El estado de la nación


estafa

Tratando de alcanzar alguna perspectiva sobre el estado de la “res” pública en nuestro país no se puede sino estar cercano a la depresión.

La calidad de la democracia ha empeorado hasta límites inimaginables. Se legisla en contra de las libertades fundamentales como las de manifestación, reunión y expresión. Se recortan y limitan derechos laborales, el despido es prácticamente gratis, la mitad de la enorme población de desempleados no cobran prestación alguna. La mitad de la población juvenil está en desempleo total. Más de millón y medio de jóvenes ha tenido que emigrar. El empleo es precario y de nefasta calidad. Se encubren las cifras reales de parados con empleos temporales de semanas o días.

Una minoría oligárquica impone su disciplina económica. Se extiende el fraude fiscal y las empresas más importantes eluden los impuestos y alimentan sus filiales en paraísos fiscales. Se han hundido en burbujas especulativas las Cajas de Ahorros, se han rescatado con ingentes cantidades de dinero público los bancos, mientras directivos de unas y de otros cobran unos indecentes sueldos, indemnizaciones y jubilaciones.

La corrupción, alrededor de los contratos de obra pública es apabullante.  Los partidos están financiados irregularmente, sus directivos se autoadjudican sobresueldos en medio de la crisis y el recorte masivo del poder adquisitivo de sueldos y pensiones.

La justicia en España es para llorar. La administración de justicia no cumple con su misión, no tiene medios, está viciada y sale en defensa del sistema dejando de aplicar el ordenamiento jurídico si este pone en peligro el poder establecido.

Los consumidores están al arbitrio de las grandes compañías. Las empresas eléctricas viven en el paraíso, cobrando la energía más cara de Europa y alimentando fraudes y estafas de tarifas generalizadas.

Los bancos atropellan a sus usuarios de hipotecas con cláusulas abusivas, produciendo 300.000 desahucios al año. A la estafa hipotecaria, a la estafa a los preferentistas, siguen hoy la eléctrica y la del gas.

Hay una burbuja de estafas. Una procesión de esperpentos judiciales, políticos, mediáticos que se quieren santificar con el engaño y el voto cautivo en las urnas.

El Gobierno es una estafa. Los partidos políticos son una estafa. Los gobernantes son una estafa.

España es una estafa.

Anuncios

Acerca de lucasleonsimon

Nací en Córdoba en agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comencé a trabajar en la empresa Cenemesa, más tarde Westinghouse y más tarde ABB. Me inicié en el sindicalismo y la política clandestina, al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987, en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El estado de la nación

  1. maría dijo:

    Tienes mucha razón Lucas,España entera es una estafa,estamos metidos en un laberinto,com muy difícil solución. Muchas veces me pregunto…¿Cómo es posible que hayamos llegado a esta terrible situación y nos hemos dado cuenta del pozo tan hondo que íbamos cayendo?
    Lucas quizás pecando de pesimista esto lo veo con muy mal arreglo,ojala esté equivocada,no desearía otra mejor coca que estarlo.
    Un saludo Lucas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s