Carta abierta a los caínes reunidos en Tarragona


curas armados

Ilustrísimos, Honorables o Reverendísimos señores: Empiezo con el tratamiento protocolario por pura rutina y no porqué yo crea que alguno de ustedes es ilustre, honorable o, mucho menos, reverendísimo.

El pasado domingo 13 de octubre dieron ustedes y las organizaciones a las que tan indignamente representan un paso más en la consolidación de una ignominia, no por pasada, antigua o distante en el tiempo y en la memoria, menos injusta, sectaria y sangrante.

Acudieron, todos a una, a la beatificación de “522 nuevos mártires de la fe”. Es decir a rendir honores de próxima santidad a 522 víctimas de una contienda civil en la que un grupo rebelde de militares, alentados, exaltados y fanatizados por una opción religiosa se rebeló contra un gobierno legítimamente constituido, provocando tres años de horror y guerra y más de medio millón de víctimas.

Yo soy familiar directo (hermano) de una de esas víctimas. Mi “mártir” tenía tres años cuando un bombardeo de la aviación italiana aliada sobre un convoy civil, compuesto de ancianos y niños que huían, no del terror rojo, sino del terror “azul” que provocaban los excesos del coronel Cascajo y del general Queipo y que se creía protegido por la cobertura de la Cruz Roja Internacional fue salvajemente bombardeado a la altura de Villanueva de la Reina (Jaén) en la Nochebuena de 1936.

Un número indeterminado, nunca conocido, de ancianos y niños quedaron muertos, desperdigados entre olivos andaluces.

Los cadáveres de muchos nunca se localizaron, mi hermano entre ellos, y una losa de obscuridad, indignidad y miedo cayó sobre su frágil tránsito entre la vida y la muerte.

No ya ningún honor, ninguna memoria, ningún gesto humano hacía niños y ancianos, mucho más mártires que a los que ahora beatifican porque su única religión era la inocencia.

Cuando media España ha vivido con su dolor secuestrado durante 77 años, cuando las cunetas y fosas comunes de lo que llaman “piel de toro” están ahítas de sangre derramada y huesos sin identificar, cuando 150.000 víctimas-mártires no tienen ni nombre en sus enterramientos o monumentos al odio o al cainismo y cuando una Iglesia Oficial que alentó el fratricidio llamándolo “Cruzada”, cuando esta Iglesia no se ha dignado pedir el más mínimo perdón o asumir alguna responsabilidad en una actitud, presente en los sermones u homilías del cardenal Gomá que hablaban del “santo deber de exterminar a los enemigos”.  Cuando la sangre inocente lleva tres cuartos de siglo manchando las manos y las hostias de estos “santos asesinos”, ustedes se van a Tarragona a seguir cimentando las dos Españas.  La España que se honra y beatifica y la que se ignora y deshonra, con premeditación y saña.

Su aprobación de la Ley Memoria Histórica ha sido testimonial, nunca han creído en ella y el mejor ejemplo es la nula asignación presupuestaria con la que la han dotado este año.

Han adoptado la falsa actitud “progresista” de “no reabrir viejas heridas” y “no mirar al pasado”, presente en el argumentario de todos sus cargos públicos. Pero el domingo se saltaron el guion, ¡y de qué  modo!

Pero los datos están ahí.  El arzobispo Montero Montoro, la fuente más fiable de la historia de lo que ustedes llaman “persecución religiosa”, nos pone en la certeza estadística. En la guerra civil fueron asesinados 13 obispos, 4.184 sacerdotes diocesanos, 2.365 religiosos y 283 monjas. Todas, muertes muy lamentables pero que sólo la represión del sanguinario general Yagüe a la población civil de Badajoz la supera.

Al mismo tiempo que morían sus mártires lo hacían más de medio millón de españoles. Y terminada la Guerra Civil hasta trescientos mil más fueron fusilados, represaliados u humillados con la santa complicidad de la autoridad Eclesiástica que nunca ha movido un dedo para condenar, denunciar o impedir el Genocidio.

¡Y ahora vienen ustedes a beatificar a 522 mártires!

Tienen ustedes la capacidad de vivir en la mentira. Y de cosificar a las personas y a sus argumentos. Dirán que mi escrito está hecho desde el odio y el resentimiento. Y no voy a enmendarles la plana.

Cada Nochebuena que he visto el llanto de mis padres, acordándose de un niño de tres años asesinado en aquella fatídica Nochebuena, he sentido un odio íntimo, infinito e intenso hacía ustedes, su ideología, sus escudos, sus banderas y crucifijos y toda lo que representan. Ustedes hablan que su religión es el amor y la reconciliación pero el amor lo dirigen al cobro de importantes e insolidarias subvenciones y la reconciliación que predican tiene actos como el del pasado domingo en Tarragona.  Nada para unos y el cielo, “su cielo”, para otros.

Debería de darles una vergüenza infinita que todos los intentos de recuperar la dignidad y la justicia para nuestros cientos de miles de muertos hayan sido torpedeados, obstaculizados o impedidos por ustedes, sus ministerios y cómplices judicaturas. Que hayan echado de la carrera judicial al juez que hizo un intento de investigar “su”, genocidio, que nunca prescribe ni prescribirá y que haya que tenido que ser una juez extranjera la que se atreva a una mínima instrucción y convocatoria para que de una vez por todas, alguna ley, aunque sea débil, arroje luz sobres sus muchos crímenes y su infinita hipocresía.

¡Mala peste caiga sobre todos y cada uno de vosotros!

 

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Carta abierta a los caínes reunidos en Tarragona

  1. Fernando dijo:

    Como esta gentuza dice “amen”.
    Un abrazo Lucas.

  2. Racomu dijo:

    Suscribo cada palabra de tu queja, de tu pena; ellos tienen el don de perpetuarse en el embuste y de creerse fielmente los estragos de su historia.
    Tu carta, que no tendrá el eco suficiente en la sociedad, estoy seguro que representa a una buena parte de la misma que permanecerá silenciosa.
    Un fuerte abrazo

  3. Tu dolor y tu rabia es la mía y la de millones. El día llegará para nosotros y el juicio para ellos. LLegará. y lo traeremos nosotros o nuestros hijos. Pero llegará.,

  4. LuIslero dijo:

    Reblogueó esto en Blog del profesor Luis Ángel Pérez Cantey comentado:
    El domingo pasado el Vaticano beatificó a varios religiosos como mártires de la Guerra Civil española en la década de 1930. Sin embargo esta guerra fue desatada en buena parte por el clero español del que los llamados mártires fueron miembros promoviendo la guerra como se ve en la imagen de sacerdotes y seminaristas apuntando con un rifle. Miles de españoles de todas las edades fueron asesinados, algunos por miembros del clero, pero no son reconocidos de la misma manera por la Iglesia Católica que no ha perdido perdón por sus malos actos teniendo en cuenta que uno de los mandamientos es “No matarás”

  5. Eduardo Cerezo dijo:

    Y un “sunami” de tristeza se los lleve a todos

  6. maría zurita mayo dijo:

    !!!!Que buen artículo Llucas!!! Todas y cada una de las palabras,son hechos sangrantes que todavía duelen mucho,las heridas no pueden cicatrizar nunca,viendo estas tropelías,que comete el clero,con una desfachatez inaudíta…¿¿¿Es qué esta gente no se va ha cansar núnca,de hacer y decir barbaridades..??? ¿¿¿¿Que buscan,enfrentannos a una guerra fraticida,como la pasada???.
    Yo señores mios,tanbien les odio,por sobervios,embusteros y criminales,en el mobre de Dios han cometido toda clase de crímenes a lo largo de la Hitoría…Si de verdad hubiese Dios,ese que ustedes nos hacen creer que es justo,les mandarían tal castigo,que les borraría de la faz de latierra

    Como siempre,magnífico tu relato.Un saludo Lucas

  7. Mi más sincera solidaridad, mi más sincero aplauso por tus palabras, mi más sincera comprensión, mi más sincera pena por tu relato…

    Mi más sincero abrazo.

  8. Javier Ochoa Perez dijo:

    Buenas Lucas
    Francamente ya no sé qué decirte, te superas constantemente.
    Felicitarte también por esta impresionante foto que sirve para testificar de cómo eran de sinvergüenzas. Ver para creer.
    Lo triste es ver que el espíritu neo-fascista sigue por encima de la democracia en este país.
    Lucas un abrazo muy cordial.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s