Tú podrías ser Santa Teresa si no fuera por tus brazos corruptos


El martinez

La diferencia entre nuestro país y Francia, por ejemplo, consiste en que allí hubo una revolución que cortó cabezas y aquí la reacción, las sotanas y la realeza siempre las han tenido en su sitio.

Veo en la foto un tricornio, un crucifijo, un cura y un ministro con abrigo, no se sabe si después de comulgar.  Y a dos damas en traje de domingo.  Y es la España casposa y lamesotanas de siempre. La foto es intemporal. Podría ser de los años cuarenta del pasado siglo y también, si en tiempos de Isabel la Católica hubiera  habido fotógrafos, de su imperial hégira.

El reaccionarismo ultra empapa la España de hoy. Se habla de intercesiones de Santa Teresa, de milagros de la Virgen del Rocío o del Cristo de Medinaceli mientras se eliminan derechos y libertades y pagan peregrinaciones a Fátima de devotos servidores del mal llamado “orden público”. Es “su” orden.

Aquí no se salva nadie, una ministra-monja-alférez rige nuestras relaciones laborales. Un casto e iluminado señor del Opus manda, a golpe de pelotazo de goma, en nuestros ejércitos y seguridad y la presidenta de una comunidad, acusada de corrupción, maneja palas para echar tierra. Debe ser a todos los escándalos que la rodean.

Aristócratas, clérigos, asaltadores de las arcas públicas, periodistas babosos y comprados, tesoreros enriquecidos, impunes por el archivo de sus robos, que viven como sátrapas casados con sus criadas marroquíes.

Ese caldo innombrable que nos gobierna ha entrado a saco en nuestras vidas, en los medios de comunicación, en los negocios fraudulentos, en las fiscalías y en las judicaturas, Y lo malo es que no son aficionados. Son profesionales. Del robo. De la estafa. Del engaño.

 El responsable intelectual de la segunda muerte y manipulación de casi 200 accidentados en un desastre  aéreo es embajador en una isla con lores, los multimillonarios tesoreros de un partido político que gana elecciones, dopado con donaciones ilegales, vive en la opulencia con total impunidad. Y ese aura de impunidad, de que, hagan lo que hagan, no les va a pasar nada se extiende como un hedor en la cloaca o ciénaga de escaños, ministerios y moncloas con moscas.

La foto, en cuestión, es el vivo pálpito beato de nuestros días. La espada y el incienso, el confesionario y la comisaria, la corrupción y la cabra de la legión, nos gobiernan. La España de cerrado y sacristía, los devotos de “Frescuelo” y de María. Los tricornios y los meapilas. Las coronas puteras y borrachas.

Y lo que queda por venir. Cada día es un milagro.

¡Marchando una de calamares!

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tú podrías ser Santa Teresa si no fuera por tus brazos corruptos

  1. Racomu dijo:

    Cleptómanos y foto de familia a los que sacamos desde tu página la Constitución y la Norma Universal de los Derechos Humanos. El 22M todo el pueblo crítico se ha de juntar en Madrid:

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s