El cura que, sin saltar por la ventana, se llevó los dineros y se largó


castillejoHubo una vez un clérigo que logró la cuadratura del círculo. Eclesiástico, pero círculo: armonizar el sacerdocio y la presidencia del Consejo de Administración de una caja de ahorros. En realidad la “caja” era el negociete privado de unas coronillas y cuatro palurdos que jugaban a ser empresarios con los ahorros de una ciudad mafiada, provincia y alrededores.

-¿Hay que llegar a la cumbre?
-¿Allí hay langostinos?
No, pero nos espera Sandokan, los ladrillos y las burbujas.
Ego te absolvo.

Ególatra y dictador, el canónigo, penitenciario y tal, se rodeó de pelotas y enchufados que alaban sin cesar su inteligencia vaticana y su manejo de los dineros ajenos. Cada cargo designado a dedo le garantizaba la fidelidad perruna de una familia en una ciudad de sacristías, y también perruna. De perros.
A base de favores y loas se quedó con todo. Era como un “corleone” con tonsura pero igual de padrino. Pensando en su vejez y en sus hermanas, aficionadas como nadie al marisco fresco, se aseguró una buena tajada, entre inciensos, para su retiro marisquero antes del gran crack o quiebra con estafa.

Es listo don Miguel.
– Se lo lleva, pero lo bendice el Papa
– ¿Y a que espera?
– A que lo hagan santo y a poner una marisquería en el cielo.

El “penitenciario” en la nube de la Caja, llego a creer que era el rey Midas. Y daba, sin cesar, créditos a sus amigos ladrilleros, sin importarle esa extravagancia de la “concentración de riesgo”, el Banco de Spain y las burbujas que estallan.
Y estalló. Pero ya estaba a buen recaudo con su magra auto jubilación, y todas las tenues responsabilidades que se exigieron le pasaron por encima del capelo.

Don Miguel que estás en los cielos.
– La mano del Señor le conduzca al santo langostino.
– ¿Tiene una capa roja de cinco metros como Cañizares?
– No, tiene una “Fundación”, camaleónica, para hacer negocios con el alcalde pepero.
– Que el Señor los bendiga.

Sí, porque ahora se ha descubierto que nueve años después de su retirada a las cigalas de invierno, con pensión, banda y orquesta, que preside una empresa constructora, camuflada de “fundación” y que la nécoras, las cigalas y las gambas van y vienen desde la alcaldía en forma de convenios y contratos.
Bajo palio, dando bendiciones a sus pelotas y haciendo abluciones con agua bendita, Don Miguel sigue mafiando a esa ciudad de meapilas y enchufados con escapulario y gomina, mientras apestan las cabezas de las gambas en los basureros oficiales. Podridas.

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El cura que, sin saltar por la ventana, se llevó los dineros y se largó

  1. maría dijo:

    Han venido robando,desde hace siglos,impunemente y eso que hay un mandamiento que dÍce,MO ROBARAS Y OTRO,NO DESEARAS LOS BIENES AJENOS.Todo esto lo han escrito para los demás,para ellos,no…Y ahora que viven entre corruptos,están a sus anchas..Como dice Wayoming,el que no roba es gilipollas..
    Un saludo Lucas,como siempre un placer leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s