Córdoba se muere


En 1978, el poeta Pablo García Baena citaba al escritor del siglo XI, Ben Suhaid, y a su obra “Elegía a las ruinas de la Córdoba Omeya”,  para preguntarse: “¿A quién pediremos noticias de Córdoba?”

¿A quién podremos, en el momento actual, pedir “noticia” de Córdoba?  

La emblemática caída, quiebra y ruina de su principal entidad financiera, CajaSur, y el modelo de gestión personalista, enchufista, amiguista y mafioso de la Iglesia y el culto a la personalidad de su clérigo presidente, ha sido algo más que un signo.

La Caja, su patrimonio y los recursos de 50 generaciones de cordobeses, fueron rifados al mejor postor y pasaron a ser  controlados por el capitalismo vasco.  El falso imperio formado por las empresas de los amigos del “cura” han cerrado, quebrado o ambas cosas. Noriega, Urende, Prasa y las empresas de Rafael Gómez, son la viva expresión de la ruina.

El mínimo repunte industrial que tenía la ciudad desde principios del siglo pasado por la industria del cobre y sus transformados, había quedado reducido a la mínima expresión por infinitas reconversiones en Ibercobre y ABB. Había caído el conato de industria textil y las cooperativas agrarias desarboladas. El tradicional refugio de la sumergida industria artesana joyera, disminuido por la crisis de lo suntuario y el inabordable precio del oro.

La ciudad registra el tercer mayor índice de desempleo por capitales de provincia, un 43 %, y 8.000 desempleados más en el último año. El 72 % de su población menor de 25 años está en paro absoluto. Cierran los comercios, los pequeños negocios, bares, hoteles o restaurantes.

Tras el fracaso en la candidatura de capitalidad cultural europea, la actividad cultural  ha decaído a niveles de alarma. Apenas hay exposiciones, conferencias o conciertos. Hay una oferta exangüe, una actividad pueblerina y una calidad de mínimos. Todos los cines del casco urbano han cerrado.  Hay dos teatros y los mayores llenos los tienen en los concursos de chirigotas del carnaval. El teatro al aire libre cobra los conciertos en verano a 50 euros la entrada a un asiento de hormigón. Cosmopoética y el Festival de la Guitarra se han quedado en las raspas.

La Universidad, paticorta, y dominada por el oportunismo de ocupar cargos de sus juntas de gobierno, los colegios profesionales practicando un corporativismo primitivo y ruin, sin entidades financieras locales y padeciendo el colonialismo de las grandes corporaciones nacionales, sin industria, con un comercio hundido y en trance del cierre

La ciudad vuelve a estar sucia y descuidada. No se respetan ni se ponen en valor sus monumentos. El Ayuntamiento se ha convertido en una mala oficina de malos servicios. Se cierran o privatizan empresas y servicios municipales, se despide a sus trabajadores, se cierran guarderías y escuelas infantiles. La empresa municipal de autobuses perdió un millón de viajeros el pasado año. Han desaparecido los servicios sociales municipales y Cáritas y la Cruz Roja están desbordados. La cutrez y mediocridad política se enseñorea de todo.

Los debates en el consistorio se producen en términos de “va a pagar la multa mi hermana la pelá” o “esos terrenos son de mi menda lerenda que come turrón de almendra”. La absoluta estulticia pública se sienta en los escaños, trufados de arrabalismo y populismo tabernario.

Para el alcalde de la ciudad, un pijo y frio funcionario de partido, regir la ciudad es la tercera de sus prioridades, después de su escaño parlamentario y las labores de dirección y medro en su partido. Los políticos y gobernantes son clónicos, hablan, gesticulan y votan igual que sus modelos de Madrid o Sevilla y son iguales y superponibles entre sí.

El obispo es de condición ultramontana, histriónico, fundamentalista y obsesivo. La Iglesia Católica ha burlado la ley y la historia y se ha apropiado de la Mezquita con artimañas y alevosía.  No ha pagado un céntimo en reparaciones o mantenimiento durante siglos y ahora explota el monumento como un cortijo propio, ingresa ocho millones al año por el cobro de su visita y vuelve a no pagar un solo céntimo de impuestos.

La depresión moral e intelectiva se adueña de todos, atrapados entre el paro, la penuria económica y la ramplonería abyecta de sus representantes.

Da grima leer los periódicos locales, dominados por la beatería  y la gazmoñez. Los festejos populares se han convertido en sermones o procesiones y el integrismo reaccionario domina conciencias y tribunas.

La ciudad se muere a ojos vista y a sus ruinas históricas se unen las ruinas mentales y del momento. Hay cientos de solares abandonados o casas derruidas. Pasear por ella es como hacerlo por una ciudad bombardeada.

“¿A quién pediremos noticias de Córdoba?”

El admirado psiquiatra y pensador Carlos Castilla dijo a unos amigos suyos de fuera del país: “Dense prisa en ver Córdoba”.

Ya sobra la prisa. Ahora es un cadáver. 

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Córdoba se muere

  1. Paco Cobo dijo:

    Está de pena, pero el consuelo que nos queda es que podremos quitarlos, si acaban de abrir los ojos los pedazos de nórdicos que los han votado, un abrazo

  2. PEDRO P.GONZALEZ. dijo:

    Solo felicitarte por Tu articulo que para mi es extraordinario.Saludos.

  3. MARÍA zurita dijo:

    No sabes la pena que siento al leer tu artículo. Se muy bien que donde mete la mano la Iglesia es la ruina fisica y moral de los pueblos. La Iglesia Católica ha vurlado las Leyes a lo largo de la historía no hay más Leyes que las que ellos imponen,atemorizando al pueblo,son como un cancer,(con metastasis)todo lo pudren,lo corroen. Son embusteros,ladrones,criminales y cínicos.(aunque unos de sus mandamiento,dice no mataras) ellos a lo largo de la vida han matado más que el D.D.T…Y ahora están a sus anchas con este gobierno mojigato, beato e ignorante A LOS QUE MANEJAN A SU ANTOJO…De verdad Lucas que siento que una ciudad tan bella se encuentre en esas condiciones ,que con tata maestria nos describes…Un saludo.

  4. Eduardo Cerezo dijo:

    Esta ciudad está condenada al olvido. Gracias Lucas por decir “lo que es, es, y lo que no es, no es”

  5. José Antonio dijo:

    Querido amigo…me duele tu dolor…¡Ay!, Córdoba, quién te ha visto y quién te ve…

  6. Javier Ochoa Perez dijo:

    Hola Lucas,

    Tengo un amigo cordobés que en cierta ocasión me informó de un poeta paisano tuyo que emigro a Barcelona y que ha dedicado bonitas poesias a Córdoba su tierra natal.

    Espero que te ayude a subir el ánimo, porque Córdoba no debe y nuna podrá ser un cadáver, personas como tú estoy seguro que no lo vais a permitir.

    Córdoba sultana y mora historia, cultura y arte,
    la cuna de mis recuerdos, tierra, vida, pasión, madre.
    El dolor de la partida, la alegría de encontrarte.

    Eres hermosa, flamenca, alegre, vivaz, notable,
    cuando en tus calles me pierdo enmudecen mis pesares.
    El alma se me engrandece cuando piso tus aceras
    que llevan a La Mezquita mezcla de arte y solera.

    Quedo absorto contemplando Ciudad Jardín, San Lorenzo,
    el Palacio de Viana, El Arcángel y El Realejo.
    Trinitarios, Cruz del Rastro, Los Tejares, Corredera,
    Puerta Sevilla, Vial Norte y la Calle de la Feria.

    En el Alcázar las flores te saludan con su aroma
    y las palomas te llevan a María Auxiliadora.
    La mente vuela en silencio de Fuensanta, hasta Almogávares,
    del Brillante a La Sinagoga por la Calle de las Flores.

    En las mañanas de abril cuando el día se despierta
    los Jardines de Colón miran la Torre Malmuerta.
    el Cristo de los Faroles llena tus ojos de gloria,
    te saluda Manolete si paseas por La Victoria.

    Hay…, Plaza de Andalucía Puente de San Rafael,
    Puente Romano, Santana, Museo Arqueológico, La Merced.
    La luna baila en tus calles entre azulejos y brisas,
    Fuenseca, la Judería, el río Guadalquivir y el Coso de los Califas

    La Chiquita Piconera gracia, pasión, sentimiento,
    la bella Plaza del Potro, Museo de Julio Romero,
    con la Posada de Potro donde se alberga el recuerdo.

    El Campo de la Verdad, El Arenal, San Fernando,
    el Museo de Bellas Artes, Sector Sur, Barrio Naranjo.
    Cultura, arte, belleza, recuerdos que funde el alma
    Almanzor, Séneca y Omeyas llenan Medina Azahara.

    En la Huerta de la Reina el Gran Teatro y Cañero
    San Ipólito y San Nicolás te abren las puertas del cielo.
    Gonzalo Fernández de Córdoba nos espera en Las Tendillas,
    donde un reloj da las horas tocando por seguiriyas.

    La Córdoba de suspiros que van a Santa Marina
    y en Figueroa y San Miguel se enredan por las esquinas
    en Plaza de Capuchinos vuelve a renacer la vida.

    Azahares y naranjos, Museo Taurino, Obispado,
    Caballerizas Reales, Arroyo el Moro, Olivos Borrachos,
    Calle Luque, los Baños Árabes donde se baña el pasado.

    Esa Puerta de Almodóvar donde el aire huele a gloria
    el Paseo de la Ribera y al fondo La Calahorra.

    Córdoba, reina del arte, de incomparable belleza,
    cuando florecen tus patios eres paraíso en la tierra,
    las cruces de mayo son, monumento a tu nobleza
    y no hay nada más alegre que pasear por tu Feria.

    Eres Córdoba alegría desbordada por doquier,
    tus gentes de buena ley que derrochan sencillez,
    tus vinos y y el buen yantar al paladar un placer.

    Córdoba mi tierra amada yo jamás te olvidaré ,
    lloraré triste tu ausencia cuando no pueda volver,
    que no hay nada mas hermoso que caminarte otra vez.
    Eres como un libro abierto que hay que leer con los pies.

    Esto es un pequeño homenaje a la tierra que me vio nacer
    y a la que quiero y añoro desde el fondo de mi corazón.
    Ahora resido en otra ciudad que me acogió con los brazos
    abiertos mi Barcelona querida donde he formado una familia
    maravillosa . Pero dentro de mi está el amor, el
    respeto y el recuerdo hacia una de las mejores ciudades del
    mundo, donde viven mis recuerdos de niño, mi amada Córdoba.

    http://elpoetaperegrino.blogspot.com.es/

    Un abrazo.

  7. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s