Se han apagado las estrellas


Ayer terminó la temporada de cine de verano. Como miembro de esa cofradía del jazmín y la dama de noche, una cierta desazón ocupa mi ánimo. Se nos va el verano, y las noches estrelladas envueltas en celuloide. La brisa refrescante en el fuego del estío, la caricia de la albahaca mientras Gary Cooper, que estás en los cielos, liquida al último pistolero retrasado.

El verano nos ha cercado y nos hemos defendido. En el solar encalado y alborotado de plantas de olor, en el patio vecinal lujuriado de geranios, hemos degustado los perfiles de la comedia romántica, del thriller negro o la épica inquieta del far west.

Con la cerveza helada, desenvolvía cada noche mi proletario bocadillo, mientras Woody Allen nos sonaba en una amargura anarcoide. He visto una fina lluvia de estrellas alrededor del día de San Lorenzo o la estela luminosa del avión con rumbo desconocido hacía el África o la aventura.

El trono enlutado de la noche inmensa, un viento de aromas íntimos y sutiles y la estola de las madrugadas, muy cercanas. Rebosante, tan sólo de dulzuras, veía desfilar las calles de Roma, del Nepal o recreaba la muerte de Manolete con los altramuces helados.

Hay aún jazmín en los solares, pero está noche se llenará de soledad. Perfumará una creciente luna, reflejo de otras lunas plenas de calor y verano.

Los cordobeses sufrimos y gozamos el verano. Después de la siesta, del baño en la azotea de la luz, los dompedros nos enamoran en la tarde. Y cuando el mercurio ya ha rebosado, dirigimos nuestros cuerpos de llama nocturna a una cultura de la imagen, domesticada y vecinal, y hacemos nuestras bodas con la naturaleza del albero regado y la penumbra gozosa de besos furtivos, de vuelo de palomas cerca de la sombra fría.

En cierta ocasión comprobé como al gran Scott Fitzgerald también le desazonaba el final del verano, como quería aprovechar las últimas tardes de septiembre en Long Island como el licor de una copa que se rompe.

En está cálida ruina del estío, ya aparecen los primeros membrillos en los mercados, los cines de verano, agobiados por la apertura de las aulas, echan su momentáneo cerrojo, y a todos los cofrades de las pipas con sal y las zapatillas en chanclas se nos queda una dulce saudade, de las verdes penumbras, navegantes en la noche estrellada.

Pero un rumor secreto, nos dice que después del frio, de las rosas de mayo y de los claveles, cuando San Juan nos traiga los primeros albaricoques, en una cartelera, sobre el rumor de una fuente, reinará de nuevo el tecnicolor.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Se han apagado las estrellas

  1. Rivera dijo:

    Magnífica forma de despertar sentimientos de antaño.
    GRACIAS
    Yn abrazo.

  2. gaviotasinamor dijo:

    Hola Lucas, entrañble post, me ah gustado esta faceta tuya fuera de la política…he sentido nostalgia de los cines de verano de antaño, aquí ya no los hay, la verdad que hasta me has hecho oler esos geranios cordobeses gracias

  3. Gracias Lucas, han llegado a mí recuerdos muy bonitos de un paseo por las calles y plazas de Córdoba con un perfume especial de sus flores en una noche muy especial con la humedad que emanaba de los riegos a esas horas de la noche tranquila primaveral, hace tanto tiempo…….. Los cines de verano tambien con su magia, sus estrellas, sus pipas, bocadillo, fanta, todavia se aleja más en el tiempo pues era niña, terminaron esos cines hace tanto tiempo. Un buen recuerdo de verano de antaño.

  4. Manolo Rubia dijo:

    Es bueno querido amigo Lucas, que afloren de vez en curando, palabras tuyas aladas al viento que se reflejen con ellas la exquisita sensibilidad de tu alma. Tu decir siempre es sentido, no aprendido. Así es tu calidad humana. Gracias por tu amistad. Se que es sincera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s