Entrevista (imaginaria) al obispo de Córdoba


Hoy viajo al cielo. O a una de sus sucursales. En ella mora, Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, por la gracia de Dios. Monseñor vive rodeado de teologías, pastores y rebaños. No es que esté como una cabra –que lo está- es que es ascéticamente conservador. Su reino son las cartas pastorales, las condenas de todo lo que huela a progreso y las hogueras inquisitoriales a la “ideología de género”. Un facha en conserva y con sotana, vamos.

– Monseñor, ¿Sigue usted preocupado por el exceso de fornicación ajena?
– Totalmente. Mi compromiso de acción con el puro orto fascismo me lleva a ello. Desde Dios, y sus designios, naturalmente.
– ¿Y ha descubierto algún nuevo complot de la Unesco?
– Si. Han aumentado sus porcentajes. Ya no quieren hacer homosexuales al 50 por ciento de la humanidad. Ahora aspiran al 75 %.
– ¿Le incluyen a usted?
– No hace falta. Yo (y Rajoy) ya somos. Lo preocupante es que lo logren con cristianos como la Merkel o Sarkozy.
– ¿Hay muchos homosexuales entres sus colaboradores diocesanos?
– No. Aquí, y en todo el mundo, lo que tenemos son pederastas. Pero como se dice: “ gallegos y asturianos, primos hermanos”
– ¿Es usted el obispo más conservador de España?
– Lo llevo a gala. Mi reino es de antes de Trento.
– ¿A quien vota?
– Naturalmente al PP, pero si presentará Fuerza Nueva, no se, no se… creo que se quedan a mi izquierda.
– Creo que tiene usted mala opinión de los grupos cristianos de base. ¿Dijo usted aquello de “teológicamente protestantes, eclesialmente democraticistas, socialmente marxistas, moralmente subjetivistas y relativistas y ascéticamente pelagianos? ¿Se puede ser todo eso a la vez?
– Si. Y si votan al PSOE o IU, directamente al pelotón.
– Cambiando de tercio (o de pelotón), ¿No aprecia ninguna responsabilidad de su Cabildo Eclesiástico en la quiebra fraudulenta de CajaSur?
– No. Dios nos llamó a administrar los ahorros de los cordobeses durante dos siglos y hemos hecho nuestra labor, ecuménica y caritativa, por supuesto.
– Pero se han perdido más de 1.500 millones de los actuales euros.
– Ya le he dicho, que mi reino, y el de Castillejo, no es de este mundo. Dad a Dios lo que es de Dios y a los mercados lo que es de los mercados.
– ¿No era al César?
– Que más da. El FMI, MAFO y las agencias de calificación de riesgo son la misma cosa.
– ¿Cómo va el pulso entre Mezquita y Catedral?
– Gana la Catedral por goleada. Donde va a parar una catedral santificada por Espíritu Santo a un chiringuito islámico.
– ¿Y si ni Fernando III el Santo se la dio porque no se fiaba de ustedes, ¿Por qué se han apropiado de ella, inscribiéndola como un “bien inmatriculado” por 30 euros después de que el Consejo y la Municipalidad cordobesa la hayan conservado y arreglado durante ochos siglos?
– Los santos son muy desconfiados. La Iglesia no le ha robado a los cordobeses este bien, Patrimonio de la Humanidad, lo administra santamente para su bien y mejor conservación
Ah, ya. ¿No es algo presuntuoso y soberbio –un pecado capital- por su parte, decir que su palabra “es la palabra de Dios”?
– Para nada. Yo diría que estoy convencido de que hasta cuando hago otras funciones orgánicas, Dios se manifiesta. En mi, todo es Dios.

Dejamos a monseñor, levitando, a punto de coger una curva sideral que lo deposite en el paraíso conservador. Demetrio es el viento de la doctrina, la pura certeza de que vivimos en el caos. Todos somos sus chivos expiatorios. Y Demetrio, en otra vida, seguro que se transmutará en eso. En chivo.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entrevista (imaginaria) al obispo de Córdoba

  1. Muy bueno Lucas. Sin embargo, recuerda: la realidad es más fantástica que la propia ficción. Ya ves lo de las inmatriculaciones, tan traicioneras como los bautismos de los infantes. Ahora vas y pides que se tachen, ya verás. Cito de memoria y pido perdón: ay de aquellos que escandalicen a uno de estos pequeños, más les valdría atarse la piedra de un molino y tirarse al mar. Que no se si el efecto invernadero o qué, pero por algo suben los niveles oceánicos…

  2. Javier Ochoa Perez dijo:

    Lucas, genial una vez más.
    Hace unos días leí un articulo sobre la mezquita de Cordoba, esperando que no te importe que la subscriba totalmente.

    El robo de la mezquita de Córdoba.

    La Mezquita de Córdoba fue construida entre los años 780 y 785 por Abderramán I. Doce siglos después, el 2 de marzo de 2006, la Iglesia Católica inscribió el inmueble a su nombre en el Registro de la Propiedad número 4 de Córdoba (tomo 2381, libro 155, folio 198). El trámite costó apenas 30 euros.

    Tal robo fue posible por dos milagros.

    El primero, que José María Aznar cambió la Ley Hipotecaria en 1998 para permitir a la Iglesia apropiarse de edificios de dominio público, aunque sean patrimonio de todos los españoles: basta con que el señor obispo dé fe y certifique que pertenecen a la Iglesia, sin necesidad de notario.

    El segundo milagro, que disponer de un edificio de 23.400 metros en pleno centro de Córdoba le sale gratis a la Iglesia: no paga el IBI y tampoco se ocupa de los gastos de conservación.

    La entrada en la Mezquita de Córdoba cuesta 8 euros por persona; al año recibe más de un millón de visitantes. No te entregan factura y es dudoso que el dinero recaudado pague impuestos: se considera un donativo y, como tal, está exento de tributación. El obispado de Córdoba dispone de la Mezquita como su absoluta propiedad. También decide quién puede trabajar en ella como guía y quién no. No es raro que haya días en los que se cierre el acceso a los turistas porque hay, por ejemplo, una convención de sacerdotes en su interior. Sin embargo, los gastos de restauración y conservación no los paga la Iglesia: los cubre el Estado.

    Desde 1998, la Iglesia ha inscrito a su nombre cientos muchos de ellos financiados por los vecinos de cada pueblo o ciudad. Zapatero no cambió la ley en ocho años, Rubalcaba prometió reformarla en su programa electoral. Es improbable que tal abuso lo vaya a eliminar el PP pero, con algo de suerte, tal vez la Unión Europea obligue al Gobierno a cobrar el IBI a la Iglesia, igual que ha hecho con Italia. No es poco dinero.

    Que la Iglesia esté exenta de pagar algunos impuestos, un privilegio medieval, nos cuesta 3.000 millones de euros al año, según Europa Laica. Es una décima parte del déficit que le falta a Rajoy.

    Plataforma de Defensa del Patrimonio Navarro
    Nafarroako Ondasunaren Defentsarako Plataforma
    http://www.plataforma-ekimena.org/
    Pues eso, sin mas comentarios.

    Un cordial abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s