A los sindicalistas que no tienen chalet ni usan reloj de oro.


En este país de mangantes, fascistas –de tomo y lomo- y pelagatos que pasan por directores de periódico, hace tiempo que lleva desatada una campaña de desprestigio calamar contra los sindicatos y los sindicalistas.

Pretende el gremio de junta letras a sueldo de los banqueros, que con la tinta que injuriosamente expande en su caldo de cultivo de jubilados de la guardia civil, antiguos falangistas, policías represores, curas con sotana y fascistas rancios y de medio pelo, ocultar el latrocinio soberano que dos decenas de millares de capitalistas, empresarios de profesión defraudadora y la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, someten a este país, al que farisaicamente llaman “la patria”.

Tienen una leyenda urbana preferida: los sindicalistas son unos vagos, que no quieren trabajar que arruinan al país con sus “liberados”, que tienen chalets, comen en restaurantes de lujo y pavonean pelucos de oro.

El rigor intelectual y de realidad de este análisis esta a la misma altura que la de su autores. Exactamente una mierda. Hay en el conjunto del país un total de 33.000 “liberados”, imprescindibles para el funcionamiento de una estructura tan compleja administrativa y funcional como un sindicato de clase. Su sueldo no siempre lo paga la subvención del estado sino que está recogido en innumerables convenios del sector y de empresa. La CEOE, organización fraudulenta, dedicada al fraude sistémico de impuestos con asesoramientos de ex ministros, tiene cerca de 35.000, con sueldos de cinco estrellas y estos si que tienen chalets de lujo, patronean yates, comen en restaurantes de cinco tenedores, a costa del dinero de todos, del de las subvenciones y del que defraudan, y las portadas del ABC, La Razón o La Gaceta los ignoran. Son su mismo clan o peña de Alí Babá y los perros no comen carne de perro.

Los sindicalistas que yo conozco o he conocido, tienen modestísimas economías, tienen un historial plagado de detenciones, torturas y sacrificios por una determinada idea de la organización social. En su mayoría son sobrios, moderados y de ejemplar actitud personal y política. Y he conocido a comunistas, socialistas, anarquistas, cristianos de base, curas obreros y hasta falangistas de izquierdas.

El sindicalismo y los sindicatos son esenciales para la convivencia democrática de cualquier país. En el nuestro está recogido en los títulos fundamentales de la Constitución y el advenimiento de un estado, democrático y de libertades tiene una deuda no satisfecha con el sacrificio personal y colectivo de miles de sindicalistas.

Nos denigran, nos insultan y pretenden amotinar a un segmento de los trabajadores contra nosotros. Únicamente no somos mansos subcotizados o cabestros del toro con cuernos de su amo. Como ellos.

Postdata amplia:

Este post está dedicado a la memoria y al trabajo de personas como Marcelino Camacho y Manolo Rubia; Fernando Soto y Eduardo Saborido; Enrique Rodríguez y Antonio Hens; Laureano Mohedano y Paco García Salve; Salce Elvira y María Amor Gutiérrez; Manolo Caballero y Juan José Giner: Manolo Ortiz y Pepe Balmón; Fernando Vico y Pepe Antequera; Ildefonso Jiménez y Paco Povedano Cáliz; Manolo Alcalá y Pepe Ramírez; José Luis García Rúa y Eduardo Cerezo; Juan Jiménez Costilla y Paco Ferrero; Ildefonso López y Antonio Arjona; Germán Toledo y Rafael de la Peña; José Luis Villegas y Manoli Corredera; Pepe Cienfuegos y Rafa Crespo; Manolo Rueda y Paco Muñoz Molina; Antonio Muñoz Otero y Antonio Núñez Magaña; Alejandro Galindo y Pedro Zafra; Frasquito Ojos Claros Y Juan de la Cruz Ruz; Mari Carmen Santiago y Rafael Laguna; Juan García Baena y Rafael García Contreras; Macario Sánchez y el Padre Llanos; Filomeno Aparicio y Rafael Martínez; Pedro Cortés y Jorge Santamaría; J.V. Ojinaga y Andrés Gálvez…

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a A los sindicalistas que no tienen chalet ni usan reloj de oro.

  1. raromerol dijo:

    Como ya no sé cómo mostrar mi entusiasmo por tus artículos, de diré ¡Homérico, Lucas! imitando la reiterada frase del casamentero irlandés de la película “Un hombre tranquilo”, especialmente cuando vió el tálamo “morgamático” (del alemán “en la mañana”, después de la noche de boda) destrozado por una pelea conyogurt y marítima, aunque él creyó debida a algo más natural y vitalicio. Item más. Recibo por miles correos electrónicos ofreciéndome réplicas exactas de relojes de oro de apariencia de marcas famosísimas a ¡60 € la unidad! Fabricados en Rusia o la República Popular China ¡Hay que ver los adelantes de los países que antes eran del Este, y ahora no sabemos dónde ubicarlos, cuando los vigías de occidente nos cobran por los originales varios miles de euros!

    Los sindicalistas no tienen derecho a nada. Para empezar deben someter a examen su propia vida, el derecho a su existencia ¿Sirven para algo los sindicatos? Que los partidos políticos apenas tengan un 10% de la afiliación sindical no está en debate: la afiliación sindical es mínima y despreciable. La de partidos políticos y sindicatos patronales, aunque sea infinitamente menor, es la que tiene que ser, la que Dios nos manda para castigarnos. Sólo Comisiones Obreras cuenta con más afiliación, cotizante, que todos los demás sindicatos, partidos políticos y organizaciones sociales, incluida la Iglesia Católica (“Universal”, de los greigos del Mediterráneo, a pesar de que, como todos los engaños, se separó, secesionó, segregó, independizó, del mundo griego del Este del Mediterráneo y los Padres de la Igelsia Cristiana) Apostólica (no será por la pobreza evangélica) Romana, del paso romano. Pero un máximo dirigente sindical, cuyo sueldo se puede parangonar al de un Director General de cualquier empresa municipal, no tiene derecho a irse de vacaciones a Lituania. Un directivo de Bankia sí está disculpado que se vaya de viaje a Vietnam, porque para eso es una empresa privada ¿Privada? ¿De qué? ¿Cuándo? ¿Con qué dineros? ¿Los sindicatos son privados o públicos? ¿Con qué dinero funcionan? En cambio los sindicatos patronales, con infinita menor afiliación, contratando a menor número de trabajadores (¿Para qué los necesitarían, dada su, escasa, democracia interna? ¿A qué se didican?) obtienen mayor proporción de subvenciones, y realizan (o, al menos, cobran por ellos) mayor cantidad de cursos de formación profesional que todo el conjunto de sindicatos.

    No coincido, en todas sus opiniones, con todos los que relacionas, aunque a todos ellos les reconozco una vida entera dedicada al sindicalismo. Vocacional o profesional están mucho más justificados que los mercedarios políticos derechistas, que pasan del Consejo de Adminitración de Banca del Mare Nostrum magnum que los parió al MInisterio de Economía, de asesorar a la CEOE al Ministerio de Hacienda, de asesorar a Instalaza al MInisterio de Defensa, o de la Presidencia del Consejo de Ministros al Consejo de Administración de News Corporation, dedicado a publicar mentiras y sobornar y extorsionar a polìticos, a las órdenes de Murdoch. Pero ellos sí tienen derecho a todo, porque para eso están a las órdenes de los intereses de la clase dominante, no para defender los intereses de la clase dominada, antipatriota.

  2. raromerol dijo:

    Se me olvidó antes. La inmensa, absolutísima, mayoría de los sindicalistas no cobran el menor sueldo por su trabajo sindical. Sí cobran su sueldo como trabajadores, y disponen de una cierta cantidad de horas de trabajo para dedicarlas a formar parte de Comités de Empresa, Juntas de Personal, Comités de Prevención de Riesgos Laborales, Delegados de personal o Delegados sindicales. Nada de sueldos, ni a cargo del erario público ni siquiera de las empresas privadas. Sólo el tiempo legalmente concedido o pactado para organizar la negociación colectiva y la defensa de los intereses, colectivos o personales, de sus representados. Pero eso es posible que lo ignoren los ignorantes propagadores de las falsías de la derecha, que se hacen pasar por periodistas ¿O sí lo sabrán, pero nos mienten, quisieran engañarnos? Y los retrasados mentales que se creen iluminados por Dios, más listos que nadie, se lo creen, pretenden salvarnos de nosotros mismos, de nuestros propios intereses, reproduciendo sus falsedades. El que crea que puede hacerlo mejor que se presente a las elecciones sindicales, en mi empresa o en el interior de mi sindicato, que, si me convence, si está en el ámbito en el que no me cercenen mi derecho a voto, le apoyaré.

  3. Desgraciadamente, Lucas, no todo el mundo accede a los medios alternativos ni a las redes sociales y por tanto hay un gran espectro de ciudadanos desinformados, entre los que tú recoges a
    algunos, que se hacen eco, -de buena o mala fe- de la campaña de demonización del colectivo
    sindical, que están llevando a cabo los falaces medios -casi todos los que podemos ver en los
    kioscos- al servicio de las oligarquías económicas amparadas en la OCDE; tratando además de que olvidemos los cientos y cientos de sindicalistas represaliados que incluso pagaron con la cárcel y hasta con su vida el organizar y liderar la defensa de los derechos laborales de sus compañeros trabajadores, derechos conquistados con sangre y que ahora nos están quitando día sí y otro también.

    • raromerol dijo:

      En Sudamérica, especialmente en la “democrática” Colombia, pero también en Honduras, Continente en que aún van por la dialéctica de las pistolas, continúan asesinando a sindicalistas. Por ejemplo, por organizar huelgas en Coca-Cola y oponerse a la apropiación ilegal de tierras, a que expulsen de ellas a sus legítimos propietarios, los campesinos indígenas. Sin ir más lejos, por la última huelga general contra Asnal, bastantes sindicalistas fueron condenados a cárcel por jueces pepero-populistas. Entre ellos el Secretario General de la Unión Local de Comisiones Obreras en Jerez de la Frontera. Rodríguez Zapatero debió amnistiarlos para sacarlos de la cárcel. Lo mismo que ha hecho Rajoy a favor de los Comandantes que habían certificado que los trozos de carne encontrados del accidente del avión Yakolev alquilado a los rusos, para traer Oficiales de alta graduación de Irak, correspondían a personas que no eran sin haber realizado ninguna prueba para comprobarlo, siguiendo órdenes de Asnal y de Trillo, para que no retraasen la fiesta que habían organizado para descargo de sus culpas.

      En cambio no hubo encarcelados en la huelga general contra Rodríguez Zapatero. Pero sí los ha habido en la primera que nos hemos visto obligados a hacerle a Raoy. Pensé, por un momento, escribir “de los cojones”, pero de inmediato he comprendido que sería inadecuado, erróneo.

  4. Antonio Garcia Garcia dijo:

    Apreciado Lucas, tu articulo me ha conmovido, de la forma que lo estructuras y los temas que tocas no pueden ser más verderos, es preciso que nos espabilemos todos y contrarrestemos esa campaña que lo unico que busca es llevarnos a su terreno. En cuanto a la lista de compañeros que haces referencia, tanto a los que estan como a los que no estan unico que cave es quitarse el sombrero ante ellos. De nuevo te tengo que dar la razón a lo que dices , pero también entiendo yo que en los años que hemos atravesado digamos de bonanza, han habido muchos liberados que se consideraban más funcionarios que sindicalistas. Un abrazo.

    • raromerol dijo:

      Funcionario significa que funciona. La campaña de desprestigio contra el funcionariado viene de la mano de la desaparición de las empresas públicas y de “reducir el Estado”, volver al Estado “liberal” decimonónico, cuya única actividad permitida era la represión de los trabajadores, mediante su superestructura ideológico-jurídico-política y los aparatos represivos, con lo cual los capitalistas se ahorran impuestos (Supuesto que los capitalistas paguen algún impuesto, que no nos lo repercutan a los trabajadores en el precio de venta de los artículos que nosotros producimos y que ellos se apropian, alienándonoslos y vendiéndo o revendiéndonoslos. En el “cuento” (¿cuento?) de “El Mercado” que adjunté hace unos días los trabajadores acarreaban agua a un depósito, a cambio de un sueldo, que después necesitaban gastar para comprar agua extraída del mismo depósito que diariamente llenaban ¿No sería más lógico quedarse diractamente con el agua que ellos mismos acarreaban y venderla por sí mismos, individual o colectiamente?) y empresas que le hagan la competencia, de verdad.

  5. MDF dijo:

    Spain y el 15M.

    Atención desalojan Sol con una gran fuerza policial. Ver:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

  6. antonio hens dijo:

    Gracias Lucas, por recordar los tiempos en que pusimos la base de los sindicatos libres. Estos que tanto los critican deberían aún permanecer en los “verticales”, reprimidos y amordazados por el régimen. Ayer asistí a la manifestación de los indignados del 15 M y me “cabreó” ver a un viejo con barbas blancas que portaba una pancarta, donde a los sindicalistas nos metían en el mismo saco que a los banqueros, los desfraudados y los corruptos. ¡Cuánto confusionismo!. Así no avanzaremos nunca. Un abrazo. Antonio

  7. jose maria dijo:

    Estimado Lucas, tu ardua defensa de los sindicalistas no me hace más que pensar que tal vez no he vivido ese ambiente de trabajo al yo ser un trabajador autónomo; no tengo más remedio que estudiar el tema e intentar ver lo positivo que seguro lo hay, personas como vosotros arrastrais experiencia,saber, y seguro que razones, por supuesto os tengo que respetar y por supuesto que las excepciones confirmarán la regla. Vuestro tesón es sin duda un camino, y dentro de vuestro mensaje, seguro que cosas buenas se recogen, no tengo duda de vuestro buen trabajo del que este blog es una muestra.

  8. jose maria dijo:

    Otro si digo,
    Al margen de mis criterios políticos, si tengo una convicción, la religiosa, y si me declaro Católico, Apostólico y Romano, y considero una falta de interés y superficielidad mezclar las peras con los tomates.

  9. Fernando dijo:

    Por pura y lógica modestia, no aparece tu nombre en la relación de SINDICALISTAS con mayúsculas. Yo lo añado: Lucas Leon Simon.

  10. Leed lo que ha escrito en Facebook nuesto “amigo” Rafael San Martín:
    Hay quien se ha borrado sin dar una explicación.
    La derecha siempre ha sido cobarde, y lo seguirá siendo. Cuando se ha tenido que defender ha acudido a lo que despues ha llamado la extrema derecha.
    Aquí aparece de vez en cuando, o sea siempre lo que escribe un señor que se llama Lucas León Simón, que es la extrema izquierda, al que acompañan una serie de personas a las que yo llamo palmeros.
    De vez en cuando les digo algunas cosas que no les sientan bien.
    Ya sabemos que dicen las cosas bajo su optica, tienen astigmatismo, pero la vida es así, unos son miopes, otros tienen presbicia, y algunos tiene la visión bien, pocos. Es bueno que las personas puedan expresarse.
    El otro día uno decía que en cierta escuela los niños de cuatro años sabían leer, escribir, algunas operaciones de aritmetica, y que la inspección educativa había reconvenido a la maestra que no era bueno elevar tanto el nivel educativo. Esto lo escribía uno de los que protestan contra los “recortes”. Yo al leerlo escribí: ” Si eso es verdad la Ley de Gauss es falsa”. Ud que piensa, ¿ quien está en lo cierto”.
    Hay que hablar.
    Yo estoy indignado, pero conmigo porque no doy más de si.
    Más que hablar, escribir para desmontar los mensajes equivocados.
    Los sindicalistas para actuar necesitan que haya trabajo, es como los zorros y los conejos, para que los zorros sobrevivan necesitan que haya conejos. Si los conejos no existen los zorros se mueren de hambre. Si no hay trabajo, para que se necesitan los sindicalistas, ¿ que derechos van a defender, si no hay trabajo?
    Cuando se trabajaban doce horas al día, entonces eran necesarios los sindicalistas.
    Ya no escribo más. Estoy cansado.
    Hoy los sindicalistas son funcionarios del Estado, a través de las subvenciones, y sin haber hecho oposición. ( ¿ A que oposición me refiero ? ). Pienseló.
    Saludos matinales.

    • No está mal para provenir de un palmero de Franco y Blas Piñar.

      • En la electricidad existen el polo positivo y el polo negativo. Eso es en corriente continua.
        A ti te gusta por lo que se ve un solo polo.
        La corriente continua se usa poco. Lo más usual es la alterna, que es la que existe en el interior de las viviendas y en el exterior, y esa pasa 50 veces por segundo de positivo a negativo. En USA 60 veces.
        ¿No te gusta lo que digo?
        Peridis, me gusta mucho. Cuando representaba a Carrillo con la colilla, y también ahora cuando a Rajoy lo pinta tumbado con el hacha en la mano..
        Te voy a dar una opinión mía sobre economía. Los empresarios si pudieran tendrían a los trabajadores con salario cero, así sus beneficios serían máximos. Pero eso tiene un inconveniente, al no poder comprar los trabajadores, por no tener dinero, ellos no tendrían que fabricar nada, y cerrarían las empresas. Los representantes de los trabajadores quieren que estos ganen mucho, pero existe el pequeño inconveniente de que los empresarios entren en perdidas al ser los costes mas altos que los ingresos, por lo que también cerrarían las empresas.
        Eso es algo parecido a lo de los zorros y los conejos.
        Debe existir un equilibrio. El equilibrio no es de derechas ni de izquierdas. Es una cosa de física, y me acuerdo que cuando era niño se clasificaba como estable, inestable, e indiferente. Este último es el más perfecto.
        ¿Tampoco te gusta?

      • raromerol dijo:

        Lucas: no te preocupes de que te insulten en sus blogs. Ni siquiera pierdas el tiempo, que ya sabes que lo tienes limitado para la posición sedente, escrutando lo que nos insulten. Mejor así. Te hacen propaganda de tu página y, si son inteligentes, los convenceremos. O, al menos, los haremos dudar. El mundo lo movemos los trabajadores. Si no existiéramos el mundo se pararía. Por eso Franco no pudo exterminar a todos los trabajadores. Sólo a un número significativo de ellos, para dar escarmiento y meter el miedo en el cuerpo (que es lo que ata y bien) por generaciones, en lugar de rebelarse y exigir justicia por sus abuelos. Y, minetras existan trabajadores, será bueno que existan sindicalistas. Por eso los esbirros del capitalismo hacen cuanto pueden, siempre lo han hecho, para acabar con el sindicalismo. En cambio los capitalistas no podrían sobrevivir sin trabajadores que le lleven la comida a la boca y sus beneficios, que nosotros les producimos, a su Banco. Pero el mundo sí podría sobrevivir, continuar girando, sin parásitos capitalistas chupópteros. Las zorras no pueden sobrevivir sin conejos. Pero los conejos pueden sobrevivir, perfectamente, y muy bien, sin zorras. No ver ésto es lo que algunos consideran buena vista. Bella vista. Lo que debemos plantearnos es si somos hombres o somos conejos.

        Los que no tienen criterio creen que los que no sigan a los suyos son palmeros de otros. Cree el ladrón que todos son de su condición. El comentario sobre la profesora de la guardería infantil de Andorra lo hizo un inspector de enseñanza. Seguramente por aquello de la competencia y el negocio. Porque estos descubrimientos descubren lo que se esconde bajo las faldas de los recortes de escopetas recortadas. El matemático Gauss no tiene nada que ver. Lo que demuestra tal constatación es que todos, todos, no una cuestión probabilística, los que acudieron a dicha forma de enseñanza consiguieron tal nivel de conocimientos. Luego es algo digno de imitar e instaurar universalmente. Lo contrario de lo que se quiere, que es recortar la enseñanza, los conocimientos, la sanidad, la esperanza de vida, el sindicalismo, la capacidad de oposición, de respuesta, de rebeldía, implantar la esclavitud, aumentar la vida laboral y pagar menos jubilaciones, dado que pocos sobrevivirán para disfrutarla. Ese es el “desiderantum” del capitalismo.

        A cada capitalista le importa muy poco que el mundo desaparezca tras su muerte, dejar un mundo contaminada, en el que sus hijos no puedan vivir, no puedan respirar, que el capitalismo no tenga salida y ellos mismos estén elaborando su propia destrucción, y la nuestra, de paso. Sólo les preocupan sus ganancias individuales. Caiga quien caiga. Por eso despiden a los trabajadores para conseguir más beneficios. Sin comprender que sin unos ingresos asegurados el sistema no se sostiene. Ese no es su problema. Tal vez lo sea el de sus hijos. Pero, si ellos ya han disfrutado, están disfrutando de sus lujos ¿qué les importan sus hijos? ¡Pues anda que los nuestros! Nosotros somos los que debemos preocuparnos por nuestros hijos, por el futuro que deseamos para ellos, qué riesgos estamos dispuestos a correr para dejarles un mundo mejor. Más seguro. Más justo.

        Algunos trabajamos 20 horas al día. No en beneficio de los capitalistas, sino haciendo sindicalismo, o política. Por cuenta propia, si se estorba en otros ámbitos. Así que el sindicalismo, no sólo sigue siendo necesario, sino que lo es más a cada recorte. Y no sólo para los que mantenemos un puesto de trabajo. Sobre todo para los que lo han perdidio, para que vuelvan a recuperarlo. O, al menos, para que cuenten con unos ingresos mínimos de superviviencia. Como negociaron repetidamente los sindicatos con Rodríguez Zapatero y que ahora no existe, nadie se preocupa lo más mínimo por el verdadero derecho a la vida. Pero eso los de la buena vista de Walt Disney no lo ven. El sindicalismo es la organización de la clase obrera. Los que esperan o confian en dioses, reyes, tribunos o supremos salvadores se quedarán esperando eternamente. Jugando a la playstation. Si los desempleados no se organizan por sí mismos, no se integran en la lucha sindical, permanecerán parados mientras vivan. Quizás no mucho. Tal vez lo mejor sea que todo se derrumbe lo antes posible, para construir un mundo mejor. Para lo que Rajoy está siendo providencial, llevándonos a todos al abismo.

    • Hubo un personaje, R. Onofre “Media Oreja”, interprete excepcional de la soleá de Córdoba que sentenció: … Y a mi que se me importa/que un pájaro en la Alameá/se pase de un árbol a otro….”
      ¿Que se me importa a mi (y a toda la Alamea del mundo mundial) lo que te guste a ti o a mi? Dicho esto, me parece insano, torticero e innoble, que salgas escaldado de un minidebate celebrado aquí, y acudas buscando con amplia publicidad -me citas con nombre y dos apellidos- a otro medio distinto a denigrar de mi y de las personas que con gran desinterés hacen sus comentarios en esta página. ¿Que yo padezco miopía, presbicia y astigmatismo físico y político? Pues mira que bien. ¡Tu, con el patrón mental anclado en el Glorioso Movimiento, no! ¿Que yo soy de la extrema izquierda y como tal debes denunciarme fascista y públicamente al estilo de La Razón? Pues con tu pan te lo comas.

      ¡Que más quisiera yo que ser de la extrema izquierda y darle una “extremada” batalla a los fascistas como tu!

      Gabriel Celaya dijo de los poetas que gustaban de algo parecido a tu
      “perfecto equilibrio indiferente” en una sociedad con seis millones de parados y donde se roban millones y derechos colectivos a mansalva “Maldigo la poesia concebida como un lujo cultural por los neutrales, maldigo la poesia del que no toma partido, pàrtido hasta mancharse”. Yo me mancho. Y tomo partido. Y maldigo a los neutrales ( o a los indiferentes)

      • ¿Y ese Celaya quien es?, para que yo le tenga que hacer caso.
        Se me han borrado tres de ese medio, facebook, y he estimado que es porque al conectarse salen siempre tus cosas, y eso no les gusta. Puedo estar equivocado.
        A mi no me molesta que me llames fascista, y cosas por el estilo, ya sabes que hace cuarenta o treinta años pasaba de eso. No me pasa como a la derecha que se asusta y se asustaba. Si se han borrado y es por eso, a mi no me preocupa. Como es eso de seguro va y seguro viene.
        Parece mentira que me digas que insulto y que he salido escaldado de ningún debate.
        Fíjate, le dije a uno, que echaban plomo en el pan para que pesara más y así engañaban a los que lo compraban, y me contestó que él no era lo suficientemente mayor para haber visto eso. No le contesté. Yo tampoco lo he visto, eso lo cuenta D Carlos Marx en su obra El Capital, que consta de ocho tomos publicados por la Editorial Siglo XXI. Para que veas lo respetuoso que soy con todos. Eso está escrito en tu blog.
        Celaya me parece que es vasco, pero como los vascos lloran cuando pierde su equipo de fútbol, creo que hago bien en no hacerle mucho caso. No quiero parecerme a Boabdil.

      • Querido Raromerol:
        Un hombre se dirigió a otro en los siguientes términos:
        He observado que tienes un defecto que te impide caminar con naturalidad.
        En cambio, otro le dijo:
        ¡ Cojo!
        Te digo esto para que veas la diferencia que existe entre comentario e insulto.
        Hay que respetar todas las opiniones, por lo menos, lo intento, hasta las equivocadas, y también las interesadas.
        Saludos.

      • raromerol dijo:

        Beatífico San Martín:

        Un hombre escribió sobre otro “¡cómo aplaude aquello que le gusta, le convence, de los buenos escritores!”. En cambio otro escribió “¡palmero!”. Como ya sabrás Diógenes recorría el mercado, en el Agora, con un candil en la mano ¿en la palma de la mano? en pleno día, que era cuando funcionaban los mercados, cuando aún no se comerciaba con la energía eléctrica. Cuando algún ignorante se reía, y, en medio de su jocoso desprecio, se atrevía a preguntarle, para subrayar lo irracional que le parecía su comportamiento, le respondía: “busco un hombre”. Tal vez no fuese un candil, sino una palmatoria.

  11. Paco A. dijo:

    Un vídeo hecho por la Federación de la Industria de CCOO que desmiente unas cuantas mentiras repetidas sobre los sindicatos. Es muy directo…

  12. Ana María dijo:

    Gracias Paco A. por el vídeo. Es muy claro y directo.

  13. Ildefonso López García-Sotoca dijo:

    Gracias Lucas por acordarte de mí, es un detalle a valorar. La verdad que esa campaña nefasta que está propagándose de boca en boca y en algunos medios, está haciendo mucha mella en la gente normal. Siempre hubo y habrá detractores que sólo hacen confundir, metiendo en un saco a todos los que han estado afiliados a un sindicato.

    Me contaba un compañero sindicalista que por lo menos algo bueno tiene esta campaña, como es que haga pensar en algunos compañeros su tendencia a gustar del “café, puro y coñac”.

    • raromerol dijo:

      Conocí a un sindicalista, de UGT, precisamente, de ese estilo. Pero creo que esas lecciones debemos darla en el interno, cortarles el paso a dichos individuos haciendo uso de la democracia interna. Discrepo de los que piensan que los sindicalistas deben ser menesterosos mendicantes, santones hindúes que vivan en cuevas de la caridad pública. Tienen el mimos derecho a ganar un sueldo acorde con su nivel de representación que cualquier político o dirigente empresarial. Pero a quienes les gusten los lujos, los que estén comprometidos con especulaciones inmobiliarias o préstamos impagados no deberíamos entregarles nuestra confianza. Hay que ser más críticos y prever el futuro. Pero agradecer que hundan nuestro prestigio colectivo, que intenten acabar con la última trinchera obrera, porque nosotros no hemos sido capaces de separar las churras de las merinas, no hemos sido capaces de convencer democráticamente de qué intereses deben prevalecer, es un error, según entiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s