Del corazón de la tierra a las innobles entrañas del Estado


Partieron de las Asturies, de León, de Teruel… han cruzado la estepa de la geografía y el páramo de las mentes, y, polvo, sol, fatiga y hambre han reconquistado la dignidad. Para todos.

Han cosechado, en sus millones de pasos de justicia sobre la meseta, la admiración de muchos y la marginación de unos pocos, muy pocos, apoltronados en sus medios “informativos” -¿?- de mentira, esquilmación y odio.

No se han doblegado, y han puesto su pica minera, “los ojos, ciegos los ojos, ciegos de tanto mirarte, Asturias lejana, hija de mi misma madre” en las innobles entrañas del mal llamado Estado de Derecho. Estado del robo de derechos, libertades y pan.

Han ganado la batalla de la no resignación, la penúltima batalla de la libertad, en esta tierra de cabestros y cabrones con cartera. En estos tiempos de miedo, mercados, rabia y silencio han cruzado, a pie de la verdad, la dura estepa de la idea robada, al pueblo, al trabajo y al carbón, y van a poner su negra idoneidad al pie mismo del despacho de “su excelencia”. Excelentemente inútil, demencialmente ministro, inmundamente responsable.

¿Quién derribará ese árbol/de Asturias, ya sin ramaje,/desnudo, seco, clavado/con su raíz entrañable/que corre por toda España/crispándonos de coraje? Dijo el cordobés Pedro Garfias. Nadie, ya, podrá derribarnos. Y derribaros. Esa literatura de barro y mierda que os ataca, que nos empobrece cada vez que abre la boca, se va a quedar sola con sus decretos, con su liberalismo de pacotilla y muerte.

Os habéis ganado el destino y el negro pan. Salisteis de Pola, de Moreda, de Ciñera, Toreno, Plou o Ariño… y habéis llegado al corazón abierto de todos. Desnudos, secos, clavados, pero llenando a las Españas de coraje frente a la molicie, de dignidad frente a lo innoble, firmes sobre roca firme. Vuestra lucha es, ya, la lucha de todos.

Habéis pedido lo que os pertenece, y os pertenece mucho, la esencia de la libertad y la democracia de este país, desangrado por el cainismo de los vende patrias y vende minas.

“Mirad, obreros del mundo/su silueta recortarse/contra este cielo impasible/vertical, inquebrantable”, mirad obreros, como la dignidad toma Madrid.

Sois la sal de la tierra.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Del corazón de la tierra a las innobles entrañas del Estado

  1. Manolo Rubia dijo:

    Maravillosa expresión de coraje sentido. Que la sangre se nos remueva. Lucha obrera.
    .

  2. Jose Antonio dijo:

    Querido Lucas; estás convirtiendo la denuncia en arte, sin que ésta pierda un ápice en el camino, muy al contrario; al igual que en la poesía, tus palabras logran clavarse profundamente en los corazones.

    Esperemos que lo hagan también en las ruines entrañas de quienes dicen gobernarnos.

  3. Eduardo Cerezo dijo:

    Estos mineros convertidos en caminantes, van a darle al poder, muchos, pero que muchos quebraderos de cabeza. Los caminantes sabemos la fuerza del Camino. Gobierno y aliados habéis cometido un gran error.

    Salud

  4. raromerol dijo:

    No sé cuanto durará la ofensiva minera, pero lo cierto es que lo conseguido hasta ahora es toda una proeza. Me refiero a los logros en capacidad de lucha, en combatividad y apoyo popular, no en cuanto a los objetivos marcados. Es una lucha que merece el apoyo y el aliento de todos, mirarnos en ella, admirarla e imitarla, comprender que, si se quiere, siempre y de todas formas es posible. Sin embargo convendría pararnos a reflexionar que los objetivos que han asumido son ideológicamente erróneos: están pidiendo la subvención para las empresas privadas, en una industria que incumple sistemáticamente la prevención de riesgos laborales, de imposible competencia en mercados abiertos. Es decir, que lo coherente con sus peticiones sería el cierre parcial de fronteras y la salida, si quiera parcial, de la ¿Unión? Económica Europera y sus imposiciones de mercados abiertos a las invasiones germánicas de los bárbaros del Norte.

    Mientras tanto, este destructivo desgobierno, se plantea una segunda amnistía fiscal, más y mejor (para ellos) pésima para los que soportamos el peso de la contribución a Hacienda somos todos los que pagamos, aunque las haciendas no sean nuestras, y aprovechan a otros, porque la primera no ha dado resultado. Que se plantean nuevos recortes de sueldos, mangas y capirotes para los funcionarios públicos, los que los azuzaron a la huelga contra “los de antes” (aunque, ni por esas) sobre todo en las Comunidades Autónomas. Que, después de todo el lío (“sus líos”) que han formado con el descrédito a la Banca española, ahora dicen que no a haber dinero hasta dentro de uno o dos años, cuando ya hemos dado el paso adelante desde el borde borde del precipicio. Y hay economistas que vaticinan que España no puede esperar una reactivación económica hasta dentro de cuatro años, por lo menos. Lógicamente: cuando “los de ahora” no estén. Y eso sin contar con que sigan haciendo más disparates que nos hundan más y más ¡Que dimitan! Estos incumplidores, embusteros, embaucadores con un antiprograma antielectoral antipopular antidemocrático en contra de las libertades y el Estado de Derecho y de las Autonomías, estos estafadores, corruPPtos. Que dimitan ¡Ya! Antes de que sea demasiado tarde. Antes de que nos ahoguen a todos. Las mujeres y los niños primero. Las ratas y los Ratos después ¡Abandonen el Banco! ¡Arranquemos nuestros grilletes de nuestras bancadas de remeros, antes de que nos terminen de hundir! ¡Que nauFragamos! ¡Sálvese el que pueda! Pero no les dejemos que se lleven el capital que nosotros les hemos regalado con nuestro trabajo ¡Zafarrancho (despejemos el rancho de la mesa, por lo que pueda hacer falta) de combate!

  5. Camilo Rosell dijo:

    Algunos comentarios rayan en el patetismo. En fin, paciencia.
    De acuerdo Sr. Rubia, lucha obrera, de esa a la que no está acostumbrada estos miserables gobernantes, sus aliados y esa tibia oposición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s