Mi nombre es Fátima y no soy tonta (aunque lo parezca)


Hola, me llamo Fátima, Fátima Gump, y no soy tonta aunque lo parezca. Tonta es la que dice tonterías y yo sólo firmo los decretos que me pasa Mariano, que tampoco es tonto, aunque también lo parece.

Mamá siempre decía que la vida es como una caja de bombones, nunca sabes cuál te va a tocar, a mí me ha tocado uno de chocolate y nueces que se llama “ministerio” y aquí estoy, buscando a ver de qué está relleno.

Yo no sé mucho de casi nada, pero aquí estoy haciendo “reformas”. La verdad, aunque yo siempre iba corriendo, nunca pensé que eso me llevara a ningún lado, y mira por donde, de la “tonta del pueblo de San Juan del Puerto” he llegado a ministra, y eso que yo nunca he trabajado, pero mamá dice “que Dios es muy misterioso” y mira mi misterio. De tonta del bote a ministra, y de no darle un palo al agua a, “de Trabajo”.

Puede que yo no sea muy lista, pero sí sé lo que son los sindicatos, son esos señores con cara de mecánicos que se enfadan mucho si despiden a seiscientos mil en un año, y van, y hasta te hacen un escrache en la puerta de tu casa. ¡Nazis, que son unos nazis!

Alguien dijo que la salida de la crisis estaba en mis manos, pero yo sólo soy del Opus y a veces nunca hay suficientes piedras para que te las puedan tirar, y es lo que dice mi mamá, que lleva más de un año sin pagarle a sus empleados: “Se atraen más moscas con miel que con hiel”, y por eso yo, cuando voy a Parlamento pongo esa cara, entre gili y Semana Santa.

Los empresarios dicen de mi “Es una idiota, pero hay que ver lo barato que podemos despedir” y es que yo soy de familia de empresarios. Se dedican a la carne. ¡Que no es lo que se puedan creer! , que es a los productos cárnicos, pagar no pagamos pero nos llaman “empresarios”, como a tantos.

Es curioso lo que uno puede recordar, porque yo no me acuerdo cuando nací, ni recuerdo mi primer regalo de navidad, ni tampoco sé cuando salí de excursión por primera vez… pero… sí recuerdo la primera vez que aprobé una reforma laboral. Yo nunca había visto nada tan hermoso en toda mi vida, todos los albañiles, barrenderos, empleados de grandes almacenes, a la calle y por cuatro perras. ¡Qué bonito era!
Nunca llegaron a decírmelo, pero creo que la CEOE ya debe haber hecho las paces con Dios, y están tan agradecidos.

“Tonto es el que hace tonterías.” Y yo he dicho que los jóvenes sin empleo que emigran son la “movilidad exterior” y nadie me ha encerrado en un garaje. Todavía.

En fin, Estoy cansada. Quiero irme a casa, con mi Virgen del Rocío. Y es que casi nadie me hace caso. Rezándole con devoción, todos, los seis millones, se acababa el paro.

Mi nombre es Fátima. Y el del “otro” tonto, Mariano.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mi nombre es Fátima y no soy tonta (aunque lo parezca)

  1. Rosalia diez dijo:

    Hay que tener mucho cuidado porque si para ser votante del PP hay que dejar de comer para pagar la hipoteca; cuidado! Porque el hambre hace estragos en el cerebro y por eso siguen votandoles

  2. MARÍA zurita dijo:

    No creo que a la ninistra en cuestion,tenga tan poco cerebro por falta de alimentos.Ya se lo decía su madre,Fatima,come hija mia,si comes lo que mama te pone en el plato,llegaras muy lejo y fijaté si mama tenía razón,soy ministra de un ministerío muy importante.Tampoco sé que carrera he estudiado,lo que sí sé es que papa regalaba jamones a los profesores y ellos nunca me suspendían,Hasta darme un título,no me hacía falta,pero papa me dijo,que tener un titulo es mejor.Yo no lo creo,pero no quería disgustar a papa yo,rezaba mucho a la Virgen del Rocio y un día se me aparecio y me dijo,Fatima no sufras que yo estaré siempre a tu lado y te prometo que seras ninistra,de los trabajadores,no entendia muy bien,no sabia lo que era un trabajador,pero papa me lo esplcó. Me dijo Fatima un trabajador es una persona ordinaria,que trabajan para nosotros y por eso papa tiene tanto diner,ellos no sabrian como gastarlo,son zafios y no tienen cultura.
    _¿Y yo papa tengo cultuta? no se que es eso,papi?
    _Claro mi angel, le ha costado muchos jamones a papi,para que la tengas.
    Y por esos métodos llegó la tal Fatima a ministra de trabajo y bienestar,que ya es tener fantasia.
    Y por eso mismo, asi nos va,vamos de culo como San Patras.

  3. Pingback: Mi nombre es Fátima y no soy tonta (aunque lo parezca) | iu torredelcampo

  4. Parece tontita y que nunca ha roto un plato pero precisamente eso es mas peligroso ¿que se puede esperar de un tonto ?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s