El Consejo de Ministros y el Rosario de la Aurora


El país era un guiñapo. Empobrecido, expoliado, ultrajado, carecía de salud, física, moral y política. Vivía bajo el mayor escándalo de corrupción que habían conocido los tiempos. 300 políticos implicados en casos de corrupción institucional seguían aferrados a sus escaños, pagas y coches oficiales. El soborno y la financiación ilegal bañaban al partido del Gobierno.

Era viernes. Se reunían el Consejo de Ministros. ¡Y parió la burra! El fosforo mental de aquellos lumbreras encontró la solución. ¡Delenda est Cartago! ¡Delenda son los mayores de 55 años!

Presididos por el mayor mentiroso de la historia, el tiempo y el espacio, aquel que en una de su medio millón de mentiras había dicho que su “línea roja” eran la salud y las pensiones, aquel Consejo de inútiles al cuadrado, había encontrado la solución: dificultar, aún más, el acceso a la prestación por desempleo a los mayores de 55 años, bloquearle el acceso a las prejubilaciones a los mayores de 55 años, aumentarles la edad máxima de jubilación a los mayores de 55 años, inventarse un coeficiente reductor por el que  perdían hasta un 23 % de su posible pensión los mayores de 55 años.

Este era todo su saber y ciencia. Habían pisado todos los callos posibles: funcionarios, médicos, docentes, jueces, bomberos, mineros, sindicalistas, estudiantes, enfermos dependientes, pensionistas, jóvenes, mujeres… y ahora le pisaban el callo correspondiente a los mayores de 55 años.

A los únicos a los que no habían pisado ningún callo eran a los curas y los banqueros. En realidad, el Gobierno era un “mandaó” de estos mismos. Los que estaban detrás de la cortina eran estos: los curas y los banqueros, y el Partido y el Gobierno del “gran mentiroso” eran la Pila Bautismal de esta molécula de meapilas y defraudadores. Esta “democracia de la mantequilla”, que cuanto más se toca, más se derrite.

La ciudadanía contaba los viernes que le quedaban a esta Biblia en verso. ¿Quedaría algo en píe? ¿Habrían algún “corralito” argentino-chipriota que arramblara con lo que  había debajo de los colchones? O, ¿tendríamos la inmensa suerte de que la Ministra Portavoz, esa pepona de la envergadura de un borborigmo, anunciara la “muerte el loro” de aquella cosa precaria, untosa e inmasticable a la que llamaban “Gobierno”?

En cualquier caso, una cera seguía ardiendo, en caso de  no encontrar nada a mano,  volverían a robarle algo a los mayores de 55 años.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El Consejo de Ministros y el Rosario de la Aurora

  1. Manuel Balsera dijo:

    Pues a mi me ha “tocao” por varios lados. Por funcionario, por mayor de 55 y por ciudadano de a pie. Seguro que por algo más, pero ya no quiero ni pensarlo.

  2. MARÍA zurita dijo:

    No se que piensa esta gentuza¿,hundir má el pais de lo que ya está? ¿que piensan que es una persona de 55,años¿un trapo que se puede usar y tirar ¿ Cuando una persona a esa edad,tiene acumulada toda la esperiencia que dan los años de trabajo,y están en la plenitud de la vida.Eso no lo hace nadamás que un gobierno ignorante que quiere arruinar el Pais,a ellos si que habria que jubilar pero !! ya!! dejarles en medio de la calle,por inutiles y enbusteros.No quiero tocar al clero ni a los banqueros,porque hablando de esta gentuza me pongo de muy mala leche y quiero dormir esta noche con traquilidad,sin tomar pastillas.Un saludo Lucas.no te sofoques mucho sino esta tropa terminará con nosotros,con tantos decretos que sacan para amargarnos la vida.

  3. Carmen dijo:

    Amargarnos nunca, adelante siempre como sea, esta gente tendrá que caer por el peso de su corrupción inmoral y maligna, según decía mi abuela ningún mal ni bien dura 100 años es poco alentador pero fueron trabajadores sin ninguna prestación ni jubilación sus hijos fueron a la guerra pasaron la posguera con hambre y a pesar de los pesares supieron salir hacia delante, no hay que desfallecer y seguir adelante como ellos nos enseñaron. Nunca perdamos la esperanza y la alegria por vivir eso quieren ellos. Saludos a todos.

  4. Estimados amigos.
    Quiero agradecer, una vez más, vuestros comentarios a mis escritos y el interés que mostráis a los mismos.
    Hace tres años, después de padecer una década de ostracismo, silenciado por los poderes mediáticos de mi ciudad con el apoyo de formaciones políticas de todo signo, decidí iniciar la aventura de escribir un blog. Como válvula de escape.
    Casi sin darme cuenta fui ampliando el escaso eco inicial y de Word Press pasé a difundirlo en “Periodistas en Español”, “Interperiodismo”, “Blogs de la República.com”, “Blogger”, “La Comunidad de El País”, “Blogspot”, “ArticuloZ”, “Overblog” y las plataformas Digg, Linkedln, Google y Tumblr.
    En el momento actual he llegado a 350 post publicados y a más de un millón de visitas acumuladas a mi página principal.
    Os cuento todo esto porque la realidad me ha desbordado. Recibo cada día más de 100 comentarios y, aun intentándolo no puedo ni aproximarme a dar a cada uno la respuesta que vuestra atención merece. Tengo comprobado que para responder con un mínimo de rigor a cada comentario, más allá de la simple cortesía, necesito unos cinco minutos por comentario, lo que me llevaría a más de 9 horas diarias dedicado a este menester.
    Alguno de vosotros sois amigos del alma o de la idea y me agobia el hecho de parecer descortés o desconsiderado con vuestro interés, pero, además, graves inconvenientes de salud –que mi naturaleza anarcoide hace ignorar- dicen que no debo permanecer sentado más de dos horas diarias, por acumular en el abdomen los costurones o “cornadas” de hasta cinco intervenciones quirúrgicas.
    Leo y agradezco todos los comentarios y me produce una enorme satisfacción contar con todos vosotros y haber sabido romper, entre todos, el muro de silencio que el “establishment” quiso imponerme.
    Un abrazo a todos.

  5. Antonio dijo:

    Lucas ” for ever”. Un correspondido y sincero abrazo, compañero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s