Amnistía en la Cleptocracia


¿Qué neurona o cable suelto se la habrá cruzado al portavoz parlamentario del Partido Popular, Alfonso Alonso, cuando ha calificado los presupuestos que ha presentado su gobierno como “una terapia de shock”?

En efecto, la periodista canadiense Naomi Klein escribía en 2007 su libro “La doctrina del Shock o la estrategia del capitalismo para imponer su dictadura” denunciando la actual crisis económica como un invento de un sector bancario y financiero para imponer un modelo y una regresión masiva de leyes y libertades.

Y en esas estamos, en un gobierno que amnistía a defraudadores fiscales, indulta a banqueros, empresarios y políticos condenados por corrupción, congela todas las partidas presupuestarias de carácter social o cultural, arroja la toalla en una quimérica lucha contra el desempleo (reduce en 1.500 millones un partida de “políticas activas de empleo”), no avanza un milímetro en combatir el monumental fraude fiscal de 80.000 millones al año y mantiene a la Iglesia sin tributar un céntimo.

Este es un gobierno de, por y para ellos. Los chorizos, los mangantes, los corruptos, los defraudadores, sus ministros, “asesores” de la economía oculta y sumergida, a los que se amnistía de todos sus robos y evasiones al mismo tiempo que se pone en su manos la pistola que les permite despedir libre y gratis total.

Cuesta trabajo pensar que haya algún trabajador, algún mileurista, algún desempleado, que haya votado o piense votar a esta pandilla de ladrones, de sicarios de los mercados, de los banqueros y de los curas, que estrangula con despiadadas “reformas laborales” y subidas de precios e impuestos a las clases populares y mantiene en sus paraísos e inmunidades a los que nos quieren someter a la peor de las dictaduras.

En este país de golfos, macarras y mafias soterradas, este gobierno se lleva la palma, se están llevando la mortadela mientras confunden al pueblo con don Tancredo. Todo lo que dicen o han dicho es mentira o está en camino de serlo. Sus palabras, como el peor de los yogures, caducan en dos días y su credibilidad es una puñetera mierda. Son asquerosamente falsos e impúdicamente sectarios. Gobiernan para una minoría y no respetan siquiera las formas.

Si no se les para o desaloja del poder habrá que honrar a la libertad, la democracia, la decencia o la honradez como a piezas arqueológicas.

Menos mal que todavía queda aceite de oliva para hacerse una ensalada.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Amnistía en la Cleptocracia

  1. También a mí me dejó estupefacto lo de “terapia de choque” del ministro, pero ya cabe sospechar que no ha sido un lapsus sino un aviso de que ya no se van a andar con eufemismos edulcorados para anunciar la realidad más absoluta: ¡que van a por todas…y… que quién avisa no es traidor!.

  2. Pingback: Amnistía en la Cleptocracia

  3. racomu dijo:

    Predicar no es lo mismo que dar trigo, aquí se puede verificar ese acerbo que casi siempre suele cumplirse, dependiendo de la facilidad en pronunciar la expresión para justificar un deseo o una acción partidaria.
    Suele ocurrir, que cuando se delega ampliamente en alguien o en algún partido toda la responsabilidad de salvación del momento. Ellos una vez conseguido sus fines, es decir, tomar el toro por los cuernos, pueden adoptar el sentido que más les conviene.
    La cuestión es saber si están teniendo en cuenta la salvación de los gobernados o sólo su propia salvación, es decir: mantener la cuota del poder conquistado en principio, en base de predicar lo que ha resultado ser contrario a lo predicado: llegaron hasta autollamarse “el partido de los trabajadores” vendiendo este eslogan en el supermercado de sus amplios medios y lo primero que están haciendo es situar a sus familiares en la nómina del Estado.
    Todo parece que su comportamiento abunda en favorecer los comportamientos de quienes se han o están beneficiando y conculcan no sólo la ética sino los más elementales derechos constitucionales y sociales, pero no debería extrañarnos partiendo de la sociedad capitalista que ahora se nos muestra tan injusta, mostrándonos su cara más desvengonzada y despiadada.
    Todos deberíamos preguntarnos y eso es lo grave, cómo ha sido posible que la mayoría de sus votantes, sin duda muchos de la clase trabajadora, hayan caido sojuzgados por sus falsos postulados. ¿Ahora que otra cosa podemos hacer que aguantarnos a que nos gobiernen?.

  4. Carmen dijo:

    Después del libro y conferencia que oí en youtube de Noemi Klein, parece mentira que utilicen la palabra shock, es cierto,a veces creo que se regodean de todo lo que están haciéndole a la ciudadania de este pais absurdo, esperemos que la gente reaccione al unísono de una vez por todas o por lo menos no les vuelvan a votar nunca jamás, ¿cuantas barbaridades tienen que ver para darse cuenta?

    • racomu dijo:

      A Carmen y a los demás, acabo de escuchar la exposición del último libro de Julio Anguita Combates de nuestro tiempo que, con su agudeza, pone el dedo en la llaga para incitarnos a romper el marasmo en el que el sistema nos tiene sumidos, porque lo que está claro es que la gente, los ciudadanos y ciudadanas no vamos a poder reaccionar expontaneamente como las setas, necesitamos un nexo para enfrentarnos a esa bestía camaleónica llamada capitalismo. Es muy interesante: http://vimeo.com/38450981
      Saludos

      • Carmen dijo:

        Magistral como siempre Anguita, ¡que cerebro tiene!. Muchas gracias racomu, lo he compartido, pongo mi granito de arena, aunque sé que la mayoria pasará de ello pero ahí queda eso………….

  5. Maria dijo:

    Totalmente de acuerdo amigo Lucas.

  6. raromerol dijo:

    La terapia de choque se utiliza en psicología desde hace siglo y medio. La idea es que sus efectos son tan brutales que se reutilizó para intentar el exterminio de caulquier pensamiento crítico, la imposición de una “esclavitud mental”, acabar con cualquier forma de oposición, de libertad, el dominio del Gran Hermano del que trata “1.984”, pero capitalista, utilizando los métodos stalinistas que admiraban y envidiaban. No nos podemos dejar engañar por los nombres que dan a las cosas: “políticas activas de empleo” es otra falsedad más, sólo se trata de cursillos. No sólo no se avanza en la lucha contra el fraude sino que se concede a los delinuentes defraudadores una nueva amnistía, para que no se les pueda perseguir, por los delitos anteriores, en el futuro. Exactamente igual que la amnistía que se autoconcedieron los terroristas franquistas en las Cortes franquistas, refrendada por Unión de Centro Democrático, el PSOE, el Partido Comunista de Santiago Carrillo, Convergencia y Unión Democráticas de Cataluña, por Cataluña y sólo para Cataluña, Alianza Popular, el Partido Nacionalista Vasco, Fuerza Nueva y no recuerdo quiénes más, tras ponerse en vigor la nueva Constitución. No sólo mantienen a la Iglesia Católica sin pagar impuestos: es que les han subido las subvenciones que se le regala, para que después Rouco Varela diga que los andaluces vivimos de las subvenciones cuando les estamos pagando las suyas, su sueldo, con nuestro trabajo y contribuciones.

    Monto-oro, al que “le tocó la lotería” del Ministerior de Hacienda el pasado 22 de diciembre, en su anterior pase por dicho Ministerio, nombró Secretario de Estado al hermano de la presidenta de GESCARTERA, al que una jueza exculpó de presionar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores a favor de dicha empresa: o Monto-oro era rematadamente tonto o era cómplice de dicha superestafa, que nos costó 120 millones de euros. Y la gente vota la lista por la que se presenta. Aunque en Sevilla no consiguió la mayoría de los votos: a la mayor parte de los sevillanos no nos consiguió engañar.

    Cuando era joven se representaba una impactante obra de teatro experimental que no comprendo por qué no se repone de continuo. Se llamaba “La piscina”. Una familia decide hacerse un chalet, y no se le ocurre mejor sitio que en medio del desierto. Quizás por el precio del terreno. La única fuente de agua potable cercana es un oasis. Intentan comprarlo pero la tribu que lo habita se niega, alegando excusas baladíes, como las tradiciones, el estilo de vida, que no tienen otro sitio donde ir ni otra forma de subsistencia, o nimiedades semejantes, propias de gentes incultas y atrasadas. Pero, habiendo dinero, se encuentran soluciones. Así que contratan a dicha tribu para que les acarree el agua que necesiten, a tanta cantidad por cubo de agua. Ante la llegada de ingresos continuados, constantes, diarios e inmediatos, la tribu deja de cultivar la tierra: pasan del sector primario, agrícola, al sector servicios, una economía terciarizada. Atraídos por el “efecto de llamada” de tal flujo de rentas otras tribus dejan sus propios oasis y se integran en dicha próspera tribu. Sin embargo, llega un momento en que las necesidades de agua de la familia rica están más que cubiertas, el agua va subiendo por el borde de la piscina hasta que lo sobrepasa, se desborda. Un miembro de la familia grita: “¡Tenemos crisis de sobreproducción!”

    Así que, lógicamente, le informan a la tribu que le agradecen sus servicios, pero que ya no los necesitan. No obstante se acordarán de ellos cuando vuelvan a precisarlos, dado que han cumplido perfectamente con su cometido. La tribu se indigna, alega que no han sembrado la tierra ni han cuidado las acequias, ya que empleaban todo el tiempo en los acarreos de agua, y el desierto ha tapado los campos de cultivos ¿De qué van a vivir hasta que consigan una nueva cosecha? La familia rica les hace ver su magnanimidad y se comprometen a pagarles la indemnización legal por cese de contrato de prestación de servicios para tales casos. La tribu insiste que con eso no pueden garantizar su subsistencia. La familia rica se apiada y muestra su benevolencia una vez más, llegando al acuerdo de mantener el acarreo de agua. Pero, como ya no necesitan tanta, puesto que están sobradamente satisfechos, sólo permitirán el paso a la finca a los hombres jóvenes, adultos, saludables y fuertes, que puedan acarrear agua sin sufrir ningún daño físico. De modo que ni los niños, ni las mujeres, ni los enfermos, ni los ancianos podrán dedicarse a dicha actividad. Además, por la misma razón de que ya no necesitan tanta agua, puesto que tienen completas las reservas, no les pagarán la misma cantidad por cada cubo, sino que se la recortarán. La tribu se muestra completamente agradecida por tal prueba de magnanimidad.

    Pero, como se empeña en mantener su nivel de vida, su vida, sin entender que los tiempos cambian, que hay que adaptarse a las circunstancias y resignarse a los designios de la divina providencia, resulta que ahora prolongan su jornada de trabajo, aumentan los ritmos de acarreo, utilizan más cubos, se organizan en filas, en las que insertan mujeres, niños, enfermos y ancianos, aunque sin llegar a los límites de las propiedades de los ricos, escondidos de la vista de éstos, y, en vez de moverse ellos, se traspasan los cubos con agua, aumentando el rendimiento del esfuerzo. Sorprendentemente ocurre que la piscina cada vez rebosa más. No cabe ninguna duda: habrá que hacer nuevos recortes ¿Cómo y cuándo terminará todo esto? ¿Cuando se agote el manantial? ¿Cuando la tribu de acarreadores no cobre lo suficiente para mantenerse con vida? ¿Cuando la familia rica decida que no va a pagar nada a los menesterosos hasta que no vuelva a necesitar más agua, hasta que no agote sus reservas? Si es que para entonces queda vivo alguien de la tribu.

    • Me ha gustado mucho el relato La Piscina, que tiene un cierto sabor simbólico, lo que me ha recordado El Pantano.
      Hicieron en la provincia de Córdoba un pantano y el aprovechamiento de la energía hidroeléctrica se lo asignaron a una compañía por medio de una concesión administrativa. Los lugareños trabajaron en la construcción del pantano, pero cuando se terminó se quedaron sin trabajo.
      Algunos emigraron a Barcelona ( La regulación de la cosa laboral era otra, no existía el PER ).
      En el mundo animal la emigración es una cosa buena, porque se evita la consanguinidad.
      Uno de los que emigraron llegó a ser su hijo, ministro de industria, presidente de la Generalitat, etcétera, y sus nietos estudian en colegios que para los míos desearía.
      A pesar de eso no quieren al responsable de su emigración. ¡Que desagradecidos!.

      • raromerol dijo:

        En la naturaleza existen dos tipos de migraciones: las cíclicas y las permanentes, en una única dirección. Lo habitual son las cíclicas: recorridos circulares que aprovechan las distintas circunstancias climatológicas (por ejemplo los valles de los ríos y las montañas) vegetales y animales, de modo que pueden conseguir atemperar los rigores climáticos, refugio, agua y comida, sin agostar los recursos. Toda una demostración de racionalidad que el ser humano perdió al asumir la agricultura sedentaria. Pero éstas no suponían ninguna forma de evitar la consanguineidad, ya que todas las manadas y clanes de predadores y depredados (simbiosis) se desplazaba al mismo ritmo por las mismas rutas.

        La otra es más extraña y consiste en la invasión de nuevos territorios. Los humanos asumimos esta forma de expansionismo, haciéndonos dueños de todo el mundo, organizándonos en hordas. Ahora los próximos objetivos de la potencia hegemónica son Irán y Siria, y, tal vez, Libia, Egipto y Tunicia, posibles aliados de los anteriores en caso de confrontación directa. Lo normal, en la naturaleza, es que el expansionismo sea excluyente, expulsando a los clanes que previamente hubiesen ocupado dicho territorio, si eran más fuertes que ellos, provocando el conocido como “efecto carambola”. En otro caso, si no se era más fuerte o numerosos que los ocupantes anteriores, la emigración quedaba interrumpida en dicho punto. De modo que no había opción al intercambio genético, en la mayoría de los casos, lo que facilitaba la segregación en múltiples especies adaptadas a las diversas circunstancias de los diferentes territorios. En el mismo sentido opera la expulsión de los machos jóvenes, a partir de que empiezan a molestar a sus hermanas, o, cuando hay convivencia con otros machos adultos, dentro de los mismos clanes (caso de los leones o los gorilas) entrando en competencia, retando, a sus padres o generación anterior, expulsándolos de los mismos. Generalmente son las propias madres quienes se encargan de la expulsión de sus hijos, mientras que a las hijas, en muchos casos, se les permite continuar la convivencia familiar.

        El intercambio genético se realiza mediante el combate entre machos adultos, la conquista de nuevos harenes o familias, expulsando o exterminando a los machos más débiles, por ejemplo, los más viejos, incluso a sus hijos, si tienen opción a ello. Los seres humanos, en cambio, hemos comprendido que aportamos a la colectividad más capacidad de trabajo que lo que obtenemos de ella. Lo cual supone un incentivo para la esclavización, para mantener con vida a los conquistados, a los súbditos (siempre que se dejen esclavizar) sin lo cual no habría interés en el expansionismo imperialista. Y, con ello, propiciamos la mezcolanza racial. En sentido contrario opera el racismo, permitiendo la “convivencia” (es decir, la explotación) pero con segregación de “habitats” y relaciones sexuales.

      • raromerol dijo:

        Me ha llenada de curiosidad lo del Ministro de Industria hijo de un emigrante cordobés ¿Podrías indicar su nombre?

      • raromerol dijo:

        ¡Ya está! Es José Montilla Aguilera. Lo he descubierto/recordado yo sólo, sin el comodín del público ni nada. Quizás podía haber llegado a Ministro de Industria y a Presidente de la Junta de Andalucía sin necesidad de emigrar ni nada. Quizás se podía haber ahorrado los sacrificios que supone toda emigración. Sé lo que eso significa porque soy hijo y nieto de emigrantes. Yo mismo he sido emigrante, y también lo ha sido mi hijo. Quizás no tenga nada que agradecerle a nadie. Quizás hubiese tenido menos enemigos como Presidente de la Junta Andalucía que como Presidente del Gobierno de la Generalidad (de los Estamentos; nombre erróneo, como la mayoría de los que se copian de tradiciones antiguas, puesto que, en la Edad Media y hasta el Decreto de Planta Unica, sólo se refería a la Diputación permanente, en representación exclusiva de la burguesía, sólo para recaudar impuestos y sólo para Barcelona) de Cataluña.

        Y quizás sería más proclive a llegar a un pacto estable con Izquierda Unida de lo que fueron quienes le derrotaron en el PSC y fracasaron en las elecciones, de quienes acabaron en Sevilla con Menteserrín, culpándolo, sobre todo, de haber cedido demasiado a una coalición con Izquierda Unida, y ahora deben rendirse a la evidencia (¡qué tozuda es la realidad!) en Andalucía, perdiendo poder, afortunadamente, y con grandes entripados.

      • raromerol dijo:

        No caía en la cuenta porque yo creía que Montilla era jienense. Así me parece recordar que lo leí en una publicación periódica.

  7. racomu dijo:

    La cosa está que arde después de la evolución que están teniendo los mercados como ecuánimes jueces que dictan sobre el bien y el mal de la economía, según nuestros gobernantes, que tienen en la cabecera de sus camas el gólgota de los mayores beneficios, y directamente en el infierno (porque ya nos han desvelado que no existe purgatorio) los objetivos sostenidos de mantener y elevar si cabe la vida de la comunidad, sin la cual, toda la riqueza sin distribuir deja de tener ese nombre para dar paso a otra cosa más propia de la injusticia social.
    Mirén si no, fuera de nuestro propio ombligo, (nada nuevo por otra parte) cuales son las soluciones que podría dar un buen gobierno a la “misma problemática” a que nos están abocando y no sólo en España en este video prohibido por las autoridades mexicanas: http://www.youtube.com/user/Andres198524

  8. José, como un emigrante al Egipto de aquellos tiempos.
    Saludos.

    • raromerol dijo:

      Me refería al nombre completo, incluído los apellidos. Pero ya lo he recordado/encontrado. Como no había leído esta respuesta te respondí al comentario anterior.

    • raromerol dijo:

      Según la moderna investigación histórica, es posible que, a pesar de la leyenda bíblica, en realidad muchos hebreos acompañasen a los invasores hicsos (“reyes-pastores”, “hicusos”, “reyes-ladrones”, les llamaban los egipcios) lo que explicaría que uno de ellos hubiese podido llegar a visir, dada la incultura es escasa capacitad administradora de aquellos. Incluso aunque hubiese sido verdad que hubiera sido vendido como esclavo. Lo de la aventura con Putifar (en egicpio “Po-di-pa-Ra”, “El que tien el conocimiento de Ra”) un eunuco según la Biblia, posiblemente un Gran Chambelán, y su esposa, es copia casi exacta, como otros pasajes bíblicos (como el de Abram, antes de renombrarse Abrajam, y su esposa, o el de su hijo Isaac y la suya) del “Cuento de los dos hermanos”, en sus diversas versiones (una de las cuales se aplica a Netertiti, “La belleza de fuera, emigrante”, tras el golpe de Estado de Jorenjeb redenominada Nefertari, “La que ejerce el oficio de ser bella”, es decir, la prostituta, recogido por Mika Valtari en su “Sinuhé el egipcio”, que sólo pedía una piedra por cada fornicio, con todas las cuales se construyó un palacio, para vergüenza y escarmiento de su esposo) por los que hacían pasar a sus esposas por hermanas y, cuando el adulterio se consumaba (en la Bilbia lo “moralizan” anticipándose a los acontecimientos) exigían la compensación por el deshonor causado.

      Aunque entre los egipcios, cuando menos en la familia real, eran abundantes los matrimonios entre hermanos, o, al menos, hermanastros, sobre todo cuando la princesa era mayor que su hermano o hermanastro (caso de Cleopatra, en macedonio “La gloria de su padre”, VIIª, y Ptolomeo, “orihundo de Ptolemaida”, XIIIº) para reforzar la legitimidad del trono. El primero en hacerlo, de la dinastía macedonia, fue Ptolomeo Cerauno (“El rayo”, por lo impetuoso e irreflexivo que era) desterrado por su padre buscó refugio en la corte de su hermana, asesinó al esposo de ésta, Lisímaco de Tracia, y se casó con ella. Para que no estorbasen la herencia para sus propios hijos, mató a los sobrinos, por lo que la madre de éstos, su hermana, huyó a Egipto, donde su hermanastro, Ptolomeo IIº, aprovechó la oportunidad para casarse con ella y legitimar su herencia al trono. Por eso ha pasado a la Historia como Filadelfos, “Amante del hermano”. El especulador inmobiliario William Penn, propietario del Territorio de Pennsylvania (“El bosque o la selva de Penn”) fundó un Condado al que llamó Filadelfia, queriendo darle el significado de “Amor fraternal”.

  9. racomu dijo:

    jaaa, jaaa, jaaaaaaa,…!
    Amigo Lucas, siguiendo esta entrada se hace evidente esa anécdota, cien mil veces contada, que decía, más o menos, eso de que: estando en una clase, una profesora, quiso probar las distorsiones de la comunicación cuando esta se transmitía de boca a oido sucesivamente entre los asistentes allí reunidos… -y empezó con el primero diciéndole:
    <>
    (…), al cabo, esta nota local se iba transmitiendo según cada cual lo entendía y cuando se lo hicieron saber al último de la primera fila, el aviso tomaba un cariz, más o menos, así:
    <>
    (…), y después de las múltiples transmisiones…, preguntó la profesora al último de los presentes ¿cúal era la información que podía transmitir finalmente a todos?…, siendo esta su respuesta:
    <>
    No deja de ser divertido este ejercicio, en el que con mucho gusto participo pero creo que siguen siendo vigentes y, sobre todo, dramáticos aquellos versos de Antonio Machado:
    ” Españolito que vienes
    al mundo te guarde Dios.
    una de las dos Españas
    ha de helarte el corazón”
    Aceite de oliva, menos mal que todavía queda para hacerse una buena ensalada (muy bueno Lucas) <> Aquí tiene que residir nuestra lucha, porque, sobre todo, la vida es breve.
    Salud para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s