Insomnios


Imagen

En más de una ocasión he tenido insomnios en medio de la noche. De madrugada, poco antes del amanecer. Después de unas horas de sueño profundo me despierto a la semi inconsciencia. No acabo de reconocerme ni de saber dónde estoy.  Parece como si siguiera soñando despierto con lo que he soñado.

Durante el sueño he viajado a lugares de mi juventud, al escenario de los primeros amores, a los cines de verano o a la playa atlántica en la que por primera vez vi –y sobretodo olí- el mar.  Mi conciencia me va revelando lentamente todo lo que había en ella y que, quizás, no valoraba: un beso adolescente bajo un naranjo en flor, los duros senos de una niña-mujer, el bañador de color naranja que me regaló mi primera novia, el sabor de una torrija de vino y miel la tarde de un jueves santo, el guateque en la azotea de un verano de primeros deseos, de iniciación al sexo, envuelto en ginebra de garrafa…

Sigo, ahora voluntariamente, en la semi inconsciencia, y percibo una humedad en el frescor de la almohada. ¿Habré llorado? Percibo perfiles de ternura y belleza que en su momento no advertí.

En la oscuridad, en su melodía, me envuelve el agua cálida y cristalina de una playa, adorada, de una isla mediterránea, me veo en ella en un atardecer eterno, en sus arenas casi desiertas o, evanescente, recuerdo el flamenco que oía, a medianoche, en la radio de un vecino, la fragancia de las rosas del patio vecinal que mi madre cuidada con esmero o aquel amor furtivo, casi ilegal o inesperado la tarde de una siesta en feria…

Ya me reconozco, pero no soy yo. Dentro de mí no está el hombre maduro, limitado de salud, está mucho más el tiempo remoto, la vida embellecida del recuerdo.

Mi alma está en aquel aroma de azahar e incienso de una primavera en la que creí ser joven, apetecible, amado… El insomnio dura dos horas. Cuando el amanecer empieza asomar  en la ventana y en el canto de los mirlos, me duermo otra vez, y al despertar, a media mañana, no recuerdo porqué la almohada está húmeda.

¿Lloraría anoche?

 

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Insomnios

  1. maría dijo:

    Es un relato encantador y muy sensible,he disfrutado leyéndolo,ya te he contestado por el móvil.
    Como siempre un placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s