El culto a la personalidad


suárez

 

“Ciega inclinación ante la autoridad de algún personaje, ponderación excesiva de sus méritos reales, conversión del nombre de una personalidad histórica en un fetiche. La base teórica del culto a la personalidad radica en la concepción idealista de la historia, según la cual el curso de esta última no es determinado por la acción de las masas del pueblo, sino por los deseos y la voluntad de los grandes hombres (caudillos militares, héroes, ideólogos destacados,). Es propio de diversas escuelas idealistas atribuir un valor absoluto al papel de las personalidades eminentes de la historia (Voluntarismo, Carlyle, Jóvenes hegelianos, Populismo).”

Diccionario de Filosofía.

 

Soy un ciudadano que pide poco: me conformo con encontrar en mi ciudad –tal vez sólo en mi escalera- otros ciudadanos que utilicen la cabeza para pensar por sí mismos. No para embestir o para que las albóndigas intelectuales piensen por ellos, y por todos.

En unos días, en unas horas, a toque de cornetín, el aire se ha llenado de cocodrilos, con sus lágrimas. Los aeropuertos, los parques, las calles, las plazas, las catedrales, y no sé si los mejillones, han cambiado de nombre.

El resultado es una sucesión abstracta, nadie se acuerda bien del pasado ni de las posiciones que tuvo en él. Alguien que desde una testa coronada ninguneaba a otro alguien aparece condolido, apoyándose en una muleta, ante el féretro del dolor. Una trama de desplumadores a sueldo, que puntualmente despellejaron a ese mismo alguien, aparece ahora como plañideras romanas con amor romántico a la democracia y al diálogo.

Esta es la sociedad del bandazo. Pasamos de romper todos los consensos: sociales, económicos, democráticos, garantistas de derechos… a llorar, como boabdiles, por el consenso perdido y nunca buscado, en la muerte de un enfermo de alzheimer. Es el alzheimer nacional, nadie se acuerda de nada. O se acuerda de lo que quiere y le conviene acordarse, gracias a la obscuridad del momento.

No sé si refugiarme en las páginas amarillas pero la ola de papanatismo puede llegar a afeitar la historia. Colegios públicos, cementerios, polideportivos, canales y puede que escombreras van a cambiar de nombre.

“El culto a la personalidad y la emergencia de una personalidad autocrática no es un accidente fortuito de la historia, sino que es la emergencia de un fenómeno sistemático que puede estudiarse. Los líderes autocráticos han sido descritos como “personalistas” por Geddes (1999), “patrimoniales” por Zolberg (1966), “neopatrimoniales” por Snyder (1992) y “sultanismo” por Linz y Chehabi (1998).”

Aquí hay de todo. Junto y revuelto. Personalismo, neopatrimonialismo y sultanismo.

Alguien dijo que uno puede permitirse que sus políticos sean unos ineptos, pero no que lo sean sus “fontaneros”.

 

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El culto a la personalidad

  1. maría dijo:

    Yo pido lo mísmo,cuando subo en el autobús y oigo hablar a muchas personas,me hierve la sangre,veo con terror,que hay muchos ciudadanos,que no solo no piensan,si no cuando lo hacen parace que no viven en este múndo,no hablan de cosas importantes,he oído muchas barbaridades,no solo a gente mayor,jovenes que piensan que con Aznar se vivía mejor,habia trabajo,me contestó uno.Yo pregunté.¿Que trabajo? Yo lo tenia en la obra,me contestó..¿Y tu crees que iba a durar toda la vida construir tantas casas? No sé pero yo tenía trabajo y de ahí no salía..le tuve que dejar por imposible y como este ciudadano he escuchado muchas barbaridádes,que me han sacado de mis casillas..Mientras haya gente así no iremos por buen camino y es una lástima,porque si nos uniéramos les ganaríamos a esta gentuza..Pero se han ocupado desde siempre de fomentar la ignorancia de los ciudadanos para que no pensáramos y lo quieren seguir haciendo..Una lastima!!

    Un saludo Lucas..

  2. calle del viento dijo:

    Cuanta razón tienes. Recuerdo una de mis películas fetiche, Blade Runner, y de la importancia, lo vital, que se transmite en ella de tener recuerdos. Sin recuerdos no se es nada y resulta que, a tenor de lo publicado en los medios, nadie recuerda como sucedieron los acontecimientos en este país en los años 60 y 70. Así nos va.

  3. Pingback: Certezas impuestas | Demasiadas palabras

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s