Lo que pasa en la calle


“Señor Pérez, salga usted a la pizarra y escriba: «Los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa»”. Una vez escrito, Juan de Mairena le pide: “Vaya usted poniendo eso en lenguaje poético”. Y Pérez, después de meditar, redacta: «Lo que pasa en la calle».
A.Machado.

Pues si, en esta calle o país pasan, a diario, muchas cosas. Sangrantes, injustas, enervantes, flagrantes, irritantes. Y la mayoría de los llamados a contarlas y denunciarlas no lo hacen.

El país, el estado o peña caminan, a pasos agigantados, hacían el objetivo establecido por el “Club de Bilderberg” de que el 1 % de su población controle el 99 % de su riqueza. Todo lo que se legisla, gobierna o parlamenta conduce a ese deleznable grosor.

Los medios de comunicación son propiedad de ese 1 %, en forma de banqueros corruptos, corruptos políticos, o ambas cosas, y aunque hay una especie de juramento hipocrático de los periodistas o profesionales de “decir y escribir la verdad”, el poder financiero-mediático tiene comprada su voluntad y sus capacidades. Los periodistas, como institución, están al servicio de los poderosos.

Las informaciones, los programas, los contenidos, se dirigen al ocultamiento, a la distracción, a la huera banalidad, al aborregamiento masivo.

Hay cinco millones de parados, trece millones de pobres, un 25 % de la población infantil por debajo del umbral de pobreza, han arrasado los derechos laborales, aumentado los impuestos en un 37 % global, desahuciado a centenares de miles de hogares, casi extinguido la enseñanza y la sanidad pública, se han efectuado recortes por valor de 97.000 millones de euros, se ha tapado un agujero de 52.500 millones en la banca a la que se ha avalado, además, con otros 72.000 millones, a los ricos (el 1 % ese) se les indulta, amnistía, mima y protege y una mayoría de medios informativos viven en la cortina de humo de si los catalanes quieren ser independientes o si Belén Esteban se ha operado las tetas.

No son anécdota, son categoría. Nos quieren incultos y entontecidos.

Mis respetos para los Escolar, Téllez, Millás, García Montero, Rosa, Rico, Artal, Maraña, Cruz, Grandes,… más escritores que periodistas… pero en la globalidad, la profesión periodística se ha vendido, como mercenarios de su pluma y de su compromiso social. Se ha transformado en un detritus de la plutocracia, en rehenes de su infame plato de lentejas.

“Señor Pérez, salga usted a la pizarra y escriba:” Las dinámicas de la coyuntura económica y los mercados nos han obligado a revisar nuestras coordenadas económicas y adecuar nuestro legislación y estructuras al momento colectivo” y escríbalo en lenguaje poético. Y Pérez, después de meditar, redacta: « Nos están robando”.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Lo que pasa en la calle

  1. Ana María dijo:

    Efectivamente. Nos están robando porque nos están llevando a un nuevo orden mundial único fascista en el que solo quieren tener mil o dos mil millones de esclavos. El resto sobra, y hay que cargárselo a como de lugar. De hambre, por falta de atención médica, por suicidio, por enfermedades infecciosas producidas y diseminadas por ellos, por la contaminación generada por su sucia industria, de radiactividad con los escapes de las muy mal llevadas centrales nucleares, por guerras inventadas por ellos para gastar las armas que fabrican, por dictadores impuestos por ellos, de idiotez a base de ver demasiada tele, jugar con los videojuegos o wasapear sin descanso… ¡Hagan su apuesta, señores! ¿De qué prefieren ustedes darse de baja de este mundo?
    Recomiendo los escritos de Daniel Estulin, tanto sobre Bilderberg como otros temas. Ahora tiene un programa en la cadena RussiaToday, donde emite documentales sobre temas que hay que conocer.

    • raromerol dijo:

      Muy de acuerdo contigo. Pero no sólo nos enferman por contaminación (no se debe confundir la contaminación con la infección) sino que están empleando armas de guerra radiactiva (como la munición de uranio-plutonio consumido, no “empobrecido, como intentan hacernos creer, empleada contra Yugoeslavia, Irán, Afganistán o Libia, de forma que sus consecuencias sean más perjudiciales para sus enemigos/competidores, la República Federal Alemana, la Federación Rusa, la República Popular China y toda la ¿Unión? Europera) virásica y bacteriológicas, dirigidas especialmente contra la República del Pueblo de China, pero que, en un mundo globalizado, sin fronteras (del que deberíamos prohibir las banderas geográficas, que nos dividen) en el que resulta imposible aislar las enfermedades, nos termina afectando a todos, como el síndrome respiratorio grave (no “severo”, como transcriben erróneamente, que en español tiene otro significado, de estricto, serio, mal encarado) agudo, la peste o gripe aviar o la peste o gripe porcina, nombre prohibido por el presidente del Consejo General de Colegios Veterinarios para no dañar a la industria de los cerdos bajo los ocultadores nombres de gripe inespecífica, gripe A (la mal llamada “gripe española”, que se reproduce cada 15 años desde 1.890, que se sepa) o H1N1 (por las proteinas Hemaglutinina y Neuraminidasa, que forman el encapsulado que recubre al material genético de dicho tipo de virus, igual que en la “gripe española”, y aislados previamente en el síndrome respiratorio agudo grave y las gripes o pestes aviar y porcina tradicionales, y que se descubrió en determinado procentaje de afectados en Méjico, especialmente en el 60% de residentes en La Gloria, en Veracruz, en la que existe una explotación porcina que produce un millón de cerdos al año, y en la que se asegura que no hubo ningún cerdo enfermo por dicha cepa) y que, curiosamente, coincidieron con inmensas cantidades de medicamentos que decían curarlas almacenadaos en Estados Unidos de (Norte)américa.

      Algo que se ha vuelto a repetir con la vacuna contra las verrugas del papiloma humano, que dicen que está correlacionado con el cáncer de “hocico de cerdo” o “cuello del útero”, aunque no más que la falta de higiene, de estudios, de nivel de renta o la promiscuidad sexual, estadísticamente demostrado, y de cuya incidencia sólo nos dan datos mundiales, globalizados, cuando, por los factores de riesgo indicados, debe tener una gran dispersión, es decir, variabilidad estadística, por zonas geográficas y estratos poblacionales, sociológicos. O sea, que quizás fuese más rentable invertir más en sanidad, enseñanza, garantizar unos niveles de renta adecuados o en la estabilidad y fidelidad de la pareja (tesis de la monja doctora en biología y medicina, Teresa Forcada) que en vacunas, cuyo resultado no ha podido establecerse más allá de 5 años, y de los que hay constancia de graves efectos secundarios: muertes, tetraplejia y parálisis. En un reciente congreso, no recuerdo dónde, un médico se atrevió a acusar al contubernio de la Organización Mundial de la Salud, sección delegada de la Organización Mundial del Comercio, del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, como un poder oculto de la farmafia, que farmacopea con nuestra salud, prohibiendo y apropiándose de medicinas tradicionales, imponiendo los derechos de patente, de negocio (algo que se les niega a los médicos por sus descubrimientos científicos y técnicas quirúrgicas) por encima del derecho a la vida y a la salud de las personas, un inmenso cabildeo (en inglés “lobby”) semejante e interconectado con el Club Bilderberg. Más adelante incluiré otro comentario que está relacionado con esto.

    • raromerol dijo:

      En realidad no les sobramos los trabajadores: quieren que seamos más, pero que pasemos hambre, que tengamos que competir unos con otros por los pocos puestos de trabajo que quieran echarnos, pujando a ver quién trabaja más horas por menos sueldo, incumpliendo la Ley, incumpliendo los Convenios Colectivos Sindicales, a mayor ritmo, hundiendo el poder de los sindicatos, para desgracia de toda nuestra clase. Lo que no quieren es que nos pongamos enfermos, que eso les resta “productividad”. Pero no impedirlo curándonos, que eso costaría dinero, sino procurando que muramos pronto. Pero, simultáneamente, hacen criminal propaganda de que debemos tener más hijos, aunque ellos no hagan nada por alimentarlos, por mantener su salud, por ayudarnos a darles una educación digna.

      Dicen que la población está envejeciendo, que eso es malo, porque deberán pagar más jubilaciones, cuando, en realidad, hemos sido nosotros los que nos hemos pagado ese derecho con nuestros años de cotización a la Seguridad Social, de trabajar sin cobrar por todo lo que producimos, comprando artículos a más precio que el de su costo, con lo que pagamos todos los beneficios de los capitalistas y sus/nuestras contribuciones al Estado… de malestar permanente. Así que actúan en dos sentidos, para “rejuvenecernos”: nos quieren convencer de que tengamos más hijos, aunque no tengamos para alimentarlos y educarlos dignamente, quieren prohibir las “píldoras del día después”, postcoitales, los abortos legales, y siguen diciendo que los métodos anticonceptivos son pecado, y, simultáneamente, quieren matarnos a trabajar o de hambre. Excatamente igual que hacían en los campos de exterminio nazis.

  2. Carmen dijo:

    Buenísimo el comentario comparto. Gracias Lucas. Saludos.

  3. Es una pena pero es pura verdad,Decía Quevedo ,Poderoso caballero es don dinero,y tenía razón,hoy la gente se vende por un sueldo mísero,por covardía,por no ser lo suficiente persona y pensar en ellos mismos,ni siquiera piensan en sus hijos,¿que clase de mundo les van ha dejar?se venden al mejor postor,sin darse cuenta que es pan para hoy y hambre para mañana.Yo tengo muchos años y siempre ha sido lo mismo.Habiamos logrado,con mucha lucha,un binestar,pero estaban lo depredadores esperando hasta que de un plumazo se han cargado todo y la culpa es nuestra por no haber estado más alerta y no comprender que la democracía solo ha servido para que se prepararan a conciencia y darnos el GOLPE FINAL.

    • raromerol dijo:

      El golpe, aunque bien podíamos haberlo evitado, según yo intentaba explicar, predicando en el desierto, no tiene por qué ser final, si sabemos reaccionar, aunque sea tarde, empleando inteligentemente la poderosa arma de la democracia, por la que muchos arriesgamos nuestras vidas intentándola traer, y algunos la perdieron. Me enerva leer algo en contra de la democracia, cuando pienso en tantos sacrificios por defenderla y recuperarla. Pero no hay vacunas contra la insensatez. Las elecciones autonómicas en marcha nos dirán hasta qué punto hay esperanza de “curación” o si nos dejamos engañar una y otra, y otra, y otra, y otra vez.

      Muy de acuerdo en todo lo demás. En una ocasión un General estadounidense le llevó a un jefe indio la propuesta del Congreso de Estados Unidos de (Norte)américa de comprarle su territorio, a lo que éste respondió, perplejo que cómo se podía vender un territorio. Es cómo si se pretendiese vender la lluvia o el arco iris. Que los seres humanos no somos propietarios de la Tierra, que no la hemos recibido en herencia de nuestros padres, sino que es un préstamo que nos hacen nuestros hijos, a los que debemos devolvérsela sin deyteriorarla. Que si accediese a venderle dicho territorio al poco tiempo habrían acabado con los animales que vivían libres en él, talado los bosques, removido el terreno, sembrándolo de pestilente estiércol y envenenado los acuíferos y ríos. Así que el Congreso de Estados Unidos de (Norte)amércia le declaró la guerra a dicha tribu, la derrotó, como era inevitable determinación histórica, se apropió de sus territorios y, a los pocos supervivientes, los encerró en una “reserva” ¿zoológica?

      • raromerol dijo:

        CARTA DEL JEFE PIEL ROJA DE SEATTLE, COMO RESPUESTA A LA PETICIÓN DE COMPRA DE SUS TIERRAS, QUE LE HIZO EL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS en 1854*

        Jefe de los Caras Pálidas:

        ¿Cómo se puede comprar el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extravagante.
        Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que ustedes se propongan comprarlos? Mi pueblo considera que cada elemento de este territorio es sagrado. Cada pino brillante que está naciendo, cada grano de arena en las playas de los ríos, de los arroyos; cada gota de rocío entre las sombras de los bosques, cada colina, y hasta el sonido de los insectos son cosas sagradas para la mentalidad y las tradiciones de mi Pueblo.
        La savia circula dentro de los árboles llevando consigo la memoria de los Pieles Rojas. Los Caras Pálidas olvidan a su nación cuando mueren y emprenden el viaje hacia las estrellas. No sucede igual con nuestros muertos, nunca olvidan a nuestra tierra madre. Nosotros somos parte de la tierra. Y la tierra es parte de nosotros. Las flores que aromatizan el aire son nuestras hermanas. El venado, el caballo y el águila también son nuestros hermanos. Los desfiladeros, los pastizales húmedos, el calor del cuerpo del caballo o el nuestro forman un todo único.
        Por lo antes dicho, creo que el jefe de los Caras Pálidas pide demasiado al querer comprarnos nuestras tierras.
        El Jefe de los Caras Pálidas dice que al venderle nuestras tierras él nos reservaría un lugar donde podamos vivir cómodamente. Y que él se convertiría en nuestro padre. Pero no podemos aceptar su oferta porque para nosotros esta tierra es sagrada.
        El agua que circula por los ríos y los arroyos de nuestro territorio no es sólo agua, es también la sangre de nuestros ancestros.
        Si les vendiéramos nuestra tierra tendrían que tratarla como sagrada, y esto mismo tendrían que enseñarle a sus hijos.
        Los Caras Pálidas no entienden nuestro modo de vida. Los Caras Pálidas no conocen las diferencias entre dos terrones. Ustedes son extranjeros que llegan por la noche a usurpar de la tierra lo que necesitan. No tratan a la tierra como hermana, sino como enemiga. Ustedes conquistan territorios y luego los abandonan, dejando ahí a sus muertos sin que les importe nada. La tierra secuestra a los hijos de los Caras Pálidas, a ella tampoco le importan ustedes.
        Los Caras Pálidas tratan a la tierra madre y al cielo padre como si fueran simples cosas que se compran, como si fueran cuantas de collares que intercambian por otros objetos. El apetito de los Caras Pálidas terminará devorando todo lo que hay en las tierras hasta convertirlas en desiertos.
        Nuestro modo de vida es muy diferente al de ustedes. Los ojos de los Pieles Rojas se llenan de vergüenza cuando visitan las poblaciones de los Caras Pálidas. Tal vez esto se deba a que nosotros somos silvestres y no los entendemos a ustedes.
        En las poblaciones de los Caras Pálidas no hay tranquilidad, ahí no puede oírse el abrir de las hojas primaverales ni el aleteo de los insectos. Eso lo descubrimos porque somos silvestres. El ruido de sus poblaciones insulta a nuestros oídos. ¿Para qué le sirve la vida al ser humano si no puede escuchar el canto solitario del pájaro chotacabras?; ¿si no puede oír la algarabía nocturna de las ranas al borde de los estanques? Como Piel Roja no entiendo a los Caras Pálidas. Nosotros tenemos preferencias por los vientos suaves que susurran sobre los estanques, por los aromas de este límpido viento, por la llovizna del medio día o por el ambiente que los pinos aromatizan.
        Para los Pieles Rojas el aire es de un valor incalculable, ya que todos los seres compartimos el mismo aliento, todos: los árboles, los animales, los hombres. Los caras Pálidas no tienen conciencia del aire que respiran, son moribundos insensibles a lo pestilente.
        Si les vendiéramos nuestras tierras, deben saber que el aire tiene un inmenso valor, deben entender que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El primer soplo de vida que recibieron nuestros abuelos vino de ese aliento.
        Si les vendiéramos nuestras tierras tienen que tratarlas como sagradas. En estas tierras hasta los Caras Pálidas pueden disfrutar del viento que aromatiza las praderas.
        Si les vendiéramos las tierras ustedes deben tratar a los animales como hermanos. Yo he visto a miles de búfalos en descomposición en los campos.
        Los Caras Pálidas matan búfalos con sus trenes y ahí los dejan tirados, no los matan para comerlos. No entiendo cómo los Caras Pálidas le conceden más valor a una máquina humeante que a un búfalo.
        Si todos los animales fueran exterminados, el hombre también perecería
        entre una enorme soledad espiritual. El destino de los animales es el mismo que el de los hombres. Todo se armoniza.
        Ustedes tienen que enseñarle a sus hijos que el suelo que pisan contiene las cenizas de nuestros ancestros. Que la tierra se enriquece con las vidas de nuestros semejantes. La tierra tiene que ser respetada.
        Enseñen a sus hijos lo que los nuestros ya saben: que la tierra es nuestra madre. Lo que la tierra padezca, será padecido por sus hijos. Cuando los hombres escupen al suelo, se escupen ellos mismos.
        Nosotros estamos seguros de esto: la tierra no es del hombre, sino que el hombre es de la tierra. Nosotros lo sabemos. Todo se armoniza, como la sangre que emparenta a los hombres. Todo se armoniza.
        El hombre no teje el destino de la vida. El hombre es sólo una hebra en ese tejido. Lo que haga en el tejido se lo hace a sí mismo. El Cara Pálida no escapa a ese destino, aunque hable con su Dios como si fuera su amigo.
        A pesar de todo, tal vez los Pieles Rojas y los Caras Pálidas seamos hermanos, pero eso ya se verá después. Nosotros sabemos algo que los Caras Pálidas descubrirán algún día: ellos y nosotros veneramos al mismo Dios. Ustedes creen que su Dios les pertenece del mismo modo que quieren poseer nuestras tierras, pero no es así. Dios es de todos los hombres y su compasión se extiende por igual entre Pieles Rojas y Caras Pálidas. Dios estima mucho a esta tierra y quien la dañe provocará la furia del Creador.
        Tal vez los Caras Pálidas se extingan antes que las otras tribus. Está bien, sigan infectando sus lechos y cualquier día despertarán ahogándose entre sus propios desperdicios. Ustedes avanzarán llenos de gloria hacia su propia destrucción alentados por la fuerza del Dios que los trajo a estos lugares y que les ha dado cierta potestad quien sabe por qué designio.
        Para nosotros es un misterio que ustedes estén aquí, pues aún no entendemos por qué exterminan a los búfalos, ni por qué doman a los caballos que por naturaleza son salvajes, ni por qué hieren los recónditos lugares de los bosques con sus alientos, ni por qué destruyen los paisajes con tantos cables parlantes.
        ¿Qué ha sucedido con las plantas? Están destruidas.
        ¿Qué ha sucedido con el águila? Ha desaparecido.
        De hoy en adelante la vida ha terminado. Ahora empieza la sobrevivencia.

  4. raromerol dijo:

    ¡Magnífico, Lucas! ¡Absolutamente de acuerdo en todo! Especialmente respecto a que hay que diferenciar lo que son periodistas de lo que son escritores que escriben, publican (también) para publicaciones periódicas. Yo incluiría entre ellos a Antonio Gala, ya casi retirado, y a Paco Umbral, ya fallecido. Pues esta gentuza sigue propagando que la culpa de todo la tenían los de antes ¿También de que Estados Unidos de (Norte)américa haya suspendido pagos, esté cambiando estampitas de bonos vencidos por Deuda Pública a 10 años? ¿Es que no se dan cuenta de que el año pasado crecimos un 0’3% y éste está previsto que mermemos, caigamos, el -1’6%? Se está juzgando al capitán del Prestigio, y no se sienta en el banquillo a ningún representante del Estado, los que se opusieron a llevar el barco averiado a puerto, a encallarlo en la costa, a succionar sus depósitos de petróleo, mientras estuvo a flote, a los que lo llevaron a alta mar, en contra del criterio y contra la voluntad de dicho capitán y su tripulación, empleando la fuerza bruta para ¿convencerlo? en un buque, que se considera territorio extranjero, primero hacia el Norte, hasta que protestó Francia, porque le iban a llegar los desperdicios, el alquitrán (en náhuatl y en gallego “chapapote”) así que lo derivaron hacia el sudoeste. Pero ya era tarde: el Casco no resistió más, se Rajoy nauFraga lanzando su venenosa y cancerígena carga, mientras los Ministros del ramo se iban de cacería o a los toros, a lo suyo, a las plantaciones de mejillones, que nos hicieron comer durante año, a pesar de que estaban contaminados, eran tóxicos y cancerígenos. Y aún siguieron mintiendo, jurando por su madre que ya no salía petróleo. Más tarde, ante la evidencia, que sólo eran “como unoch hililloch como de plachtilina”. Y nos costó la fanea una multimillonada en euros y casi un año de trabajo, para encofrar el Casco que, al nauFragar, se Rajoy hundió el Prestigio. Una bomba de relojería que permanece hundida por estos inútiles en el fondo del mar, matarile-rile-rile.

    Pues ninguno de ellos está en el banquillo de los acusados, no tienen nada de lo que responder ni culpas que pagar. Y aún les damos mayorías abolustistas. Y cualquiera sabe si pasado mañana las van a volver a repetir. Ellos o sus cómplices en recortes de derechos a los trabajadores y pueblo llano. Estoy leyendo la documentación del IIº Congreso de Economía del Desarrollo organizado por la Universidad de Málaga, personalmente por Alberto Garzón, y al que mi hijo David Benedicto presentó una ponencia. La primera de estas, de Rémy Herrera, del Centre National de Recherche Scientifique de París, incluye el capítulo “De la lucha contra la pobreza a la guerra contra los pobres”. Obsérvese que ambos verbos castellanos se pueden corresponder con distintas acepciones del mismo verbo ingles. En su primer párrafo explica cómo el neo¿liberalismo? (la interrogación se la agrego yo) comienza justificándose en la lucha contra la pobreza (para mí, acabar con la pobreza, en realidad incrementar el número de ricos, como está ocurriendo actualmente, como ocurre con todas las depresiones económicas, que para eso las crean, que en España, en 5 años, en aumentado en más de un millón, llegando a los 12.700.000) para desenmascararse en una guerra total contra los pobres. Pero no para exterminar a los pobres, sino para aumentarlos, haciendo que crezca su número. Según datos de Eurostat, la Agencia de Estadísticas de la ¿Unión? Europera, y el Instituto Nacional de Estadística, España es el país con mayor desigualdad de Europa entre el 20% más rico y el 20% más pobre, que ha pasado de ser el 5’3% en el 2.007 al 6’9% en el 2.010, y el 38’6% de la población andaluza está en riesgo de pobreza.

    En el primer trimestre de este año han habido casi 4.500 desahucios en la Comunidad Valenciana, casi 3.300 en la andaluza (2.118 sólo en Málaga) y casi 3.000 en la madrileña. El 42’2% de los desempleados andaluces no cobran ningún tipo de prestación. La tasa de ocupación en Andalucía ha retrocedido al 35’2%. Casi la mitad de los andaluces se reconocen incapaces de hacer frente a ningún gasto imprevisto, precisamente ahora que nos han aumentado los porcentajes a pagar de los medicamentos, y un 9’4% tiene retrasos en el pago de la hipoteca, la comunidad de vecinos, la electricidad o el agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s