El sindicalismo como necesidad


Mañana de un día de febrero. Una céntrica cafetería de Córdoba. Un grupo de concejales del Partido Popular desayunan mientras preparan un pleno municipal inminente. El más veterano en cargos, pontifica: “Hay que romperle el espinazo a los sindicatos”.

No es un hecho casual. La derecha, el capitalismo, el PP, quieren acabar con los sindicatos y el sindicalismo. Es casi lo único que les incomoda en el panorama nacional para el completo absolutismo de sus fines y de su dictadura interpuesta del capitalismo internacional.

Llevan lustros en el empeño. Campañas de desprestigio, insidias, noticias falsas, arrebatos de sus perros de presa mediáticos. El sindicalismo, con importantes errores en su ejecutoria reciente, no cuadra en el esquema de arrasamiento de derechos y conquistas que esta derecha crecida y montaraz quiere para la confortabilidad de su política corrupta y por encargo de las cuentas corrientes.
Ponen en pie de igualdad la existencia de liberados (¡Qué tremenda corruptela!) con sus financiaciones irregulares, con sus miles de casos de corrupción y enriquecimiento ilícito comprobados y ocultan sus miles de cargos retribuidos a costa del erario público. El último: el periodista más ultramontano e impresentable ideológicamente del panorama de medios es designado como presidente de la agencia estatal de noticias. La reacción y el franquismo en estado puro al poder.

El sindicalismo, curtido en miles de batallas, no va a perder esta. Su necesidad salta a la vista, si no estuviera inventado, habría que inventarlo ahora. No vamos a dejar que “nos partan el espinazo” y les vamos a devolver la moneda y el espinazo se lo vamos a partir a ellos. La reforma laboral es injusta, arbitraria e inconstitucional.

Puede que pase tiempo, pero se la van a comer con patatas. Y cuando el péndulo político cambié de oscilación me gustaría ver a mi la altanería, la arrogancia y la chulería de los concejales de tercera del partido de los obispos y la gomina.

No hay tiempo ni para toser. El presidente de esta mierda (gobierno) ya apunta al derecho de huelga y a la prestación por desempleo, con parada y fonda en la supresión del estado de las autonomías. Si nos dormimos, no quedarán ni las raspas de un atisbo de libertades y de progreso.

Pero, mientras tanto, tened mucho cuidado con vuestro espinazo.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a El sindicalismo como necesidad

  1. El hombre como animal que es tiene el instinto de supervivencia.
    Yo estimo, y no sé si estaré equivocado, que su primera necesidad es comer, la segunda follar, y la tercera ya no la digo. Necesidades tenemos muchas, y no es necesario inventarlas.
    Las necesidades son innumerables.

    • raromerol dijo:

      También se necesita, antes, incluso, respirar y beber, pensar, salud, educación y justicia. Además de lo indicado, con lo que también estoy de acuerdo ¡Y este Gobierno no lo facilita! Ellos sí, ellos comen mucho, de lo nuestro, y nos joden mucho. Mucho más de la cuenta ¡Se han pasado tres mundos! Tendremos que reconquistar este mundo para poder sobrevivir en el Planeta.

  2. Carmen dijo:

    Cuardaré mi espinazo y seguiré manifestándome una y otra vez en contra de estas barbaries politicas.

  3. Efectivamente Lucas, están crecidos pero no podemos esperar a que crezcan aún más para actuar en consecuencia. Por otra parte. creo que a los sindicatos les está faltando capacidad de reacción, dando oportunidad a que las nauseabundas campañas que se están desarrollando contra ellos calen en el subsconsciente colectivo.

    Tal vez el principal problema del Movimiento Sindical es que ya no existe el movimiento obrero a la antigua usanza y que las oligarquías han sabido y conseguido fraccionar a la clase trabajadora de tal forma que ya es difícilmente identificable como tal clase y los sindicatos no han sabido penetrar en la misma como los auténticos valedores de sus intereses.

    Amén de ello, debemos reconocer que a sus máximos responsables se les ha visto demasiadas veces sonrientes junto ‘al poder’ -bien se han encargado los falaces medios de repetir una y mil veces las mismas imágenes- pero ello no les hubiera sido posible si no les hubieran dado tantas oportunidades de ser retratados de tal guisa. Todos debemos entonar un ‘mea culpa’.

    En cualquier caso, creo que ya la situación está llevando a los ciudadanos de a pie a verse como ‘damnificados’, que no proletarios ¡faltaría más!, y si bien a algunos -muchos desgraciadamente- les puede el desánimo, a muchos otros es la indignación y la rabia ante tanta tropelía como las oligarquías están cometiendo contra los derechos y bienestar de los pueblos, y que los sindicatos deben canalizar con más acción y menos concesiones. Creo que los responsables sindicales no se sienten lo suficientemente respaldados pero ahora no es cuestión de dilucidar los ‘porqués’ sino de pasar a la acción firme y decidida…aprovechando toda oportunidad y son muchas las que nos están brindando…

    • raromerol dijo:

      Pues con este comienzo de comentario, tal vez inoportuno, no se aumenta el respaldo en los responsables sindicales, sino que se reproducen los ataques y las insidias para desprestigiarlos, para romper el espinazo a la última trinchera en la que defendernos del enemigo de clase. Ha habido errores y aciertos. El error proviene de haber pactado con Aznar, por miedo a lo que podían hacer, para atajarles el camino y que no llegasen a hacer lo que era temible y esperable que hiciesen. Las reacciones de miedo, el entreguismo, son siempre erróneas, puesto que suponen aceptar parte para evitar el todo. Desde mi punto de vista es preferible asumir el riesgo de la derrota antes que aceptar la corresponsabilidad parcial con la injusticia. Pero, en una situación democrática, la culpa siempre la tiene el pueblo: por activa o por pasiva. Los que no están afiliados a los sindicatos, los que no militan en ellos, los que no prosiguen una actividad interna permanente, los que no participan en los procesos congresuales, los que no apoyaron al Sector Crítico de Comisiones Obreras, los que permitieron que determinadas líneas ieológicas y determinadas personas, por acción u omisión, por ignaorancia o por inercia, se hiciesen con las riendas del sindicato, son corresponsables con los posibles errores cometidos, y no tienen el menor derecho de culpar a otros, como si la cuestión no fuese con ellos. Como si no tuviesen nada que ver con lo ocurrido, Como si fuesen ajenos a ello.

      Así, tras un primer mandato de Aznar, sorprendentemente bueno, se inició una línea de pactos que, en gran parte, no debieron asumirse. Tras lo cual, resultaba imposible una línea contundente con los cuatro primeros años de Goberno de Rodríguez Zapatero, absolutamente plausibles, mejores que los mejores de Aznar. Y así lo demuestran los datos económicos, de nivel de vida y de empleo, superando todo lo que habían ¿conseguido? (¿no es más bien la situación internacional la que lleva, a bandazos, a la deriva, una economía que no se controla, que no se dirige, que no se planifica?) los pepero-populista, colgándose inemrecidas y propagandísticas condecoraciones y autopropaganda. Hazsta que la situación de empleo y la economía da el virazo y las bases de Comisiones Obreras reaccionan cambiando, parcialmente, su dirección y línea estratñégica, demostrando, una vez más, que es el organismo asociativo más vivo y vitalista de este país, el que mejor refleja la situación de la calle, del país.

      La pregunta es si, cuatro meses después de huelga general del 29 de septiembre del 2.010 se estaba en condiciones de convocar otra huelga general o era preferible la po.ítica del mal menor, de la contención, los acuerso y el trágala parcial para evitar lo peor. Mi respuesta, como en otras ocasiones, es que había que haber dado la batalla. Que siempre es peor ceder terreno qe intentar la resistencia. Porque, ya lo he escrito en otras ocasiones, cuando no se da la batalla en su momento el enemigo se crece, y, al final, te ves obligado a dar dicha batalla en peor situación y momento. No se pidió directamente el voto a Izquierda Unida, la única alternativa posible a todo lo que había ocurrido y está ocurriendo. Y, cuando hay miedo, pasa lo que pasa. Se consideró que había que dar un margen, y así se acudió a la entrevista-ultimatum aviso, a la que no se debió ceder. Y llegar a un acuerdo intentado evitar la amenaza declarada. Y, como suele ocurrir, es impsoible evitar que una amenaza se cumpla si no hay una contundente resistencia.

      También fue un error dudar sobre la conveniencia de convocar una huelga general, compañero del alma, tan temprano, Declarar que dependía de que los trabajadores, y los desempleados (que no sé dónde se meten, que no se les ve cuando hace falta) y los estudiantes y los que quieren una democracia real ya, pero sin votar, que no sé qué tipo de democracia puede ser esa, saliesen a la calle para seguir adelante. Como si no fuesen los dirigientes los que deben marcar el camino y hacer las apuestas, aunque se equiviquen. Ahora resulta que debemos convocar la huelga general, como era palpable desde el primero momento, con sólo 20 días para actuar, y ya después de recontados los votos en Andalucía y en Asturias. Tarde, como suele ocurrir.

      Afortundamente el pueblo español, se equivoca, pero tiene una admirable capacidad para reconsiderar sus posiciones, y, nuevamente, ante la evidencia, ha retomado el camino que otros dudaban si era el momento o había que dejar para más adelante. Pero no sólo en las manifestaciones en las calles o en las huelgas, donde le duele realmente al capital. Sino en la línea política. Según las encuestas, suponiendo que no sean otra engañifa más, en Asturias va a recuperar su posición de predominio el PSOE ¿Es que la gente no sabe que también existe Izquierda Unida y Plural? Y en Andalucía, cambiando el pulso a la situación desde hace un año, los pepero-populistas perderían la tan cacareada mayoría absolutista ¡Enhorabuena al electorado más inteligente! Esto es lo que hay que hacer con los “reformadores” y corruptos en contra del pueblo. Pero aún hay que avanzar mucho más. LLlegar mucho más lejos.

  4. Pedrojs dijo:

    He escrito en la Red que:

    Hay una bitácora cordobesa y muy nuestra que habla de esto: DE POLÍTICA.

    Su autor es mi amigo Lucas León Simón y recomiendo leerla y seguirla.

    Lucas fue “caballero 24” de Córdoba, con Julio Anguita.

    (Cosas de la ciudadanía libre, de la “nobiliaria civil” y de la heráldica gentilicia tan arcaica)

    Lucas está aquí:

    https://lucasleonsimon.wordpress.com/

    ¿Que por qué recomiendo que leáis a Lucas León? Porque estoy de acuerdo con él y firmaría cualquiera de sus artículos.

    Gracias, Lucas, por tu inteligencia y tu escritura.

    • raromerol dijo:

      El hidalguismo, la caballería, sí eran nobiliarios. Y, en su época, condición imprescindible de la veinticuatría. Cierto que era el más bajo escalafón de ella, la posición intermedia entre la aristocracia y el pueblo llano. No es casualidad que el ingenioso hidalgo don Quixote de la Mancha, nombre de guerra de Alonso de Quesada o Quijada, enterrado en el monasterio de Guadalupe a cambio de entregar a la Iglesia hemos topado toda la fortuna de sus herederos, para conseguir para ellos un certificado de pureza de sangre (inútil, ya que, al preferir éstos el dinero, al reclamar “lo suyo” en juicio, acabaron sin dinero y sin vida, torturados y exterminados por el Santo Oficio de la Inquisición de Herejes) pertenecía a esta subclase social. Pero, si se elimina dicho condicionante, si no se exíje tal hidlaguía nobiliaria, ni tampoco estar en condiciones de aportar un caballo al cometido municipal, resulta que es un cargo de servicio a la comunidad, de defender los intereses de sus convecinos y la justicia para ellos. Eso era la veinticuatría. Y les costaba, en no pocos casos, conflictos de clase con la alta nobleza. Civil y eclesiástcia.

  5. Vocabulario falangista del tiempo de Franco; violencia verbal que no dudarán en convertirla en física; políticos (Ana Botella) que pide al Cristo de Medinacelli trabajo para los españoles (esto demuestra la creatividad del PP), sólo nos falta torquemada y la Inquisición. Y nosotros sin hacer nada.

    • raromerol dijo:

      Muy de acuerdo en lo de la rogativa al Cristo de Medinat-coeli (“La ciudad del cielo”, mezclando árabe y latín”) que evidencia que, a pesar de sus falsías y embustes electoreros, de lo que culpaban a “los otros”, consideran que arreglar la situación de empleo sería un milagro, que no tienen ningún “plan” ni la menor idea de cómo pueden conseguirlo. Pero no en que no estemos haciendo nada. Lo que ocurre es que modificar la situación que nos han traido los imbéciles, los que les han dado a estos la mayoría absolutista, es tarea ciclópea, que ha llevado el desánimo, el desaliento, el miedo y la cobardía, a los que deben poner en marcha el proceso.

  6. raromerol dijo:

    ¡Estupendo artículo, Lucas! ¡El evangelio! Para los que no recuerden lo que escribiste acerca de cómo se habían cargado la “democracia” en Hungría, cómo se había prohibido el derecho a la huelga ¡y no pasa nada! no los echan del Parlamento europedo, ni de la Unión de Mercaderes Económicos Europedos, los anticomunistas, añadiré una “anécdota” sobre cómo se mueve el mundo. Posiblemente muchos no sepan que en los países del Sur del Báltico, “liberados” del comunismo, los ciudadanos de origen ruso tiene prohibido el derecho al voto, que no es universal, sino racista, para evitar el riesgo a que, democráticamente, votasen por el Partido Comunista, cortándole el camino al nacionalismo.

    Pues bien, en Lituania se estableció una fábrica de cervezas de la marca Carlsberg’s. Mediante corruptos trapicheos con los nacionalistas incumplieron los Convenios Colectivos Sindicales y obtuvieron setencias favorables. Evidenciada la corrupción de la “democracia” y la “justicia” de que “disfrutaban” los sindicalistas terminaron por convocar una huelga. Pues bien, esta corrupta “democracia”, para unos sí pero para otros no, apoyada por Estados Unidos de (Norte)américa, que han abierto allí Bases Militares, los mismos que se oponían a que hubiese Bases Militares soviéticas en Cuba, Nicaragua o la isla de Granada, originando guerras, ataques terroristas, con impunes derribos incluso de aviones de pasajeros, porque estaban en “su” Continente, y demasido cerca de su “patio trasero”, que es como denominan a sus súbditos hispanoamericanos, ha acordado prohibir el derecho de huelga para dicha fábrica de cervezas, declarándola “servicio esencial para la comunidad”. Espero que lo tengais en cuenta cuando vayais a tomaros unas cervecas después de las manifestaciones públicas. Por ejemplo, este próximo domingo, 11 de marzo, cnomemoración de los ataques terroristas de los trenes de cercanías de Atocha, permitidos, si no realizados, por el anterior Gobierno pepero-populista, los mismos que se autoproclaman defensores de las víctimas, de algunas víctimas, de una clase de terrorismo pero no de otras.

  7. raromerol dijo:

    Si os resulta increíble el comentario anterior, aquí os remite un enlace “testimonio”: Tell Carlsberg to respect workers’ rights and allow their workers the ability to bargain collectively.

  8. Javier Ochoa Perez dijo:

    Buenas tardes.
    Recuerdo que hace unos años leí lo siguiente.
    Sindicatos ‘vendidos’ al capital
    Citibank ha reconocido en un juzgado el pago de más de seiscientos cincuenta mil euros a los sindicatos Comisiones Obreras, UGT y FITC por “el esfuerzo que realizaron” durante las negociaciones de cuatro acuerdos laborales. Ese esfuerzo se concretó en cientos de bajas y en pérdida de derechos adquiridos por los trabajadores. CCOO resta importancia al cobro de dinero y dice que es “práctica habitual” que las empresas asuman las minutas de sus abogados y expertos.
    Los sindicatos mantienen que su misión es defender a los trabajadores, pero hay prácticas que cuestionan seriamente esta declaración de intenciones. Una de las más escandalosas se ha producido durante los últimos años en Citibank España, entidad financiera que ha pagado un mínimo de seiscientos cincuenta mil euros euros a Comisiones Obreras, UGT y FITC (Federación Independiente de Trabajadores del Crédito) a cambio de su colaboración para cerrar cuatro negociaciones laborales. Estos acuerdos supusieron una importante reducción de la plantilla y eliminaron derechos adquiridos de los empleados.

    http://www.cesarsalgado.net/misc/041115.htm

    Y hoy he leido con tristeza la siguiente noticia.….

    ¿Cómo es posible que hayan negociado el despido de 151 trabajadores discapacitados sin informar a los afectados?
    El ERE pactado en el Centro Especial de Empleo de Gijón entre la ONCE, UGT y CCOO es un fraude de ley.
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=146057

    Lucas, yo personalmente no entiendo estas prácticas sindicalistas, no se si son habituales o por el contrario les importa más sus beneficios personales, lo que si sé, que me gustaría que fuesen creíbles y fuertes como pasa en muchos otros países de Europa.

    Un abrazo muy cordial.

    • raromerol dijo:

      Si hubieses leído mi respuesta cuando reproduciste por primera vez esta colaboración con los enemigos de clase de los trabajadores, con los que se esfuerzan en hacer fracasar ésta y todas las huelgas, parciales y generales, no seguirías insistiendo en lo mismo ¿O sí? ¿O no importa la respuesta, sino hacer propaganda contra la clase trabajadora, por propalar el derrotismo? Se cobra compensación de gastos por la negociación colectiva, lo cual supone un incentivo a las firmas, al acuerdo favorable, que hay quienes pueden resistirlo y quienes no. Para enjuiciar una situación hay que conocer cuáles eran las alternativas. Varios Bancos extranjeros han desaparecido de España, porque se han visto incapaces de adaptarse a nuestras peculiaridades, al elevado nivel de incumplimiento respecto de los compromisos contractuales, de impagos, de falta de moralidad en la ciudadanía, y dejadez, lentitud y lenidad judicial. Si la altrernativa era el cierre empresarial habría que preguntar cuál fue la reacción de los trabajadores. Por ejemplo, por qué sindicatos han votado en Citibank en diciembre del 2.010 ó en el más reciente proceso electoral.

      Estoy convencido de que los afectados por un Expediente de Rengulación de Empleo habrán acabado enterándose. Sería conveniente saber cuántos discapacitados habrán conservado su puesto de trabajo gracias a dicho acuerdo. De todos modos ¡no te preocupes! porque en el futuro, con el Decreto-Ley recientemente corroborado por los pepero-populistas y sus secuaces ¡nos vamos a librar de que los sindicatos tengan que negociar nada, que pactar nada! Serán los capitalistas los que impongan directamente su voluntad ¡Enhorabuena a los antisindicalistas! Los que utilizan las pretendidas “ventas” de los sindicatos al capital para atacar a los sindicatos en vez de para destruir al capital demuestran claramente de qué lado de la trinchera se posicionan.

      • Javier Ochoa Perez dijo:

        Raromerol, creo que me prejuzgas muy rápido.y no te confundas, yo no soy lo que tu piensas.
        Aproximadamente, sólo un 15% de los trabajadores españoles está afiliado a un sindicato, uno de los porcentajes más bajos de la Unión Europea (UE). Únicamente Estonia, Francia y Letonia registran tasas de sindicación más bajas (por debajo del 10%), mientras que Suecia, Dinamarca y Finlandia encabezan la clasificación con cifras cercanas al 70%.
        Pregúntate porque en España hay falta de una tradición sindical no será por la alta temporalidad que existe? ¿Se ha hecho algo al respecto?
        El tema está en que Los sindicatos deberían tener un papel mucho más determinante en la defensa de los intereses legítimos de los trabajadores. En mi opinión y por desgracia, en nuestro pais, estos sindicatos muestran una absoluta complacencia hacia la politica del Gobierno del PSOE, que diferencia con la actitud agresiva frente a los Gobiernos del PP!,. Estos sindicatos actúan acorde con unas instrucciones partidistas, a cambio de subvenciones.
        Y esta es la realidad, y es lo que se tiene que cambiar. Tendrían que actuar de igual forma contra PP y PSOE, es decir independientes, solo de esta forma se llegaría a creer en ellos.
        Siento mucho que te moleste mis críticas, pero sí en España se practicase más autocrítica como una práctica de reflexión, no habría tanta doble moral.
        Saludos cordiales.

  9. raromerol dijo:

    No prejuzgo rápido: me baso en los hechos ¿Crees que tu comentario apoya el éxito de la convocada huelga general o trata de dinamitarla, de partirle el espinazo a los sindicatos para que los trabajadores no tengamos organización para la defensa de nuestros intereses, para que estemos indefensos ante nuestros enemigos, como pretenden los capitalistas, los Gobiernos de los capitalistas, los obispos de los capitalistas, Intereconomía, ABC, “La Razón” de la sinrazón y todos los panfletarios del capitalismo? Si no eres parte de la solución es que eres parte del problema. Si coincides con ellos, consciente o incoscientemente, colaboras con ellos. Si no estás a nuestro lado en la misma trinchera es porque estás en la de enfrente. O en la retaguardia, pero ayudando a los otros.

    La afiliación sindical en España supera actualmente el 15%. Tus cifras están anticuadas. En España la sindicación es de la más altas de Europa, sólo superada por los países con tradición de sindicatos únicos o sindicalismo obligatorio, estatamental. La sindicalización en España es similar a la de Alemania. La efectividad sindical depende de los sectores. En Alemania, en el metal, el poder sindical es inmenso. Herencia de la época de la cogestión (impulsada por la Democracia Cristiana y todos los Partidos de la oposición para evitar que los estadounidenses robaran la maquinaria, como indemnización de guerra, y se la llevasen a Estados Unidos) y de cuando participaban en los Consejos de Administración. Pero en los demás sectores es muy limitada: avanzan a la rémora del metal y de la marea de los ciclos económicos, la centralización productiva en Alemania, apoyada por Estados Unidos como propaganda por ser país fronterizo con el Bloque del Este, de modo que la demanda de mano de obra era superior a la oferta, limitada por los métodos anticonceptivos, prohibidos por los obispos en la mayoría de los países del Sur, lo que daba un elevado poder a los sindicatos obreros, además de atraer a trabajadores de otros países, como Turquía, España, la República Democrática Alemana, Italia, o, en menor medida, dado el odio mutuo que se profesan, Francia. Pero también incluso del Japón.

    No obstante, desde la reunificación del imperio germánico, hace 20 años, a pesar de las rachas alcistas de los ciclos económicos, y de la fuerte migración interna habida, no han sido capaces de igualar el nivel de desempleo, fruto de los cierres de empresas públicas, y salarial: demostración palpable del fracaso del capitalismo cuando se le priva de la ayuda exterior o carece de poder para la depredación colonialista. En España, en cambio, han sido notorios y ejemplos mundiales los triunfos de los acuerdos confederales, mientras Comisiones Obreras estuvo dirigida por Marcelino Camacho, hasta hace sólo 16 años, cuando fue defenestrado por José Mª Fidalgo, con ayuda del PSOE y del Partido Popular, puesto que era la última frontera tras la que se defendían los trabajadores, y que nuestros enemigos quieren destruir. Sí te puedo dar la razón en que, desde entonces, se ha entrado en una senda del pactismo y el entreguismo a la que me opongo. Pero desde dentro: participando en la democracia interna y batallando en los congresos, donde y cuando me dejan. Pero lo que no puedo es hacer reflexionar a los que se niegan a ello. Desde fuera sólo hay ataques destructivos. Como dice mi padre: los que no sirven para construir se dedican a destruir.

    En España la tradición sindical, desde hace casi 150 años, es de las más importantes del mundo. Tus conocimientos del tema están bastante influidos por los antisindicalistas, los antiobreros. En definitiva, por la maquinaria propagandística, destructiva, del capitalismo. Si no formas parte de la solución formas parte del problema. Se ha hecho mucho en contra de los contraros temporales. Lo que ocurre es que nada de lo que se haga será suficiente si la gente termina absteniéndose o votando por los que los impulsan, como el PSOE y los pepero-populistas. Se han hecho más huelgas generales contra el PSOE que contra el Partido Popular. Erróneamente, desde mi punto de vista. Ves desde los anteojos del Partido Popular, desde sus gafas y a partir de su propaganda. Defiendes al Partido Popular y reproduces sus “argumentos”: si no formas parte de la solución formas parte del problema. Todos los sindicatos obreros reciben 7’7 millones de € de subvención. El sindicato patronal único, con dos secciones delegadas, recibe 9’9, más que las Casas Real, Principesca e Infantiles. Sólo Comisiones Obreras necesita 128 millones de € de su afiliación para mantener la organización en marcha ¿Iba tal subvención a justificar nada? El problema es ideológico, y esa batalla hay que darla en el interno.

    Por otro lado Confederación General del Trabajo percibe unas escasísimas subvenciones. Pero tú atacas a todos los sindicatos, al sindicalismo, por igual, sin hacer distingos, como lo pepero-populistas y sus acólitos. Como los que propagan que todos los partidos políticos son iguales y que, por tanto, la “solución” es que los que estén disconformes, los que podrían cambiar la correlación de fuerzas, no voten. Desde el principio el anticomunismo y el antisindicalismo ha sido la estrategida por la que se ha llevado al lumpemproletariado hacia el fascismo. Si no eres parte de la solución es que eres parte del problema. No es una realidad lo que expones, sino un perjuicio, propaganda del enemigo de clase. Estas en la trinchera de enfrente. Es falso que los sindicatos españoles obedezcan a los partidos políticos. Ni Comisiones Obreras ni Confederación General del Trabajo obedecen a ningún partido político. Unión General de Trabajadores sí ha pasado por épocas de gran dependencia. Comisiones Obreras ha llegado a ser demasiado complaciente con el Partido Popular. Afortunadamente todo esto es agua pasada. Como demuestran las huelgas generales convocadas. Porque incluso U.G.T. participó en las últimas huelgas generales contra la política del PSOE cuando fue errónea, cuando hizo casi lo mismo, pero menos, menos rabiosa y destructivamente, que lo que está haciendo Popeye “El (primer año triunfal) Marianico”.

    No se puede actuar igual contra hechos distintos. Los pepero-populistas y el PSOE no se comportan igual, como ha quedado sobradamente demostrado para cualquiera con independencia de criterio. Actuar igual contra hechos distintos no es ser independiente, no demuestra ninguna independencia, sino que se es de piñón fijo. La respuesta debe ser flexible y adaptativa a las distintas circunstancias. Si en España se practicase más autocrítica no se reproduciría la propaganda del enemigo. No me molestan tus críticas, sino que me dispares desde la trinchera de enfrente. Que colabores con el ascenso del fascismo.

  10. Javier Ochoa Perez dijo:

    Realmente siento mucho que me digas que colaboro con el ascenso del facismo, cuando los facistas me quitaron parte de mi familia.
    No me voy a poner a tu altura diciendo lo que pienso, pero ya que tu dominas o tienes la virtud de la palabra, que no la de analizar la de los otros, y que creo que tienes la necisidad de hacerte notar, por lo que se ve tienes respuesta para todos los que comentamos, y claro tu nunca te equivocas porque crees que estas siempre en la posesión de la verdad.
    A mis 68 años no me vas ahora a enseñar lo “buenos” que son los principales sindicatos, te podría llenar páginas y páginas de lo mal que lo han hecho.
    Mis comentarios son solo una manifestación de lo que realmente tendrían que ser, “”INDEPENDIENTES”” que parece que te cuesta entenderlo.
    Sin acritud.
    Pues eso..

    • Rafael Romero Luque dijo:

      Sin acritud. Pues eso. No se me había pasado por la cabeza que fueses una persona ya de cierta edad. A mí me parecías juvenil en tus “manifestaciones”. Tu familia habrá sido víctima del fascismo, pero ¿a quiénes crees que beneficia que lleves el desánimo, la incredulidad ante la convocatoria de una huelga general y elecciones autonómicas? Yo quisiera que todos estuviesen a mi altura expresando lo que piensen. Pero más aún me gustaría que todos pensaran. Bien. Creo que te excedes al considerar que tengo el dominio o la virtud de la palabra. En todo caso no sería exclusividad mía. En este sentido tus comentarios siempre me han parecido de muy buena corrección literaria. En algunas ocasiones superiores a los míos. Intento analizarlo todo: la realidad y las ilusiones, lo mío y lo de otros. Aunque reconozco que tengo cierta tendencia a autojustificarme y mostrarme incomprensivo con los demás ¿Es peculiaridad mía o constituye la forma habitual en la que todos actuamos?

      No tengo la menor intención de hacerme notar. Lo que sí quisiera es hacer notar lo que creo que es la línea adecuada de actuación. Eso es lo que me impulsa a opinar. Es posible que me equivoque. Lo he hecho muchas veces en mi vida y siempre me he encontrado a alguien dispuesto a darme el trancazo por ello. Lo que suele ser más raro es que alguien me demuestre que estoy errado, y no sea yo mismo el que caiga en la cuenta, Cuando así ha ocurrido me han dado una gran alegría, porque, como esclavo de la lógica que soy -creo que es mi única auténtica esclavitud- estoy más que dispuesto a rendirme a la evidencia. No sé de dónde habrás sacado tantas páginas de lo mal que lo han hecho los sindicatos. Yo tengo opinión de primera mano, porque he intentado impedir los errores, antes de que se cometiesen, antes de que fueran inevitables, como siempre pretendo, desde el interno de Comisiones Obreras, dando la batalla democrática y dialéctica, que he perdido en no pocas ocasiones. Pero que yo haya perdido, en bastantes casos, no me lleva a pedir que se acabe con la democracia porque la democracia no sirve. O que se acabe con los sindicatos porque no actúan, siempre, como yo creo que debieran hacerlo ¿Comprendes la analogía que intento establecer? Los sindicatos son realmente independientes, como demuestra U.G.T. oponiéndose y enfrentándose al PSOE cuando se equivoca desde el Gobierno. Y más aún Comisiones Obreras. Yo quisiera que los sindicatos diesen una mayor demostración de independencia llamando a votar, sin ningún tapujo, vergüenza, cortedad, por Izquierda Unida y Plural, en esta situación de encrucijada trascendental en que nos encontramos creo que es la única alternativa válida. Yo creo que es a ti a quien te cuesta entenderlo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s