La fábula de la gomina y las corbatas azules


NIETO1

Se cuenta que hace muchos años, hubo una ciudad situada al Norte del Sur de una península, donde había tantos ladrones como mentirosos. Y tantos de estos como moscas. Y estas, las moscas, en ocasiones ocultaban la luz del sol. La ciudad, quizás por un oculto destino, había estado gobernada por esa infusión con chorreras a la que llaman “la izquierda”.

La última regidora de aquella ruina de ciudad perdió la estima de su pueblo en conciliábulo permanente con orondos curas, con pasteleos populistas en procesiones, peroles y manos pasadas por el lomo al conservadurismo trincón y rancio, de aquella urbe de los mil y un cuentos.

Y entonces aparecieron ellos. Con gomina y corbatas azules los donceles, y con ropita de Barbi y bronceados rayos UVA las doncellas. Su discurso en las plazas, probablemente “dopados” tras beber en la fuente de algún gürtel cercano, hablaba de austeridad y eficacia.

Dicen los juglares que la “eficacia” quedó al descubierto al poco. Eran más inútiles que el pene del Sumo Pontífice.

Y la austeridad se puso, también al poco, en la fresquera.  El alfaquí que los mandaba, con un aire entre lívido,  como sacado de una película gay de Visconti, y de trincón a secas, comenzó subiéndole el sueldo a cinco de sus lanceros. Por encima de la media y de lo que había dicho-prometido. Continuó- en forma encubierta de subírselo a casi todos- haciendo “tenientes de alcalde” (de sobaquillo)  a una novena de ellos, rodeándose de “asesores” y “expertos” al cheque-mensual-vivo, entre los que estaba una extraña “asesora de políticas transversales”. Que nadie sabía para que servía, excepto para cobrar la tela marinera.

En estas que se descubrió el pastel y se supo que el alfaquí de la corbata azul, el del cuento de la eficacia y la austeridad,  cobraba de las arcas del reino entre 74.000 y 76.000 dinares anuales, más que la vice-muñequita-linda del reino y la mayoría de los visires o ministros de aquel estraperlo, que se lo zampaba en crudo y que era como una ninfa masculina del engaño general.

El alfaquí, en pelea con su gomina, había declarado que no se presentaría a la reelección si al término de su mandato había “un solo parado más que cuando (dopado) se presentó”.

A la mitad de su hégira no había “un solo parado más”. Había seis mil.

Y luego vinieron las perdices y unas extrañas aves blancas sobre fondo azul, como las corbatas, y la ciudad del Norte del Sur se sumió en una profunda, profunda siesta.

Y colorín colorado, esta historia no ha acabado.

 

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La fábula de la gomina y las corbatas azules

  1. maría zurita mayo dijo:

    !!!Que cuento más bonito has contado!!!!…Pero al leerlo más despacio he podido darme cuenta que no es un cuento,es la triste y penosa verdad,estamos en un Pais de mafiosos,sinverguenzas,malnacidos y carroñeros y lo más triste,es que en esta guerra hemos perdido las personas honradas,las que no aspirabamos nada más que a una vida tranquila,libre,con trabajo,una buena sanidad y sobretodo a la cultura que es el alimento del álma,todo eso que las generaciones pasadas tanto hemos luchado ,nos ha sido arrebatado,sin apenas darnos cuenta, y mucho me temo que se tardará muchas décadas para poder disfrutar de un Estado que ampare a todos por igual…Hemos caido en las garras de unos seres muy dañinos y crueles,,que por desgracia ganarón por mayoría,con embustes, engraños,en un Pais plagado de g
    ente ignorante y si memoría,qu nos hanllevado a la ruina…

    Un saludo Lucas…como siempre muy bueno tu relato.

    • Rodrigo dijo:

      Por favor un español normal ya era hora aleluya, pero no t preocupes maria zurita no desesperes la union hace la fuerza se q hay muchos ignorantes cuadriculados amamonados pero estamos muchos honrados con sentido comun y fe y fuerza unamosnos para la recuperacion de nuestros derechos y para las generaciones venideras no dejemos q nos ganen por lo menos luchemos pero no con la guerra sino con la paz unida hasta el final.

      • Rodrigo dijo:

        Y lo mas gracioso es q nuestro alcalde estuvo estudiando en el Averroes un instituto modesto y viene de una familia trabajadora, es el peor y lo mas ruin q se puede ser en la vida y encima ayuda a los ricos en vez de al mas necesitado, una pena lo suyo seria q gobernaran gente como lucas con ideales y dignidad y honradez gracias por haber todavia gente honrada mil gracias y tener fe para la union aunque se q es muy dificil no imposible

  2. Manuel Caballero dijo:

    Amigo Rodrigo, Lucas ya gobernó en esta ciudad y me consta que no se tomó ni un café con cargo al Ayuntamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s