Dos formas de “ofender” a España


ciudadanos ejemplares¿Qué es una “ofensa” a España? ¿Cómo se puede “ofender” a España? ¿Qué es España?

Hay caminos muy diferentes. El “patriota” se ha levantado tranquilamente después de un sueño confortable. Ha desayunado café, tostadas y zumo de naranja en el jardín; ha besado a los niños que se iban al colegio suizo y al bebé que se ha quedado en la cuna; luego se ha dado una buena ducha, y mientras se afeitaba ha recordado los temas del Consejo de Ministros que tenía que tratar en las horas siguientes; su mujer le ha despedido en el porche de la mansión familiar y el coche oficial lo ha recogido camino del complejo de La Moncloa.

El “ofendedor” se ha despertado a las cinco de la madrugada. Ha desayunado un café urgente y, de píe,  delante del frigorífico ha mordisqueado algo sobrante de la cena. Los niños y su mujer, dormían en la vivienda con la hipoteca pendiente de pago en los próximos 20 años y después de tomar dos autobuses y una línea de metro, ha llegado un minuto antes de que se cierre el control del fichero de su empresa.

En el Consejo de Ministros se ha hablado de una renovación de créditos Fiscales a la Banca, un asunto que puede costarle a las arcas públicas 30.000 millones, de los anteproyectos de la ley de seguridad ciudadana, regulación de los servicios mínimos en una huelga  y de los inevitables indultos de cada viernes a condenados, amigos o donantes del partido del Gobierno.

En la jornada de ocho horas y media del otro ha tenido que ajustarse a las nuevas tablas de tiempos impuestas por la empresa por razón de competitividad y, durante el tiempo de bocadillo, ha escuchado al Comité de Empresa hablar de la posibilidad de que la empresa presente un ERE que reduzca 1.000 empleos y el sueldo un 30 %, aparte de congelar o suprimir antigüedad y otros pluses.

El resultado del esfuerzo de uno y de otro es parecido. Uno es un potencial “patriota” y el otro, a las puertas de la manifestación o huelga para defender su puesto de trabajo es un “ofendedor” y, por ende, un peligro para la “seguridad ciudadana” de las “personas decentes”.

Cumplido su respectivo papel, uno vuelve a su mansión, en el inevitable coche oficial, donde le espera su amante esposa y entretiene el itinerario leyendo la prensa adicta, el ABC, La Sinrazón y la Gaceta, orladas de soflamas y lameculos a la “brillante” gestión de Sus Excelencias y el otro, vuelve a tomar el metro y los dos autobuses, sin saber si mañana estará en la lista de despedidos con una “generosa” indemnización de 18  meses, máximo, que establece la Reforma Laboral, gloria del régimen y de las alcaldesas lerdas, pero equitativa, que dicen en las altas tribunas de la mentira y el crimen.

¿Ha hecho caquita el niño?, pregunta el “patriota” en un rasgo importado de caridad conservacionista de la especie, mientras el otro, el “ofendedor”, piensa que este país, su ciudad, su barrio y su, teórica, patria son una puta mierda.

Uno puede ser elevado a los altares de la puerta giratoria y el otro puede ser condenado a 60.000 euros de multa como miembro de un piquete.

El silencio incluye, siempre, a la vida y a la muerte. A los salvapatrias y a los ofendedores. A la razón y al asco

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Dos formas de “ofender” a España

  1. Racomu dijo:

    Quisiera gritar que no tienes razón, pero la realidad es tozuda como lo es la coincidencia de los artículos denuncia que cada vez más se producen: http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es/2013/11/marca-espana-familias-enteras-sin.html
    Me gustaría que fueraís más votados y muchas gracias siempre.

  2. maría dijo:

    El priméro,es un patriota de primera clase.,católico de toda la vida,educado en colegios de curas…El segundo,el “”ofendedor””,aunque parezca mentíra es el que pága el sueldazo,el coche oficial,el colegio de sus hijos,los caprichos de la señora,la mansión donde habita,amén de algunas extras para la querida de turno.del Salvador de España…El segundo paga todo esto,sin saberlo,no tiene tiempo para pensarlo con los madrugones,el metro, los autobudes que tiene que coger para llegar a tiempo a su ruín trabajo,su cabeza astá ocupada en ver como llevar un trozo de pan para que su familia no muera de hámbre,solo pán,ni cultura,ni sanidad,ni ningún derecho humano…Después los Salvadores de España,lo descrimína porque no tiene educación,porque sale a la calle con pancartas pidiendo más igualdad,más,trabájo,saidad pública,escuelas públicas de calidad,hogáres y sobre todo justicia…Esa es la España de hoy,nuestra querida España,manejáda por corruptos y “”Salvadores de la Patria””
    Muy bueno Lucas,un saludo.

  3. Pingback: Dos formas de “ofender” a España - Iniciativa Debate Público

  4. raromerol dijo:

    El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) consiste en un pacto ultra secreto y de altísimo alcance entre 12 países clave que otorgará a las grandes corporaciones un poder sin precedentes. Bajo este acuerdo, las compañías podrán usar un nuevo tipo de tribunales globales para demandar a nuestros gobiernos cuando emitan leyes que nos protejan pero que puedan hacer peligrar sus beneficios empresariales. El tratado toca todos los ámbitos imaginables, desde el etiquetado de los alimentos transgénicos hasta nuestro derecho a un Internet libre. Wikileaks ha filtrado la historia y, aunque la oposición ciudadana a este acuerdo crece cada día, los gobiernos se están apresurando para dejarlo sellado en 48 horas.

    Toda esta maquinación es una locura, pero aún podemos evitar el pacto — 3 países están dudando y, si se retiran ahora, el acuerdo entero podría venirse abajo. Si los líderes de Chile, Nueva Zelanda y Australia reciben un aluvión de apoyo público que les pida que den la cara por los ciudadanos, podemos hacer que esta invasión corporativa salte por los aires antes de que Monsanto descorche el champán de la victoria. Firma ahora y comparte la campaña con todos tus conocidos:

    http://www.avaaz.org/es/no_champagne_for_monsanto_loc/?bNVDFab&v=32237

  5. Pingback: Dos formas de “ofender” a España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s