¿Qué le gusta a Cristina Cifuentes?


La Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha multado con 6.000 euros al convocante de la concentración del pasado 25 de septiembre en torno al Congreso “por no garantizar la seguridad de la protesta”.

La Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha multado a los congregados el pasado martes 23 de octubre en torno al congreso “por participar en una concentración de la que no se había informado”. Es decir, que los multa de todas formas. Contigo y sin ti.

La Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, convive con Francisco Javier Aguilar Viyuela, que según el BOCM (Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid) está en “paradero desconocido” por lo que “se le reclama presentarse ante la justicia por un litigo relacionado con problemas laborales”.

Es decir, que la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, está obstruyendo la labor de la Justicia y no colaborando con ella desde su cargo de primera autoridad gubernativa de la Comunidad, si cada noche yace en el mismo lecho conyugal que el tal Francisco Javier, declarado por la Comunidad de la que generosamente cobra su señora esposa: “en busca y captura”.

La Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, tienes dos varas de medir, una que aplica con extraordinario rigor a los demás, y otra, distraída, ondulada y desarreglada, que se aplica ella misma. Y a su marido.

A la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, no le gustan las manifestaciones, no le gustan las concentraciones, quiere “modularlas” a pesar de que ambas son un derecho constitucional, pues de lo que se puede deducir que no le gustan los derechos constitucionales o la democracia misma. Y que se queda, por el momento, con las ganas de “modularlas”.

La Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha utilizado a 1.400 policías en “defender” el Congreso de los Diputados no sabemos muy bien de quien. Lo que si sabemos en que los “defensores” han aporreado, gaseado, torturado y vejado a los manifestantes por el sólo hecho de serlo, lo que ha motivado que Amnisty Internacional haya protestado por el uso “excesivo e indiscriminado de la fuerza” sin que la tal Cristina de las narices se haya sentido aludida.

A Cristina Cifuentes, tóxica de la democracia, no le han gustado las manifestaciones de los mineros, de los estudiantes, de los padres de alumnos, de los sanitarios, de los enseñantes, de los desahuciados por Bankia, de los bomberos, que los políticos de IU asistan a ellas, que se tomen fotos o se filmen a sus policías engorilados, que se griten eslóganes o se lleven pancartas que se acuerdan de la señora madre de los politicones de su partido…

A Cristina Cifuentes sólo le gustan los pelos de su pubis.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¿Qué le gusta a Cristina Cifuentes?

  1. gaviotasinamor dijo:

    Buenos días Lucas, yo sólo te voy a decir algo soy escueta ya lo sabes, así no meto la pata, esta señora tuve el placer” de verla el jueves en al rojo vivo en la sexta y se me puso dolor de estómago y me dió diarrea con perdón del personal!!
    feliz sábado

  2. Esta señora estaría mejor en una oficina sellando impresos,porque el ser Delegada del Gobierno de Madrid la viene un poco ancho,no sabe por donde se anda y por eso dice lo que dice.Pero lo que a mi me molesta es que nadie le pare los pies y ella siga en el puesto sin que nadie le diga que dimita.

  3. raromerol dijo:

    ¡Magnífico, Lucas! Dicha “señora”, u lo que siese ¿amancebada? ¿querida? ¿querendonga? ¿mantenida o mantenedora, como se confiesa que dice que fue la Pantoja? cumple perfectamente el cometido que le ha encargado su Partido: la represión popular y obrera. Algo que no podría hacer si estuviese sellando impresos ¿Por qué le iban a parar los pies si cumple a la perfección el cometido que le habían encargado? Se te olvida indicar que los que protestaban ante Bankia tocando una caceloras, en protesta por los desahucios (recordemos que todos los españoles hemos sido desahuciados de la Mezquita de Córdoba y de los 106.000 edificios confiscados, mediante documentación falsificada por obispos y deanes, que eran de nuestra propiedad, por la que no nos han indemnizado, ni siquiera pagado los impuestos sobre el valor añadido, por transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, ni el anual impuesto sobre bienes inmuebles: ¡bien, coño!) creo que con 3.000 € por cabeza, quizás porque hacían demasiado ruido, de día, algo que me parece que no se atrevieron a hacer en Argentina, y que en contados casos se hace a sólo los propietarios de las cefeterías por escándalo noctámbulo reiteradísimo y denunciadísimo. O los 225 € que un jues impuso de multo a unos policías por haber asesinado a un hombre por “inmovilizarlo” definitivamente y de mala manera. No gritaría lo bastante para considerarlo ruidoso. O, como estaba en recinto cerrado, no en un lugar público, que gritase era dominio de la intimidad privada. No me extrañaría que dicha “señora” u lo que siese, haya abortado o use métodos anticonceptivos pecamimosos.

    Esta es la escoria humana que nos desgobierna: unos jueces que no tienen conciencia del delito, unos “defensores de la Ley” que la incumplen, unos administradores públicos que nos roban nuestros caudales, unos impositores del cristianismo que nos imponen sus robos. Todos ellos corruptos, reductos de ambiciones ilimitadas sociedades anónimas e individuos conocidos, a veces innobles nobiliarios. Deberíamos salir a cortar las carreteras, como en Argentina, a obligarles a cambiar. O a cambiarlos. Interrumpiendo el tráfico corrupto de capitales a nuestras espaldas. Pero, en vez de eso, hay quienes les votan, quienes se abstienen, quienes se dejan engañar por nacionalismos y cuantos engaños les ponen por delante, sin comprender la trascendencia de los tiempos que vivimos o que nos matarán. Dice Nosferatu/Mr. Burns Monto-Oro que ya empezarán a crear puestos de trabajo para el año que viene, si Dios quiere ¡Dios se lo pague, hermano! Y, mientras tanto ¿de qué comerán aquellos a los que les han quitado todos sus ingresos, todas sus fuentes de ingresos? ¿Cómo piensan mantenerlos con vida? ¿Les interesará hacerlo? ¿Votarán éstos por ellos o preferirán que no voten por nadie? ¡Dios les ampare, hermanos!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s