La gran cagalera


rajoy y marhuenda

 

 

 

Si una clase social de este país no hubiera aprovechado la coartada de unas elecciones generales para enriquecerse sin límites, despojar de derechos, garantías y salarios a todo bicho viviente, refocilarse en el engaño y las promesas electorales incumplidas y formar esta charca maloliente de corruptos, banqueros, tesoreros  y obispos subidos en su cabra ultramontana, quizás nadie se explicaría el pánico que les ha entrado ahora.

La historia de estos últimos años ha sido una creencia, confirmada por los hechos y los fiscales generales, de que además de robar, esquilmar y engañar al prójimo, no pasaba nada. Impunidad total.  Que por una aplicación peculiar del principio de Arquímedes, todo corrupto o ladrón de derechos era impelido hacía arriba con una proporción directa al producto de su robo o prevaricación.

Era, evidentemente, un equilibrio muy inestable, y ha bastado que cuatro licenciados en Ciencias Políticas con coleta se reúnan en una plaza en asamblea cuasi libertaria, se presenten, en zapatillas, a unas elecciones, para que el pánico cunda.

Han tocado a rebato.  Han sacado su corto argumentario: bolivarianos, amigos de Cuba o Venezuela, y si no surte efecto, vinculación con ETA. En el Carnaval participan todos: portavoces habituales untados a sobresueldos y direcciones de medios, subvencionados de los fondos reservados de Gurtel, marquesas desnortadas en la Gran Vía, la mugrienta televisión de los obispos y el control mediático de los banqueros, dueños del ochenta por ciento de todo lo que se dice, publica o escribe en este felpudo país de vendidos y macarras de la idea.

Es curioso que utilicen el argumento de ETA y su terrorismo, herederos mentales de renovación diaria del y en el franquismo, que ya acabada la guerra produjo,  el terror estatal de la eliminación física de trescientos mil ciudadanos,  o empresarios que ocupan el mismo puesto de otros que están o procesados o encarcelados, por participar, con torpeza, en el gran banquete pantagruélico que han sido las finanzas o las subvenciones de este aborto de país en los últimos veinte años.

¡Se les nota el miedo! Su mundana herejía contra los valores democráticos teme que el péndulo oscile y abdican soberanos, se inventan leyes veraniegas de listas más votadas y anda en emergencia verbal en tertulias y despachos.

Bajo mi pescuezo macerado, medito sobre sus miedos, sus iras y sus poltronas en peligro. Sobre su disentería o cagalera generalizada y me imagino, sólo me imagino, la cara de Cospedal, de Aguirre, de Marhuenda, de Alfonso Rojo o de Inda viendo a Pablo Iglesias, saludando al pueblo, desde el Puente de Vallecas, en la victoriosa noche electoral.

¡Corran, corran, que se acaba el bismuto!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La gran cagalera

  1. maría dijo:

    Yo si me imagino la caras de toda la cúpula,el miedo el estupor.el pánico,escrito el ellas..Ya se huele las cagaleras de toda esta gentuza,que pensaba que España era de ellos y los españoles sus esclavos..No creo que nada me produjera tanta sactifación,como verler a todos agachar la cabeza para salir de nuestras vidas para siempre,sin encontrar refugio donde esconderse de toda la ira que han despertado a los ciudadanos…!!Que situación y que sueño tan bonito!!
    Como siempre un placer leerte Lucas,deseándote que estes mejos de tus dolencias..

  2. Menudos mangantes, hay que echarlos pero ya…

  3. Gaviota dijo:

    Se puede decir más alto pero no más claro.
    Tienen la caca en los calzoncillos, venga que podemos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s