Un jurado declara a Islero no culpable de la muerte de Manolete


Un jurado “popular” ha absuelto a Islero de la muerte de Manolete en 1947. El mismo jurado “popular” –que hacía horas extras- ha declarado “no culpable” a Francisco Camps del delito de cohecho en un asunto de trajes a medida y amiguitos del alma.

El portavoz de este jurado ha declarado que él y sus compañeros están dispuestos a declarar “no culpables” a los directivos del Banco de Valencia, la CAM, de Bancaja, de Emarsa, de Brugal… que entre todos se habrán llevados “calentitos” unos 50.000 milloncetes del ala y a pedir el Toisón de Oro para El Bigotes, la Gran Cruz de Isabel la Católica para Alperi, Castedo y Hernández Mateo y la Medalla al Mérito del Organismo Nacional de Loterías para Fabra.
“Para esas estamos” ha añadido, mientras Camps, otra vez alegre, decía: “Bien, bien, esto va bien.”

España va bien, la basura va bien, los chorizos van bien, la justicia va bien y ya, los pobres españoles, que no roban, que no ponen grifos de oro es sus cuartos de baños, que no usan bolsos de Vuitton, que no quieren un huevo a su “regalador” oficial, estamos estigmatizados ante el mundo.

El que no llora no mama y este país está a punto de irse por la alcantarilla. Y eso que el mandamás es registrador de la propiedad. “A mi que registren”, dirá. La honradez ha caído en descrédito absoluto, la decencia de los cargos públicos yace llena de telarañas y los jurados “populares” sonríen bajo el antifaz.

Las elecciones producen grandes estadistas que corren a Bonn a que los bendigan, serviles y tal, se construyen monumentos al “chorizo” ejemplar y se engendran místicos banqueros, dulces como los melones o los higos chumbos.

Con estos materiales se acometen infinitas reformas laborales y hay un clamor de tijeras en el espacio. Urdargarin y los devoradores de gachas se tiran al monte solos, el sol penetra en los agujeros de las cuentas cifradas pero no consigue su opacidad. ¡Y venga declaraciones de no culpabilidad! ¡A mí que me registren, dice Mariano el registrador!

Hemos dejado de ser pobres y barrocos. Ahora somos míseros y gilipollas.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Un jurado declara a Islero no culpable de la muerte de Manolete

  1. Rivera dijo:

    Una vez mas felicitarte por tu árticulo que tan maravillosamente acierta.

  2. Efectivamente, Islero estaría hoy declarado no culpable de la muerte de Manolete, ya que esta se produjo como consecuencia de una incorrecta transfusión de sangre. Entonces no se sabía mucho eso de los grupos sanguíneos. Y además contribuyó al óbito que Manolete llegó al fin de la temporada con un gran desgaste físico por circunstancias que hoy no vienen al caso.
    Los jurados populares generalmente aciertan.

    • raromerol dijo:

      Manolete llegó a aquel fin de temporada, y de su vida, con más desgaste mentasl que físico. Digamos que no tenía ganas de seguir viviendo. Entre otras causas porque su propia afición había cambiado hacia él. El gusto popular había variado, su toreo ya no se percibía como original, personal, sino que había caído en la repetición, la monotonía. Su seriedad, que antes enaltecía a sus seguidores, ahora se juzgaba como fría, seca, aburrida, sin matices, lejana, excesivamente técnica y falta de exhibicionismo, de “arte”, como si matar animales hubiese sido nunca un arte, sin “temperamento”. Para “divertirse”, los que sufragaban el espectáculo sadomasoquista del toreo, le exigían que cada vez se arrimase más, le llamaban cobarde ¿Se suicidió o le suicidaron?

      No hubo una transfusión de sangre, sino tres. No fue un error en las transfusiones de sangre, sino que los médicos decidieron que no merecía la pena continuar con ellas, puesto que, incapaces de coser la femoral, su organismo expulsaba la sangre transfundida de inmediato, una reacción de rechazo que luego se conoció cuando se estudió con mayor profundidad el funcionamiento de los anticuerpos, el tipaje de distintos grupos sanguíneos en función de la presencia o carencia de determinados tipos proteínicos. En realidad sobrevivió mucho más tiempo del que los médicos predijeron cuando dejaron de transfundirle sangre, a pesar de que sus seguidores incondicionales se ofrecían una y otra vez para continuar las donaciones, que le podían haber mantenido con vida durante semanas, hasta que un cirujano experto lograse la necesaria sutura.

      Hoy se sabe que, de haber persistido con las transfusiones, el propio organismo termina cediendo, aceptando como “habituales” las mismas proteinas que, inicialmente, producen reacciones de rechazo, reacciones que se van exacerbando en las primeras repeticiones, una vez detectado y producido masivamente el anticuerpo generatriz. Hasta que, tras varias repeticiones, el organismo cambia de estrategia y admite “pactar”, “negociar”, convivir inteligentemente con el intruso que llega para quedarse. Y, si se hubiese aceptado la donación de distintos voluntarios, habrían encontrado, por casualidad, a aquellos cuyo grupo de tipaje sanguíneo no producía efecto de reacción de rechazo y, con ello, la herida podía haber coagulado de modo natural. Había muchas experiencias anteriores de dicho tipo. O, al menos, el tiempo suficiente como para permitir una sutura de emergencia, provisional, que favoreciese la cicratización. Incluso aunque se hubiese quedado cojo, con todo ello, o sufrido una infección, puesto que ya existían antibióticos que permitían controlarlas.

      En lo que sí estoy de acuerdo es en que los animales son siempre inocientes. Actúan por instinto. Más aún cuando son acosados, los encerramos, les impedimos la huida, les privamos de comer, los cegamos huntándoles grasa en los ojos, para que no vean con claridad el cuerpo del torero, los torturamos y les hacemos notar que vamos a matarlos ¡Pobrecillos! Y queremos que lo hagan mansamente. Pero, cuando lo hacen así, cuando se entregan mansamente, también insultan a las víctimas, protestan por ello, porque les estropean el espectáculo sádico. La parte masoquista la pone el diestro (de “derechas”) en peligro, voluntariamente, a cambio de dinero.
      La culpa la tiene siempre el ser humano. Es él quien puede decidir, sobreponiéndose a sus propios instintos, arriesgar la vidad de otras seres vivios o la suya propia, entrar en el cercado o no hacerlo, dedicarse a uno u otro oficio, firmar contratos o no hacerlo, entrar en el coso o negarse a ello, acercarse a un animal presuntamente bravo o no hacerlo, herirlo, hacerle daño o negarse a ello. El hombre es el culpable. Pase lo que pase.

      Los seres humanos cometemos errores. Seamos jueces o vayamos de paisanos. A cambio de dinero o por voluntad propia. Como el juez que dejó en libertad a un gangster y el Tribunal Supremo, el mismo que juzga por prevaricar al juez Garzón, no lo consideró en dicho caso. Tal vez porque se tratase de uno de los suyos, de los forofos del Partido Popular. Lo que sí es cierto es que, cuando hay colores de por medio, el jurado “popular” podría ser tendencioso. Como en el caso de los trajines del trajeado Camps, en el que, después de dos días de discusiones, tres miembros del mismo consideraron que no se había demostrado, como en el caso del juez antes referido, que había habido voluntad de delinquir, aunque se hubiese probado que sí recibió dichos trajes, que no los pagó, pero que sí concedió favores (y amistad y cariño) a cambio de los mismos. Aunque sea poco ético no inhibirse de tomar decisiones que puedan afectar a gentes por la que se siente favorecido, amistad y cariño. O como en el caso del jurado “popular” que declaró no culpables a los miembros del grupo terrorista VYL (“Vascongadas Y Libertad”, en vascuence “Euskadi Ta Askatasuna”) porque habían disparado contra dos policías autónomos vascos (“ertzainak”, “los que vigilan desde la esquina”, “los que miran esquinados” o “los que observan de reojo: un nombre más adecuado para los espías o chivatos; como de costumbre los nombres nacionalistas vascos están sujetos a la múltiple interpretación, a producir sensaciones contrapuestas, ambiguas y con intenciones ocultas) porque consideraron que tenían miedo de que los pudiesen encarcelar. Que los seres humanos seamos susceptibles de engendrar justicia, en todo tiempo y lugar, es creer que somos seres angélicos ¿Seguidores de Angela Merkel?

    • Y a mi que siempre me ha interesado mucho eso de Islero, la muerte de Manolete y los grupos sanguineos. Los jurados populares aciertan, ¿ahora, en este caso, o siempre?

  3. guanabacoa dijo:

    Excelente comentario.
    Lo que mas lamento, es que esto no tenga trascendencia política, y se queda en lo que es; un comentario

  4. Carmen dijo:

    De acuerdo con el comentario inicial y los siguientes, en definitiva esta derecha fascista nos lleva cada vez mas hondo en el pozo en que nos pusieron los socialistas pero es que las personas en general fallamos, nos dejamos dividir, el que puede recibe a cambio de…., la envidia es asquerosamente palpable, el querer ser más que el otro, etc.etc.etc. Si el pueblo no estuviera dividido, si cuando un colectivo protesta le apoyaramos todos sin excepción, no podrian hacer lo que hacen, pero no somos así, se queda todo en palabras y palabras y son los hechos los que llegan a buen puerto no las palabras. Mientras cada cual piensa en si mismo y no en la comunidad nos seguirán dando por todos los lados.

    • Carmen, muchas gracias por tu cariñosos comentarios siempre. Acabo de leer el resultado de una encuesta sobre la posibilidad de una huelga general y el 53 % se muestra contrario. Con este “material” creo que casi todo lo que pasa lo tenemos merecido.

  5. manolo dijo:

    Y Dios creó al hombre, y sólo este le juzgará de sus actos….imagino que es lo que pensarán nuestros jueces y jurados populares a la hora de dictaminar. Vamos por buen camino, egendros de esta catadura salen indemnes mientras un pobrecito que coje del campo cuatro tagarninas para animar a su exigua economía, es multado por no tener permiso (ja,ja,ja). La justicia es un cachondeo como dijo en su día Pedro Pacheco. Lo que está ocurriendo es grave e intolerable, es producto de una sociedad que se ha dejado vencer, de una humanidad deshumanizada, de una pérdida total de lo razonable. nos hemos dejado alienar por una economía que alimentó nuestro ego convirtiéndonos en lo que somos hoy, títeres de trapo, maleables como el más blando de los métales. Carmen dice que nos dan por todos lados y lo jodido de todo esto es que yo tengo que poner la vaselina

  6. Casas Viejas dijo:

    Para entender los comentarios hay que ponerse en el lugar del que roba gallinas. Ahora bien,para los que no saben logaritmos neperianos tienen que saber lo que sigue: El mejor “retrato” que se ha hecho de este Estado fallido desde Estrabón al gol de Iniesta(el de la supercopa) salio de la ciudad de Jerez de la Frontera hace un cuarto de siglo, su autor el ilustre jerezano D.Pedro Pachecho.Retrato no superado ni por Goya. Su célebre y muy puñetera frase hoy dia tiene plena vigencia. Eso la cara de asco que pone el Gobernador del Banco de España cuando interviene en público es el verdadero cancer de este desgraciado país.Y en ese plan.Ninguno.

  7. jajajaja dijo:

    ¡No os queda nada que tragar queridos!

    • raromerol dijo:

      ¡Magnífico comentario, propio de alguien deseoso del imperio de la justicia y la convivencia pacífica de la ciudadanía! Al más puro estilo fascista. Como decían los terratenientes que preferían no sembrar sus tierras, dejar de ganar dinero un año -como hacen desde hace varios las inmobiliarias, prefiriendo no vender a bajar los precios- para acabar con la República: “¿No queríais República? ¡Pues comed República?” Esos mismos que se rajan las vestiduras y exponen públicamente sus desvergüenzas por las venganzas anarquistas contra somatenes, el obispo de Zaragoza, que los apoyaba y financiaba, los empresarios-pistoleros y sus esbirros, o los ajusticiamientos de Paracuellos del Jarama y Getafe. Las tragaderas pueden ir por tocas ¿O en unos casos valen y en otros no? ¿En unos casos hay que dar amnistías e indulgencias plenarias y respetarlas y en otros no? ¿En unos casos hay prevaricación y en otros no?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s