veladas de lucha libre, tal frase la entremezclábamos con la de “¡tongo! ¡tongo! ¡tongo!”, parodiando la musiquilla de “¡Franco! ¡Franco! ¡Franco!”, que, a su vez, parodiaba la más seria de “¡Führer! ¡Führer! ¡Führer!” o “¡Hitler! ¡Hitler! ¡Hitler!”. Comenzó diciendo que no iba a mentir. A continuación que no iba a hablar del pasado. De modo que comenzó a mentir desde el principio, puesto que el discurso, que leía, hablaba más que nada del pasado. Era más bien un discurso sobre el estado de la nación, como si diese cuentas de lo que había hecho (aunque en negativo, de lo mal que lo había hecho su antecesor) que un discurso de investidura, en el que expusiese un plan de Gobierno para atraer votos, a sabiendas de que no necesitaba descubrir sus planes, que siguen ocultos, en gran medida, desde hace casi 4 años. Es tal ocultación la que le ha dado la mayoría absolutista: no hacer, proponer ni decir nada. Para eso están los demás. El sólo los desmiente.

    Se sacó de la chistera una desconocida estadística europea según la cual tenemos 5.400.000 desempleados. Quizás sea el momento de plantear que las estadísticas de desempleo en España no son comparables con las que se realizan en otros Estados europeos, que implican restricciones mayores, especialmente en los del Este de Europa e Italia, donde la fiabilidad de tales datos es mínima. Así que no se pueden hacer comparaciones objetivas. Y, a pesar de ello, Europa nos amenazaba con castigarnos, quitándonos “ayudas” por tener mucho desempleo. Ya verán como no llega a nada, ahora que uno de los suyos está en el poder, que ya no van a criticarlo ni a amenazarlo, sino a ocultar sus disparates, como hicieron con los Gobiernos derechistas islandés, irlandés y griego. El próximo discurso que echará mano a la estadística de paro registrado, de las que se excluyen los que hayan rechazado un puesto de trabajo o los jóvenes demandantes de primer empleo, que “sólo” indican 4.400.000 para apuntarse que ha “eliminado” a 1.000.000 de parados. Pero sí es verdad que dijo que este Gobierno, es decir, que Rodríguez Zapatero, ha sufrido una circunstancias dificilísimas. Esto no lo había reconocido en la vida. No lo dijo, por supuesto, en su campaña electoral. Pero ahora, con los votos en el bolsillo, ya empieza a decirlo, a ofrecer justificaciones, ahora que, a partir de hoy, ya le puede servir para él, para justificarse él. Eso es ser un vil abyecto.

    A continuación dijo que su principal objetivo era reducir el desempleo, pero no dio ni una sóla media para ello. Todo lo confió en la subvenciones a empresas, lo mismo que hizo Rodríguez Zapatero desde hace 4 años hasta que la Merkel se lo prohibió, lo mismo que él estuvo criticando y a lo que achacaba el desequilibrio financiero del Estado ¿De dónde va a salir la financiación de dichas subvenciones? ¿Es éste el recorte y la austeridad que propagaba? Sí, recorte y austeridad, miseria, tal vez, para los trabajadores y subvenciones para los empresarios. A continuación prometió que disminuiría 16.500 millones de euros de la deficiencia financiera presupuestaria. En esto sí fue completamente preciso, porque se lo había ordenado su jefa, la Merkel. Pero se escudó diciendo que los españoles nos habíamos comprometidos a ello. Yo no me he comprometido a nada ¿Y usted? A lo que sí se ha comprometido Rodríguez Zapatero, en connivencia con Rajoy, es a aportar 20.000 millones de euros para financiar a Grecia y a quien se incarte. Ahora sume usted: 20.000 millones para la Unión de Mercaderes Europedos, 16.500 millones (todos de euros, nada de pesetas) de recorte presupuestario y aumento de subvenciones a los empresarios ¿de dónde va a salir tanto dinero? Pues no lo dijo.

    Sí aseguró que no tenía previsto subir los impuestos, aunque no quiso aclarar si eso incluía el I.V.A., que también es un impuesto, pero que no pagan los ricos porque nos los repercuten a los pobres, a los consumidores, a los trabajadores, a lo que también se opuso cuando lo subió el PSOE, pero que, según fuentes generalmente bien informadas, estaba incluida en la lista de recomendaciones que hizo cuando fue recibido por el anterior Presidente del Gobierno antes de aprobar el plan (otro plan ¡menudos planes se nos presentan!) de medidas que incluía tal incremento. También aseguró que el próximo año (no en el futuro) las pensiones subirían tanto como la inflación de precios.

    Se presentó como el verdadero defensor de la democracia, como si fuese el primero, el único. Con ello dejaba como antidemocráticos a todos sus antecesores, incluendo las dos repúblicas españolas, a los constitucionalistas de 1.869, que aprobaron la más democrática de las leyes electorales que España ha tenido, con proporcionalidad absoluta y limpia, y sufragio universal, aunque sólo masculino, y mayoría de edad superior a la actual. Pero también a Adolfo Suárez y a Aznar. Ya demostró su talante democrático cuando pasteleó con el PSOE el chapucero y antidemocrático cambio de la Constitución. Más mentiras. Lo único concreto que dijo es que iba a prohibir las televisiones públicas, las más objetivas y con programación de mayor calidad. Pero es lógico ¿se podían esperar otra cosa los votantes y abstemios abstencionistas? Es un premio, barato, a las televisiones privadas, las que le han estado haciendo campaña electoral continuada y gratuita desde los ataques terroristas a los trenes de cercanía de Atocha.

    Y otro vaticinio es que haría que se tuviese encuenta el esfuerzo personal y grado de aprovechamiento de los estudiantes. Esto les ha gustado mucho a algunas mujeres mayores, que consideran que con eso les van a reeducar a sus hijos, lo que ni ellas ni sus maridos han sido capaces de hacer. Traduciéndolo para que lo entiendan los menos perspicaces, es significa que va a haber más suspensos. No que vaya a aumentar el número de profesores, el número de laboratorios, de aulas experimentales, de material educativo, dar clases de apoyo a quienes lo precisen, no estimular una enseñanza comprometida e ilusionante para el alumno, que todo eso cuesta dinero. Simplemente expulsar del sistema educativo a los que no puedan pagar profesores particulares o la repetición reiterativa de cursos. Pero eso no lo entienden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s