Rajoy, ese músico del Titanic


Esto se hunde. Y Rajoy sigue tocando el violín. La prima, la de riesgo, está por las nubes, el Ibex por los suelos, tendremos que pagar el próximo año 38.000 millones de euros de intereses, los ministros económicos están que se caen de un guindo, se prepara otro atraco contra los de siempre, las farmacias se han convertido en boutiques de lujo, la luz sube cada tres meses y hay trabajadores encerrados en jaulas de zoológicos. Esto se hunde. Y Rajoy, toca la gaita.

¿Qué se puede esperar de un “músico” que dice que está “con sus líos de Europa” y que “va hacer lo posible para que la UE haga todo lo posible”? Ante este ejercicio de lucidez mental y expresión oral no se puede esperar sino que el barco, el Titanic, se hunda, y que este manso gallego siga tocando su inútil música celestial.

Se les ha acabado la cuerda con “la herencia recibida”, lo que antes funcionaba mal, va a peor y lo que antes medio funcionaba ya no funciona. Este gobierno, estos músicos callejeros, son la inutilidad y la incompetencia personificada. Da grima ver como se expresan y argumentan ministras que se desdicen en horas de lo que han dicho o que filtran expedientes oficiales que conocen en razón de su cargo.

El país ha retrocedido siglos en pocos meses. El estado de derecho es una entelequia, la democracia una quimera, se legisla por “real decreto”, el parlamento es una burla y una afrenta, hay un país oficial, otro inventado (por la canalla mediática a sueldo de la banca) y otro “real” que padece recortes y más recortes, al que se exprime, miente y elude.

Una quiebra palpable de todos los principios democráticos, un desprestigio irreversible del poder judicial, un descrédito absoluto de la monarquía, de los políticos y de los partidos. Las cajas de ahorro desaparecidas en medio de un enorme agujero negro de corrupción, los banqueros o enriquecidos o absorbidos por la burbuja inmobiliaria, cientos de cargos públicos procesados, pendientes de sentencia o de cárcel. Y un inmenso olor a podredumbre, un proceso de descomposición de las bases de la sociedad civil, del contrato social y de la convivencia pacífica.

Existían distintos modos de relacionarnos con los que nos gobernaban. Ahora sólo hay uno. Tomárnoslos a cachondeo. Que sigan tocando su música. Que, ciegos y mudos, toquen, en el fondo del mar, su sonata, su réquiem, en su extremo efecto: la metamorfosis del piano, de una orquesta de cámara, convertida en una sola gaita. Marina.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Rajoy, ese músico del Titanic

  1. paco dijo:

    Lucas:¡¡¡ Eres un genio!!! pero hoy lo has vordado lo que tu escribes es real como la vida misma y sinembargo parece poesía aunque sea poesía sobre un desastre que se avecinaba y que ya está aquí por culpa de tanto incompetente.

  2. Amigo Lucas, con tu envidiable -y muy andaluza- capacidad de síntesis, acabas de hacer el mejor ‘retrato’ de la situación real de este país que he leído en los últimos tiempos.

  3. raromerol dijo:

    ¿Qué se podía Espe-rar de quien el Presitigio Rajoy partió los Cascos hasta hacerlo nauFragar, que salieran “como unoch hililloch como de plachtilina, con lo que hicieron cancerígenos los mejillones, aunque siguieron haciendo propaganda de lo buenos que eran, igual que las aguas de Palomares, contaminadas con restos de bombas de energía de desintegración de la fuerza atractiva del bosón de Dios y su santa madre? Y, aún así, la gente lo votó, en lugar de botarlo y echarlo al mar, a que arreglare el Prestigio que hundieron, en el fondo del mar, matarile-rile-rile. No son tan inútiles: has sabido ocupar todos los puestos públicos, semipúblicos, privados, reservados y ocultos que han podido para ellos y ellos, sus cónyuges, sus hermanos, sus cuñados, sus primos, sus cómplices y sus presuntos implicados. No son inútiles: destruyen a conciencia a favor de los Bancos, los capitalistas, la ¿Unión? Europera del imperio sacro imperio germánico y la santa madre de todos ellos. Más mentiras: ¿se acuerdan cuando propagaban que iban a acabar con las Diputaciones Provinciales, que, total, no servían para nada? Pues es preciso tener más memoria y obrar en consecuencia, que luego pasa lo que pasa. Ahora, cuando se han dado cuenta de que los que les resultan peligrosos son sus concejales, que van a perder gran número de ellos si hay más elecciones municipales en el futuro, van a reducir su número, para que tampoco tengan más sus opositores, especialmente Izquierda Unida, la única fuerza política con capacidades de cambio que están creciendo desaforadamente, y que, al reducir el número de concejales se quedaría fuera de casi todos los Ayuntamientos ¿o no se dan cuenta los electores de ello? y le darán más y más competencias y poder. adivinene a quiénes: pues a las Diputaciones Provinciales. Y aún hay quienes les prestan oídos, se creen lo que les dicen esta gentuza

    Nos están hundiendo, más y más ¿qué duda cabe? de todo, hasta la bola, pero, cuando el agua llegue al puente de mando, si es que las ratas no han abandonado el Banco llevándose su botín ¿a Suiza, Patria querida?, como hacen todos los suyos, los “patriotas” que no hacen huelga, a los que amnistían, sin enjaular, encarcelar ni poner de rodillas, los vamos atestados, hacinados, en la sentina, en calderas, alimentando los fogones, los hornos crematorios, con nuestros cuerpos, en galeras, remando para que el barco no se hunda, porque todos vamos en el mismo barco, aunque los remeros somos los únicos que llevamos grilletes, ya hará mucho que estaremos anegados, ahogados ¿Qué nos importará entonces si el barco reflota o no?

  4. celaya dijo:

    lucasleonsimon…….¿tan antigallego como fernándo díaz villanueva?

  5. Camilo Rosell dijo:

    Estos individuos/as que nos gobiernan, son herederos directos de aquellas formaciones políticas que los más mayores conocieron, CEDA, Partido Agrario…esas formaciones de derecha recalcitrante que colaboraron con esmero al golpe del 36. Bueno,estos, aunque se maquillen sabemos como van a responder, como lo estan haciendo. Los que no merecen perdón, son los social democratas, cuando todo marcha son los más progresistas, cuando algo se tuerce… nos dejan en la estacada. Razonamientos puros y duros, sin trabalenguas. Triste ejemplo histórico “el golpe de Casado”, los gobiernos de Felipe y los tristes ejemplos latinoamericanos. Que espera la oposición del PSOE.

    • raromerol dijo:

      La Confederación Española de Derechas Autónomas, de la que formaba parte del Partido Agrario, aunque los más importantes, y peligrosos, eran los partidos monárquicos, tanto los alfonsistas, como los carlistas y tradicionalistas, no es que colaborase con el golpe de Estado, fracasado, degenerado en guerra más internacional que (in)civil, de 1.936, es que estaba formado por los golpistas de 1.923, los que trajeron la dictadura de Primo de Rivera, la apoyaron y colaboraron con ella.

      Tenían previsto, desde el principio, el retorno a la monarquía, por lo que se negaron a jurar la Constitución de 1.931, argumentando que se habían formado después de ella, por lo que no necesitaban jurarla puesto que tampoco habían jurado ninguna anterior, a pesar de que estaba formada por partidos políticos que sí lo habían hecho. Se conjuraron para sendos golpes de Estado en 1.935 y comienzos de 1.936, cuando constataron que eran inevitables unas elecciones anticipadas, y que difícilmente podrían formar Gobierno si no conseguían la mayoría absoluta, ya que todos los que habían colaborado con ellos, especialmente el Partido (Republicano) Radical, que desapareció del mapa político. Y, sobre todo, tras las elecciones, cuando se contaron los votos y vieron que habían sido desplazados, por lo que se negaron a aceptar tales resultados.

      Fue el Presidente de la República, el católico y prestigioso jurista, descendiente de una saga de jueces, y terratenientes de Priego de Córdoba, anterior Ministro de Justicia del último Gobierno democrático de Alfonso XIIIº, antes de la dictadura de Primo de Rivera, Niceto Alcalá-Zamora y Torres, quien cortó el paso a tales conjuras. Azaña, que comprendía que el Frente Popular no podría cumplir su programa con tal Presidente, a pesar de que fue el que lo aupó a dicho cargo, en dos ocasiones (la última tras su dimisión por oponerse al artículo de la Constitución que obligaba a la disolución de la Compañía de Jesús, que se negaba a jurar la Constitución, ya que mantenía que su fidelidad al Papa era superior a ninguna Constitución que pudiese enfrentarse a él) y a la presidencia del Comité Revolucionario, posterior Gobierno Provisional de la República, de donde lo catapultó a la presidencia de la misma, ganó la votación por su deposición, ya que había infringido la Constitución al disolver dos veces el Parlamento en un mismo mandato presidencial.

      Calvo Sotelo, Ministro de Hacienda de Primo de Rivera, que había tenido que huir para no responder ante el Tribunal de Responsabilidades Políticas por su colaboración con la dictadura, amnistiado por el Partido Radical (lo de republicano se le obligó a eliminarlo, ya que, tras la Constitución, ningún Partido podía arrogarse la exclusividad del republicanismo) en dos ocasiones pactó con Mussolini su colaboración en un golpe de Estado, y la invasión de España por tropas italianas (los “patriotas”) si la oposición al golpe fuese demasiado intensa, a cambio de cederle las islas Baleares para su dominio del Mediterráneo occidental, por factores circunstanciales, pasó a dominar el partido alfonsista, integrado en la CEDA, y a disputarle la preminencia a Gil-Robles y Quiñones. A partir de su asesinato la C.E.D.A. perdió el control, pasando la conjura a manos de los militares, sin ninguna dirección civil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s