La insoportable levedad de los cochinos en su bahía


che

Después de 53 años de vulnerar el derecho internacional, después de 53 años de mantener una tozuda agresión, computable como infamia, después de 53 años de alimentar la miseria de un pueblo, después de 53 años de bloquear hasta las minas de los lapiceros, en esta infinita patología de las mentes y los hechos, van y dicen que todo ha sido un error.

El escenario es mucho más que el derrumbe de una insidia, de una feroz acometida contra la democracia y la libertad de los pueblos, posiblemente, en la historia moderna no haya habido un mayor ataque a la dignidad y la decencia.

Dictadura decían, los que invadían países, financiaban golpes de estado y repúblicas de la banana y la tortura. Sus mentiras, sus cochinos, se han ahogado en su bahía. Sus pedregosos presidentes del petróleo a golpe de invasión y guerra, sus encandilados cancilleres de la tortura secreta, sus incordiantes espías de la intimidad y teléfonos del orbe, se han retirado con el rabo entre las piernas.

Medio siglo de amenazas y bloqueos, de saliva y saqueos, no le han valido de nada. O lo mismo que una invasión con napalm y tanques a una jungla de héroes. En esta delirante patología del neoliberalismo, del festín de las multinacionales y los banqueros corruptos, emerge la dignidad de un pueblo vilipendiado por las cancillerías y cavernas mediáticas de medio mundo.

Pero si, hay un pueblo que no se pliega, que dedica sus esfuerzos a mejorar su sanidad, su medicina social y su educación. A practicar con más eficacia y prontitud que nadie la solidaridad internacional, cuando pasan las fotos y las cámaras de oportunidad, ellos siguen allí, donde los tornados, terremotos o ébolas destrozan pueblos y personas.

Este es el valor de su verdad, frente a la grotesca mentira de la propaganda imperialista. Así queda convalidada una revolución.

¿De qué dictadura habláis? ¿De la de los agujeros negros de vuestros bancos o de los yates de lujo de vuestros estafadores planetarios?

¡A la bahía, cochinos!

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s