El Gobierno quiere una huelga


Creo que no fue casual o incidental. Los supuestos micrófonos abiertos a Rajoy y De Guindos reflejaban más un deseo que una indiscreción. El gobierno golpista de los derechos de los trabajadores quiere “rematar su faena” provocando una huelga con una correlación de fuerzas muy a su favor. Con una cobertura mediática mediatizada e instrumentalizada. Con una policía agresiva y sacada del túnel del tiempo de los 70.

El movimiento sindical, a pesar de estar indignado y apaleado, está muy debilitado, las víctimas de las medidas inconstitucionales del consejo de administración de la derecha, temerosos y cansados.

Creo que los sindicatos han hecho una buena elección no convocando aún una huelga general. Muy de acuerdo en esa labor de informar exhaustivamente a todo el mundo del monumental atraco de derechos que la derecha, emboscada en la mentira y el engaño de la aún reciente campaña electoral, ha hecho a millones de ciudadanos.

Y resulta muy evidente que no le gustan nada las movilizaciones en la calle. No hay nada más que oír a la Cospedal. Se pone de los nervios con el anuncio de las movilizaciones. Las personas de bien de este país tenemos que recuperar la calle, tan ocupada últimamente por obispos e inciensos reaccionarios. Ahí hay que dar la batalla. Que nos oigan, que se avergüencen y que se asusten.

Yo iría mañana mismo a una huelga general pero no nos podemos permitir el lujo de perderla. A esa reunión de evasores de 70.000 millones de euros al año que se hacen llamar empresarios y patriotas hay que darle en las costillas cuando más le pueda doler. Sin compasión. Pero a conciencia.

La batalla está planteada en sus más duros términos y los trabajadores no vamos a eludirla. Nos han llevado a ella. Les daremos en la mitad del medio de sus intereses cuando la coyuntura sea favorable no cuando el fascismo gubernamental quiera.

La historia está llena de movimientos pendulares de la realidad social. El capitalismo está agonizando. África es un crematorio de etnias y crueles experimentos colonialistas, el mundo árabe se desangra entre el medievalismo feudal que apoya la gran banca y las “primaveras” sin horizontes, Europa se cae de deudas, ectoplasmas de la contradicción capitalista…

Cuando Israel bombardee Irán, que la bombardeará, comenzará la III Guerra Mundial y frente al capitalismo de guerra (nazismo) no hay más alternativa que el comunismo, también de guerra, y en ese escenario desaparecen las tibieces y las pilas bautismales.

En ese momento, que llegará, quisiera yo ver la arrogancia y la chulería barriobajera de las Aguirres y Cospedales y la odiosa molécula cavernaria, botafumeiro servil de Rajoy I, El Esclavista.

Tan solo es cuestión de tiempo.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El Gobierno quiere una huelga

  1. Manuel dijo:

    ¡¡Chapeau, Lucas!! Suscribo todo tu magistral artículo.

  2. raromerol dijo:

    Completamente de acuerdo en todos tus análisis de la primera parte de tu artículo. Pero no en los postulados finales. Cuando no se escoge el momento adecuado para dar la batalla, cuando se recula, se duda, se intenta eludir el combate, al final, se ve uno obligado a aceptar la batalla “in extremis”, en el último momento, cuando ya s4e hace inevitable, cuando la situación se hace límite, insoportable, en el peor momento, en las peores circunstancias, cuando todo se ha puesto a favor del enemigo. Es lo que les ocurrió a los aliados contra el nazismo, que, primero, lo instigaron y apoyaron como la gran alternativa contra el “socialismo real”, Después se desentendieron de lo que pasase, siempre que a ellos no les afectara. Y, al final, de uno en uno, como menor efectividad podían tener, dándole todo el tiempo y oportunidades para que estuviesen preparados, entrenados, se vieron inexorablemente arrastrados a lo que pretendían ignorar ¡Con lo fácil que hubiera sido implicarse en la guerra más internacional que (in)civil española, como hizo Stalin! O cuando la anexión de Austria. O la de Chekia. O la de Eslovaquia.

    La debilidad engendra debilidad. No es momento de analizar los errores cometidos hasta llegar a esta situación. El último firmar el Pacto de Negociación Colectiva de hace un para de semanas ¿Para qué va a servir si la negociación colectiva va a desaparecer? Si vamos todos a quedarnos a salario mínimo. Dice Popeye (Amón)Ra-joe que lo hace por nuestro bien, para que no se eternicen las negociaciones colectivas ¿Qué le importará a él si se eternizan? Si lo que quiere es que suban los sueldos sólo tenía que haber decretado que los empresaurios serían fusilados si dejasen pasar dos años sin firmar la actualización de los Convenios Colectivos Sindicales. Si lo que quería es mantenr congelados los salarios sólo debía permitir que los empresaurios siguieran haciendo como hasta ahora, que no llegasen a ningún acuerdo ni de Convenio Colectivo Sindical, y aconsejarles que tampoco firmasen ningún pacto confederal, al contrario de lo que ha estado presionando. Pero no es eso lo que quería. También en eso miente, una vez más. La pretensión, como la del imperio germánico que nos coloniza, es propulsar la dictadura del empresariado. Acabar con la negociación colectiva. Imponer salarios mínimos, que pueda más tarde rebajar por decreto, como hacen en Grecia, o en Portugal sus homólogos. Imponer jornada máxima legal para todos. Que puedan ampliar desde el Gobierno, por Decreto-Ley, cuando les plazca. Para eso les hemos dado la mayoría absolutista y totalitaria. Aunque algunos decían que era mejor abstenerse, que es lo más cómodo y lo más “convincente”; votar por los mentirosos pepero-populistas, porque así iban a echar al PSOE, en castigo por sus reformas laborales, que no llegaban a la irracionalidad dictatorial de ésta, y aún así muchos le siguieron votando; o votar en blanco, o anular el voto, o votar por los nacionalistas, o por Rosa Díez y sus zombis, o por Equo. Sin comprender lo que estaban haciendo, lo que se nos venía encima.

    Habrá que salir a la calle, sí. La calle enfurece a los déspotas, a los dueños de las calles, porque pone en duda su poder. Porque puede hacer relfexionar a los que, a pesar de todo, continúan patológicamente con intención de votarles, de modo enfermizo. Pero el sistema se apoya y reproduce en las empresas. En las empresas es donde se producen los beneficios. Y la cartera es lo que más les duele a los capitalistas. Hay que salir a la calle para convencer a la gente de que hay que salir del tajo. Que hay que parar las máquinas. Quizás no uno, sino dos días seguidos, como en Grecia. Antes de que lleguen a más. Antes de que sea demasiado tarde. Jueves y viernes. O lunes y martes. Porque esa es nuestra gran arma de lucha. Nuestra potencia para generarles beneficios para ellos, que se multiplicarán ¿por cuánto? si nos dejan a salario mínimo de 647 € (A los banqueros y cajeros no; a ellos retribuciones ilimitadas, por ejemplo 6.000.000 de € al año para el presidente del BBVA; sólo a los que cobren del erario público, que se les “limita” a 600.000 €; o a los que el Estado haya tomado el control de la dirección de sus Cajas de Ahorro, en las que “sólo” podrán cobrar 300.000 € ¿Hacía falta un Decreto para eso? ¿No podían, haciendo uso de dicho control, habver limitado aún más tales retribuciones? o el doble ¿por qué el doble? de tales cifras para las empresas públicas que no sean las “imprescindibles” entidades financieras) al mes, es nuestra capacidad de mermarles sus beneficios si dejamos de trabajar para ellos.

    Si aguantamos el hambre si quiera un par de días. Ellos no aguantarán perder tales beneficios. Entonces dirán que estamos acabando con el país. Porque que nosotros cobremos menos es bueno para el país. Para su país. El país de los ricos, de los capitalistas, que son la clase cominante. Pero que ellos ganen menos es malo para el país. Aunque ellos se lleven sus ganancias, conseguidas con nuestro esfuerzo, a alguna isla de piratas donde nos hurten los impuestos. Y es cierto que hay mal ánimo contra los sindicatos. Por Internet circulan desporpósitos como que hay que terminar con los sindicatos. Que los sindicatos son los culpables de todas las reformas laborales. Que, en cuanto nos liberemos de los sindicatos vamos a ganar los dineros a espuertas. Que hay que acabar con Cándido Méndez porque tiene relojes de oro. Que lo que hay que hacer ahora, en lugar de cortar el paso a los pepero-populistas, es crear nuevos sindicatos y nuevos partidos políticos, que, entonces sí, mañana mismo, aunque no haya elecciones a la vista o haya pasado el plazo para presentar candidaturas a las que están convocadas ¡Qué más da! Los ignorantes, los que viven de ilusiones, no se fijan en tales minucias. A los que se creen más listos que los demás la realidad de la vida, de la experiencia de la vida, de la experiencia diaria, de los análisis clásicos archiconocidos por los conocedores, les traen sin cuidado.

    Pero, a pesar de todo, hay que dar la batalla. Porque la peor de las derrotas es la que se sufre sin dar la batalla, la rendición sin resistencia. Cualquier resistencia supone un coste para el enemigo, una amenaza para el futuro. Fue así como el franquismo debió ceder terreno, ante la amenaza de un incremento de inlfujo comunista. Hoy, sin esa amenaza, estamos perdidos. Como se les dice a las mujeres como prevención al maltrato, hay que aprender a decir que no. Y parece que eso para los trabajadores no cuenta. Pues sí, si cuenta, sí es lo mismo. Hay que decir que no, en la calle, pero, sobre todo, en el tajo, donde más duela. No caigamos en la misma trampa que nos puso Felipe González, cuando insinuó que lo que más le dolería es que la gente votase por “Unidad Popular”, en vascuence “Herri Batasuna”. Y la gente le hizo caso, enviando cientos de miles de votos a la papelera. Que habrían sido de gran eficacia mejor empleados ¡Que la calle no nos distraiga, que el centro de poder está en las empresas, en los centros de trabaja! Lo que ocurre es que no lo vemos porque no está en las máquinas, ni siquiera en los locales de trabajo, ni en los despachos de la dirección, sino en las cuentas corrientes de los verdaderos propietarios. En Madrid, Barcelona o Nueva York. Pero estén donde estén, lo echarán en falta si no les llega. Y les dolerá. Más que a la Lola de Coz-pegar, la del Partido de (esclavizar a ) los Trabajadores.

  3. Eduardo Cerezo dijo:

    He estado en Valencia y allí la gente de bien está decidida a tomar la calle, copiemos.

  4. Carmen dijo:

    No tenemos más remedio que luchar, en la calle que nos oigan, no podemos callar más.

  5. MDF dijo:

    Spainlandia. ¡Por fin!, rebelión de los Colegios Médicos. Rajoy, culpable del paro. Secretario de Estado de la Seguridad Social, ¿médico o chaman?. VicePresidenta 1ª del Congreso de los Diputados, ¿economista que no empezó Económicas?. Exalcalde de La Vila Joiosa, ¿cobrar como médico sin poseer título?. ¿Cuántos abogados habrá que nunca se han matriculado en una Facultad de Derecho?… Reforma Laboral Kunta Kinte. Y la reforma del año 1166 a.C. El gobierno del PP, a las órdenes de Berlín. Canapés de Despidos, flexibilidad en Escabeche… Periodista consigue trabajo en el que gana -(menos)3.000 euros. ¡A emigrar!… Guarderias municipales sin calefacción. Siete grados bajo cero en el aula. AMEC culpables, por supuesto… La comida no nos llega para atender la demanda (Tenerife). Personas sin hogar se cobijan en obras abandonadas…

    El ministro Wert vuelve a retomar el arcano “cuento de la buena pipa” (el que llevo cansinamente oyendo desde que a mis lejanos 17 años comencé estudios universitarios): Es manifiesto, notorio, obvio y patente que la finalidad de una beca no es, ni nunca fue, premiar una buena calificación académica. Una beca no es una matrícula de honor ni un galardón al mérito estudiantil. Jamás debería serlo. Es más si algún día lo fuera, como sugiere el avispado Ministro de Educación, se habría entonces cometido otro hurto más, otro robo más, otro pillaje, otra rapiña, un saqueo más, contra las clases basales y medias de esta sociedad. Una beca es única y exclusivamente un instrumento destinado a garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a las instituciones formativas. ¡Que el hijo del pobre pueda estudiar igual que el hijo del rico!. Y si Wert y los wertenianos quieren exigir más a los estudiantes que exijan más, pero tanto al estudiante de familia pobre como al de familia rica (o del PP o de papá “yatero”). Tanto al alumno que acude a la Facultad en autobús como al que aparca su “modelito deportivo” enfrente. Tanto al discípulo de Universidad pública como al de Universidad privada, esa que siempre se las arregla para “pillar” algún dinerito de la Administración o para que, a igualdad de titulación, la suya siempre sea más valorada por el dios mercado. Si quieren, por concretar, que no pueda repetir curso el estudiante con beca –quitándosela–, que prohiban al estudiante sin beca repetir curso tanto en Universidad pública como privada (y si fuera extranjera que negasen convalidación). Con ello nadie podría alegar la quiebra del principio de igualdad ante la ley o el de igualdad de oportunidades. Y así todos contentos o todos jodidos, según se mire…

    Pulsar “Entrar” en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

  6. raromerol dijo:

    En http://board.raidrush.ws/showthread.php?t=376817#post5259247 podéis ver al principal culpable de todo lo que está pasando. Buscar en el comentario del 23 de enero del 2.008 a las 11 de la noche, casi al final de la página . Ahora el Ministro de Economía alemán se ha afeitado el bigote ¿De qué me suena a mí esa cara que hasta de valde es cara? Es el que está baldando a los griegos, indirectamente, y que nos va a dejar baldados a los españoles, más de lo vapuleados que ya nos dejó el PSOE en sus últimos estertores gubernativos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s