El país en el que todos se convirtieron en ratas (cuento)


rato

Erase un país donde después de un proceso no muy largo todos se convirtieron en ratas. A algunos sólo les bastó transmutar una sola letra de su apellido.  Otros ya habían nacido con esa condición, de nueva planta.

El país fue gobernado por un rey mujeriego, rijoso y ladrón, que llegó al trono “más tieso que las estacas” y abdicó con un “montoncito” de muchos miles. Una fortunita hecha por encargo a amigos y banqueros poderosos, desde la “hermandad” (y las comisiones) con sátrapas, dictadores y pachás tardo-medievales.

Su hijo, heredero del juego de tronos, no le iba a la zaga en cuanto a la afición al pubis ajeno, entroncada en la más rancia tradición familiar, y la reina, consorte, era muy aficionada a la anorexia y  a empinar el codo.

El país había sufrido dos atrocidades históricas y en el tiempo: una guerra civil y una feroz dictadura del bando ganador durante cuarenta años.

Cuando el sátrapa estiró la pata, en un proceso esclerótico-frustrante, todos se confabularon para decir que “viva la transición” y las libertades constitucionales. Pero era mentira, una (la transición, por más señas “política”)  fue un cuento chino y la otra (la constitución) fue como mojar un periódico con el agua de un botijo. Entre otras humoradas hablaba del “derecho a una vivienda y un trabajo digno”. Las risas todavía se oyen en Sebastopol (antes Crimea).

En ese país tuvieron varios presidentes y varios gobiernos, en un lecho de babosas, dicen que “democráticos”. Uno de sus presidentes vive ahora, convertido en lechón, con un yate anclado en el Caribe, fumando puros, “girando la puerta” y cobrando sabrosas minutas de abogado y defensor de multimillonarios bananeros. Otro, iluminado por Dios, por las comisiones por venta de armas y el imperio de sus mentiras, como la búsqueda interesada de “armas de destrucción masiva” y las subvenciones estatales a una fundación con el führer  como modelo.  Sin darse cuenta que la peor arma de destrucción de mentes y dignidades es él mismo. Y su bigote. Ahora  se dedica a mover hilos ocultos para salvar a amigos de pupitre de las penas de cárcel. Y a lo mejor en el futuro tiene que hacer un viaje forzoso a La Haya.

El país lo gobernaron como en una ruleta rusa dos partidos muy parecidos. En realidad, uno solo, o chorizo al vino. Cada uno se hizo su “montoncito” y tenía su nómina de ratas, ratoncitos y gánsteres.

Tenía, este país o ratonera,  el “mejor ministro de Economía” del planeta que, para empezar, no era ni economista y que una tarde de abril lo vimos con la nunca empujada por un policía hacía el interior de un furgón donde le esperaban el fraude, el blanqueo de capitales y el alzamiento de bienes.

También tenía el mejor “banquero de mundo, Suiza y alrededores”. Un bulldog con tirantes experto en las mismas letanías que el “mejor ministro”.

Tenían todo “lo mejor” y acabaron con todo “lo peor”. Metidos en una ratonera.

Un día, apareció un “barbudo trotón” enseñando a los ciudadanos un gran queso. Era un queso de bola diseñado con las palabras “recuperación, empleo, crecimiento”. Se las dio a todos con queso. Era la gran trampa.

Cuando los ciudadanos comieron y votaron en las urnas de aquel queso, inmediatamente, se convirtieron, todos, en ratas. Y los dueños de aquella gran ratonera se llamaban: FMI, Ángela y Corrupción infinita.

Y, entonces, a los lejos, empezó a sonar una flauta. Y algunos acertaron a ver a un mago, que rodeado de ratas, en formas de votantes, se dirigía a un acantilado llamado: Mayoría Absoluta.

Y, colorín, colorado, este cuento apenas ha empezado.

 

Acerca de lucasleonsimon

Naci en Córdoba en Agosto de 1947 en el seno de una familia republicana, represaliada por el franquismo. A los catorce años comence a trabajar en la empresa Cenemesa, mas tarde Westinghouse y mas tarde ABB. Me inicie en el sindicalismo y la política clandestina al mismo tiempo. Fui concejal del Ayuntamiento de Córdoba entre 1983 y 1987 en el gobierno de Julio Anguita. Desde 1985 he ejercido el periodismo de opinión en medios como Diario 16, Nuevo Diario de Córdoba, La Tribuna, La Información, Diario de Andalucia y Agencia Efe.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El país en el que todos se convirtieron en ratas (cuento)

  1. Eduardo Cerezo dijo:

    Como me gustan los cuentos que acaban mal, para los de nunca. Un abrazo
    Salud

  2. maría dijo:

    Ratas nacieron y ratas morirán…Vienen de generaciones,no de ratas ,si no de comadrejas,que creo que son peores y más dañinas…Y entre las ratas y comadrejas,han formado un Gobierno de mafiosas ratas aconsejadas por comadrejas.
    Las consecuencias las estamos sufriendo los ciudadanos,que nos están dejando en la más terrible de las miserias,nos han quitado todo,hasta la ilusión de vivir y todo esto viene por no hacer las cosas bien…Es como plantar las semillas en una tierra llena de malas hierbas,nunca se recojen buena cosechas…
    Lucas un saludo muy cariñoso.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s