Sísifo carga de nuevo con su roca o el momento más difícil del sindicalismo


Desde el pasado lunes cualquier empresario de nuestro país puede cambiar la categoría laboral, la jornada y el sueldo de cualquiera de sus trabajadores. Puede despedirlo con una indemnización que nunca superará una anualidad de su sueldo -en la mayoría de los casos casi gratis- y no estará obligado a regirse por un convenio colectivo.

En este momento, triste y doloroso, uno no puede sino echar la vista atrás y situarse en la España de los sesenta del pasado siglo. Una dictadura sangrienta e histriónica lo dominaba todo. Se cantaba el “cara al sol” en las escuelas y las manifestaciones de protesta de los trabajadores de la construcción, pongamos por caso, se disolvían a tiro -a dar- limpio.

Unos hombres y mujeres íntegros, esforzados, se reunían a escondidas, guiados por un sentido de dignidad y rebeldía para organizar y defender a los trabajadores. Marcelino, Nicolás, Macario, Salce, Soto, Saborido, el cura Paco… Se pasaban tres días en la cárcel y uno en libertad. Pero hicieron que otros se les sumaran, que se plasmaran reivindicaciones, que las cosas se discutieran y aprobaran en asambleas.

Fue una lucha tenaz, dura, robando horas y horas a la seguridad propia y a la familia. Dejándose girones de piel en magistraturas y despachos laboralistas, pero la semilla germinaba, los convenios colectivos recogían derechos en sueldos, categorías laborales, seguridad e higiene en el trabajo…

Aquel esfuerzo colectivo maduró y trajo la democracia a nuestro país, como un bastión casi tan importante como el que desarrollaron los partidos políticos frente a la podrida dictadura, con episodios de sangre derramada ante el plomo fascista, como el de un oscuro piso de la calle de Atocha.

En mi realidad provincial y cercana, hombres (y mujeres) duros y sensibles a un tiempo, como Manolo Rubia, Emilio Fernández, Ildefonso Jiménez, German Toledo, García Rúa, Eduardo Cerezo, Filomeno Aparicio, Rafael Martínez, Antonio Hens, Mari Carmen Santiago, Rafael de la Peña, Frasquito Ojos Claros, Ildefonso López, Juan de la Cruz, Manolo Caballero, José Mari Fuentes, Paco Cáliz, Fernando Vico…es decir, socialistas, comunistas, anarquistas, cristianos de base y hasta falangistas, daban lo mejor de si en construir y edificar, sobre secano, organizaciones, sindicatos, ramas y modelos personales de compromiso e integridad para fortalecer los derechos y la dignidad de un sector de la sociedad: el más desprotegido y castigado.

Desde el pasado lunes, ese esfuerzo generoso, esa inversión en vida e ideología del hombre nuevo ha sido tirado por la borda por unos “okupas” de la democracia y hasta tenemos que oír que un aborto de ella –de la democracia- como Dolores de Cospedal diga que los autores y perpetradores de este terrorismo masivo son “el partido de los trabajadores”.

Los tuétanos de Marcelino y Filomeno se estarán removiendo en su tumba, pero, ya basta de lamentaciones.
Rubia –con tus tres válvulas en el corazón-, Germán, Eduardo, Laure… , hay que coger de nuevo la carretera y la manta, el megáfono y hasta el ciclostil y la vietnamita y volver a las escaleras de las fábricas, a las plazas, eras y cortijos de los pueblos, a las obras y a los despachos enmoquetados de los bancos. Con nuestra voz y nuestra idea.

No podemos permitir que una niñata del Opus disfrazada de ministra, un banquero estafador que se ha caído de un guindo o un negrero esclavista, invertido registrador de la propiedad, hagan humo y cenizas de nuestro esfuerzo.

Con la mirada fija en el horizonte, recogiendo los restos del destrozo, tenemos que volver a la carga, como Sísifo, con nuestra roca. Montaña arriba. Esa es nuestra biografía.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Sísifo carga de nuevo con su roca o el momento más difícil del sindicalismo

  1. inmaisla dijo:

    Excelente reflexión, la suscribo en su totalidad.
    Inma

  2. Salud a todos y todas los que dieron todo por los trabajadores y lo siguen dando. Como nada es casual, tal vez nos tengamos que pedir este nuevo esfuerzo para que nuestros hijos y nietos sepan. Gracias por tu reflexión.

    • Gracias a ti, Manuel. Alguien dijo que “los esfuerzos inútiles condcuen a la melancolía!. Deberíamos estar meláncolicos, ¡Pero quita! Tenemos la suficiente energía y razón para darle la vuelta a esta realidad. Un saludo.

  3. Javier Ochoa Perez dijo:

    Buenas tardes Lucas.
    Una vez más y como siempre Fantástico.
    Mirando en el baúl de los recuerdos he encontrado un artículo que data del 10-8-2010, en donde Heinz Dieterich hizo un artículo que publicó KAOSENLARED y que pienso que será de tu interés y de los comentaristas.

    La plutocracia que gobierna al mundo

    La clase parasitaria del Gran Capital que tiene secuestrada a la humanidad, festeja los milagros del mercado. En medio de la peor crisis capitalista mundial desde la Gran Depresión de 1929-32, en el año 2009, sus exclusivas filas crecieron en un 17 por ciento y su riqueza colectiva en un 19 por ciento, equivalente a 39 billones de dólares. Hoy día, así reporta el The 14th Annual World Wealth Report 2010, de Merrill Lynch-Capgemini, la especie de los plutócratas en el Planeta Azul ha alcanzado los diez millones: en Estados Unidos habitan 2.87 millones; en Japón, 1.65 millones; en Alemania, 861,000 y, en China, 477,000. Suiza tiene la densidad demográfica más alta de esa fauna: casi 35 millonarios por cada 1000 adultos.
    De los 39 billones de dólares (trillion en inglés), la fortuna de los millonarios norteamericanos abarca $10.7 billones, la de los asiáticos $9.7 billones y la de los europeos, $9.5 billones. Si se calcula el Producto Bruto Mundial (PBM) con el método de los market exchange rates (tasas de cambio), las fortunas de esa clase equivalen casi al 70 por ciento de todo lo que la humanidad produce en un año.
    Que esa plutocracia haya prosperado en la profunda crisis capitalista actual, mientras cientos de millones de personas ven arruinadas sus existencias, no sorprende. Ellos son la nomenclatura que maneja el sistema y lo hace, por supuesto, en beneficio propio. Tiene un doble velo de teflón para protegerse de las masas y de las responsabilidades. Estatalmente teledirigen el sistema a través de sus lobbyistas y peleles políticos en gobiernos y parlamentos; económicamente se ocultan en el anonimato del mercado mundial.
    El mercado mundial o el mercado a secas, no es más que un código lingüístico para escamotear al sujeto social responsable de la economía de mercado capitalista. Es propaganda pura que pretende ocultar que esa plutocracia es el mercado mundial, porque son sus decisiones de inversión y ganancia que determinan el bienestar y la miseria de los pueblos. Por eso es tan ridícula la farsa de Bill Gates y consortes con su philanthropic wealth management, la “gerencia de la riqueza con fines filantrópicos”. Lo que hacía el latifundista señorial, “dueño de vidas y haciendas”, en su microcosmos, lo hace esa megaburguesía a nivel planetario, reclamando como el Dios cristiano la inimputabilidad ante sus actos de destrucción.
    Simon Johnson, ex economista en jefe del FMI, constató el 16 de abril del año en curso, que “seis megabancos estadounidenses tienen activos que son equivalentes al sesenta por ciento del Producto Nacional Bruto de Estados Unidos”. A mediados de los años noventa esa proporción era “solamente del veinte por ciento”. Dos años después de la terrible crisis financiera, afirma el economista del establishment mundial, esa “oligarquía…es más grande, más lucrativa y más resistente contra reformas que en cualquier momento anterior”.
    La comprensión de Johnson acerca del sistema oligárquico de Estados Unidos, es decir, la dominación política de la élite económica, le llega tarde. La mayoría de los “founding fathers” tenía claro que no quería una democracia real, sino una poliarquía de los adinerados. James Madison, el principal autor de la Constitución, formuló el axioma con claridad: “La principal responsabilidad del gobierno consiste en proteger a la minoría de los ricos, de las mayorías.” John Jay, el Presidente del Congreso Continental, coincidía: “La gente que posee el país, debe gobernarlo”. Alexander Hamilton, el primer Secretario de Hacienda, no se quedó atrás: “La gente (the people) son “una gran bestia” que tiene que ser domesticada, decía. Por eso, la Constitución estadounidense es esencialmente un documento aristocrático diseñado para evitar la soberanía popular y la democracia participativa.
    Lo que Johnson deplora no es una desviación del diseño original del sistema estadounidense, sino la evolución lógica de su carácter de clase burgués: la crematística de mercado. Por eso, hoy día el 68 por ciento de los miembros del Senado son millonarios (2008), al igual que el 30 por ciento de los diputados de la Cámara.
    Ese sistema plutocrático y su poder nuclear es la cabeza de lanza del “mercado mundial”, es decir, de los diez millones de plutócratas que desgobiernan al Planeta Azul. La gran tarea de la humanidad, si quiere salvarse a sí mismo y a la tierra, consiste en acabar con el sistema crematístico que genera la plaga, democratizar la fortuna de la plutocracia global y resocializar los diez millones de sus miembros para que puedan reintegrarse en la sociedad humana como seres humanos.
    Espero que haya sido interesante.
    Lucas, Un cordial abrazo.

    • Muchas gracias Javier. He batallado para solucionar el problema informatico (era de Word Press) que hacía que tus comentarios no se publicaran. Me alegro de contar con ellos, tan interesantes como el que adjuntas. Otro abrazo para ti.

  4. aurora ruz cantillo dijo:

    Como de costumbre tus reflecciones me hacen pensar y sentir que aún quedan personas con sentido común.Gracias Lucas por hacerme llegar tus escritos.Un beso.

  5. Carmen dijo:

    Comparto y te agradezco la refelexión que voy a compartir y reenviar a todos mis contactos y amigos, a veces no se si la gente no se entera o no quiere enterarse de la gravedad de lo que está sucediendo y me entra un desaliento frustante, menos mal que me dura poco y renace en mi la esperanza de que aunque tendremos que volver a luchar como antaño por todo lo perdido, quiero creer que no está todo perdido y que conseguiremos lo que en justicia nos pertenece. Gracias y un saludo.

    • antonio hens dijo:

      Lucas, como siempre tan acertado en tus análisis. Creo que ahora la lucha se debía centrar en la nacionalización de la Banca. Unos Bancos Públicos, facilitaria el crédito, fomentaria la producción y el consumo y por ende aumentaria el empleo

  6. MDF dijo:

    Crónicas de Spainlandia:

    ¿Avaricia, cicatería, infamia, mezquindad, perversidad, ruindad, vileza…?. La Administración comprobó que los jóvenes precisaban euros para comer, y se los entregó. Obvio es que quién monedas no tiene para alimento tampoco las tiene para calzado, y obvio es que las suelas en fractura terminan, que el agua entra, y los pies se enfrían. Y un día alguien fue al mercadillo y se compró zapatillas, las de falsa marca pero que “pego” dan. Para compensar: cena con latita de calamares y cama para silenciar las tripas. Y ahora una Administración, sin comprobar nada (así lo ha reconocido), quita los dineros: “Vitoria elimina la ayuda a jóvenes de 18 a 23 años”… Reuters reafirma: información déficit inflado es correcta. Moody’s rebaja la nota de ocho Comunidades Autónomas. La patronal pide revisar el derecho a Huelga. Policía aplicará a indignados Código Penal y ley Corcuera. El Gobierno dedicará 52.000 millones para sanear la banca. El centro médico de Meicende (Galiza) lleva un mes sin calefacción. “Mi mamá comió ratas”. El 76% de los hogares de Vigo tienen dificultad para llegar a fin de mes. Ministro Wert: acoso y derribo a becas universitarias. Policías identifica personas de colas de comedores sociales. Juzgan a 2 ancianos por sustraer una lata de anchoas. Vigo: el banco de alimentos se queda pequeño. Valencia: 3 muertos y un herido por ingerir alcohol metílico para comatir el frío invernal… Pulsar “Entrar” en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

    PD: Según me han informado fuentes de fiar, han visto otra vez a la Guardia Civil de A Estrada vigilando mi casa y Consulta médica. ¿Señor Rajoy sabe usted algo?, ¿le han comunicado algo sus leales tropas pontevedresas?… Si es que me vigilan dígales, se lo ruego, que me traigan una mantita eléctrica (ellos o Palmou, me da igual) para calentarme mientras espero novedades… El calabozo, ya lo conozco, no tiene calefacción (ver “¿Terrorismo de Estado?” en la URL enunciada para entender a que me refiero).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s