La huelga de las luces encendidas a mediodía


.
Te levantas y ves la realidad como un gran zumo de naranja. Hay un silencio total. Espeso. No quiero consumir nada, no caliento el cuarto de baño, no abro el ordenador, descongelo el pan y desayuno oyendo la radio. Un parco boletín de noticias.

Salgo a la calle y aunque ya son las once parece un día festivo. Apenas circulan coches. Los bares y locales comerciales están cerrados o con las persianas bajadas a tres cuartos. Me aproximo a las calles del centro y voy encontrando algún local abierto. Sin cliente alguno. Algún banco con más policías que clientes. Los dueños de dos establecimientos abiertos comentan la jornada: -Nada de nada, dice uno. –Ahora pasa la manifestación por aquí y hay que cerrar, contesta el otro. –De todas maneras, es igual, replica el primero, no va entrar nadie.

Un gentío de tipología específica confluye al lugar de inicio de la manifestación. Sudaderas, zapatillas de deporte, tejanos.
Una masa ingente se pone en marcha bajo un sol, casi de justicia. ¿30.000? ¿¿40.000? La concejala de Tráfico, del PP, que sabe contar muy bien dice que 10.000. Vale, tómate algo. Seamos los que seamos nunca una manifestación ha tenido tantos asistentes. Y es la cuarta en 45 días. Se llenan cuatro avenidas. ¡Y luego diréis, que somos cinco o seis! Y lo dicen, la podredumbre intelectual y política de esta clase no tiene límites.

Desde las altas terrazas de la burguesía contemplan, como un espectáculo para sus conciencias de convoy, a la masa en la calle. ¡No nos mires, tírate! Eso que se tiren, del sofá y la telebasura.

Pasamos por la puerta del Corté Inglés. Emblema del comercio protegido con cargo al erario público. Una mesnada de fieros policías protege sus puertas. Abucheo general. Algún cliente, con bigotillo fascista desafía, reta con su mirada de ex combatiente de la División Azul a cuarenta mil manifestantes. Se le ignora. ¡Sólo el fascismo te hará esclavo! La vida es una ficción en la que Gary Cooper muere de verdad, forastero.

La cabecera de la manifestación llega a su destino. Una plaza, de las Tres Culturas, de 50.000 metros cuadrados. Esperan durante tres cuartos de hora, no paran de acceder manifestantes, una marea de banderas rojas y pancartas. No pueden esperar más y el empieza el acto. Se canta el himno de Andalucía. Con rabia, con ardor, otra marea de puños cerrados y manos andalucistas extendidas. Llamo por el móvil a una amiga, nacionalista catalana, quiero que oiga como cuarenta mil almas cantan aquello de “Andaluces levantaos, pedid tierra y libertad…” el himno tiene resonancia de bulerías…. Me emociono y pienso que el día que el andalucismo estalle será imparable. Termina el acto y sigue entrando gente a la plaza.

Nunca tantos estuvieron en contra de tan pocos. Y de sus leyes. Y de su injusticia. Y de la esclavitud que conlleva. Y de su altanería. Y de su sinrazón. Han tenido que encender las luces del alumbrado público a mediodía para enmascarar el bajo consumo eléctrico. Su ruindad está a prueba de contadores.

Regreso a mi casa entre la luz cenital del mediodía y los antros esquiroles de la burguesía. Hay muchos bares y terrazas abiertos. Con un tipo de gente sobreactuando de la normalidad. Gente que se cree importante y con criterio, le llaman “chusma” a los manifestantes y algunos lucen insignias del PP o de la enseña nacional en sus solapas. Todos los conocemos. Pero presumen de civilizados, modernos y de demócratas. Oigo parte de sus conversaciones: “El rojerío y la chusma, que no aceptan la democracia”. Ellos si la aceptan. La matan por la espalda a cada instante, pero la aceptan. Son el facherio.

Algo me alegra la vista. Una hermosa joven, larga melena morena al viento, pasea su físico privilegiado, ondeando una bandera de la UGT (¡Qué lástima, yo soy de CC.OO!) por entre los bares repletos de esta fauna. Vuelve de la manifestación y está, legítimamente, orgullosa de su físico, de su sindicato y de su clase. No ha arriado su bandera y regresa a su casa provocando la admiración, la envidia y el rechazo. Aquella masa de mosquitos fascistas que presumen, en privado, de ser una raza superior, queda derrotada por la comparación. En toda regla.

Aquella joven, orgullosa de su bandera de UGT es mucho más que un símbolo. Se me vinieron a la cabeza las imágenes de “Muerte en Venecia” de Visconti. Sobrevolando por entre la cerveza provocadora de aquel magma decrépito de incivilidad, los acababa de sentenciar. A muerte, probablemente. Biológica y política.

Sus representantes o lacayos, en el parlamento, en el municipio o en todas las cavernas mediáticas de la mentira y el engaño oficial gobernaran dos, tres o cuatro años. Seguirán encendiendo el alumbrado público a mediodía y hablaran de fracasos, según el guion prestablecido. Pero poco podrán hacer ante la energía que genera la injusticia, la razón y la juventud. Del sano y vital orgullo de una clase, tan mayoritaria como maltratada.

Tienen los días contados. Yo tampoco arrio mi bandera.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a La huelga de las luces encendidas a mediodía

  1. He leído en el periódico “EL Día” que la huelga tuvo mucho éxito en Córdoba en el sector industrial, y me he preguntado;¿ que industria hay en Córdoba?. Mis recuerdos me han llevado a cuando en el DNI figuraba la profesión, y en algunos casos ponía “industrial”, y en realidad era tabernero.
    He pensado que todos quieren chupar de la teta de la vaca.
    Y esto me ha llevado a la película de Berlanga titulada “La Vaquilla”.
    Al final que poca teta tenía.

  2. Eduardo Cerezo dijo:

    ja,ja, ja, San Martin, tu que sabes de aves, o era de plantas, bueno, eso; ese cabrón de Camilo R. que dice que un halcón va a 380Km/h,tiene huevos la hostia que se metió la gaviota, que no te gusta el chiste, anda que el tuyo.

    Saludos

    • El azor era el que volaba más rápido. La gaviota anda por las basuras en estos terrenos de secano, y no necesita volar mucho.
      Me alegra tener noticias tuyas, ¿pero quién es ese Camilo?, no será el de Giovanni Guareschi.
      De agricultura sé menos que de industria, y sin embargo, pues eso.
      Saludos.

      • raromerol dijo:

        El azor no puede volar rápido, a pesar de su nombre (del árabe “al-jor”, “el rápido”, la misma raíz que ahorro, que se va igual de rápido) porque es un ave de la foresta, agilísima, muy maniobrera, pero de espacio limitado para acelerar. El ave más rápida es el halcón peregrino, que puede alcanzar picados como un proyectil, con las alas plegadas. Somos nosotros los que necesitamos echar, volando, espantarlas, a las gaviotas, antes de que nos carroñeen más, antes de que acaben con nosotros, nos dejen en la miseria, nos roan hasta los huesos, mientras dan amnistías a los terroristas franquistas y a los delincuentes strauss-pearlistas, aumentan las subvenciones a sus cómplices, los de la Iglesia Católica y encarcelan a algunos estudiantes y sindicalistas, por hacer destrozos infinítamente menos perjudiciales y costosos.

        La huelga general fue un éxito. Mayor que la que se hizo contra Rodríguez Zapatero. Porque la reforma que De Guindos nos ha caído, como, haciendo de Bonasera (¿deformación de “buona sera”, “buenas tardes”?) le dijo al oído a su padrino -aunque lo oímos todos, cosas de los duendes de la electrónica- era de la más extrema agresividad, y se la tenían merecida. Aunque, lógicamente, los que sacan sus beneficios y sus inmensos sueldos como periodistas-mercenarios de determinados partidos políticos, subvenciones al papel, propaganda de los industriales y de las administraciones públicas, carecen de libertad para publicar la verdad: son esclavos de la propaganda constante a los suyos. Y aún así hay gentes que continúan leyéndolos. Y, lo que es peor, pagándolos. Me gustó, una vez más, el artículo de “El patio de Monipodio” en VIVA Sevilla (¡y olé! ¿Y viva Triana?) sobre las elecciones andaluzas. Aunque discrepo respecto de lo del andalucismo. El nacionalismo fue un instrumento de progreso en el siglo XVº, para disminuir el poder de la aristocracia aumentando el del despotismo monárquico. Pero, actualmente, con la exrtemada confrontación de clases que estamos sufriendo, está por completo periclitado ¿Es que no se comprende, con la enormidad de evidencias que constatamos a cada paso?

    • raromerol dijo:

      Camilo Rosell, aunque a veces hace comentarios ambiguos, en esta ocasión, a mi parecer, estuvo por completo atinado: “La gaviota creyó ser halcón y se tiró en picado a esos 380Km, y zas, se la pegó. El ave carroñera no entiende aún que debe volar hacia levante, lugar de, Vertederos Animados de Ayer y Hoy S.A.” Yo apoyo completamente su comentario, aunque haya minorías levantinas y levantiscas que se opongan a la corrupción pepero-populista, pero que son incapaces de impedirla. De momento. Todo se andará. Cuando les empiecen a meter las manos en los bolsillos, a unos y a otros, para pagar las corrupciones, terminarán comprendiendo que estaban del lado equivocado.

      • Gracias por aclararme lo de Camilo.
        Nunca he visto un azor ( pájaro).
        Me llama muchísimo la atención que una persona tan erudita ( enciclopédico), solamente contemple la actualidad de una forma sesgada.

      • raromerol dijo:

        No hay de qué. Para mí es una satisfacción ser útil a los demás. Más aún si es de tipo aclaratorio, informativo, de compartir conocimientos. Me gusta el monte. Cuando era joven -ahí va otra batallita, de las que cabrean a la juventud- trabajaba de 8 a 3, incluidos los sábados, hasta en verano. A las 4 comenzaba mi turno en la Universidad, y acababa a las 9. Las noches eran para estudiar, sobre todo si había exámenes u oposiciones cercanos. Y los domingos me levantaba a las 5 de la mañana para coger el tren y tirarme al monte. Mi madre me decía que estaba loco. Y tenía razón: siempre he sido un loco. Perseguía rastros de animales y buscaba sus madrigueras. Me sorprenden quienes van al monte, al campo, y no consiguen ver ni oir animales, ver ni oler plantas, identificar a unos y otras, al menos en determinada proporción ¿Qué hacen en el campo, en el monte, entonces? Tal vez beber ginebra o Coca-cola y polucionar el medio ambiente dejando los envases y su basura para que otras vayan a limpiárselos, como hacen los señoritos y los inútiles.

        Es cierto que el azor es muy esquivo, y ya bastante escaso. Como revolotea entre las copas de los pinos y los alcornoques, buscando o siguiendo presas, ocultándose o zafándose, unos y otros en torno a ellos, y han aprendido a huir de los hombres, a esconderse de nosotros, resulta tremendamente difícil encontrarlos. Yo sólo los he visto en dos ocasiones, que tenga certeza de ello, ambas al vuelo. Una de ellas cazando. Y resulta un espectáculo digno de admiración. Tal vez en otro caso posado, aunque estaba muy en sombra y no estoy seguro de que lo fuese. Rechazo lo de erudito. Me gusta aprender cosas nuevas, investigar y analizar, y no memorizar conocimientos, más o menos inútiles, bien para uno mismo, para su satisfacción personal, o, menos aún, para jactarse de ello. Por eso, porque investigo y analizo, me considero rojo. Como decía un amigo mío: por la gracia de Dios.

  3. Carmen dijo:

    Estaba de mínimos pero conseguí ir a la Huelga, me sustituyeron a las cuatro, turno de tarde, a las seis y media manifestación, lo nunca visto y mira que he ido a todas las que me ha permitido mi trabajo, mas de cien mil personas en Alicante, mucha gente joven que no se la veía, tambien mucho facha en las terrazas encorsetados con trajes de marca y con sus miradas despectivas pero un éxito total en estas tierras gavioteras carroñeras, la gente unida coreando canciones en contra de la reforma, sigo emocinada, hay que seguir y seguir y seguir.

    • raromerol dijo:

      Mi hija, con la colaboración de una Jefa de Departamento, que tenía guardia para dicho día, convencieron a todos los médicos de su cuerda para implicarse en la huelga, salvo una residente de primer año, que, a última hora, se arrepintió, justificándose por teléfeno móvil en que le habían dicho que le iban a descontar también los complementos salariales y un día de vacaciones, que eso era mucho dinero y que le venía mal para el mes que viene. Mi hijo estuvo preparando la huelga desde las 8 de la tarde-noche. Desde medianoche en Mercasevilla. Y constató que no hubo ningún tipo de violencia: similar comportamiento al de otras huelgas.

      Yo acudí a la sede central de mi empresa, al lado del Ayuntamiento, andando, ya que, sin transportes públicos ordinarios, no hay otra forma de conexión suficientemente rápida, y tampoco quería colaborar a dar imagen de “pseudo-normalidad” utilizando mi coche, ocupando el sitio de muchos transportes públicos, como ha utilizado el ABC de los analfabetos, y a pesar de que me encontraba mal. A media mañana no podía seguir el ritmo, tuve que darme por vencido, e irme a mi casa. Pero toda mi familia continuó y volvieron todos emocionados, tras soportar el sol, oir a los oradores y cantar “La Internacional”, en un caso por primera vez en su vida.

  4. MDF dijo:

    Spain:

    9 de Germinal. Día de los alisos. ¡Ardieron las avenidas!… Pulsar “Entrar” en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

  5. Camilo Rosell dijo:

    Enhorabuena, estamos todos de acuerdo, bueno,casi todos. La huelga ha sido un éxito, hasta el gobierno, que dice no, se lo esta pensando.
    El Eduardo Cerezo dice que soy un “cabrón”, el Rafael San Martin me confunde con un cura, el RRomero me dice ambiguo pero esta de acuerdo conmigo, la Carmen se enoja algo por lo de los vertederos, pero, mi apellido delata, que el tufillo lo tengo cerca y algo debo saber. Hasta mi admirado Lucas me deja mojar una sopita en esta gloria efímera de las letras.
    Sigamos. Salud y Republica

    • raromerol dijo:

      Es cierto. El Gobierno se negó, en un primer momento, a hacer valoraciones o evaluaciones, lo cual no puede sino constatar que no les eran favorables a sus posiciones. Sólo algunos de ellos comenzaron a hacer algunos comentarios alusivos cuando el ABC de los analfabetos y otros medios desvergonzados de equivocación, adoctrinamiento y atontamiento de masas se atrevieron a despejarles el camino. Y van a acabar creyéndoselo, unos y otros, si continúan repitiendo y el tiempo va pasando. Como decían los nazis, si una mentira se repite continuadamente por medios de comunicación que la gente crea que son “serios”, acaban creyéndola.

      Creo que Eduardo Cerezo se ha confundido, y se ha pasado, contigo. Posiblemente tenga una imagen preconcebida por la parte de tus comentarios que han sido ambiguos. Rafael San Martín simplemente te desconocía, hasta que yo incluí el apellido y reproduje el aludido comentario. Yo no te digo ambiguo, sino a cierta parte del estilo de tus comentarios, aunque estoy de acuerdo, no sólo con ese último, sino con muchos otros. Carmen debe estar dolida (y avergonzada, como ella indica) con el comportamiento de sus convecinos, lo que debe hacerla especialmente sensible a comentarios en tal sentido, interpretando generalizaciones que, estadísticamente, son ciertas. Aparte de mi recomendación, de que eludas, en lo posible, ambigüedades, que dejes lo más claro posible tu posicionamiento, a veces me gusta leer tus comentarios, que añades algo a lo que vamos acumulando entre todos.

      • En Santa Coloma de Gramanet, hoy Gramenet, hay una calle dedicada a Mosén Camilo Rosell. ¿El Camilo que no conozco no es ninguno de los que he citado?. Creo que lo desconozco, como muy bien dice Raromerol.

  6. racomu dijo:

    Gobernar contra viento y marea es aferarse a mantener el control de la nave, a fín de cuentas parece lo mas importante, ya que todos vamos dentro, lo malo es cuando tenemos que empezar a arrojar por la borda parte de los fardos que nos abruman y escoran con su peso.
    En otro tiempo el Imperio agobiaba a los españoles, sobre todo a los castellanos, con enormes costas que dejaron con el tiempo en la más admirable miseria a todos. ¿A todos? No, la nobleza siempre pudo capear esa ruina, mantener sus privilegios y ensancharlos: de ahí: los grandes de España.
    Viene a cuento, porque la situación parece la misma: hay que volver a salvar el “nuevo” imperio europeo a toda costa y esto se puede hacer mucho mejor por lo más facil, por lo más doméstico.
    El objetivo es claro y para eso estan las fuerzas coercitivas profesionalizadas, los pueblos tienen mucho aguante.
    Ahora bien, en el año que vivimos, después de doscientos años de la primera Constitución Europea, es decir, “La Pepa” qué deberíamos decir de unos gobernantes que no pueden estar ni siquiera a su altura, y si no, miren lo que decía el art. 339 de la misma: ” Las contribuciones se repartirán entre todos los españoles con proporción a sus facultades, sin excepción ni privilegio alguno.”
    Que estamos ante gobiernos retrogrados que no respetán las reglas, que se acobardan a la hora de hacer cumplir las leyes de convivencia. ¡Eso es lo que creo que estamos viendo!

    • raromerol dijo:

      “La Pepa de Puerto Real” no fue la primera Constitución europea. Ni siquiera la española. La primera Constitución española, redactada en francés, la promulgó nuestro rey, por sólo unos minutos, Napoleón Iº Bonaparte de España, tras hacerla firmar y jurar por una asamblea de notables -aristócratas, civiles y eclesiásticos, grandes industriales y algunos intelectuales, reunidos al efecto- el 7 de julio de 1.808, para, inmediatamente, abdicar en su hermano, nuestro rey José Iº Bonaparte de España, que juró guardar, respetar y hacer guardar dicha Constitución. La primera Constitución europea fue la de Solón, para Azenas, del 594 A.C..

  7. Camilo Rosell dijo:

    Mi última intervención en este artículo de Lucas León. Contundente, ágil y certero, felicidades.
    El Eduardo Cerezo pienso que es un graciosillo andaluz,, posiblemente de Sevilla, sin mala intención.
    Intentaré ser más explicito RR
    Rafael San Martin, el catalan es una bella lengua hablada por payeses y doctores en ciencias y letras, su comentario sobre el nombre de un pueblo, tiene tufillo a rancio. Usted parece culto no deje de parecerlo con esos comentarios. Esto lo digo sin acritud.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s