Peperones


Los tiene ahí, detrás de cada esquina. Usan, gomina ellos, y bronceado ultra violeta, ellas. Corbata verde y chaqueta de Yusti, ellos, y delicadas Even&Odd y mini faldas de piel, ellas. Se llaman, peperones. Aunque antes eran simplemente fachas o pijos de su mala madre.

Son esos tipos que se ha subido al carro de la mayoría absoluta y se creen que todo el monte, y todas las democracias, son orégano. Van por ahí, en coche oficial o BMW particular, hablando del Team Party y de las excelencias de privatizar hasta los sujetadores de los limoncillos.

Llaman terroristas o etarras o todo el que le tose lo más mínimo y tiene una corte de opinadores pagados y adoctrinados que cada mañana recibe “su alimento” desde las cloacas de Génova 13.

Para ellos, hacer política significa privatizar y hacer negocios. Tienen un doble fondo de bragueta para llevar los sobres y los talones bancarios y les excitan más las tenencias de alcalde de urbanismo que las manifestaciones de afectados por hipotecas.

Tienen cara de ajustada felicidad, pero te pueden mandar al paro antes de que se persigne Rouco, y después se toman un té al aroma de eucalipto.

Fingen ignorar quien era Franco, pero son más fachas que las gallinas de José Antonio y si no cantan lo de las “montañas nevadas” es porque tienen pendiente una ortodoncia. Vivan en acomodadas viviendas de una colonia de chalets campestres o del centro mismo de la milla de oro de la misma ciudad. Usan Rolex de oro y degluten sueldos y dietas.

Parecen frágiles, delicados, de porcelana, pero tienen más mala leche que un gato romano y más mala ostia que un sargento chusquero.

Sus zapatos italianos valen un riñón y su filosofía es el poseer y evitar los malos olores del pueblo. Se pierden en perfumes, camisas, viajes y piscinas.

En realidad tienen poca ideología, solo la de utilizar al prójimo en beneficio propio. Hay que verlos en campaña electoral y los dientes de su verborrea.

Están alistados a las patas de centollo y el éxito momentáneo les ha hecho crecer unos centímetros el abdomen y la hierba crece con esplendor a sus pies de pijota.
Pero ya vendrán otros tiempos y, entonces, sólo se verá el fascista que llevan dentro.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Peperones

  1. lagaviotaconamor dijo:

    Todo esto que tú dices y mucho más amigo Lucas , y un aeropuerto para las personas, dos años terminado y manteniéndolo con el gasto que esto conlleva en fin vivir para ver
    Felices pascuas o no? mejor

  2. MARÍA zurita dijo:

    Estos elementos estavan escondidos,esperando la ocasión ,para pretender,ponernos la bota encima del cuello,pero esta vez no lo van ha lograr.Estamos muy cansados y muy indignados para que puedan con nosotros y aunque hay una juventud que no se moja,hay otra valiente y luchadora sabiendo muy bien lo que hace y lo que dice y encima está muy bien preparada.Todas mis esperanzas están puesta en esos jovenes….Los engominados son pura fachada que no saben donde tienen la mano derecha y tienen el seso de un mosquito,son arrogantes,chulos e ignorantes.los pobres no saben lo que se les viene encima…Son una puritita mierda,que diría un mejicano….Saludos Lucas..

  3. Pingback: Peperones | iu torredelcampo

  4. wordusu dijo:

    Las dietas que degluten, lo ha explicado la Baarcenilla, son “un complemento salarial al que estaban habituados” para poder llegar a fin de mes y que no les ocurra como a la Aguerrida madrileña que ha tenido que meterse a cazadora de talentos para poder subsistir. La Barcenilla finalmente ha tenido que defecarlas, pero en negro.

  5. wordusu dijo:

    Acabo de enterarme, es de hace año y medio pero es que uno no da abasto a asimilar con tanto sepúlvedo en la atmósfera.
    Resulta que la Barcenilla, “se sube el sueldo el 33% para compensar la renuncia forzada a las dietas. La presidenta añade a sus retribuciones un “complemento de responsabilidad” de 23.178,15 euros”, ha sustituído la dieta por un complemento alimenticio para no pillar una anemia de poder.
    La máxima responsable gubernativa de Navarra, entiende que no está obligada a serlo sino recibe el correspondiente “complemento de responsabilidad”.
    Ale, Ale! pues, de mantilla y a presidir Procesiones de Pasión, que aún queda cera por quemar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s