El desdén


medio

Una vieja ciudad de un viejo país.  A través de una pantalla parlante una presentadora desgranada la corrupta actualidad. Presidentes que mienten a conciencia, desde el fondo mismo de la mentira, raptores de la democracia en forma de leyes de “seguridad ciudadana” y caciques de diputación condenados a pírricas condenas.

–           Camarero, póngame un medio de “amargoso”

Un “medio” es medio cuarto de litro y “amargoso” un vino varietal de Montilla-Moriles. El país se cae a pedazos de podredumbre y desempleo.  Los ministros del ramo arriman millones y más millones a los bancos, mientras recortan a pensionistas, dependientes, educaciones y sanidades. Y el oleaje seguía.

Entre toneles y anaqueles, en aquella taberna de barrio de la vieja ciudad, el mundo desfilaba entre tinieblas y ladrones de Boletín Oficial. Los despojos de un mal llamado “estado de bienestar” caían  en forma de pensiones congeladas, milagrosamente salvadas del total naufragio de los derechos sociales.

Acodado sobre el mostrador, el hombre veía desfilar la tragedia: una muchedumbre de parados, inmigrantes con las carnes abiertas por las cuchillas de la frontera, alevines de fascista insultando a la memoria. La histórica y la asesinada en viles cunetas. Aún le resbala la luz del mediodía por la solera vínica, cuando el camarero le espetó:

             ¿Cómo está el vino?

Ametrallado por la triste realidad el hombre, seco de palabra y de gestos, apenas contestó.  Quieren hacer una nueva ley de “servicios mínimos” en los casos de huelga. Criminalizar la huelga, pensó. Ante el múltiple entierro de las libertades, huelga, manifestación, expresión…  el hombre se fijó en unos boquerones en vinagre que asomaban por el portillo de la cocina.

A la voz del ángel, huyeron los pueblos, dijo el profeta. Y decidió como en un acto de suprema rebeldía:

             Camarero, póngame otro medio.

 

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El desdén

  1. maría dijo:

    Me asómbra,mejor dicho,me maravilla tu manera de contar los cuéntos,lo leo con verdadero deleite..Díces tantas verdades en ellos que es un placer leerlo…El bienestar,ha caído como un castillo de naipes,no lo han quitado de las manos,con leyes corruptas,mentiras y robos y va ser muy difícil recuperarlo.Vivimos asustádos,cabreádos e indignados,pero no veo que la gente se mueva…Hoy por ejemplo han enterrado a una mujer joven que se ha suicidado en Gandía y nadie se ha enterádo,no han dado la noticia,ni en la prensa,ni la radio,yo lo he sabido por una amiga..Cuanto me recuerda esto la época de Franco,núnca pasaba nada,todos estábamos muy contentos y felíces,así que más calcado no puede ser,estos inmorales,nos van empujando cada vez más al borde del abismo…

    Como siempre Lucas,muy buena …Un saludo muy cariñoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s