En España no hay…


En España no hay empresarios, hay chupasangres y jugadores de ventaja que siempre apuestan al caballo ganador.

En España no hay emprendedores, hay especuladores de ayudas oficiales, subvenciones sin cuento y exprimidores de euros del BOE.

En España no hay organizaciones empresariales, hay oficinas –asesoradas por ex ministros- para la evasión masiva de impuestos.

En España no hay patrones, hay asociaciones de gánsteres que utilizan a los gobiernos como matones.

En España no hay ministros de Trabajo, hay lameculos que cocinan, una tras otra, “reformas laborales”, como armas de destrucción masiva de derechos, garantías y conquistas sociales.

En España no hay sindicatos, hay unas organizaciones con las que juegan al pin pan pum los gobiernos, las patronales y la caverna mediática de mequetrefes juntaletras.

En España no hay pymes, hay puestos de caracoles y fábricas de pandehigo, que explotan miserablemente a mujeres y jóvenes con contratos basura, basura sumergida ellos mismos, hasta en los ríos sin agua.

En España no hay bancos ni banqueros, hay centros de usura y blanqueo de capitales que siempre ganan –Jalisco nunca pierde- y que si la especulación no les va bien recurren al Estado (todos) para que pague sus deudas y jubilarse con pensiones ultrajantes.

En España no hay Iglesia moderna con fieles a tenor de los tiempos, hay una caterva de obispos y curatos, irredentos del Concilio de Trento y la Inquisición, que para variar no pagan impuestos y les dicen a Dios y su Santa Madre lo que tienen que hacer desde las entrañas de su secta pedófila.

En España no se hacen reformas laborales, se pegan trabucazos gubernamentales, auténticos golpes de estado y estados de sitio de los derechos conquistados durante siglos.

Por no haber, en España no hay ni parados. Hay “damnificados colaterales de los programas de ajuste” de las permanentes y sumisas ofrendas al dios mercado –y Merkel su profeta- que los distintos y fariseos presidentes –que no entienden su letra- hacen para mantener el record de mentir más en menos tiempo.

En España no hay gobierno, hay una peña de meapilas, niñas pijas con moreno ultravioleta y gilipollas con gomina que se creen en la obligación de “salvarnos”, hasta de ellos mismos, cada cierto tiempo.

En España no hay verdad, reinan los corruptos borrachos coronados, los guerteles y el bicarbonato sin descubrir.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a En España no hay…

  1. MDF dijo:

    Crónicas de Spainlandia:

    Si muchos son los que a estas alturas aceptan el gran parecido de este expolio económico con el de la Gran Depresión del siglo XX, aún son pocos los que no se han percatado de la gran similitud entre las respectivas situaciones políticas. Tanto el fascismo como el nazismo aprovecharon la extensa desilusión generada en las clases medias por unas izquierdas que se mostraron incapaces de implementar una alternativa real, con las masas detrás, para frenar el robo creciente y suicida perpetrado por las entonces clases dominantes. ¡Qué ardan las avenidas! no era en tales tiempos, ni lo es ahora, una estrategia de finalidad revolucionaria, era y es simplemente una desesperante necesidad de las clases sociales medias y basales. El equivalente a un nicho evolutivo darwiniano que si una especia deja libre otra lo ocupará. Y si las izquierdas lo abandonan, si no satisfacen tal reclamación, lamentablemente otros, ya sin antorchas ni Führer pero con la misma carencia de escrúpulos, volverán y lo harán. No se olvide que el nazismo fue un electo y particular keynesiano: extrajo al alemán de la depresión y la miseria, le otorgó el pleno empleo, le permitió disfrutar de la vivienda… Que ello se alimentara de la vecina sangre y territorio, de la reinstauración de una esclavitud asesina, de la detención preventiva de millones de nuevos parias, de su traslado y aniquilación en una industria diseñada para el exterminio… fueron para ese alemán sólo un “daño colateral” ante el cual debía taparse oídos y nariz y vendarse los ojos. ¡Volverán!.

    ¡Y ya están volviendo!. Incapaces de reaccionar en esa calle que por historia es nuestra y no de ellos, con la boca abierta más allá de nuestras posibilidades biológicas, veremos como a la “matanza de Badajoz”, a la cruenta “represión de la bahía de Cádiz”, a los civiles asesinados en la “carretera de la muerte de Málaga a Almería” y a un largo, largísimo, etcétera se les niega la condición de crímenes contra la humanidad alegando, para justificar la infamia, que la ley penal no puede aplicarse con carácter retroactivo y olvidando, también para justificar la infamia, que al no prescribir jamás tales delitos, pues nadie legítimamente puede hablar en nombre de la humanidad, toda institución jurídica ostenta la ineludible obligación de perseguirlos “in saecula saeculorum”. Es más, y terriblemente más, negando esa aplicación retroactiva al delito de genocidio estarán declarando nulos por vía “de facto” los mismos “Juicios de Núremberg”, y absolviendo “post mortem” a todo condenado en ellos por esos horrendos crímenes. Los implacables asesinos de 5.934.000 judíos (1.500.000 con menos de 12 años), de 3.500.000 soviéticos prisioneros de guerra, de 1.900.000 polacos, de 1.670.000 eslavos, de 1.500.000 gitanos, de 500.000 minusválidos (más 300.000 esterilizados), de 200.000 masones, de 15.000 homosexuales (más cientos castrados por orden judicial), de 5.000 testigos de Jehová, de… serán “de facto” declarados “inocentes”. Sus crímenes fueron legales, amparados plenamente por el ordenamiento jurídico de la Alemania nazi, y únicamente fue posible condenarlos tras derogarlo con la rendición incondicional del régimen hitleriano. Con la victoria la legislación penal Aliada se impuso, y se aplicó retroactivamente en esa Alemania destruida en todos los sentidos. ¿Qué haremos las izquierdas cuando semejante aberración de lo Justo vea la luz?. ¿Seguiremos anclados a un sillón y al sueldo de un Parlamento que ya hace tiempo dejó de representar a este pueblo?. ¿Seguiremos anclados a un “bla, bla, bla…” y a un “que me voy a la calle”, poniendo el pie en la acera para después volver a retirarlo, salmodiando incesantemente una estrategia que ya hace tiempo todos vemos asimismo como inútil?. ¿Seguiremos convocando movilizaciones atomizadas que por así serlo y por ser dirigidas bajo el indiscutible y cobarde lema del “peace and love” garanticen más cadáveres que victorias y servir mejor al opresor que al oprimido?. ¿Seguiremos…?

    Pulsar “Entrar” en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

  2. raromerol dijo:

    El Parlamento no ha dejado de representar al pueblo: lo representa con total exactitud, desde hace 4 meses. Representa a los 11.113.099 tontos (menos que los 26 millones de asesinados en los campos de exterminios nazis, sin contabilizar doblemente a soviéticos y a judíos, ya que la mayoría tenían tal doble condición, aunque sólo en España) que consideraron una muestra de su iluminación superior al resto de los mortales dejando de votar y llamando a la abstención. Representa a los 10.866.566 tontos que votaron por el Partido Popular suponiendo, contra toda evidencia, que iban a solucionar nada de lo que habían hecho sus antecesores. Representa a los 7.003.511 tontos que volvieron a votar por el PSOE a pesar de todo lo que habían acabado de hacer, que no se retractaban de nada de lo que habían hecho y que, por tanto, era de esperar que mantuviesen y volvieran a hacer. Representa al 1.143.225 tontos que votaron por Unión para el Progreso y la Democracia, que no ha hecho una sola propuesta distinta a la del Partido Popular (excepto la del voto proporcional, que, ahora, le conviene también a ella) que va más allá del Partido Popular con exigencias contra un determinado tipo de terrorismo, cuando, según todos los indicios, a pesar de las declaraciones públicas, están negociando unos y otros, y, en cambio, no ha hecho una sóla declaración contra la bestial destrucción de los derechos de los trabajadores, lo que deja absoluta constancia de lo que se pueda esperar de ella, y nadie parece entenderlo.

    Representa al 1.015.691 tontos que votaron por Convergencia y Unión Democráticas de Cataluña, por Cataluña y sólo para Cataluña, que abre paso al Partido Popular, “adelantando” metidas para “iluminar” el camino de sus consocios, por mucho que sean los culpables de la sentencia anuladora de parte del Estatuto de Autonomía catalán, de lo que, terminado el periodo de propaganda, se han olvidado por completo, ellos y sus votantes. Representa a los 801.611 tontos que, en una encrucijada tan crítica como a la que nos hemos enfrentado, votaron por partidos políticos que no tenían ninguna esperanza de conseguir ningún escaño. Representa a los 333.461 tontos que votaron en blanco para demostrar que estaban completamente de acuerdo con el sistema, fuese quien fuese el Presidente del Consejo de MInistros e hiciese lo que hiciese. Representa a los 324.317 tontos que votaron por el Partido Nacionalista Vasco, que, junto con la mayoría de los demás separatistas, ya habían demostrado que eran cómplices permanentes de la destrucción de los derechos de los trabajadores, y así siguen, sin oponerse a la reforma laboral. Representa a los 317.555 tontos que emitieron votos nulos porque no tenían una forma mejor de divertirse durante tan trascendente proceso electoral. Representa a los 143.881 tontos que votaron por Coalición Canaria, socio del Partido Popular en todos los desaguisados cometidos por ellos. Representa a los 125.306 tontos que votaron por “Compromis-Q” sin que nadie sepa qué tipo de compromiso es el suyo ni de qué forma pueden cumplirlo, supuesto que quisiese.

    Representa a los 99.473 tontos que votaron por Francisco Alvarez Cascos, un nuevo GIL, Grupo Independiente Liberal en corrupciones, Foro Asturiano de Ciudadanos, que nadie puede esperar que haga otra cosa que la que hacía cuando mangoneaba en el Partido Popular, y que, desde luego, en nada se ha opuesto a la reforma laboral ¿Cómo que este Parlamento hace tiempo que dejó de representar a este pueblo? ¿Cómo que las manifestaciones son atomizadas? Se nota que no estuvo presente y que su fuente de información son los medios de deseinformación masiva al servicio del Partido Popular. Si por lo de la revolución “a la” española se entiende los quicemeros, en Sevilla, por lo menos, hicieron cuanto pudieron (o sea, casi nada) por hacer fracasar las mayoritarias manifestaciones callejeras, con los pies fuera del acerado y en los railes del tranvía, paralizando todo el tráfico rodado, aunque, erróneamente, no la maratón popular” que ese día creyó más conveniente hacer deporte que protestar por la pérdida de los derechos de los trabajadores. Somos así de tontos y así nos va. Un anuncia de Asesoriza Seminarios, bajo la dirección técnica de Gómez-Acebo & Pombo asegura “¿Despido más barato? Ahora si que sí (…) pasa a ser de 33 días (…) máximo de 24 mensualidades, desapareciendo la indemnizacion de 45 días con máximo de 42 mesnualidades. Reducción de salarios. Por fín será una posibilidad real (…) la empresa podrá decidir los sueldos de sus trabajadores (…) movilidad geográfica o funcional (…) Ni (…) autorización de la autoridad laboral ni (…) acuerdo con los representantes de los trabajadores (…) E(xpedientes de)R(egulación de)E(mpleo) (…) por voluntad del empresario”.

    No indica que los empresarios también pueden cambiar ahora a su voluntad la jornada y los turnos de trabajo y despedir a trabajadores de baja por enfermedad, con 20 días de inmenización por año trabajado, con máximo de 9 mensualidades. Los Convenios Colectivos Sindicales de Sector podrán ser rebajados en las empresas, mediante “pacto” con sindicatos amarillos o falsos sindicalistas corruptos. Se podrán realizar expedientes de regulación de empleo al personal laboral de las administraciones públicas si “no hay presupuesto suficiente”. O sea, a voluntad de los que realicen tales presupuestos, que son sus empresarios. Y con la prohibicón expresa de que, en tales casos, pueda haber suspensión de contratos o reducción temporal de jornada de trabajo: sólo despidos. En la Memoria explicativa remitida al Congreso, demostrando la falsía de sus declaraciones públicas, el Gobierno “justifica” su “deforma” en que los trabajadores no estaban incentivados al esfuerzo porque el riesgo de despido era muy escaso, lo que consideran que era injusto. Es decir, que 5 millones y medios de despedidos le parece una cifra muy escasa. La siguiente fase será darnos latigazos o amenazarnos con fusilarnos para incentivas nuestro esfuerzo para su beneficio, para una mayor “justicia” a base de provocar la inseguridad de los trabajadores en su contrato de trabajo ¿No es esto inseguridad jurídica en el cumplimiento contractual? ¡Ah, claro! que lo de la seguridad y el cumplimiento de contratos sólo es bueno cuando beneficia a la dictadura del empresariado, la que impera en los países capitalistas.

    Que las Empresas (prestadoras) de Trabajo Temporal sustituyan a las Oficinas públicas de Empleo lo “justifican” en que “descubran” a los que “no quieren trabajar”, ahorrando parte de los 2.580 millones de euros mensuales de sus prestaciones, que se han duplicado, junto con la cifra de desempleados, desde el año 2.007 ¿Es que no tenían igual misión dichas Oficinas Públicas de Empleo? Es decir, dichas empresas podrán anular el pago de tal prestación. Bajo tal amenaza ¿no podrán conseguir que los trabajadores realicen más cantidad de horas que por las que cobran, que firmen percibir más salarios que lo que le pagan, acabar con cualquier tipo de protesta o sindicalismo, forzar a que se acuesten con el empresario, el señorito? Y en la misma línea, aunque no lo explica, debe estar la venta de los servicios gratuitos de los desempleados a las Comunidades Autónomas, que ya se ha ofertado. Un auténtico mercado de esclavos, de trabajadores forzosos, como los que construyeron El Valle de los Caídos, o las presas de agua y canales de irrigación aprobados por el Plan Hidrológico de la IIª República Española durante el franquismo. También declara que pretende eliminar la capacidad interpretativa de que “gozaban” los tribunales, lo que generaba “incertidumbre e inseguridad jurídica”. Al empresario, a los suyos. Ahora la incertidumbre e inseguridad jurídica es para el odiado enemigo, el despreciable trabajador. En la misma línea se anulan los salarios de tramitación (el tiempo que media entre un despido y la sentencia judicial declarándole nulo de pleno derecho, anulable, ilegal o improcedente) para desincentivar a los trabajadores a que demanden justicia, a que exijan compensación por la injusticia, la ilegalidad, cometida con ellos.

    Y, mientras tanto, se subvencianará a los empresarios que “creen” puestos de trabajo no acogidos a los Convenios Colectivos Sindicales, aunque simultáneamente estén despidiendo a los que sí lo están, con 236 millones de euros este primer año. De ellos 122 para reponer a los trabajadores la prestación por desempleo que se hubiesen comido las empresas mediante Expedientes de Regulación de Empleo temporales o mediante reducción de jornada, que, finalmente, opten por del despido directo. Y todo ello sin necesidad de autorización de la autoridad laboral. Es decir, que las empresas podrán directamente meter mano a los Presupuestos Generales del Estado, comerse las prestaciones por desempleo de los trabajadores y, posteriormente, incumplir su compromiso, si le viene bien, a cargo del Estado. La bonificación a los contratos de trabajo “indefinidos” (incluídos los que denominan de tal forma, aunque definen expresamente en un máximo de tres años de duración) sólo será de 20 millones de euros, ya que sólo preveen crear ¡55.700 nuevos empleos en tales condiciones! Sus previsiones, que siempre se demuestran falsas, no sé cómo se las arreglan, sólo son “crear” (¿cuántos van a destruir, por otro lado, con tantas facilidades y subvenciones a los despidos?) ¡55.700! nuevos contratos de trabajo ¿Y con esa ridícula cifra quieren justificar tamaña felonía? ¿Así van a acabar con los 5 millones y medios de desempleados, que auguran que llegarán a los 6 millones en este mismo año, Primer Año Triunfal?

    • antonio hens dijo:

      Es verdad Lucas, no hay nada de eso, pero hay explotados y parias a los que hay que hacer conscientes de esta situación, para que reaccionen y entre todos, demos un cambio a esto, porque así no es posible una vida digna. Yo no me rindo

  3. Javier Ochoa Perez dijo:

    Lucas buenas noches.

    Una vez más totalmente de acuerdo.

    Hace unos días que leí un artículo interesantísimo que decía:

    No se si a vosotros os sonará el nombre de Miguel Bernard, máximo responsable de este oscuro e inoperante sindicato “Manos Limpias”, que no tiene representantes en ninguna parte y de quien sólo se conoce este Sr. Bernard, ex dirigente de “Fuerza Nueva” y muy amigo de la COPE y Libertad Digital. De hecho, ‘manos limpias’ más que un sindicato es una asociación, que es quien está detrás de esta querella por prevaricación de la que se acusa a Baltasar Garzón, y todas las que ha habido sobre los abertzales en el país vasco. Curioso como siendo un extraño sindicato sea tan escuchado y bien tratado por la justicia española.
    “El Colectivo de funcionarios públicos Manos limpias, conocido popularmente como Sindicato Manos Limpias o simplemente, Manos limpias, es una asociación española fundada en 1995 como organización de representación de empleados de la función pública. No tiene representación institucional desde 2009 , pero ha destacado por presentarse como parte en numerosas demandas judiciales generalmente en contra de decisiones de las administraciones gobernadas por partidos de izquierda y nacionalistas periféricos. Este hecho, y que su único dirigente conocido, Miguel Bernad, haya sido un conocido militante ultraderechista (fue el responsable de la organización Frente Nacional) y nombrado Caballero de Honor de la Fundación Nacional Francisco Franco por sus “servicios en defensa de los ideales del Movimiento” ha provocado que su adscripción ideológica sea a menudo calificada de ultra derechista . La propia asociación rechaza esta adscripción alegando que todas las personas tienen derecho a evolucionar ideológicamente. En julio de 2008, a raíz de las investigaciones policiales sobre varios casos de corrupción urbanística, el diario El País puso en conocimiento de la opinión pública las presuntas relaciones entre el secretario general del sindicato y varios de los comisionistas investigados. La organización negó las acusaciones del País, y el caso, como muchos otros desapareció engullido en el olvido.”
    El nombre de la asociación tiene su qué…por aquello tan castellano de: dime de que presumes y te diré de que careces.

    http://helenasubirats.blogspot.com/2012/01/manos-limpias.html

    Lucas, como apreciarás que lo que sí que hay son unos tenebrosos personajes que hacen bueno el famoso dicho de que Spain is diferent.

    Un cordial abrazo.

    • raromerol dijo:

      Tienen razón: no son ultraderechistas. Son fascistas. Es cierto que todo el mundo tiene derecho a evolucionar, ideológicamente o de cualquier otro modo. Algunos lo hacen. Ellos no. Al menos no hacia adelante, hacia el progreso, sino hacia atrás, hacia el retorno a las cavernas y tiempos pretéritos, cada vez más presentes. El nombre proviene de cuando las protestas contra el terrorismo, el movimiento “¡Basta ya!”, nombre que a mí me pareció negativo, puesto que podía interpretarse como miedo, estimulando a que prosiguiese el terrorismo, que ya estaban muy cerquita de conseguir sus objetivos, se presentaban con las manos pintadas de blanco, en contra de quienes las tenían ensangrentadas. Los de la cosa esa de las Manos Limpias, que yo achacaba a que nunca habían trabajado, demostraron su “limpieza de sangre” apoyando al terrorismo franquista, oponiéndose a la Ley de Memoria Histórica, para “no remover el pasado”, y las culpas de algunos. Los mismos que demandaron que se enjuiciara a Carrillo por su hipotética participación en los fusilamientos de Paracuellos del Jarama y exigían la derrota, el exterminio, el incumplimiento de la legalidad vigente (reinserción social, reducción del régimen penitenciario) de otros.

      Y que acusaron a Garzón de prevaricar por haber admitido a trámite una investigación sobre la implicación del Estado en el terrorismo franquista, lo que habría tenido como consecuencia la indemnización a dichas víctimas, hasta ahora olvidadas de la mano (¿limpia?) de Dios, y con culposas intromisiones del juez que lo tramitó, implicándose y asesorando a los acusadores (juez y parte: una demostración más de la “independencia” judicial y cómo nos encontramos ante el poder totalitario de la extrema derecha en este país) y que, al final, ha sido denegado por el Tribunal Supremo, ante el apoyo popular e internacional demostrado contra el terrorismo fascista, puesto que su objetivo, sustituir al juez Garzón por otro afín al Partido Popular en la Audiencia Nacional ya había sido conseguido en el juicio por atreverse a escuchar el teléfono de un presunto delincuente que se comunicaba íntimamente con el declarado “no culpable” por tres de los 5 miembros del jurado que lo juzgó, Camps, por entregar suculentos contratos públicos, cuando era presidente de la Comunidad Autónoma valenciana, al que pagaba sus trajes.

      • Javier Ochoa Perez dijo:

        Estoy totalmente de acuerdo contigo, generalmente me gustan tus comentarios aunque no te lo haya dicho antes.
        Saludos cordiales.

      • raromerol dijo:

        Muchas gracias Javier. A mí también me gustan los tuyos, aunque mi perspectiva es la de la desorientación de las masas, que no son capaces de percibir lo que hacen con ellas, y que debemos esforzarnos en corregir, y la tuya de oscuras intrigas elitistas ocultas, con el riesgo de que, con ello, produzcas la sensación de que es imposible luchar contra lo invisible, contra los poderosos que nos dominan, y sólo nos quede resignarnos y culpar a los dioses, al destino.

  4. Ay… En españa, en el mundo, lo que hay son regímenes feudales. Nada cambió en diez siglos. Seguimos igual. Sí, alargamos nuestra esperanza de vida, pero poco más.
    ¿Y las respuestas? ¿Y las reacciones individuales a todo eso?
    Muchas gracias por tu lucideaz. Y una sugerencia.
    http://desobediencialaboral.blogspot.com/

    • raromerol dijo:

      La primera sugerencia es errónea. Los “profesionales” son empresarios autónomos, que organizan su trabajo a su antojo, lo prestan donde les parece o en centros públiicos destinados a tal fin (por ejemplo, los abogados en los Juzgados) no están sujetos a horarios, jornadas ni sueldos, sino que cobran sus servicios, su “producto”, que venden directamente, en la mayoría de los casos a unos precios acordados de modo gremial, evitando, la mayor parte de las veces, entrar en competencia unos contra otros. Los trabajadores solo somos dueños y solo podemos vender (alquilar) nuestra fuerza de trabajo a los capitalistas, que nos imponen una determinada organización y forma de trabajar, un lugar y puesto de trabajo, nos exigen unos ritmos y condiciones de trabajo, de explotación, debemos competir con otros trabajadores para conseguir un puesto de trabajo, una categoría laboral y unas retribuciones. Debemos aceptar una jornada y horario de trabajo, días festivos y de vacaciones y salarios. Cambiar las palabras no sirve para cambiar la realidad, sino para equivocarnos, para creernos que somos lo que no somos. La única forma que tenemos los asalariados de enfrentarnos al capital es mediante la fuerza de la colectividad y nuestra capacidad de impedir que el capital se reproduzca, genere beneficios, aglutinando nuestras fuerzas en el movimiento sindical en el que mejor podemos sentirnos encuadrados, y ejerciendo el derecho constitucional a dejar de vender nuestra fuerza de trabajo, declararnos en huelga, para conseguir nuestras reivindicaciones. Pero eso es algo difícil de entender para los que pretenden descubrir la sopa de ajo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s