¡Manos arriba, esto es un atraco!


En el ojo de la lumbre del verano, en pleno derrumbe por la incompetencia pepera, con las carnes derretidas a recortes, se nos abre, con lucidez, una sola idea: ¡Nos atracan!

No se trata ya de la crisis económica, ni de la prima (de riesgo), ni de la tía (alemana), es que el Gobierno, los bancos, el capitalismo, nos atraca. Todo el teatro de marionetas de la crisis es una sola cosa: una transferencia de las rentas del trabajo y de las clases populares a las rentas del capital.

La historia ominosa de los últimos cinco años es la historia de un robo. Continuado, pantanoso y desgarrado. Un robo a la ciudadanía para salvar a sus bancos, a sus despilfarradoras cajas de ahorro, a sus multimillonarias pensiones de jubilación, a sus mansiones, a sus amantes de lujo y a sus yates.

Una película de terror con sus políticos comprados, sus decretos revestidos de falsos bienes patrios, de falsa necesidad y de falsa irremediabilidad. Nos roban a manos llenas, a recortes llenos y a desvergüenza llena. Nos dejan sin educación y sin sanidad para imponer su educación (mala) y su sanidad (costosa) privadas. Nos llevan al despido masivo de funcionarios, al exterminio de derechos laborales y a convertir a las farmacias en boutiques de lujo para rellenar sus agujeros negros, sus burbujas especulativas y sus créditos blandos.

No puede tomarse por casualidad. Son unos ladrones. De vidas, haciendas y leyes. Nos imponen una abdicación extraordinaria para mantener sus estándares de vida, su opulento protagonismo, su complicidad con el gran capitalismo del gran atraco, su desmesurada colecta de beneficios.

La envergadura del latrocinio es inabordable. Es casi blasfemo. Por robar, nos han robado hasta los parlamentos y los votos, el derecho de manifestación y de información, de huelga y de reunión. Una altanera destemplanza que lleva a sus medios cavernícolas a ignorar en sus portadas las mayores manifestaciones de la historia.

A partir de aquí se comprende que sus jornaleros en forma de diputados de pacotilla, aplaudan los atracos en sus parlamentos de pacotilla, en sus leyes de pacotilla, en su efímera realidad de pacotilla. Y hasta nos envían a jodernos.

Sanguinariamente robados, arteramente atracados, malévolamente esquilmados no deberíamos dejar de gritar: ¡Manos arriba, esto es atraco!

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a ¡Manos arriba, esto es un atraco!

  1. No paremos de gritar es sencillamente indecente.

  2. ¡Sí señor!, querido Lucas…¡lo has clavado!, esa es la realidad más absoluta; un atraco seguido de expolio minucioso…¡y persisten en ello!.

    Veo que tras unos días de merecido descanso ‘mediterráneo’, vuelves con energias renovadas.

    Un fuerte abrazo.

  3. Eduardo Cerezo dijo:

    Lucas, como me gustaría que te equivocaras en tus apreciaciones, que todo fuera exageraciones de cordobés de la Fuenseca, que las gentes de esos barrios exageran mucho, pero no, todo lo que dices se ajusta a nuestra penosa realidad. Pienso que tu también preferirías estar en un error.

    Salud

  4. raromerol dijo:

    ¡Magnífico, Lucas! Muy bien traído y analizado. Me temía que tu silencio informativo fuese debido a recaída en tus dolencias. Esta gentuza maleducaca, quise escribir maleducada, de verdad, lo juro, insultante y barriobajera respecto de los despreciables obreros-esclavos, que quieren hacernos mendigos, marginados sociales, a pesar de sus colegios de pago, sus universidades de pago, su “buena educación” (¿recuerda ala pelicula de Almodovar sobre el tema?) “cristiana”, religiosa y “moral”, a su conveniencia, que para eso tienen moral de sobra, como de todo, tanta como tan poca vergüenza. Como el Ministro de Injusticia, Ruiz Gallardón, que quiere encarcelar a mujeres y personal sanitario por abortar fetos con malformaciones actualmente incurables, que producirán sufrimientos crónicos, durante toda su vida, posiblemente breve, a los nacidos y a sus familas, al tiempo que recortan la asistencia sanitaria, médica y farmacéutica, y la ayuda a la dependencia para realizar las funciones vitales.

    Como en muchos Estados de la Unión, donde se prohibe la eutanasia o la muerte por inasistencia, pero que no se ayuda a laz familias a sobrellevar el peso de dicha carga, forzándolas a endeudarse, a multihipotecar la misma vivienda, para pagar millones de dólares a los hospitales donde puede permanecer durante años un paciente en vida vegetativa, con encefalograma plano, en coma irreversible. Aunque la comparación parece odiosa, desproporcionada con todo lo anterior, hasta ahora no había encontrado la ocasión de hacer pública una reflexión mía de hace varios años.

    Para mí el primer robo de esta nueva época de las vacas flacas, que nos va retrotrayendo al siglo deminono, al capitalismo brutal y descarnada, contra el que deberemos emplear las mismas medidas revolucionarias que dieron resultado entonces, comienza con el robo por Rodríguez Zapatero de la banda de ondas hertzianas televisivas, robándonos las señales analógicas, forzosamente, antes que en ningún otro lugar del mundo, obligándonos a comprar aparatos, un dispendio innecesario, a tirar nuestros televisores y comprarnos otros digitalizados, en beneficio de la República Federal Alemana, tras su anexión de la República Democrática Alemana (cada vez esto me parece más a la anexión de Austria por Hitler, prohibida por los Tratados de Paz de Versalles) de Japón y de la República Popular China, y en perjuicio de nuestras empresas españolas y nuestros compañeros trabajadores.

    Más papistas que el Papa, siempre queremos ser los primeros en tonterías, en todo lo que no nos conviiene, como en aprobar el Tratado (Anti)constitucional Europedo, por refendum, antes que nadie, y qud luego se quedó en (casi) nada, puesto que, en Lisboa, se nos impuso sin ninguna contrapartida de derechos, ni siquiera el derecho a referendum, como después repitieron con la prohibición de que el Estado se endeude más de lo que nos permita Alemania, más de lo que Alemania estaba endeudada hace sólo tres años, aunque las empresas sí pueden estar endeudadas ilimitadamente, que para eso estamos los trabajadores, para pagar las deudas de los Bancos al contrario de lo que ellos nos perdonan a sus deudores, de los nuestros.

    Cuando ahora sabemos que el resto de Europa, dada la situación económica, ha terminado dando marcha atrás a la incautación imperativa de la banda de frecuencias analógica que nos hicieron nuestros gobernantes-bandidos, corazón-corazones abatidos, porque es demasiado gasto, ahora que nosotros, los despilfarradores españoles, nos hemos visto obligados a hacerlo. en su beneficio. Bueno, no todos. No en Málaga. Por determinados problemas técnicos, por sus cercanas montañas al litoral, a Málaga la dejaron para la última, y, como no hay dinero, para según qué cosas, como el resto de Europa ha dado marcha atrás, resulta que sigen sin televisión digital terrestre, uno de nuestros “emporios” más internacionales, donde mayor cantidad de millones de extranjero se reciben ¡Cosas que pasan!

    • raromerol dijo:

      Sobre la amenaza de encarcelamiento a madres y personal sanitario por abortos de fetos con malformaciones graves os adjunto el enlace a una página en la que se inserta una conmovedora carta de un neurocirujano pediátrico, sobre el tema. La Consejera de Sanidad de Madrid se permite afirmar que “lo que no pueden esperar los enfermos crónicos es que la Seguridad Social los vaya a atender de por vida.” ¿No van a ser enfermos crónicos de por vida los fetos con malformaciones graves congénitas? Aunque discrepo en algunas cosas del comentario que lo presenta.

      En 1.789, en vísperas de la sublevación de los parisinos. Asomada a su ventana del Palacio de Versalles la reina Maria Antonieta Bourbon, nacida von Hagsburg, pregunta que por qué protesta toda esa chusma. Su camarera le contesta: “Porque, con la subida del precio del pan no lo pueden pagar, Majestad”. Y ella responde: “Pues si protestan porque no tienen para pan que les den tortas.” En realidad dijo “pasteles”, lo que, en francés tiene un doble sentido sexual. En los palacios franceses se comía con pasteles, ya que el pan, dulce, azucarado, como los bollos de leche o el pan chino, se consideraba poco elegante, y sólo lo servían de vez en cuando, de modo que la pobre debía creer que era más caro que los pasteles. En castellano, pastel no tiene tal doble sentido. Por eso prefiero sustituirlo por tortas, que sí lo tiene, y parece venir más a cuenta. Dos años después, aproximadamente, murió guillotinada. Para abrir la carta hay que pulsar un recuadro rojo que indica: “Pincha aquí para ir al artículo…” Este es el enlace: http://pasalodigitalsevilla.blogspot.com.es/2012/07/a-los-futuros-padres-madres-o-abuelos-y.html

  5. Tienes toda la razón, compañero, pero aún así, es necesario hacer una reflexión: ¿Qué parte de culpa tenemos nosotr@s? Yo creo que nuestra culpa ha sido y es el ver cómo cada día nos menguan más nuestros derechos y libertades, larga y costosamente conseguidos con tanto esfuerzo y sacrificio, y no hacer nada, bueno sí, manifestarnos pacíficamente con el 15M y otras organizaciones, pero a la vista está que esto ha sido y es insuficiente ¿entonces qué?, habrá que buscar otras fórmulas, otros caminos que no estén trillados, por ejemplo: la insumisión fiscal, la abstención de colaboración de todo tipo con las instituciones y los medios (los grandes traidores) y llegado el caso ¿la violencia?.
    ¿Qué es (lo que “ellos” llaman) violencia? ¿Acaso no se ejerce violencia desde el gobierno cuando nos obligan a vivir asfixiad@s, cuando a muchísima gente le están negando el pan y la sal, cuando ya hay personas que, para no morirse de hambre, tiene que rebuscar en las basuras algo comestible, etc., etc.?
    No hay por qué ejercer una violencia gratuita, pero si el gobierno obedece a un principio de acción/reacción, no veo el por qué el pueblo no ha de hacer suyo este mismo principio, no se trata de ir atracando tiendas, establecimientos y bancos, de ejercer el pillaje y el caos, pero sí del derecho a la autodefensa, si nos manifestamos, pues tenemos este derecho y también nos lo quieren conculcar, y nos atacan con su Guardia Pretoriana, hemos de contraatacar, acción/reacción, no podemos, ni debemos, seguir dejándonos pisotear, así fue como consiguieron nuestr@s antepasad@s los derechos que hasta ayer mismo disfrutábamos ¿y vamos a permitir que nos los quiten sin lucha? se lo debemos a nuestr@s abuel@s, padres, madres e hij@s.
    No lo deseo, pero si el gobierno no nos deja otra salida, démosle una lección, habrá que acudir ¡A las barricadas!

    • raromerol dijo:

      Yo siempre he mantenido que, en democracia, la culpa siempre la tiene el pueblo, tanto los que votan, mal, como los que no votan, dejando que nuestros enemigos ocupen el poder. Para mí las manifestaciones públicas son importantes, tanto por los centros de las poblaciones como por los barrios obreros, de donde muy frecuentemente nos olvidamos (con lo cual dejamos la propagación de nuestro rechazo a sus latrocinios, expropiaciones forzosas, sin indemnización para los trabajadores, en manos de los medios de desinformación +IVA, que se dedican a ocultarlas, disminuirlas, minusvalorarlas, despreciarlas) para hacer patente nuestro malestar y extender cada vez más un movimiento conjunto de lucha obrera.

      Pero el punto fundamental es la huelga, atacar el centro neurálgico donde el capitalismo se reproduce a sí mismo, regenera su capital, nos roba, nos incauta, la plusvalía que nosotros producimos. Y ésto sólo pueden hacerlo los sindicatos, no los quincemeros, ni Izquierda Unida ni los yayoflautas. Entiendo que deberían convocarse, no uno, sino dos días consecutivos de huelga general, siempre que las manifestaciones públicas convocadas para septiembre dan resultado, obtienen suficiente seguimiento. Motivos hay sobrados para ello. A lo que me opongo es a acciones de vanguardia, minoritarias, voluntaristas, que no demuestren el poder obrero, sino que sólo sirvan para justificar mayor violencia institucional. Hay que ir por etapas, mirando siempre con qué apoyo se cuenta, en acciones de masas. Primero, antes que ninguna otra cosa, la huelga. Que la gente se enfrente al reisgo de perder el sueldo, algo que es normal y asumible, pero que hay muchos que dicen que no están en condiciones de pagarlo. Y, si son demasiados, no podremos seguir adelante. La siguiente fase podría de huelgas sin respaldo sindical, que se asuma el riesgo al despido. Como hace 40 años, cuando se quedaban sin derecho a la prestación ni al subsidio, que entonces no había, por desempleo. Y, si hay suficiente número de personas dispuestas a ello, entonces llegaríamos a la siguiente fase, cuando un buen número de ciudadanos estuviesen dispuestos a correr el riesgo de ir a la cárcel. Como hace 40 años, que la gente no comprende que estamos retrocediendo a entonces, incluso a un siglo anterior, al siglo decimonono. Y siempre expresando con suficiente claridad y unanimidad, que las acciones se coresponden con una definida intención de voto.

      Porque las acciones de vanguardia, la violencia por parte de una minoría, las que no van compaginadas con claridad mental respecto de la emisión de voto, se quedarán en nada, en entelequias, en electoralismo, como en Grecia, después de 12 huelgas generales, sin resultado práctico alguno, después de tantas muertes y encarcelamientos.

  6. Fernando dijo:

    Y… “nuestra querida secta religiosa”?
    Un abrazo amigo Lucas.

  7. Eduardo Cerezo dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, Rafael, lo de las formas me da igual. Solo hay un pero, siempre hay un pero; el capitalismo, como ente evoluciona y se transforma, sobre todo en sus mensajes y en sus fantasías. El mensaje que nos han dejado caer, “que el mundo puede ser mejor, siempre con el”, y la fantasía , “que todo se puede lograr con esfuerzo”
    Estan creando desde los tiempos, mundos insolidarios, utilizando agentes según convenga. Ahora que supuestamente sabemos mas, vemos a esa hidra representada con varias cabezas, que antaño nos hacía sonreir ingenuamente, y ahora nos pone tristes, muy tristes y preocupados.

    • raromerol dijo:

      Cierto, pero los tiempos de depresión, críticos, de transformación, de tránsito, cuando las contradicciones del sistema, la confrontación de clases sociales, se ponen en evidencia con todo su dramatismo, y nos afectan directamente al bosillo, a la cartera, o al estómago, entonces sí estamos en condiciones para enteder la realidad y dejarnos de fantasías, que ni nos dan de comer, ni engañan nuestra hambre, ni alegran nuestra tristeza, ni animan nuestra preocupación. Entonces, cuando nos hagamos conscientes de que se trata de un ataque colectivo, de una guerra continuada contra todos nosotros, entonces nos haremos solidarios unos con otros, estaremos dispuestos a formar líneas de combate, a luchar por nuestros intereses colectivos y sopesar quiénes tienen más opciones para representarlos mejor.

      Completamente de acuerdo en que “supuestamente” sabemos más: en realidad nos han engañado más, hemos abandonado las ideologías, desconocemos el verdadero y profundo funcionamiento del sistema y nos creemos las promesas de aumentos de categoría, de retribuciones extrasalariales, no consolidadas en Convenios Colectivos Sindicales, trabajamos ilegítimamente más horas de las pactadas convencionalmente, de la jornada máxima legal, y a ritmos de trabajo cada vez mayores, despreciando a nuestros compañeros desempleados, entrando en competencia incluso con nuestros compañeros de trabajo, para ver quién trabaja más, más horas, para cobrar más, para que no nos despidan, cuando estamos consintiendo, con tal exceso de trabajo, que no nos reconozcan la categoría profesional que realmente desempeñamos ni se puedan firmar Convenios Colectivos Sindicales con mayores incrementos salariales y mejora de las condiciones de trabajo, incluso permitiendo nuevos despidos de nuestros compañeros, de nosotros mismos, puesto que los aumentos de productividad pueden absorver la reducción de la plantilla de trabajadores. Porque cuando los capitalistas hablan de incremento de la productividad, no se refieren a mejorar la organización de la empresa, sino al incremento de la explotación obrera, la tasa de explotación, lo que incluye la sustitución de hombres por máquinas.

  8. Camilo Rosell dijo:

    La situacion no es de paños calientes; de acuerdo Cerezo con lo que dices, pero hay que actuar. España no debe de pagar la deuda. Según Conde Pumpido, juez, en su conferencia en El Escorial,dice, “no lo llamemos crisis, es una estafa, un robo”, pues bien, mientras no se le arrebate el botín, nada se podrá hacer. Los poderes deberían nacionalizar la banca y apoderarse de todos los bienes que hayan sido, casi todos, obtenidos mediante especulación y “malas artes”. ¿que es dificil?, pues claro que si, pero no hay otra. La sublevación solo vendrá por hambre, la pobreza extrema nos acecha, no la esperemos.

    • raromerol dijo:

      Pues en lugar de nacionalizar, que más exactamente debería ser incautar, lo que hace nuestro Gobiernos de nuestras culpas es comprar. Así hemos comprado Bankia, que estaba quebrada, que debe más de lo que tiene, de lo que hay, como decía el chiste sobre el debe y el haber.

      Felipe González expropió RUMASA, y los “populares” se echaron las manos a la cabeza, incitando su reclamación judicial. Sus jueces a sueldo se pusieron de su parte, y obligaron al Estado a devolverle lo que le había expropiado. Aunque la sentencia se hizo ejecutiva cuando ya Alianza Popular había ocupado el poder. Así que llegaron a un acuerdo con Ruiz-Mateos, el hijo de Don Zoilo, para que se conformase con sólo una parte. Quizás si el P.S.O.E. hubiese seguido en el Gobierno no hubiese aceptado tal acuerdo, haciéndonoslo pagar a todos los españoles. Para que él pudiera seguir estafando, engañando, robando, como un auténtico miembro del Opus Dei (“Obra Para que Usted se Sitúe-Dios Es Inocente”) y del Partido Popular. Pero resulta que en las expropiaciones hay que fijar un justiprecio. A los capitalistas sí. Algo que en las incautaciones de derechos, salarios, cotizaciones ya efectuadas, impuestos y patrimonio a los trabajadores no se nos reconoce. Pero al haber comprado Bankia, ambas partes acuerdan su precio. “Libremene”. NO hay justiprecio. De modo que no podremos exigir el pago, la diferencia, de lo que se debe y lo que realmente hay. Que devuelvan lo que han robado ¿Lo entienden?

      La pregunta es ¿podemos esperar que el Partido Popular incaute algo a los burgueses, a los suyos, les obliguen a pagar algo de lo que han robado, cuando les están dando amnistía tras amnistía? Y otra pregunta aún con mas enjundia: ¿Entonces, quiénes? Si no sabemos votar no podemos tener esperanzas ¿Revolución? Si no nos atrevemos siquiera a emitir un voto libre ¿qué revolución? ¿Viendo a los multimillonarios pegarle patadas a una pelota? ¿Jugando a la play-statation?

  9. Eroma dijo:

    Y luego se hacen llamar demócratas y sobre todo patriotas.
    Su democracia se llama dinero y su patria ellos mismos… Pero ya lo dice el Principio de Arquímedes: “Un cuerpo total o parcialmente sumergido en un fluido en reposo, recibe un empuje de abajo hacia arriba igual al peso del volumen del fluido que desaloja” El Pueblo es ese “fluido en reposo” solo falta que de una vez por todas demos el “empuje de abajo hacia arriba”.

    Hacía tiempo que no me pasaba por aquí, me alegro de volver a leerle.

    Saludos.

    • raromerol dijo:

      Se hacen pasar por demócratas y dan una “Ley de Transparencia” haciéndonos creer que era para que quedase claro lo que el rey ganaba, y resulta que en ella lo primero que se impone es que nadie tiene derecho a saber lo que ganen el rey ni el Presidente del Gobierno con cargo al presupuesto del Estado ¿Está claro? Y que su objetivo real era amenazar a que las Comunidades ¿Autónomas? que no limitasen su deuda a lo que ellos digan en el plazo que ellos impongan, serán anuladas, sustituidos sus órganos representativos, democráticos, por delegados de Hacienda somos los tontos directamente nombrados por el Gobierno central. Se hacen pasar por demócratas y dan una Ley para disminuir el número de concejales de los Ayuntamientos, con lo cual se habrán librado de Izquierda Unida (que, según las encuestas, ha subido 5 puntos en esperanza de votos, por lo que deberá estar en el 11%) en la mayor parte de ellos, santificando el bipartidismo, permitiendo que, con un sólo voto de ventaja sobre el PSOE (que ha subido 0’8 puntos, según las encuestas) el Partido Popular (que ha bajado 8 puntos según las encuestas, por lo que deberá estar empatado con el PSOE, más o menos sobre el 30%) obtendría la mayoría absoluta. Previamente los fascistas habían orquestado una campaña en contra de los políticos, como en contra de los funcionarios o en contra de los sindicalistas.

      Y nadie se da cuenta de nada. Nadie protesta por ello. Churchillo organizó emisiones de radiofrecuencia, desde Inglaterra, en perfecto alemán, en las que se indicaba que había que continuar la guerra, acabar con el comunismo, pero impedir que los militares corruptos vendieran las prendas de abrigo, los alimentos, haciéndose ricos mientras los soldados se congelaban y morían de hambre o eran derrotados por falta de municiones. El propio Göebbels, Ministro de Propaganda de Hitler, reconoció que era la mejor orquestada contrapropaganda, que impidió que millones de alemanes entregasen sus prendas de lana para confeccionar abrigos para los soldados, o estimularon a que los agricultores (viejos, niños y mujeres, que eran los que quedaban en retaguardia) ocultasen parte de sus cosechas, corriendo el riesgo de ser fusilados o guillotinados. Y ahora hacen lo mismo con nosotros, a través de Internet, aunque con más perversos objetivos, y no nos damos ni cuenta.

      Mi intención no es mantener a flote a este Gobierno ni permanecer en reposo, sino movilizarme para acabar con él. Con esta banda de mentirosos. El último chiste de Cocoliso de la Calzada, del fistro de Economía: ha caído De Guindos en que no va a pedir rescate para España ¿Pero, no decía Rajoe que ya lo había pedido, y muy bien, sin contrapartidas, que aún no quieren decirnos cuáles son, y sin que nos lo exigiese nadie, exigiéndolo ellos mismos, “libremente”, libre miente, aunque después, en el Parlamento, confesó que no podíamos hacer otra cosa? ¿En qué quedamos, mentirosos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s